En­tre pa­dres e hi­jos

Una fa­mi­lia de To­kio, be­llo ho­me­na­je a la an­cia­ni­dad, se ha al­za­do con la Es­pi­ga de Oro en la Se­ma­na In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Va­lla­do­lid.

Geo - - GEOCINE - Por A. Quin­ta­ni­lla

Cuan­do un di­rec­tor de ci­ne lle­ga a oc­to­ge­na­rio con un ba­ga­je de 79 pe­lí­cu­las, po­cas co­sas se le pue­den de­cir, más allá de ala­bar su tra­yec­to­ria y fe­li­ci­tar­le por su pro­duc­ti­vi­dad. No son mu­chos los ca­sos, bien es cier­to, pe­ro el ja­po­nés Yô­ji Ya­ma­da, fa­mo­so por la tri­lo­gía for­ma­da por El Ocaso del Sa­mu­rái, La Es­pa­da Ocul­ta y Lo­ve and Ho­nor, es uno de ellos. Má­xi­me cuan­do a tan avan­za­da edad, uno de­ci­de rom­per con su re­gis­tro ha­bi­tual y se embarca en una cin­ta ines­pe­ra­da y di­fe­ren­te co­mo es Una Fa­mi­lia de To­kio, film que ho­me­na­jea a la ce­le­bra­da Cuen­tos de To­kio, del tam­bién ja­po­né­sYa­su­ji­rô Ozu, con­si­de­ra­da la ter­ce­ra me­jor pe­lí­cu­la de to­dos los tiem­pos se­gún el Bri­tish Film Ins­ti­tu­te.

Di­ri­gi­da en 1953, Cuen­tos de To

kio na­rra­ba –con au­da­cia pa­ra la épo­ca– los pro­ble­mas y barreras ge­ne­ra­cio­na­les de un ma­tri­mo­nio ju­bi­la­do y sus hi­jos, unos se­res ego­cén­tri­cos y ya en­ton­ces ab­sor­bi­dos por el tra­ba­jo.

Ya­ma­da no ocul­ta sus in­ten­cio­nes y, re­pi­tien­do el es­que­ma ori­gi­nal que emu­la, re­pro­du­ce sin pu­dor ar­gu­men­to y si­tua­cio­nes. Todo co­mien­za cuan­do una pa­re­ja de an­cia­nos ve­ci­nos de un pe­que­ño ar­chi­pié­la­go de­ci­de via­jar a To­kio, la gran ciu­dad, pa­ra vi­si­tar a sus tres hi­jos. Las in­ten­cio­nes son sen­ci­llas: pa­sar al­go más de tiem­po con ellos y re­cu­pe­rar los víncu­los fa­mi­lia­res.

Sin em­bar­go, una vez allí, las obli­ga­cio­nes la­bo­ra­les y los com­pro­mi­sos ines­pe­ra­dos im­pe­di­rán a los an­cia­nos dis­fru­tar de sus hi­jos y nie­tos co­mo ha­bían pen­sa­do. Al mis­mo tiem­po, la gran ciu­dad con su rit­mo fre­né­ti­co les va ab­sor­bien­do, año­ran­do el re­gre­so al ho­gar. Has­ta que un he­cho im­pre­vi­si­ble mo­di­fi­ca­rá los com­ple­jos víncu­los afec­ti­vos de los miem­bros de la fa­mi­lia.

Los ac­to­res, es­pe­cial­men­te la pa­re­ja que in­ter­pre­ta al vie­jo ma­tri­mo­nio for­ma­do por Isao Has­hi­zu­me y Et­su­ko Ichiha­ra, apor­tan fuer­za emo­cio­nal a una cin­ta que se de­ja ver con mu­cho agra­do. El me­tra­je es lar­go por­que Ya­ma­da, al igual que Ozu, evi­ta en todo mo­men­to los mo­vi­mien­tos de cá­ma­ra, lo­gran­do trans­mi­tir con ello una ca­den­cia pau­sa­da a la vez que in­ten­sa, cen­tran­do el­fo­co en­las con­ver­sa­cio­nes.

Ade­más de una fo­to­gra­fía de gran sen­si­bi­li­dad hu­ma­na, des­ta­ca la mú­si­ca del com­po­si­tor Joe Hi­sais­hi.

Una Fa­mi­lia de To­kio vie­ne res­pal­da­da por el éxi­to en la Se­ma­na In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Va­lla­do­lid y su pre­sen­ta­ción en Ber­lín.

RE­LA­CIO­NES FA­MI­LIA­RES Shuji, el hi­jo pe­que­ño, con su no­via (jun­to a es­tas lí­neas). Ella desa­rro­lla un es­tre­cho víncu­lo con la ma­triar­ca del clan. A la iz­da: Shuji y su ma­dre se lle­van bien, lo que no ocu­rre con el pa­dre. Aba­jo: re­tra­to de la fa­mi­lia al com­ple­to y una es­ce­na co­ti­dia­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.