A la una de la ma­dru­ga­da, la no­che aún no es no­che. Los ba­res es­tán lle­nos, los res­tau­ran­tes to­da­vía dan ce­nas y los clu­bes ya han abier­to. Pa­ra el por­te­ño o ha­bi­tan­te de Bue­nos ai­res, lle­ga la úl­ti­ma ho­ra de mo­ver­se por la ur­be.

Geo - - BUENOS AIRES -

Una vez más, el trá­fi­co de las ave­ni­das cre­ce, los au­to­bu­ses de lí­nea se abren ca­mino ha­cia el cen­tro, los ta­xis co­mien­zan otro via­je más. De­lan­te de clu­bes co­mo el Ni­ce­to, el Cro­bar o el Pa­cha se for­man lar­gas co­las, la ju­ven­tud es­pe­ra a po­der en­trar. Yo bus­co mi co­che. Fi­nal­men­te, no le­jos del lu­gar don­de ha­ce tres ho­ras es­ta­cio­né co­rrec­ta­men­te en el la­do de­re­cho de la ca­lle, des­cu­bro un im­pre­so ro­jo en el sue­lo con la di­rec­ción del apar­ca­mien­to al que van a pa­rar los co­ches re­ti­ra­dos por la grúa. Pa­ro un ta­xi, le in­di­co al con­duc­tor la di­rec­ción, un lu­gar en tie­rra de na­die en­tre las ave­ni­das Al­cor­ta y Li­ber­ta­dor, y me es- fuer­zo por tra­gar­me mi en­fa­do. Que te lle­ve la grúa no cues­ta ca­ro en Bue­nos Ai­res, unos 60 pe­sos –no lle­ga a ocho eu­ros–. Más el ta­xi y el tiem­po mal­gas­ta­do.

En el apar­ca­mien­to bien ilu­mi­na­do re­co­noz­co el mío en­tre me­dio cen­te­nar de co­ches víc­ti­mas de la ar­bi­tra­rie­dad po­li­cial; aho­ra se tra­ta de pa­gar. Un hom­bre uni­for­ma­do me in­di­ca el ca­mino a un con­te­ne­dor don­de rea­li­zar la en­tre­ga del res­ca­te. An­te la ven­ta­ni­lla del fun­cio­na­rio de turno es­pe­ran dos da­mas, ele­gan­tes, dis­tin­gui­das, fue­ra de lu­gar. Ca­be­llos ru­bios, tra­je de cha­que­ta Cha­nel. El pe­sa­do per­fu­me Bou­doir, de Vivienne West- wood, lle­na la sa­la; de la fra­gan­cia sa­le una voz ron­ca que ci­ta con tono ame­na­za­dor un elen­co de co­no­ci­dos per­so­na­les en la cum­bre del Es­ta­do. El ca­je­ro, im­pa­si­ble, re­pli­ca que es­to es te­rri­to­rio mu­ni­ci­pal, no es­ta­tal, y pre­sen­ta la fac­tu­ra. Mas­te­rcard y Vi­sa se acep­tan gus­to­sa­men­te.

In­dig­na­da, la pro­pie­ta­ria de la tar­je­ta de cré­di­to se di­ri­ge a mí, pi­dien­do apo­yo mo­ral. Es­to es una des­fa­cha­tez, me di­ce, es­tá per­dien­do im­por­tan­tes ci­tas. ¿Ci­tas noc­tur­nas? El ros­tro no pue­de ex­pre­sar­se: ba­jo la me­le­na ru­bia la bo­ca es­tá so­bre­di­men­sio­na­da por unos la­bios in­yec­ta­dos, el ros­tro li­so gracias

al Bó­tox y los ra­bi­llos del ojo, al­za­dos obli­cua­men­te, cual mi­ra­da de ga­to, me­dian­te un lif­ting. Ella (¿o se­rá un él?) tie­ne al me­nos 70 años. Una mano arru­ga­da fir­ma el re­ci­bo de la tar­je­ta, tem­blan­do de ra­bia. El fun­cio­na­rio le en­tre­ga una co­pia y le di­ce el nú­me­ro del apar­ca­mien­to. Aho­ra, con voz gra­ve, se en­tro­me­te la ami­ga: ¿el fun­cio­na­rio sa­be lo que sig­ni­fi­ca an­dar so­las y con ta­co­nes al­tos por la no­che os­cu­ra? ¿Ve­nir a es­te pe­li­gro­so apar­ca­mien­to?

¡Bien­ve­ni­dos al pla­tó de Bue­nos Ai­res! Ya el nom­bre de la me­tró­po­li del Río de la Pla­ta es un ti­mo: Bue­nos Ai­res. Am­bas pa­la­bras son pro­me­sas falsas, pues rei­nan el rui­do y los ma­los olo­res. En ca­da se­má­fo­ro de las ave­ni­das Cór­do­ba y San­ta Fe hay os­cu­ras nu­bes de ga­ses de los tu­bos de es­ca­pe, vehícu­los dié­sel se abren ca­mino por los dis­tri­tos re­si­den­cia­les... Por el su­pues­ta­men­te tran­qui­lo ba­rrio de Bel­grano ta­ble­tean a las tres de la ma­dru­ga­da los mo­to­res de dos tiem­pos. Quien tra­te de cru­zar una ave­ni­da co­mo la de Luis María Cam­pos, ca­mi­nan­do en­tre los au­to­bu­ses de lí­nea –los co­lec­ti­vos–, tie­ne que man­te­ner abier­tos los ojos, de­jar de res­pi­rar y ta­par­se los oí­dos. Bue­nos Ai­res es pe­li­gro­sa. Y a ve­ces ener­van­te.

LOS POR­TE­ÑOS AMAN LO QUE en otros lu­ga­res se con­si­de­ra mo­les­tia: al­muer­zan jun­to a los tre­ce ca­rri­les de la ave­ni­da Li­ber­ta­dor, gri­tan­do con la bo­ca lle­na; apar­can el co­che­ci­to del be­bé en una nu­be de ho­llín en la es­qui­na de Teo­do­ro Gar­cía pa­ra co­mer un he­la­do don­de Fred­do; in­clu­so los apar­ta­men­tos de lu­jo se di­se­ñan con dor­mi­to­rios que dan a la ca­lle. Hay ca­mi­se­tas con le­mas co­mo “Amo el rui­do y el mal olor”, y se ven­den bien. El trá­fi­co cre­ce año tras año; du­ran­te ca­da día laboral, dos millones de co­ches atas­can las ca­lles. Las te­rra­zas si­len­cio­sas es­tán mal vis­tas, a fal­ta de rui­do de mo­to­res se cuel­gan al­ta­vo­ces. No hay res­tau­ran­te don­de no te bom­bar­deen con mú­si­ca; en cuan­to apa­re­cen clien­tes se sube el vo­lu­men. Los ta­xis­tas es­cu­chan la FM y sus co­mu­ni­ca­cio­nes por ra­dio con la cen­tral mien­tras ha­blan por el mó­vil; al mis­mo tiem­po to­can el cla­xon pa­ra que el pa­sa­je­ro no se abu­rra. To­dos con­du­cen dié­sel, a más rui­do­so me­jor, y ca­si nin­guno de los co­ches ne­gros y ama­ri­llos ha si­do fa­bri­ca­do en es­te mi­le­nio. To­dos tie­nen un de­pó­si­to de gas en el ma­le­te­ro.

El via­je en co­lec­ti­vo cues­ta, por man­da­to del Es­ta­do, 1,30 pe­sos –unos 0,16 eu­ros–. Ad­qui­rir nue­vos au­to­bu­ses con es­tos in­gre­sos es tan im­po­si­ble co­mo so­me­ter­los a una pe­rió­di­ca ins­pec­ción téc­ni­ca. Por Bue­nos

Ai­res cir­cu­lan mi­les de Man, Ive­co y Mer­ce­des de has­ta 40 años de an­ti­güe­dad. Cuan­do en ve­rano te que­das atas­ca­do en­tre ellos en la ave­ni­da Ri­va­da­via, el ai­re acon­di­cio­na­do no ayu­da. Los mo­to­res so­bre­ca­len­ta­dos ha­cen her­vir el as­fal­to, el es­ti­lo de con­duc­ción se en­car­ga del res­to. Los con­duc­to­res no son pa­ga­dos por jor­na­da, sino por via­je, y vi­ven en una cons­tan­te ca­rre­ra con­tra sí mis­mos. Se di­ce que un por­cen­ta­je des­pro­por­cio­na­da­men­te al­to de con­duc­to­res de au­to­bús es­tá en tra­ta­mien­to psi­quiá­tri­co; pe­ro lo mis­mo se afir­ma de los por­te­ros, due­ños de tas­cas, fut­bo­lis­tas, es­tu­dian­tes y pa­dres de fa­mi­lia.

El he­cho es que las ca­bi­nas de con­duc­tor de esos ve­te­ra­nos vehícu­los pin­ta­dos de co­lo­res múl­ti­ples, con sus cor­ti­nas de gan­chi­llo, co­ji­nes, es­tam­pi­tas de santos, za­pa­tos in­fan­ti­les ba­lan­ceán­do­se en el re­tro­vi­sor y fo­tos de fa­mi­lia dan la fal­sa im­pre­sión de un idi­lio, mien­tras fue­ra ru­ge la lu­cha por la su­per­vi­ven­cia. Po­ner el in­ter­mi­ten­te al cam­biar es- pon­tá­nea­men­te de ca­rril se con­si­de­ra de mal gus­to; y de­te­ner por com­ple­to el vehícu­lo en las pa­ra­das es una de­rro­ta: el pa­sa­je­ro que sube es cas­ti­ga­do con des­pre­cio. Cuan­do un pea­tón se atre­ve a pi­sar un pa­so de ce­bra, el con­duc­tor ace­le­ra por de­fec­to, co­mo si fre­nan­do se gas­ta­ra más ga­so­li­na.

Se­gún una es­ta­dís­ti­ca del dia­rio La Na­ción, los co­lec­ti­vos, pro­pie­dad de em­pre­sas pri­va­das, son cul­pa­bles del apro­xi­ma­da­men­te 65% de la con­ta­mi­na­ción del ai­re. Y has­ta aho­ra na­die se ha atre­vi­do a cal­cu­lar su res­pon­sa­bi­li­dad en los de­ci­be­lios ur­ba­nos: Bue­nos Ai­res li­de­ra, y con dis­tan­cia, la cla­si­fi­ca­ción mun­dial del rui­do, se­gui­da por To­kio y Nue­va Del­hi. Un im­por­tan­te pa­pel jue­ga el ae­ro­puer­to ur­bano Ae­ro­par­que, cu­yos pa­si­llos aé­reos de lle­ga­da y sa­li­da dis­cu­rren pa­ra­le­los al río y tam­bién ha­cen tem­blar los cos­to­sos ba­rrios re­si­den­cia­les de Pa­ler­mo Chi­co y Bel­grano Ba­jo. Más que los ma­los olo­res, el rui­do es la dro­ga fa­vo­ri­ta del por­te­ño, mu­cho an­tes que los ci­ga­rri­llos y el al­cohol. Tam­bién en los res­tau­ran­tes de Bue­nos Ai­res es­tá prohi­bi­do fu­mar, los adic­tos se ven obli­ga­dos a ir­se a la ace­ra.

Pe­ro aun­que el ai­re de Bue­nos Ai­res no sea tan bueno co­mo pro­me­te el nom­bre, ja­más afec­ta al cli­ma. Ac­tual­men­te reina un cli­ma aními­co muy bueno en el Río de la Pla­ta. Una vez más, los por­te­ños es­tán enamo­ra­dos de su ciu­dad. Las que­jas de fi­na­les de los años no­ven­ta, cuan­do se es­cu­cha­ba por to­das par­tes lo de “¡Bue­nos Ai­res me ma­ta!”, han si­do ol­vi­da­das. Los atas­cos se so­por­tan con es­toi­cis­mo; las co­las de

los por­te­ños vuel­ven a

es­tar enamo­ra­dos de su ciu­dad

es­pe­ra, con una son­ri­sa. Vuel­ven a ser fe­li­ces de po­der vi­vir aquí. Los ca­ma­re­ros ha­cen chis­tes, los co­lec­ti­ve­ros co­que­tean con las an­cia­nas, in­clu­so los ven­de­do­res mal pa­ga­dos es­tán ra­dian­tes. Los ta­xis­tas ana­li­zan los pro­nós­ti­cos eco­nó­mi­cos, los pe­lu­que­ros no co­men­tan los po­si­bles pro­ble­mas de cal­vi­cie, sino el fu­tu­ro de la na­ción, una pa­la­bra que no se uti­li­za­ría en nin­gún lu­gar de Eu­ro­pa. No me re­fie­ro a “na­ción”, sino a “fu­tu­ro”.

NO SO­LO EL CLI­MA ANÍMI­CO es­tá bien, tam­bién el tiem­po me­teo­ro­ló­gi­co: en Bue­nos Ai­res ca­si nun­ca ha­ce de­ma­sia­do frío, hay de­ma­sia­da hu­me­dad o de­ma­sia­do bo­chorno. La ciu­dad des­co­no­ce la nie­ve, los tsu­na­mis y los tor­be­lli­nos, in­clu­so en in­vierno es­tán a 20 gra­dos cen­tí­gra­dos al sol. Cuan­do en ju­lio de 2007 ca­ye­ron unos cuan­tos co­pos de nie­ve –los pri­me­ros des­de 1928– los por­te­ños sa­ca­ron las len­guas pa­ra de­gus­tar la ma­ra­vi­lla. Si hay llu­vias, son fuer­tes y breves. En enero, cuan­do el ter­mó­me­tro sube re­gu­lar­men­te a 35 gra­dos y más, sim­ple­men­te se sube el ai­re acon­di­cio­na­do. La eu­fo­ria go­bier­na la ciu­dad y el ba­ró­me­tro de los áni­mos: el sec­tor de la cons­truc­ción es­tá de en­ho­ra­bue­na, el mer­ca­do au­to­mo­vi­lís­ti­co cre­ce ver­ti­gi­no­sa­men­te, los res­tau­ran­tes es­tán lle­nos. Y es que sin un cli­ma tan bueno, la vi­da co­ti­dia­na en una ciu­dad cu­ya eco­no­mía jue­ga per­ma­nen­te­men­te al yo­yó, no se po­dría so­por­tar.

Jor­ge ven­de flo­res en la es­qui­na de Li­ber­ta­dor y Vi­rrey Lo­re­to, allí don­de se tuer­ce a la iz­quier­da ha­cia Bel­grano, don­de los ba­rrios más ele­gan­tes. Cuan­do el se­má­fo­ro es­tá en ro­jo te­ne­mos tiem­po pa­ra char­lar, cuan­do es­tá en ver­de, nos sa­lu­da­mos con la mano. Jor­ge apa­re­ce ca­da día a las tres en el lu­gar de tra­ba­jo; y vuel­ve a casa co­mo muy tar­de a las nue­ve de la no­che, cuan­do todo es­tá ven­di­do. No cuen­ta dón­de vi­ve, so­lo re­ve­la que tie­ne cua­tro hi­jos y que es­tá con­ten­to. Jor­ge tie­ne mu­chos clien­tes ha­bi­tua­les, re­co­no­ce a los con­duc­to­res por sus co­ches, les desea una bue­na no­che. Ca­da día trae otro ti­po de flo­res, a me­nu­do, ra­mi­lle­tes de rosas de la pro­vin­cia de Tucumán, blancas, ro­jas y ama­ri­llas –diez pe­sos el ra­mi­lle­te: apro­xi­ma­da­men­te 1,2 eu­ros–. Trae en­tre seis y ocho ra­mi­lle­tes, se­gún el día de la se­ma­na, y un cu­bo de agua. A eso de las seis, uno de sus hi­jos lle­ga con re­pues­tos, otros ocho ra­mos. A ve­ces hay mer­can­cía im­por­ta­da des­de Ecua­dor, flo­res de ta­llo lar­go y vi­da bre­ve; esas cues­tan más ca­ras.

Jor­ge es ru­bio y re­don­di­to, tie­ne la tez cla­ra y unos ojos azu­les muy des­pier­tos. A ve­ces le sa­le un her­pes en el la­bio su­pe­rior, pe­ro

siem­pre tie­ne las me­ji­llas bien afei­ta­das y la ca­mi­sa re­cién la­va­da. Tu­vo otra vi­da an­tes de las flo­res, Jor­ge era co­lec­ti­ve­ro. Des­pués lle­gó un pro­ble­ma con el al­cohol, tal vez un ac­ci­den­te... el te­ma es sen­si­ble.

LA GRAN CRI­SIS

eco­nó­mi­ca ca­si aca­bó con él: tu­vo que ven­der su apar­ta­men­to de tres ha­bi­ta­cio­nes; la gen­te no te­nía di­ne­ro pa­ra flo­res. Hoy es­tá bien, los do­min­gos pue­de des­can­sar; ese día, los ri­cos de Bel­grano lo pa­san en sus ca­sas de cam­po. Las ven­tas de Jor­ge ron­dan los 800 pe­sos se­ma­na­les (101 eu­ros), su be­ne­fi­cio ne­to se­rá, co­mo mu­cho, 45 eu­ros, in­su­fi­cien­te pa­ra seis per­so­nas. Pe­ro ca­da día tie­ne una ma­ña­na, que es en­ton­ces cuan­do Jor­ge ven­de pe­rió­di­cos en otro cru­ce: La Pam­pa con Et­che­ve­rría. Agra­de­ce mi ayu­da... y eso que so­lo le es­toy com­pran­do flo­res.

Lo del efec­to yo­yó sig­ni­fi­ca que en Bue­nos Ai­res no exis­te nin­gu­na de­ca­den­cia, so­lo caí­das, pe­ro es­tas ocu­rren con re­gu­la­ri­dad. Ha­ce quin­ce años, el Cam­pa­ri en la te­rra­za del ca­fé La Bie­la cos­ta­ba lo mis­mo que en el ba­rrio pa­ri­sino de Saint-Ger­main-des-Près; des­pués, una frac­ción del pre­cio, y aho­ra –con una in­fla­ción anual de más del 20%– ha vuel­to al ni­vel de la ca­pi­tal fran­ce­sa. No obs­tan­te, Pa­va­rot­ti can­tó por en­ton­ces, cuan­do todo es­ta­ba ba­ra­to, en el Tea­tro Co­lón; y en el Lu­na Park, Ju­lio Igle­sias. El pre­si­den­te Me­nem se apo­ya­ba re­la­ja­da­men­te so­bre su Fe­rra­ri, y ca­da día, mi­les de ar­gen­ti­nos cru­za­ban la fron­te­ra a Bo­li­via pa­ra com­prar ba­ra­to. El des­em­pleo su­peró el 20%, el le­ma de la vi­da en Bue­nos Ai­res era la “bron­ca”: la vi­da co­ti­dia­na se ha­bía con­ver­ti­do en una pe­sa­di­lla, en una pu­ra lu­cha por so­bre­vi­vir.

Cua­tro años más tar­de, el nue­vo je­fe de Es­ta­do, De la Rúa, hu­yó de los ma­ni­fes­tan­tes que ha­cían rui­do con ca­ce­ro­las y aban­do­nó

to­das par­tes; los res­tau­ran­tes tie­nen zo­nas de jue­go, y las sa­las de con­cier­to, guar­de­ría. Zo­nas li­bres de ni­ños so­lo hay en los ci­nes porno, que son po­cos en la ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na.

El buen cli­ma tam­bién se de­be a la cul­tu­ra. Cul­tu­ra co­ti­dia­na y al­ta cul­tu­ra. Con el cal­vo Jor­ge Te­ler­man, al que lla­ma­ron irres­pe­tuo­sa­men­te “pe­la­do”, Bue­nos Ai­res tu­vo en 2006 y 2007 un al­cal­de que co­rría de es­treno en es­treno y se sen­tía más a gus­to ha­blan­do de cul­tu­ra que de vi­vien­das so­cia­les. In­vi­tó a Da­niel Ba­ren­boim al con­cier­to de Año Nue­vo, pres­cri­bió una re­no­va­ción ge­ne­ral al Tea­tro Co­lón y se en­car­gó de que es­tre­llas cos­to­sas, co­mo los Ro­lling Sto­nes, The Po­li­ce o Ro­ger Wa­ters, vol­vie­ran al Río de la Pla­ta. La ciu­dad se si­gue be­ne­fi­cian­do de eso has­ta el día de hoy.

Bue­nos Ai­res es tra­di­cio­nal­men­te una ciu­dad de al­ta cul­tu­ra; tie­ne dos tea­tros de Ópe­ra, una orquesta fi­lar­mó­ni­ca y un ba­llet. Pe­ro hoy tam­bién es una me­tró­po­li de la cul­tu­ra po­pu­lar: tie­ne me­dia do­ce­na de gran­des es­ta­dios, que sue­len aco­ger con­cier­tos de pop y rock, clu­bes de mú­si­ca un­der­ground, ca­si 200 el pa­la­cio pre­si­den­cial en he­li­cóp­te­ro. Ni la CNN po­día ha­ber es­ce­ni­fi­ca­do me­jor una di­mi­sión. Po­cos días an­tes, una cas­ta co­rrup­ta de po­lí­ti­cos sa­có al ex­tran­je­ro ca­mio­nes car­ga­dos de di­vi­sas. Los por­te­ños ham­brien­tos sa­quea­ron su­per­mer­ca­dos, po­li­cías en­mas­ca­ra­dos, ves­ti­dos de pai­sano, ro­ba­ron ban­cos, mu­chos tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos ven­die­ron sus ho­ga­res a ti­bu­ro­nes fi­nan­cie­ros. Por 30.000 dó­la­res de en­ton­ces se po­día com­prar un buen apar­ta­men­to bur­gués en Re­co­le­ta. Si es que se te­nían dó­la­res.

Hoy, la mis­ma vi­vien­da cues­ta por lo me­nos diez ve­ces más, en la te­rra­za de La Bie­la no que­da nin­gu­na me­sa li­bre, y el Cam­pa­ri vie­ne de Bra­sil. Ya na­die ha­bla de la bron­ca: Bue­nos Ai­res vuel­ve a es­tar de buen hu­mor. Una exis­ten­cia de yo­yó hu­mano cues­ta ener- gía, y el por­te­ño la tie­ne. Creer en el ma­ña­na no ne­ce­sa­ria­men­te te da la in­mor­ta­li­dad, pe­ro te man­tie­ne en for­ma. Bue­nos Ai­res es una ciu­dad jo­ven, la in­ten­si­dad de la vi­da co­ti­dia­na no le de­ja tiem­po pa­ra en­ve­je­cer. Te le­van­tas a las seis, tra­ba­jas diez ho­ras en la ofi­ci­na y a con­ti­nua­ción, en el se­gun­do tra­ba­jo. No obs­tan­te, ca­si na­die se acues­ta an­tes de las dos de la ma­dru­ga­da. Mu­chos tie­nen tres tra­ba­jos al mis­mo tiem­po y de pa­so en­cuen­tran tiem­po pa­ra en­gen­drar y criar hi­jos. El nú­me­ro de tran­seún­tes em­ba­ra­za­das en la ave­ni­da Cór­do­ba es alar­man­te en­tre se­ma­na, y los fi­nes de se­ma­na, cien­tos de mi­les de pa­dres jue­gan con su prole en los mu­chos par­ques in­fan­ti­les de la ciu­dad.

LOS NI­ÑOS ES­TÁN POR

sa­las de ci­ne, jazz pa­ra pú­bli­cos de 50 a 5.000 per­so­nas, más de 50 mi­lon­gas pa­ra el tan­go bai­la­do y can­ta­do. Ade­más de cua­tro uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y nu­me­ro­sas pri­va­das, hay una do­ce­na de es­cue­las de ci­ne, en­tre ellas, la pri­va­da Uni­ver­si­dad de Ci­ne­ma, una de las más am­bi­cio­sas del con­ti­nen­te ame­ri­cano. Bue­nos Ai­res tie­ne el pai­sa­je de tea­tro más di­ver­so de Su­da­mé­ri­ca; ade­más de es­ce­na­rios es­ta­ta­les co­mo el Cer­van­tes o mu­ni­ci­pa­les co­mo el San Martín, flo­re­cen las sa­las co­mer­cia­les; los pro­duc­to­res de mu­si­ca­les ar­gen­ti­nos tra­ba­jan con un per­fec­cio­nis­mo se­me­jan­te al de Broad­way: el éxi­to mun­dial de Tan­go Ar­gen­tino no fue una ca­sua­li­dad.

El di­se­ño y la mo­da se han con­ver­ti­do en bu­que in­sig­nia y fac­tor eco­nó­mi­co es­ta­ble. El di­se­ña­dor de mo­da Tros­man ven­de tam­bién en Mi­lán, la fe­ria de ar­te ar­teBA, es­pe­cia­li­za­da en ar­te la­ti­noa­me­ri­cano sue­le atraer a unos 100.000 vi­si­tan­tes. La epi­de­mia mun­dial de even­tos mu­seís­ti­cos se ha adop­ta­do en for­ma de los Ga­llery Nights, flo­re­cen las editoriales y li­bre­rías, ca­da año hay mi­les de lan­za­mien­tos. La Fe­ria del Li­bro es la ma­yor del con­ti­nen­te, al igual que la in­dus­tria mu­si­cal; in­clu­so hay ban­das que vie­nen des­de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra gra­bar dis­cos. En los años se­ten­ta, roc­ke­ros co­mo Charly Gar­cía o Spi­net­ta fue­ron los pio­ne­ros de una es­ce­na mu­si­cal que aho­ra inun­da to­da Amé­ri­ca La­ti­na con rock du­ro y sua­ves bo­le­ros.

LA IN­DUS­TRIA DEL CI­NE HA SI­DO

col­ma­da de ga­lar­do­nes in­ter­na­cio­na­les y tam­bién de pre­mios que no tie­nen pre­cio: Fran­cis Ford Cop­po­la in­vir­tió 900.000 dó­la­res en una casa en Pa­ler­mo Chi­co y ro­dó aquí su pe­núl­ti­mo lar­go­me­tra­je Te­tro; jó­ve­nes em­pre­sas me­diá­ti­cas atraen la pro­duc­ción de spots pu­bli­ci­ta­rios y ví­deos mu­si­ca­les des­de Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca al país de la di­vi­sa blan­da. En los es­tu­dios de te­le­vi­sión, ma­yo­ri­ta­ria­men­te si­tua­dos en el ba­rrio pe­ri­fé­ri­co de Martínez, se rue­dan te­le­no­ve­las pa­ra todo el con­ti­nen­te his­pa­noha­blan­te; gran­des gru­pos nor­te­ame­ri­ca­nos de te­le­vi­sión, co­mo la Fox del mag­na­te Ru­pert Mur­doch, han tras­la­da­do to­da la pro­duc­ción en len­gua es­pa­ño­la de Mé­xi­co a Bue­nos Ai­res.

En un cli­ma así, sin bue­nos ai­res, la cul­tu­ra tam­bién medra. El nom­bre de la ciu­dad se de­ri­va de “San­ta María de los Bue­nos Ay­res”, pa­tro­na de los ma­ri­ne­ros, a la que pe­dían vien­tos fa­vo­ra­bles pa­ra el via­je de re­gre­so a Eu­ro­pa. Pues na­die que­ría que­dar­se per­ma­nen­te­men­te en el Río de la Pla­ta. El asen­ta­mien­to siem­pre es­tu­vo pen­sa­do co­mo bi­sa­gra del co­mer­cio, co­mo pun­to de en­la­ce en­tre los re­cur­sos mi­ne­ra­les sud­ame­ri­ca­nos y el ham­bre eu­ro­pea por me­ta­les pre­cio­sos, co­mo es­ca­la de ca­mino ha­cia el oro y la pla­ta.

Ya la pri­me­ra fun­da­ción, allá por 1536, fue a car­go de una ex­pe­di­ción fi­nan­cia­da por par­ti­cu­la­res. 1.200 so­cios tu­vie­ron que pa­gar­le un di­ne­ral al em­po­bre­ci­do no­ble es­pa­ñol Pe­dro de Men­do­za pa­ra que los lle­va­ra a un su­pues­to El­do­ra­do don­de, en lu­gar de oro y pla­ta, les es­pe­ra­ban nu­bes de mos­qui­tos. Ni si­quie­ra los in­dios qui­sie­ron vi­vir en la ce­na- go­sa ori­lla del río. Apa­re­cie­ron des­de la ári­da pam­pa pa­ra tro­car pes­ca­do y car­ne des­pués de que se es­ca­pa­ran las va­cas y los ca­ba­llos que tra­je­ron los es­pa­ño­les. Al sen­tir­se es­ta­fa­dos por los co­lo­nos, los in­dios ce­sa­ron el co­mer­cio, los sol­da­dos de la guar­ni­ción se co­mie­ron las sue­las de los za­pa­tos, has­ta que los in­dí­ge­nas ma­ta­ron en 1541 al res­to de los in­tru­sos y que­ma­ron el asen­ta­mien­to.

Hu­bo que fun­dar Bue­nos Ai­res por se­gun­da vez. En 1580, Juan de Garay lle­gó por el río Pa­ra­ná des­de la en­ton­ces ri­ca Asun­ción y man­dó cons­truir de barro una “puer­ta a la tie­rra” pa­ra ase­gu­rar la ru­ta co­mer­cial a Es­pa­ña. Es­ta vez hu­bo co­mi­da su­fi­cien­te pa­ra sol­da­dos y aven­tu­re­ros: las va­cas es­ca­pa­das de los pri­me­ros co­lo­nos se ha­bían pro­pa­ga­do en la Pam­pa, ya no se de­pen­día de los in­dios. La ciu­dad cre­ció rá­pi­da e in­con­tro­la­da­men­te, fue un agu­je­ro in­mun­do y un pa­raí­so pa­ra los que co­mer­cia­ron en el mer­ca­do ne­gro. La Co­ro­na es­pa­ño­la dio rienda suel­ta al caos du­ran­te 200 años. Cuan­do en 1776 por fin nom­bró un vi­rrey pa­ra que es­ta­ble­cie­ra el or­den, la ciu­dad ya con­ta­ba con 26.000 in­dis­ci­pli­na­dos ha­bi­tan­tes.

Caó­ti­ca y ma­ra­vi­llo­sa­men­te in­mo­ral, así se ha que­da­do has­ta hoy la ca­pi­tal cul­tu­ral, co­mo me­ca su­da­me­ri­ca­na de los ho­mo­se­xua­les y las drag-queens, ca­pi­tal del punk y el un­der­ground, y al mis­mo tiem­po, pri­mer cen­tro de di­se­ño del mun­do con el se­llo de la Unesco. Du­ran­te años, cual­quier pro­duc­to de­ma­sia­do ca­ro pa­ra im­por­tar se ha­cía en el pro­pio país, des­de mo­da has­ta mue­bles. Hoy, Ar­ma­ni y Dior, Er­me­ne­gil­do Zeg­na, Tif­fany y Car­tier vuel­ven a es­tar pre­sen­tes, y la mez­cla de chic ca­se­ro y lu­jo im­por­ta­do crea una ju­ve­nil ele­gan­cia ur­ba­na sin par en el Nue­vo Mun­do. Bue­nos Ai­res es una boom­town con gla­mour: todo lo que ca­re­ce de es­ti­lo es mar­gi­na­do. In­clui­da la po­bre­za.

RIT­MOS UR­BA­NOS

En cien­tos de lo­ca­les de baile, Bue­nos Ai­res ce­le­bra el tan­go ar­gen­tino. Has­ta me­dia­no­che hay cla­ses de baile; des­pués, las ac­tua­cio­nes son más pro­fe­sio­na­les y vis­to­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.