"Nues­tro cuer­po pa­de­ce un uso in­dis­cri­mi­na­do de an­ti­bió­ti­cos. Es­to re­du­ce la di­ver­si­dad de bac­te­rias que cir­cu­lan por él y nos pro­te­gen"

Geo - - GEOENTREVISTA - Ju­lián Due­ñas

las va­cu­nas nues­tra es­pe­ran­za de vi­da se­ría me­nos de la mi­tad de la ac­tual. Por tan­to, unas bac­te­rias nos per­mi­ten la vi­da y las otras nos la qui­tan.

Po­dría­mos de­cir en­ton­ces que nues­tros cuer­pos “se ajus­tan” a sus bac­te­rias.

–Fun­cio­na en am­bos sen­ti­dos. Ca­da per­so­na tie­ne un sis­te­ma in­mu­ne dis­tin­to, un pH ca­rac­te­rís­ti­co en sus flui­dos cor­po­ra­les, unos ni­ve­les de azú­car o gra­sas de­ter­mi­na­dos... y las bac­te­rias se adap­tan a ca­da in­di­vi­duo. Pe­ro el ajus­te fun­cio­na tam­bién en sen­ti­do in­ver­so: al na­cer, las bac­te­rias que lla­ma­mos bue­nas se in­cor­po­ran al cuer­po pro­ce­den­tes del ca­nal del par­to, del am­bien­te, de la le­che ma­ter­na, etc, y “en­tre­nan” a nues­tro sis­te­ma in­mu­ne, que apren­de a res- pe­tar los or­ga­nis­mos be­ne­fi­cio­sos y a pre­pa­rar­se con­tra los per­ju­di­cia­les.

¿Vie­nen las en­fer­me­da­des de­ter­mi­na­das por los cam­bios que se pro­du­cen en la coope­ra­ción en­tre es­tos dos com­pa­ñe­ros sim­bió­ti­cos?

–Al­gu­nas tie­nen su ori­gen en es­ta fal­ta de equi­li­brio. Un cla­ro ejem­plo son las en­fer­me­da­des ora­les co­mo la ca­ries, en la que lle­va­mos años in­ves­ti­gan­do en mi la­bo­ra­to­rio. Tam­bién hay evi­den­cia de que al­gu­nas bac­te­rias pue­den pro­vo­car que cier­tas cé­lu­las se vuel­van can­ce­rí­ge­nas. En otras oca­sio­nes, el pa­so de bac­te­rias a la san­gre pue­de au­men­tar el ries­go de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, y otros mi­cro­or­ga­nis­mos pro­du­cen neu­ro­to­xi­nas que afec­tan el de- sa­rro­llo del sis­te­ma ner­vio­so. Es­ta­mos em­pe­zan­do a en­ten­der es­tos pro­ce­sos. El gra­do en el cual la sa­lud es­tá con­di­cio­na­da por las bac­te­rias de nues­tro cuer­po es sor­pren­den­te.

¿Se abre con ello un cam­po pa­ra nue­vos fár­ma­cos?

–¡To­tal­men­te! El pro­ble­ma de es­tu­diar las bac­te­rias de nues­tro cuer­po, lo que se co­no­ce co­mo el “mi­cro­bio­ma hu­mano”, es que más de la mi­tad de ellas no las po­de­mos cul­ti­var en el la­bo­ra­to­rio. Aho­ra, con las téc­ni­cas del ADN te­ne­mos una re­vo­lu­ción.

¿Es­tá la sa­lud infantil li­ga­da a la sa­lud adul­ta? ¿Qué pa­pel jue­gan las bac­te­rias?

–Ca­da vez es más pa­ten­te que la sa­lud infantil, tan­to fí­si­ca co­mo men­tal, con­di­cio­na nues­tra sa­lud adul­ta. Hay in­ves­ti­ga­cio­nes que in­di­can que la fal­ta de ex­po­si­ción a or­ga­nis­mos du­ran­te la in­fan­cia ha­ce que el sis­te­ma in­mu­ne no se desa­rro­lle co­rrec­ta­men­te, y aca­be reac­cio­nan­do con­tra nues­tras pro­pias cé­lu­las. Los am­bien­tes a los que es­ta­mos ex­pues­tos de ni­ños son ca­da vez más asép­ti­cos, y nues­tro cuer­po pa­de­ce un uso in­dis­cri­mi­na­do de an­ti­bió­ti­cos. Es­to re­du­ce la di­ver­si­dad de bac­te­rias que cir­cu­lan y nos pro­te­gen.

¿Y a la lon­ge­vi­dad?

–No es­tá de­mos­tra­do que es­tos pro­ce­sos nos alar­guen la vi­da, pe­ro sí que se­rá me­jor.

¿Cuán­to po­dre­mos vi­vir?

–Es im­pro­ba­ble que más de cien años. Po­de­mos de­cir que vi­vi­re­mos un po­co más, pe­ro so­bre todo vi­vi­re­mos me­jor.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.