A CHI­NA LLE­GAN LOS DESECHOS ELEC­TRÓ­NI­COS DE ES­TA­DOS UNI­DOS

Geo - - BUENOS AIRES -

me­jor y más ape­te­ci­ble. Y es­tá dis­po­ni­ble ca­da vez con más ra­pi­dez en el mer­ca­do de­bi­do a que los ci­clos pro­duc­ti­vos se re­du­cen en el tiem­po. Ade­más, la vi­da útil de los apa­ra­tos es más cor­ta, mu­chas ve­ces de­bi­do a un de­fec­to téc­ni­co tri­vial, co­mo un fa­llo en la fuen­te de ali­men­ta­ción. Se­gún mu­chos tec­nó­lo­gos es­te es uno de los mo­ti­vos más fre­cuen­tes por los que un pro­duc­to sue­le que­dar in­ser­vi­ble pre­ma­tu­ra­men­te. Los te­le­vi­so­res de tu­bos de ra­yos ca­tó­di­cos, por ejem­plo, po­dían du­rar ope­ra­ti­vos quin­ce años. Hoy los mo­der­nos mo­ni­to­res con pan­ta­lla pla­na de plas­ma pue­den de­jar de fun­cio­nar a los cin­co por un error en la fuen­te de ali­men­ta­ción. En­ton­ces ¿va­le la pe­na in­ver­tir en re­pa­rar­lo o se­rá más ca­ro que ad­qui­rir uno nue­vo? A ve­ces ni se plan­tea la du­da por­que el fa­bri­can­te im­pi­de la re­pa­ra­ción o no guar­da en de­pó­si­to pie­zas de re­pues­to o no pro­por­cio­na al ser­vi­cio téc­ni­co los es­que­mas de las co­ne­xio­nes de los mo­de­los an­ti­guos.

Los te­le­vi­so­res con pan­ta­lla pla­na de plas­ma tie­nen mo­ni­to­res de enor­mes di­men­sio­nes, ima­gen de al­ta re­so­lu­ción y equi­po de so­ni­do, pe­ro de­jan de fun­cio­nar por un sim­ple fa­llo del trans­duc­tor eléc­tri­co. ¿En eso con­sis­te el pro­gre­so? Ca­da vez más gen­te sos­pe­cha que de­trás de ello hay un pro­pó­si­to ma­lin­ten­cio­na­do. Es­ta prác­ti­ca se co­no­ce con el nom­bre de “ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da”: acor­tar la vi­da de un apa­ra­to pla­ni­fi­can­do des­de su di­se­ño un fa­llo en al­gún com­po­nen­te. Por ejem­plo, una ave­ría en la fuen­te de ali­men­ta­ción, o en los mó­vi­les, una ba­te­ría in­ter­na in­te­gra­da irrem­pla­za­ble.

La prue­ba de la exis­ten­cia de la ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da la ha­lla­mos en la lo­ca­li­dad de Li­ver­mo­re, en Ca­li­for­nia. Del te­cho de su par­que de bom­be­ros cuel­ga una lám­pa­ra pol­vo­rien­ta con una bom­bi­lla que ilu­mi­na te­nue­men­te día y no­che des­de ha­ce mu­cho tiem­po. La pri­me­ra vez que se en­cen­dió, el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos era Wi­lliam McKin­ley: año 1901. Des­de en­ton­ces, la bom­bi­lla de 60 va­tios, fa­bri­ca­da por Shel-by Elec­tric, no ha de­ja­do de fun­cio­nar. Con 112 años de vi­da útil, la bom­bi­lla cen­te­na­ria es la lám­pa­ra in­can­des­cen­te en uso más vie­ja del mun­do. So­lo se ha apa­ga­do en con­ta­das oca­sio­nes, por ejem­plo, cuan­do la es­ta­ción de bom­be­ros se tras­la­dó a otro edi­fi­cio. En 2001 se ce­le­bró una fies­ta en ho­nor de sus cien años. La bom­bi­lla tie­ne fa­ma mun­dial e in­clu­so su pro­pia pá­gi­na web. En la épo­ca en que se ven­dió, to­das las bom­bi­llas dis­fru­ta­ban de

tan lon­ge­va vi­da. De­ma­sia­do di­la­ta­da, pen­sa­ron los fa­bri­can­tes del sec­tor en 1924, y lle­ga­ron a un acuer­do con­fi­den­cial: en ade­lan­te la du­ra­bi­li­dad de las bom­bi­llas no su­pe­raría las mil ho­ras. Las fir­mas eléc­tri­cas die­ron ins­truc­cio­nes a los cien­tí­fi­cos a su ser­vi­cio pa­ra que sus in­ves­ti­ga­cio­nes se orien­ta­sen no a me­jo­rar el ren­di­mien­to de las lám­pa­ras in­can­des­cen­tes, sino a re­du­cir su ca­li­dad. A par­tir de en­ton­ces, el fi­la­men­to de car­bono, an­tes ais­la­do por la am­po­lla de vi­drio, ya no ope­ra­rá en el va­cío, y se­rá el pun­to dé­bil que li­mi­ta­rá la vi­da útil de la bom­bi­lla: un re­tro­ce­so téc­ni­co ga­ran­ti­za­rá el pro­gre­so eco­nó­mi­co. Has­ta 1941 no sal­drá a la luz ese pac­to se­cre­to de las em­pre­sas del sec­tor co­no­ci­do co­mo el “cár­tel Phoe­bus”. Pe­ro pe­se al des­cu­bri­mien­to todo si­guió igual. Es­te mer­ca­do no in­tro­du­jo re­for­mas has­ta la pu­bli­ca­ción de un de­cre­to de la Unión Eu­ro­pea que prohí­be fa­bri­car y co­mer­cia­li­zar de­ter­mi­na­do ti­po de lám­pa­ras in­can­des­cen­tes. No obs­tan­te, la fi­na­li­dad po­lí­ti­ca de es­tas le­yes no es alar­gar el tiem­po de fun­cio­na­mien­to, sino au­men­tar la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

LA OB­SO­LES­CEN­CIA PRO­GRA­MA­DA ES UN PRIN­CI­PIO

bá­si­co de la so­cie­dad de con­su­mo ca­pi­ta­lis­ta, que el 24 de oc­tu­bre de 1929 su­frió su pri­mer tras­piés. En Wall Street, se ex­ten­dió el pá­ni­co: el mer­ca­do de va­lo­res se ha­bía des­plo­ma­do por la ex­plo­sión de la bur­bu­ja es­pe­cu­la­ti­va. El le­gen­da­rio y de­vas­ta­dor co­lap­so de las ac­cio­nes arras­tró a la na­ción es­ta­dou­ni­den­se –y al mun­do in­dus­tria­li- za­do– a una pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial: la Gran De­pre­sión. Sin em­bar­go, en las dos dé­ca­das an­te­rio­res Es­ta­dos Uni­dos ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do un sen­sa­cio­nal boom eco­nó­mi­co: la ex­pan­sión de la red eléc­tri­ca y la fa­bri­ca­ción en se­rie ha­bían per­mi­ti­do a la in­dus­tria au­men­tar cons­tan­te­men­te su ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va. En esa épo­ca se lan­zan al mer­ca­do los pri­me­ros ar­tícu­los de usar y ti­rar, co­mo el ta­pón de las bo­te­llas o “cha­pas”, los pa­ñue­los de bol­si­llo o los cue­llos de ca­mi­sa de pa­pel. Desechar en lu­gar de con­ser­var se con­vier­te en un signo de mo­der­ni­dad y bienestar. Los fa­bri­can­tes es­ti­mu­lan el áni­mo com­pra­dor del con­su­mi­dor con es­ló­ga­nes co­mo: “La ava­ri­cia es abo­mi­na­ble, acu­mu­lar co­sas es una vul­ga­ri­dad”. El fi­ló­so­fo fran­cés An­dré Gorz sin­te­ti­za ese pro­ce­so así: “El con­su­mi­dor es­tá so­me­ti­do a los im­pe­ra­ti­vos del mer­ca­do y de­be ga­ran­ti­zar la ab­sor­ción de to­da la pro­duc­ción, in­de­pen­dien­te­men­te de si és­ta es desea­da o no”.

Du­ran­te la Gran De­pre­sión la gen­te re­du­jo los gas­tos do­més­ti­cos y aho­rró, por lo que el con­su­mo de pro­duc­tos ca­yó, ame­na­zan­do la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y so­cial de Es­ta­dos Uni­dos. Al­gu­nos bus­ca­ron so­lu­cio­nes desesperadas. Gi­les Sla­de des­cri­be en su li­bro Ma­de

to Break (He­cho pa­ra rom­per­se) có­mo el agen­te de la pro­pie­dad in­mo­bi­lia­ria Ber­nard Lon­don for­mu­ló en 1932 una pro­pues­ta ra­di­cal: to­dos los ob­je­tos, sean za­pa­tos, au­to­mó­vi­les o edi­fi­cios, de­be­rán ser

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.