SE PRE­CI­SAN GUAR­DA­BOS­QUES

La tai­ga de Mon­go­lia no es­tá ame­na­za­da so­lo por el cam­bio cli­má­ti­co. La ta­la in­ten­si­va que con­vier­te el te­rreno en pas­tos tam­bién es res­pon­sa­ble de la des­apa­ri­ción de gran­des ex­ten­sio­nes de bos­que.

Geo - - MONGOLIA - MON­GO­LIA Chin­gun­jav Bork­huu

Quien via­ja por el sis­te­ma mon­ta­ño­so de Khen­tii, al nor­te de Mon­go­lia, o por la re­gión que bor­dea el la­go Khuvs­gul (o Ub­su­gul) dis­fru­ta de una gran­dio­sa zo­na de bos­que pri­ma­rio. Es un te­rri­to­rio ape­nas sur­ca­do por ca­mi­nos fo­res­ta­les, don­de po­cos in­ge­nie­ros de mon­tes se ocu­pan de pro­te­ger la bio­di­ver­si­dad, y que im­pre­sio­na por su oro­gra­fía: una ele­va­da me­se­ta es­car­pa­da con una den­sa ve­ge­ta­ción de pí­ceas si­be­ria­nas, pi­nos y aler­ces. “En las mon­ta­ñas de Khen­tii se pue­de ca­bal­gar diez días por los bos­ques sin cru­zar­se con un al­ma”, afir­ma Klaus Sch­midt-Cor­sit­to, in­ge­nie­ro y di­rec­tor de un pro­yec­to apo­ya­do por la So­cie­dad Ale­ma­na pa­ra la Coope­ra­ción In­ter­na­cio­nal (GIZ se­gún sus si­glas en ale­mán).

La es­pe­su­ra de es­ta ma­sa fo­res­tal no es ca­sua­li­dad: cer­ca del 32% de la su­per­fi­cie del bos­que bo­real de co­ní­fe­ras o tai­ga –ca­rac­te­rís­ti­co de la re­gión más sep­ten­trio­nal de la Tie­rra– se ha­lla ofi­cial­men­te en áreas pro­te­gi­das. Por es­tos di­la­ta­dos es­pa­cios va­gan ani­ma­les sal­va­jes, co­mo osos par­dos, al­ces y cier­vos co­mu­nes. Pe­ro es­ta ima­gen idí­li­ca es en­ga­ño­sa. Ca­da año la re­gión bos­co­sa de Mon­go­lia re­tro­ce­de al­re­de­dor de 26.000 hec­tá­reas, so­bre todo, por el ca­len­ta­mien­to glo­bal. El au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra me­dia en la tai­ga en los úl­ti­mos 70 años su­peró los dos gra­dos cen­tí­gra­dos, so­bre­pa­san­do con cre­ces el in­cre­men­to pro­me­dio a es­ca­la mun­dial. En el ex­tre­mo sur de la tai­ga, las llu­vias son ca­da vez me­nos co­pio­sas. Una con­se­cuen­cia de la dis­mi­nu­ción de las pre- ci­pi­ta­cio­nes es que las plán­tu­las jó­ve­nes ape­nas lo­gran desa­rro­llar­se y se mar­chi­tan pre­ma­tu­ra­men­te. Así, la fron­te­ra me­ri­dio­nal de la tai­ga se des­pla­za in­ce­san­te­men­te ha­cia el nor­te de­bi­do a la pro­gre­si­va se­quía. La po­bla­ción lo­cal tam­bién con­tri­bu­ye a agra­var el pro­ce­so: mu­chos pas­to­res de­jan pas­tar en los lin­des del bos­que a sus re­ba­ños de ca­bras y va­cas, que de­vo­ran las plan­tas y bro­tes tier­nos. Los in­cen­dios fo­res­ta­les pro­vo­ca­dos se pro­pa­gan sin con­trol, al igual que se pro­du­ce la ta­la de una enor­me can­ti­dad de ár­bo­les. “Pa­ra que el sis­te­ma bio­ló­gi­co sea sos­te­ni­ble, la ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos ma­de­re­ros de­be­ría li­mi­tar­se a no más del 10% de los ár­bo­les ap­tos pa­ra la ta­la en un pe­rio­do de unos diez años, y dis­tri­buir es­ta ta­la de for­ma equi­li­bra­da por la su­per­fi­cie bos­co­sa”, ex­pli­ca Sch­midt-Cor­sit­to. Pe­ro en lu­gar de ex­plo­tar la ma­de­ra por de­ba­jo del lí­mi­te de re­no­va­ción ca­da vez se des­mon­tan más las zo­nas co­lin­dan­tes del bos­que pa­ra am­pliar la fron­te­ra agrí­co­la. Has­ta que ya no re­to­ña nin­gún ar­bo­li­to. Hay otra ra­zón pa­ra ex­pli­car el au­men­to de la se­quía: la mi­ne­ría in­dus­trial, un sec­tor po­ten­te que ha di­na­mi­za­do el boom de la eco­no­mía mon­go­la. Mu­chas em­pre­sas au­rí­fe­ras pre­ci­san gran­des can­ti­da­des de agua en los la­va­de­ros de oro. Co­mo en es­te pro­ce­so se eva­po­ra una pro­por­ción ele­va­da de es­ta agua, al fi­nal so­lo re­vier­te a los ríos en torno al 80% de la que se ex­trae. En cuan­to a la con­ser­va­ción de los bos­ques, Mon­go­lia po­see una le­gis­la­ción avan­za­da. El Par­la­men­to y el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am-

bien­te han re­for­ma­do la Ley Fo­res­tal y la de Ges­tión Am­bien­tal. Ade­más, se ha ela­bo­ra­do un plan na­cio­nal de adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co. El pro­ble­ma es que las le­yes no se pue­den apli­car en mu­chos ca­sos por la fal­ta de pro­fe­sio­na­les cua­li­fi­ca­dos en tec­no­lo­gía am­bien­tal y fo­res­tal. Es­ta ca­ren­cia es la que tra­ta de pa­liar el pro­yec­to “Bio­di­ver­si­dad y adap­ta­ción de eco­sis­te­mas fo­res­ta­les cla­ve al cam­bio cli­má­ti­co”. Co­mi­sio­na­da por el Mi­nis­te­rio Fe­de­ral de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca y De­sa­rro­llo de Ale­ma­nia, la GIZ apo­ya a las au­to­ri­da­des mon­go­las pa­ra afron­tar el re­to de es­ta­bi­li­zar sus ma­sas fo­res­ta­les. Su pri­me­ra ta­rea es eva­luar in si­tu las ne­ce­si­da­des. Pa­ra una ges­tión sos­te­ni­ble de los mon­tes de ta­la en Mon­go­lia, con una su­per­fi­cie fo­res­tal del ta­ma­ño de Bél­gi­ca, se pre­ci­san al me­nos 2.700 es­pe­cia­lis­tas fo­res­ta­les. Es­tos pro­fe­sio­na­les no pue­den abar­car to­das las la­bo­res de ins­truc­ción y adies­tra­mien­to de la mano de obra lo­cal, y pa­ra fa­ci­li­tar es­ta for­ma­ción ela­bo­ran ma­te­rial di­dác­ti­co e ins­tru­yen a los pro­fe­so­res es­pe­cia­lis­tas en sil­vi­cul­tu­ra. El ob­je­ti­vo es la trans­fe­ren­cia de Know-how, es de­cir, co­no­ci­mien­tos fun­da­men­ta­les pre­exis- ten­tes, no siem­pre aca­dé­mi­cos: “Que­re­mos im­pul­sar las sie­te es­cue­las de in­ge­nie­ros de mon­tes pa­ra que en el fu­tu­ro pue­dan for­mar a sus pro­pios tra­ba­ja­do­res fo­res­ta­les cua­li­fi­ca­dos”, afir­ma Sch­midt-Cor­sit­to. El plan de es­tu­dios in­clui­rá as­pec­tos prác­ti­cos: có­mo plan­tar ár­bo­les jó­ve­nes en los vi­ve­ros, cuán­tos con­vie­ne ta­lar por hec­tá­rea pa­ra que no se su­pere el lí­mi­te de re­no­va­ción... Com­ple­ta­da la for­ma­ción, Mon­go­lia es­ta­ría en con­di­cio­nes de cu­brir la de­man­da ma­de­re­ra con ma­te­ria pri­ma de pro­ce­den­cia le­gal. .

SON NE­CE­SA­RIOS AL ME­NOS: 2.700 PRO­FE­SIO­NA­LES

FO­RES­TA­LES CUA­LI­FI­CA­DOS PA­RA SAL­VAR LOS BOS­QUES

DE TAI­GA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.