Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL - Ju­lián Due­ñas G E O.

qui­zá ya lo sa­bía, pe­ro por si no es así, se lo cuen­to: el lo­bo ha re­gre­sa­do a la pro­vin­cia de Gua­da­la­ja­ra. Des­co­noz­co si el te­ma le de­ja frío o si, por el con­tra­rio, tie­ne una opi­nión for­ma­da al res­pec­to. Qui­zá in­clu­so co­no­ce –por ra­zo­nes sen­ti­men­ta­les, geo­grá­fi­cas o la­bo­ra­les– la tras­cen­den­cia del asun­to y sus múl­ti­ples aris­tas. Coin­ci­di­rá con­mi­go en que, a prio­ri, una no­ti­cia co­mo es­ta de­be­ría ser bien re­ci­bi­da por to­dos los es­ta­men­tos so­cia­les. Al fin y al ca­bo, que un ani­mal tan ex­tra­or­di­na­rio co­mo el lo­bo ibé­ri­co re­cu­pe­re el te­rreno que aban­do­nó ha­ce ya más de cua­tro dé­ca­das es sín­to­ma de que al me­nos en el cam­po de la con­ser­va­ción de las es­pe­cies las co­sas se es­tán ha­cien­do bien. Pe­ro por po­co que us­ted es­té in­for­ma­do sa­brá que no es así, que no todo el mun­do es­tá de acuer­do, que la pre­sen­cia del de­pre­da­dor no es siem­pre bien re­ci­bi­da, en es­pe­cial si la zo­na cuen­ta con una ex­ten­sa ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra. No es pa­ra me­nos. Se­gún los úl­ti­mos da­tos re­co­gi­dos has­ta el mes de sep­tiem­bre de 2013, en la pro­vin­cia de Gua­da­la­ja­ra se con­ta­bi­li­za­ron 16 ata­ques de lo­bo, con un to­tal de 29 ove­jas, 11 ter­ne­ros y 2 va­cas muer­tas. Las par­ti­das eco­nó­mi­cas que la ad­mi­nis­tra­ción ha­bi­li­ta pa­ra es­tos ca­sos, así co­mo las sub­ven­cio­nes des­ti­na­das a la ins­ta­la­ción de va­llas eléc­tri­cas y el fo­men­to del uso de pe­rros mas­ti­nes en­tre los ga­na­de­ros, no ter­mi­nan de lle­gar a los afec­ta­dos, por lo que, vis­to así, a te­nor de los da­tos y los he­chos, re­sul­ta di­fí­cil con­tem­plar al lo­bo co­mo una fuen­te de be­ne­fi­cios. Y sin em­bar­go lo es. Lo es por­que, de­jan­do a un la­do las le­yen­das ne­gras –uti­li­za­das en mu­chos ca­sos pa­ra jus­ti­fi­car un cú­mu­lo de des­gra­cias ya exis­ten­tes en los lu­ga­res, por lo ge­ne­ral des­po­bla­dos y deprimidos, don­de el cá­ni­do se asien­ta–, el lo­bo se en­cuen­tra, des­de un pun­to de vis­ta eco­ló­gi­co, en la cús­pi­de de la ca­de­na ali­men­ta­ria. Lo que pa­ra una men­ta­li­dad ur­ba­na pue­de re­sul­tar in­tras­cen­den­te, tie­ne enor­mes re­per­cu­sio­nes tan­to en la se­lec­ción ge­né­ti­ca de las es­pe­cies pre­da­das co­mo en la dis­mi­nu­ción de pe­que­ños car­ní­vo­ros opor­tu­nis­tas, léa­se el zo­rro. Pe­ro tam­bién ge­ne­ra, y es­to es in­tere­san­te, lo que se co­no­ce co­mo fear eco­logy, o eco­lo­gía del mie­do, que no es otra co­sa que la cons­ta­ta­ción de un sim­ple he­cho: la pre­sen­cia del lo­bo ge­ne­ra un es­trés de tal mag­ni­tud en el res­to de un­gu­la­dos sil­ves­tres que les obli­ga a re­du­cir sus mo­vi­mien­tos, y con ello los da­ños a los cul­ti­vos y la ve­ge­ta­ción na­tu­ral. Las co­ne­xio­nes be­ne­fi­cio­sas sur­gen pues en to­das di­rec­cio­nes. Un ejem­plo: la re­in­tro­duc­ción del lo­bo en Ye­llows­to­ne (Es­ta­dos Uni­dos) fa­vo­re­ció a todo el eco­sis­te­ma: al man­te­ner con­tro­la­da la po­bla­ción de al­ces, la ve­ge­ta­ción de las ve­re­das de los ríos me­jo­ró, lo que a su vez fa­vo­re­ció el há­bi­tat de nu­trias y pe­ces, que a su vez son ali­men­to de aves y osos. Y to­dos con­ten­tos. Por eso, a fal­ta de al­ces en Gua­da­la­ja­ra, qui­zá de­ba­mos mi­rar al lo­bo des­de otra pers­pec­ti­va y en­ten­der su pre­sen­cia en tér­mi­nos de opor­tu­ni­dad: opor­tu­ni­dad de au­men­tar nues­tro pa­tri­mo­nio na­tu­ral, opor­tu­ni­dad de ge­ne­rar ac­ti­vi­da­des de eco­tu­ris­mo, opor­tu­ni­dad de ser­vir de puen­te pa­ra la ex­pan­sión del cá­ni­do ha­cia el sis­te­ma ibé­ri­co me­ri­dio­nal y opor­tu­ni­dad de ven­der una es­pe­cie tan nues­tra co­mo sím­bo­lo de una “zo­na sal­va­je” a tan so­lo ho­ra y me­dia de Ma­drid.

La pre­sen­cia del lo­bo hay que ver­la co­mo una gran opor­tu­ni­dad: opor­tu­ni­dad de au­men­tar nues­tro pa­tri­mo­nio na­tu­ral, opor­tu­ni­dad de ge­ne­rar ac­ti­vi­da­des de eco­tu­ris­mo, opor­tu­ni­dad de ser­vir de puen­te de la ex­pan­sión del cá­ni­do ha­cia el sis­te­ma ibé­ri­co me­ri­dio­nal y opor­tu­ni­dad de ven­der la es­pe­cie co­mo sím­bo­lo de una “zo­na sal­va­je” a tan so­lo ho­ra y me­dia de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.