Dra­go­nes y ser­pien­tes ma­ri­nas, ena­nos y gi­gan­tes, sau­rios y si­re­nas atra­vie­san la bahía de Hui­nay: son to­dos esos se­res le­gen­da­rios que va­rias ge­ne­ra­cio­nes de aven­tu­re­ros afir­man ha­ber vis­to. tam­bién yo creo ver­los en las nu­bes que en­vuel­ven

Geo - - CHILE -

el fior­do de Co­mau. Tan mo­vi­da es­tá la nie­bla des­de ha­ce días, tan cer­ca de la su­per­fi­cie del agua que di­fu­mi­na las fron­te­ras en­tre cie­lo, tie­rra y mar, en­tre ver­dad y qui­me­ra.

Ve­los bru­mo­sos en el fin del mun­do, en el la­be­rin­to de fior­dos del su­r­oes­te de Chi­le. De vez en cuan­do, las nu­bes de­jan ver un pe­da­zo de las la­de­ras cu­bier­tas de tu­pi­do bos­que hú­me­do. No so­pla el vien­to. No hay olas. So­lo al­gu­nos bui­tres y hal­co­nes vue­lan en círcu­los so­bre el pla­tea­do es­pe­jo del fior­do.

Des­pués, sin em­bar­go, el agua se di­vi­de, y tres oblon­gos cuer­pos ne­gros rom­pen la su­per­fi­cie. Es­pal­das cur­vas, ho­ci­cos fuer­tes, re- lu­cien­tes ale­tas dor­sa­les. Se es­tán acer­can­do.

Son del­fi­nes que ca­zan pe­ces en la bahía de Hui­nay. Aco­rra­lan a sus pre­sas en aguas po­co pro­fun­das, cru­zan­do an­te el em­bar­ca­de­ro de la es­ta­ción cien­tí­fi­ca. A los po­cos mi­nu­tos des­apa­re­cen tan re­pen­ti­na­men­te co­mo lle­ga­ron. Y la piel bri­llan­te del fior­do de Co­mau vuel­ve a ce­rrar­se... co­mo si el mar hu­bie­ra que­ri­do ha­cer ga­la de su ca­pa­ci­dad de sor­pren­der­nos. Un an­ti­ci­po de las qui­me­ras que en­con­tra­re­mos ba­jo el agua.

¿Qué for­mas de vi­da se ocul­tan en los océa­nos? ¿Qué cam­bios ex­pe­ri­men­ta el uni­ver­so ma­rino? ¿Y qué sig­ni­fi­ca es­to pa­ra no­so­tros, los se­res hu­ma­nos? Con es­tas tres gran­des pre­gun­tas co­mo hi­lo con­duc­tor, el fo­tó­gra­fo Sol­vin Zankl y yo lle­va­mos años acom­pa­ñan­do a ex­pe­di­cio­nes cien­tí­fi­cas por los ma­res del mun­do; bus­ca­mos res­pues­tas tam­bién en los fior­dos de la Pa­ta­go­nia. Pa­ra los ocea­nó­gra­fos, es­te sin­gu­lar la­be­rin­to es una de las re­gio­nes cos­te­ras más des­co­no­ci­das e in­tere­san­tes del mun­do. Aquí los bió­lo­gos ma­ri­nos en­cuen­tran ha­bi­tats y se­res que has­ta aho­ra na­die ha­bía pen­sa­do que exis­tían. Al bu­cear ob­tie­nen co­no­ci­mien­tos que, de no ser aquí, so­lo po­drían con­se­guir­se en aguas abi­sa­les. Y de­mues­tran cuán des-

co­no­ci­da si­gue sien­do pa­ra no­so­tros la vi­da en los océa­nos: no so­lo en mar abier­to, sino in­clu­so fren­te a las cos­tas.

La Pa­ta­go­nia te en­se­ña a ser hu­mil­de: in­clu­so so­bre el ma­pa pue­des per­der­te fá­cil­men­te. Al sur de Chi­le, cuan­do los An­des caen so­bre el Pa­cí­fi­co, van des­hi­la­chán­do­se en cien­tos de is­las y len­guas de tie­rra mon­ta­ño­sa que ocu­pan una su­per­fi­cie de unos 240.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Es el ma­yor pai­sa­je de fior­dos del mun­do, y na­ció cuan­do los gla­cia­res, que cu­brían por com­ple­to las cum­bres de las mon­ta­ñas, em­pe­za­ron a re­ti­rar­se ha­ce unos 15.000 años. Los va­lles oc­ci­den­ta­les fue­ron inun­da­dos por el mar; aho­ra so­lo las cum­bres mon­ta­ño­sas, de has­ta 2.000 me­tros de al­ti­tud, aso­man so­bre el agua y cap­tan las nu­bes que el vien­to ali­sio em­pu­ja a la cos­ta. Aquí pue­de llo­ver du­ran­te 348 días al año, mu­chas cum­bres es­tán ne­va­das in­clu­so en ve­rano.

Des­de que en 1520 Fer­nan­do Ma­ga­lla­nes des­cu­brió un pa­sa­je en­tre el Atlán­ti­co y el Pa­cí­fi­co al sur del ar­chi­pié­la­go, que bau­ti­zó co­mo “Tie­rra de Fue­go”, in­con­ta­bles aven­tu­re­ros, con­quis­ta­do­res y ex­plo­ra­do­res han re­co­rri­do es­ta in­trin­ca­da geo­gra­fía. Han bus­ca­do ciu­da­des doradas de los in­cas, “al­mas per­di­das” que evan­ge­li­zar, bahías y cum­bres sin car­to­gra­fiar... O sim­ple­men­te, la so­le­dad.

El mi­to de la Pa­ta­go­nia, me­tá­fo­ra de lo des­co­no­ci­do, de “fron­te­ra ex­tre­ma”, no ha de­ja­do de cre­cer. Pe­ro la vi­da ma­ri­na de los

Es­tas aguas

son un fe­no­me­nal la­bo­ra­to­rio de es­tu­dio

fior­dos ha pa­sa­do inad­ver­ti­da du­ran­te si­glos. En 1948, una ex­pe­di­ción na­val sue­ca to­mó mues­tras de agua y se­di­men­tos, y en los años se­ten­ta con­ti­nuó la la­bor un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res a bor­do del ca­na­dien­se Hud­son. Los cien­tí­fi­cos exa­mi­na­ron el fon­do de los fior­dos con re­des y bra­zos me­cá­ni­cos. Pe­ro ape­nas cap­tu­ra­ron al­go digno de men­ción. Nin­guno de los in­ves­ti­ga­do­res sos­pe­chó en­ton­ces que ha­bían bus­ca­do en el lu­gar equi­vo­ca­do... y con apa­ra­tos equi­vo­ca­dos.

EN LA ES­TA­CIÓN CIEN­TÍ­FI­CA de Hui­nay, jun­to a la la­de­ra bos­co­sa de la bahía, Gün­ter Förs­te­rra, bió­lo­go de 43 años, atien­de a la vez a dos “ur­gen­cias”: im­pe­dir que sus hi­jos Fabián y Fio­na –cin­co y tres años– jue­guen a las ca­ni­cas con el ojo de una pin­ta­rro­ja del la­bo­ra­to­rio, y dis­cu­tir la agen­da se­ma­nal con su mu­jer,Vre­ni Häus­ser­mann, y los ayu­dan-

tes Katlin McCon­nell y Ul­rich Pörsch­mann.

Ha­bría que fo­to­gra­fiar los ban­cos de co­ral de la en­tra­da del fior­do y exa­mi­nar­los en bus­ca de es­pe­cies no des­cri­tas, y hay que abas­te­cer a los es­pe­cia­lis­tas en ti­bu­ro­nes con ce­bos pa­ra sus gan­chos. ¿Dón­de van a dor­mir los mi­cro­bió­lo­gos que lle­ga­rán la se­ma­na que vie­ne de Sue­cia y Val­di­via? To­das las li­te­ras es­tán ocu­pa­das. Los in­ves­ti­ga­do­res de­ci­den pre­gun­tar a las tres fa­mi­lias de pes­ca­do­res que vi­ven jun­to al río. Tal vez, de en­tra­da, los hués­pe­des pue­dan alo­jar­se allí.

DES­DE HA­CE DO­CE AÑOS Förs­te­rra y Häus­ser­mann di­ri­gen el pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción de la es­ta­ción cien­tí­fi­ca que la em­pre­sa ener­gé­ti­ca En­de­sa man­tie­ne en Hui­nay en coope­ra­ción con la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Val­pa­raí­so: do­ce ca­sas de ma­de­ra co­mu­ni­ca­das por pa­sa­re­las, le­jos de ca­rre­te­ras y re­des de te­le­fo­nía mó­vil y so­lo ac­ce­si­bles en bar­co.

Al prin­ci­pio, la com­pa­ñía qui­so ha­bi­li­tar el lu­gar co­mo un lod­ge de des­can­so pa­ra di­rec­ti­vos. Des­pués, dos jó­ve­nes bió­lo­gos ale­ma­nes, lle­ga­dos a Chi­le en 1994 –lue­go vol­vie­ron va­rias ve­ces–, con­tac­ta­ron con los res­pon­sa­bles. Förs­te­rra y Häus­ser­mann con­ven­cie­ron al con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de la Fun­da­ción Hui­nay de que con­vier­tie­ra al­gu­nos edi­fi­cios en la pri­me­ra –y has­ta aho­ra úni­ca– es­ta­ción cien­tí­fi­ca con ba­se de bu­ceo en los fior­dos. Ellos mis­mos coor­di­na­rían la re­mo­de­la­ción que du­ra­ría dos o tres años.

Des­de en­ton­ces, el des­co­no­ci­do y es­car­pa­do pai­sa­je del sur chi­leno se ha con­ver­ti­do en la pa­tria de Häus­ser­mann y Förs­te­rra, y en la de sus hi­jos: Fabián y Fio­na apren­die­ron a ca­mi­nar en los ban­cos de are­na de la bahía de Hui­nay; en vez de ju­gar con pie­zas de cons­truc­ción, mon­ta­ban to­rres con pe­da­ci­tos de co­ral. An­tes de ha­blar, am­bos es­ta­ban fa­mi­lia­ri­za­dos con los ti­bu­ro­nes vi­ta­mí­ni­cos, las anémo­nas jo­ya y las ro­sa­das chi­le­nas. Ex­plo­ra­ban con sus pa­dres las co­lo­nias de leo­nes ma­ri­nos, pin­güi­nos y cor­mo­ra­nes. Vie­ron or­cas e in­clu­so ba­lle­nas azu­les.

La jo­ven fa­mi­lia vi­ve aho­ra en el bor­de sep­ten­trio­nal del ar­chi­pié­la­go, cer­ca de la ciu­dad por­tua­ria de Puer­to Montt. Des­de allí, Häus­ser­mann y Förs­te­rra ela­bo­ran pro­yec­tos de pro­tec­ción me­dioam­bien­tal pa­ra el sen­si­ble mun­do ma­rino, don­de hay ca­da vez más cria­de­ros de sal­mo­nes y pes­ca­do­res. Una vez al año, los ale­ma­nes y un pu­ña­do de co­le­gas al­qui­lan du­ran­te va­rias se­ma­nas un bar­co ex­pe­di­cio­na­rio pa­ra ex­plo­rar rin­co­nes re­cón­di­tos en el la­be­rin­to de los fior­dos. Y so­bre todo en ve­rano si­guen pa­san­do el má­xi­mo tiem­po po­si­ble con los ni­ños en “su” es­ta­ción.

Po­cas ve­ces es­tán so­los. De todo el mun­do lle­gan a Hui­nay in­ves­ti­ga­do­res. La es­ta­ción cien­tí­fi­ca les per­mi­te por pri­me­ra vez exa­mi­nar más de cer­ca los arre­ci­fes y las pa­re­des ro­co­sas sub­ma­ri­nas en la ori­lla de los fior­dos.

En los bor­des es jus­to don­de Förs­te­rra y Häus­ser­mann han he­cho su des­cu­bri­mien­to más es­pec­ta­cu­lar: co­lo­nias de re­lu­cien­tes ha­bi­tan­tes oceá­ni­cos. Mi­les de anémo­nas ma­ri­nas, co­ra­les, con­chas, ca­ra­co­les y es­pon­jas ocu­pan las ro­cas. For­man pa­la­cios sub­acuá­ti­cos mul­ti­co­lo­res, ja­lo­na­dos por bos­ques de co­ra­les lá­ti­go con cien­tos de ten­tácu­los, vi­gi­la­dos por gor­go­ná­ceos y ofiu­ras.

Han con­ta­do más de mil es­pe­cies en las ro­cas de los fior­dos, en­tre dos y tres ve­ces más de lo que se co­no­ce de mun­dos sub­acuá­ti­cos se­me­jan­tes en No­rue­ga o Nue­va Ze­lan­da. Una de ca­da diez es­pe­cies ja­más ha­bía si­do des­cri­ta. “Y so­lo he­mos exa­mi­na­do una di­mi­nu­ta par­te de la Pa­ta­go­nia”, di­ce Förs­te­rra.

La lí­nea cos­te­ra del ar­chi­pié­la­go es gi­gan­tes­ca; abar­ca más de 80.000 ki­ló­me­tros: apro­xi­ma­da­men­te la su­ma de los li­to­ra­les de Aus­tra­lia y Áfri­ca. En ca­da bahía, fior­do o grie­ta, la di­ver­si­dad de los ha­bi­tan­tes del mar res­pon­de a pa­tro­nes dis­tin­tos... pre­ci­sa­men­te por­que es­ta cos­ta es­tá tan in­trin­ca­da­men­te ra­mi­fi­ca­da. El oes­te de la Pa­ta­go­nia es una zo­na de tran-

En los pa­sa­jes

an­gos­tos las co­rrien­tes se ace­le­ran por la fuer­za de las ma­reas

si­ción en­tre el mar abier­to y el mun­do andino. Cuan­to más se avan­za ha­cia el es­te de los fior­dos pro­te­gi­dos, más pla­nas son las olas. Las ca­pas de agua dul­ce más grue­sas cu­bren el agua ma­ri­na, la luz so­lar des­apa­re­ce a la som­bra de las em­pi­na­das mon­ta­ñas. En los pa­sa­jes es­tre­chos, las co­rrien­tes se ace­le­ran por la fuer­za de las ma­reas.

En es­te ca­lei­dos­co­pio de pai­sa­jes, con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas y agua exis­ten in­con­ta­bles ni­chos don­de flo­re­ce la bio­di­ver­si­dad ma­ri­na con un am­plio aba­ni­co de es­pe­cies.

Nin­guno de los po­bla­do­res de los arre­ci­fes pa­sa ham­bre. La llu­via les trae enor­mes y cons­tan­tes can­ti­da­des de nu­trien­tes des­de los bos­ques de la ori­lla. De eso se ali­men­tan mi­les de millones de or­ga­nis­mos de planc­ton, que re­ver­de­cen el agua de los fior­dos y cons­ti­tu­yen su­cu­len­tas pre­sas pa­ra los tur­be­la­rios, las anémo­nas ma­ri­nas o los co­ra­les.

ES­TE COS­MOS HA ORI­GI­NA­DO fi­gu­ras ex­tra­ñas: por ejem­plo, gi­gan­tes­cos ba­lá­ni­dos, diez ve­ces más gran­des que sus pa­rien­tes de otras re­gio­nes ma­ri­nas. Po­li­pla­có­fo­ros con ca­pa­ra­zo­nes cu­bier­tos de cien­tos de len­tes cris­ta­li­nas con los que es­cu­dri­ñan el arre­ci­fe en bus­ca de enemi­gos. Can­gre­jos con ar­ma­du­ras que re­cuer­dan un eri­zo y con en­ver­ga­du­ras de ca­si un me­tro en­tre las te­na­zas. O se­res prehis­tó­ri­cos co­mo Ma­ge­lla­nia ve­no­sa, del gru­po de los bra­quió­po­dos, cu­yos re­pre­sen­tan­tes se pa­re­cen a las con­chas. Ha­ce más de 500 millones de años, es de­cir, mu­cho an­tes de la era de los di­no­sau­rios, do­mi­na­ban las aguas po­co pro­fun­das del pla­ne­ta, pe­ro des­pués fue­ron desplazados por las con­chas, de cre­ci­mien­to más rá­pi­do, en to­das par­tes, sal­vo en Chi­le: aquí si­guen for­man­do es­tre­chos ban­cos com­pues­tos por mi­les de ejem­pla­res. Co­mo en un “mun­do per­di­do”, los via­je­ros a tra­vés del tiem­po pa­re­cen ha­ber en­con­tra­do un re­fu­gio en la Pa­ta­go­nia.

Lo que más asom­bra a los in­ves­ti­ga­do­res de Hui­nay es otro fe­nó­meno: en las pa­re­des ro­co­sas sue­len en­con­trar es­pe­cies des­cri­tas en las aguas abi­sa­les de otras re­gio­nes ma­ri­nas, don­de se en­cuen­tran a más de mil me­tros ba­jo las olas. En los fior­dos de la Pa­ta­go­nia, es­tos se­res –can­gre­jos, anémo­nas,

es­pon­jas, co­ra­les, pe­ces...– se acer­can has­ta po­cos me­tros de la su­per­fi­cie.

“No po­día­mos creer­lo”, di­ce Häus­ser­mann. Pe­ro todo pa­re­ce in­di­car que los bió­lo­gos no so­lo han en­con­tra­do un mun­do sub­acuá­ti­co des­co­no­ci­do y mul­ti­co­lor en la Pa­ta­go­nia, sino un mo­de­lo de las aguas abi­sa­les. Una ra­ra puer­ta de en­tra­da al há­bi­tat del pla­ne­ta más ex­ten­so e im­por­tan­te, que es tam­bién el más inac­ce­si­ble pa­ra el ser hu­mano.

Des­cen­de­mos. Du­ran­te el pri­mer me­tro, el agua es diá­fa­na co­mo el vi­drio. Es agua de llu­via y bri­lla con el sol. Atra­ve­sa­da es­ta ca­pa, vol­ve­mos a en­con­trar ve­los de nie­bla. Nos en­vuel­ven brus­ca­men­te nu­be­ci­tas ver­di­ne­gras de par­tí­cu­las en sus­pen­sión, la luz es páli- da, la vis­ta no lle­ga más allá de dos me­tros.

Con el abul­ta­do tra­je de bu­ceo, que me li­mi­ta la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos, tra­to de se­guir a Gün­ter Förs­te­rra y Katlin McCon­nell has­ta las pro­fun­di­da­des fren­te a la is­la de Li­lihua­pi, en la en­tra­da del fior­do Co­mau. Pe­ro los pier­do de vis­ta una y otra vez y voy pal­pan­do a cie­gas en la os­cu­ri­dad... has­ta que sus bo­te­llas ama­ri­llas de ai­re com­pri­mi­do vuel­ven a apa­re­cer. El agua fría, a unos diez gra­dos cen­tí­gra­dos, me muer­de la ca­ra; la co­rrien­te ti­ra de las ga­fas. Me pre­gun­to a quién se le ocu­rrió la lo­ca idea de ve­nir a bu­cear a la Pa­ta­go­nia. Po­co des­pués ca­si me cho­co con­tra la pa­red ro­co­sa que bus­cá­ba­mos y la vis­ta di­si­pa mis du­das e in­quie­tu­des. Cien­tos de ani­ma­li­tos

Hay mi­les de se­res vi­vos co­mo de un mun­do per­di­do

con ten­tácu­los blan­cos y ro­jos bri­llan a la luz de la lin­ter­na de bu­ceo. Di­mi­nu­tas anémo­nas jo­ya ver­des y re­lu­cien­tes es­ti­ran sus ten­tácu­los en bus­ca de planc­ton. Nu­me­ro­sas es­tre­llas de mar co­lor mal­va re­co­rren los ban­cos de con­chas, ca­ra­co­les ma­ri­nos y bra­quió­po­dos a la ca­za de pre­sas. En­tre los ni­chos de pie­dra se aso­man di­mi­nu­tos pe­ces y ba­bo­sas fluo­res­cen­tes.

¡QUÉ RI­QUE­ZA DE CO­LO­RES y for­mas! Förs­te­rra me ha­ce una se­ña y avan­za a tien­tas ha­cia un te­cho ro­co­so a unos 20 me­tros de pro­fun­di­dad en cu­yo la­do in­fe­rior cre­cen do­ce­nas de lar­gos bra­zos de co­ral: son re­pre­sen­tan­tes de Desm­yophy­llum diant­hus, es­pe­cie que sue­le cre­cer a ¡4.000 me­tros de pro­fun­di­dad! In­creí­ble su den­si­dad. Al­gu­nos co­ra­les des­pi­den un res­plan­dor li­la o ver­de: unas mi­nús­cu­las al­gas han arrai­ga­do

en su te­ji­do, con­vir­tién­do­los en qui­me­ras.

Mi­tad ani­mal, mi­tad plan­ta: ha­ce tiem­po que se co­no­ce el dua­lis­mo de los co­ra­les tro­pi­ca­les; pe­ro en una es­pe­cie de aguas abi­sa­les, sin luz y hos­til a las al­gas, mu­chos ex­per­tos ape­nas po­drían ha­ber­se ima­gi­na­do al­go así.

Se­gui­mos bu­cean­do y nos acer­ca­mos po­co a po­co a nues­tra me­ta: un azu­le­jo, de 30 por 30 cen­tí­me­tros, ator­ni­lla­do obli­cua­men­te a la pa­red ro­co­sa. Förs­te­rra lo fo­to­gra­fía: es el pro­yec­to de un gru­po de cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to Al­fred We­ge­ner, con se­de en Bre­mer­ha­ven (Ale­ma­nia), que es­tu­dia en la Pa­ta­go­nia la ve­lo­ci­dad del cre­ci­mien­to de los co­ra­les Des­mophy­llum y su fun­ción en la co­mu­ni­dad de los arre­ci­fes. El azu­le­jo equi­va­le a un cla­ro en el arre­ci­fe tal co­mo pue­de na­cer, por ejem­plo, des­pués de un des­li­za­mien­to de ro­cas. Las fo­tos que Förs­te­rra ha­ce ca­da dos o tres me­ses re­ve­lan los pa­tro­nes se­gún los que se pue­bla el es­pa­cio va­cío: qué es­pe­cies son pio­ne­ras y cuá­les lle­gan des­pués pa­ra des­pla­zar­las y aca­ban im­po­nién­do­se.

Los co­ra­les Des­mophy­llum pa­re­cen sen­tir­se a gus­to en el te­rri­to­rio nue­vo. Do­ce­nas de pe­que­ños pó­li­pos han ocu­pa­do un lu­gar en el azu­le­jo. Pa­re­cen ser al mis­mo tiem­po los nue­vos co­lo­nos y la co­mu­ni­dad que se que­da de­fi­ni­ti­va­men­te en las ro­cas.

Las ro­cas de la is­la de Li­lihua­pi dan idea de por qué es­pe­cies co­mo Des­mophy­llum ha­bi­tan las aguas me­nos pro­fun­das de la Pa­ta­go­nia: en cier­to mo­do, la vi­da en el fior­do se ase­me­ja a la de aguas abi­sa­les.

A LA SOM­BRA DE LAS MON­TA­ÑAS lle­ga po­ca luz al agua de los bra­zos ma­ri­nos; y du­ran­te va­rios me­ses de in­vierno la no­che du­ra ca­si todo el día; en ve­rano, el agua de llu­via ate­núa los ra­yos del sol. Los arre­ci­fes del in­te­rior de los fior­dos es­tán pro­te­gi­dos con­tra co­rrien­tes ma­yo­res, olas y su­je­tos mo­les­tos... igual que las pro­fun­di­da­des del mar abier­to. Es­tas, a su vez, es­tán muy cer­ca: po­cos ki­ló­me­tros al oes­te del fior­do, la pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal de Su­da­mé­ri­ca cae has­ta unos 3.000 me­tros de pro­fun­di­dad. Es muy po­si­ble que las co­rrien­tes ha­yan arras­tra­do lar­vas de ha­bi­tan­tes de aguas abi­sa­les a los fior­dos.

Des­de el pun­to de vis­ta in­ves­ti­ga­dor, los fior­dos cons­ti­tu­yen un la­bo­ra­to­rio es­tu­pen­do. A los bió­lo­gos les brin­dan la opor­tu­ni­dad de exa­mi­nar es­pe­cies co­mo Des­mophy­llum en detalle y du­ran­te tiem­po pro­lon­ga­do, lo que ja­más se­ría po­si­ble en aguas abi­sa­les con ayu­da de ro­bots o su­mer­gi­bles. Se­me­jan­tes por­ta­les al cos­mos de las aguas abi­sa­les tie­nen un va­lor in­cal­cu­la­ble. Al fin y al ca­bo,

la par­te os­cu­ra del océano abar­ca unos dos ter­cios de la bios­fe­ra. De la “sa­lud” de es­te gi­gan­tes­co mun­do sub­ma­rino, de su po­ten­cial ge­né­ti­co y sus fuer­zas in­flu­yen­tes en el cli­ma de­pen­de tam­bién la vi­da en la Tie­rra, tam­bién la del ser hu­mano.

Pe­ro el es­ta­do de los océa­nos se transforma. Al­gu­nos cam­bios son pre­vi­si­bles en la Pa­ta­go­nia. En el la­be­rin­to de fior­dos, el agua es­tá mu­cho más ácida que en mar abier­to, lo que qui­zá ten­ga que ver con los nu­trien­tes que apor­tan los ríos ali­men­ta­dos por la llu­via. En cier­tos pun­tos del ar­chi­pié­la­go hay una aci­dez tan al­ta que po­dría ata­car el már­mol. Los cli­ma­tó­lo­gos y ocea­nó­gra­fos te­men que den­tro de cien años, es­tas se­rán las con­di­cio­nes de am­plias zo­nas de los ma­res del mun­do, co­mo con­se­cuen­cia del cam­bio cli­má­ti­co, por cu­yo efec­to in­gen­tes can­ti­da­des de dió­xi­do de car­bono son di­suel­tos en los ma­res, au­men­tan­do la aci­dez del agua.

En la Pa­ta­go­nia, los cien­tí­fi­cos pue­den es­tu­diar con vi­sión de fu­tu­ro có­mo se las arre­glan los ani­ma­les ma­ri­nos an­te es­te cam­bio. Los co­ra­les, los eri­zos de mar y los ca­ra­co­les es­tán muy ame­na­za­dos por el au­men­to de la aci­dez por­que les di­fi­cul­ta­rá la for­ma­ción de es­que­le­tos y ca­pa­ra­zo­nes de cal. Sin em­bar­go, los co­ra­les Des­mophy­llum han desa­rro­lla­do una ca­pa que pro­te­ge el te­ji­do del área en cre­ci­mien­to con­tra los da­ños. Es un mis­te­rio có­mo lo lo­gran. Y es­pe­ran­za­dor, pues in­di­ca que al­gu­nos ani­ma­les ma­ri­nos pue­den adap­tar­se a aguas más áci- das... siem­pre que ten­gan tiem­po su­fi­cien­te.

Du­ran­te mi úl­ti­mo día en Hui­nay vuel­vo a bus­car del­fi­nes. En una pi­ra­gua me aden­tro en el fior­do. Y lle­gan a po­cos cien­tos de me­tros de mí. Los tres son len­tos, qui­zá se han har­ta­do de co­mi­da. Tra­to de acer­car­me. Pe­ro cuan­do creo flo­tar a su la­do, cru­zan la bahía por de­ba­jo de mí, en la pro­fun­di­dad. Son inal­can­za­bles y sien­to que se bur­lan de mí.

Los fior­dos de la Pa­ta­go­nia de­mues­tran que los ma­res to­da­vía nos re­sul­tan inac­ce­si­bles. Cuan­to más des­cu­bri­mos, me­nos en­ten­de­mos la vi­da su­ba­cuá­ti­ca. Es de­ma­sia­do aje­na a no­so­tros, de­ma­sia­do com­ple­ja. La ex­plo­ra­ción de los océa­nos, tal vez la ma­yor aven­tu­ra en la his­to­ria de los des­cu­bri­mien­tos hu­ma­nos, aca­ba de em­pe­zar.

Una vez más, unas ale­tas dor­sa­les cor­tan el agua. Apa­re­ce el bar­co de apro­vi­sio­na­mien­to de un cria­de­ro de sal­mo­nes. Y los del­fi­nes se su­mer­gen.

In­clu­so so­bre el ma­pa pue­des per­der­te en la pa­ta­go­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.