Bue­nos Ai­res

Pin­ce­la­das cul­tu­ra­les

Geo - - BUENOS AIRES - Iwan Bews

Los ca­si tres millones de ha­bi­tan­tes de la ca­pi­tal ar­gen­ti­na lla­man con or­gu­llo a su ciu­dad la “Pa­rís de Su­da­mé­ri­ca”. Si uno aña­de los al­re­de­do­res, los por­te­ños su­man tre­ce millones. La gen­te de Bue­nos Ai­res se lla­ma así en re­cuer­do de sus an­te­pa­sa­dos, que lle­ga­ron en el si­glo XVIII por el puer­to, la ma­yo­ría des­de Ita­lia y Es­pa­ña. La ciu­dad des­plie­ga to­dos los es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos de los si­glos XIX y XX: mo­der­nis­mo, art dé­co, la Épo­ca de los Fun­da­do­res (pe­rio­do ale­mán en­tre 1840 y 1873), la mo­der­ni­dad es­pa­ño­la, la Nue­va Ob­je­ti­vi­dad (mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co ger­mano de los años 1920). En 2006, la Unesco de­cla­ró Bue­nos Ai­res

“Ciu­dad del Di­se­ño”. Nin­gu­na me­tró­po­li de Su­da­mé­ri­ca atrae a más vi­si­tan­tes. Y ca­si to­dos van a San Tel­mo, fa­mo­so ba­rrio por sus es­pec­ta­cu­la­res ac­tua­cio­nes de tan­go. Cien­tos de li­bre­rías, 187 sa­las de tea­tro y el

Tea­tro Co­lón, una de las Ópe­ras más fa­mo­sas, con­vier­ten Bue­nos Ai­res en un cen­tro cul­tu­ral de ran­go mun­dial. No es de sor­pren­der que la ciu­dad ha­ya pro­du­ci­do gran­des es­cri­to­res co­mo Jor­ge Luis

Bor­ges. Tam­bién el ama­ble cli­ma, con ve­ra­nos ca­lien­tes e in­vier­nos sua­ves atrae a mu­chos, que de­gus­tan los ha­bi­tua­les pla­tos de car­ne, co­mo em­pa­na­das re­lle­nas, y los chu­rros, mien­tras be­ben vino o ma­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.