Ma­fia

Geo - - GEO -

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . His­to­ria cri­mi­nal: el pri­mer gran con­gre­so de los gáns­te­res en Chica­go

Co­rría 1931 cuan­do en Es­ta­dos Uni­dos se de­cla­ran en quie­bra 2.294 ban­cos y millones de per­so­nas se que­dan sin tra­ba­jo. Los due­ños de las fá­bri­cas ba­jan los suel­dos y los agri­cul­to­res aban­do­nan sus tie­rras por­que las co­se­chas no les dan pa­ra vi­vir. An­te los co­me­do­res so­cia­les se for­man lar­gas co­las de gen­te ham­brien­ta. Des­de ha­ce dos años, la Gran De­pre­sión cas­ti­ga al país, una cri­sis eco­nó­mi­ca de di­men­sio­nes mun­dia­les.

En ma­yo se reúnen en un ho­tel de Chica­go cien­tos de hom­bres con tra­jes ele­gan­tes. Sus ne­go­cios mar­chan vien­to en po­pa. Son an­ti­guos ri­va­les que aho­ra quie­ren fir­mar un pac­to. Sur­ge una es­pe­cie de cár­tel cu­yo ob­je­ti­vo es re­par­tir­se el mer­ca­do y aca­bar con la com­pe­ten­cia, reac­ti­var vie­jos sec­to­res co­mer­cia­les y ex­pan­dir otros nue­vos. Pa­ra ga­nar más di­ne­ro. Lo lo­gra­rán me­dian­te la ex­tor­sión, el con­tra­ban­do de al­cohol, la usura, el en­cu­bri­mien­to de de­li­tos, el trá­fi­co de dro­gas, la pros­ti­tu­ción, los jue­gos de azar ile­ga­les y la ma­ni­pu­la­ción de los sin­di­ca­tos. Sus mé­to­dos: in­ti­mi­da­ción, vio­len­cia y ase­si­na­to.

En Chica­go se dan ci­ta los je­fes de más de 25 ban­das ma­fio­sas nor­te­ame­ri­ca­nas con sus hom­bres de con­fian­za. Ca­da uno do­mi­na el cri­men or­ga­ni­za­do en una me­tró­po­li di­fe­ren­te o en al­gún dis­tri­to de Nue­va York. Su reunión mar­ca el co­mien­zo de una nue­va épo­ca: ya no ha­brá más gue­rra en­tre ellos.

Los je­fes fun­dan la Co­mi­sión, es­pe­cie de con­se­jo de ar­bi­tra­je del ham­pa. Sie­te ca­be­ci­llas del gre­mio vi­gi­la­rán el cum­pli­mien­to de las re­glas y de la paz, me­dia­rán y suavizarán los con­flic­tos en­tre ban­das y, en ca­so de li­ti­gio, lo re­sol­ve­rán me­dian­te un jui­cio.

La Ma­fia es­ta­dou­ni­den­se se do­ta de un di­se­ño em­pre­sa­rial más mo­derno, un mo­de­lo de ne­go­cio idea­do por un hom­bre que se ve co­mo el ge­ren­te de una com­pa­ñía an­tes que co­mo el pa­triar­ca de un clan de gáns­te­res.

Atrás que­dan los tiem­pos de la com­pe­ten­cia ex­ce­si­va. En­tre los millones de in­mi­gran­tes de la Ita­lia pe­nin­su­lar y Si­ci­lia es­ta­ble­ci­dos en Es­ta­dos Uni­dos des­de fi­na­les del si­glo XIX lle­ga­ron mu­chos cri­mi­na­les y ma­fio­sos. Tra­ba­jan por cuen­ta pro­pia o se aso­cian a otras ban­das de en­tre seis y diez miem­bros.

En Nue­va York, don­de ha­cia 1920 vi­vía ca­si un mi­llón de in­mi­gran­tes de ori­gen ita­liano, es­tas ban­das do­mi­na­ban los ba­rrios de Little Italy, Har­lem del Es­te y Wi­lliams­burg; los gáns­te­res ir­lan­de­ses te­nían so­me­ti­do el ba­rrio del West Si­de, en Man­hat­tan, y los cri­mi­na­les ju­díos, el Lo­wer East Si­de.

MUCHOSMIEMBROSQUEFORMARÁN las fi­las del pos­te­rior cár­tel de la Ma­fia pa­sa­ron sus años de apren­di­za­je en es­tos dis­tri­tos. Du­ran­te la Ley Se­ca de 1920 –prohi­bi­ción de fa­bri­car y ven­der be­bi­das con más del 0,5% de al­cohol– los in­te­gran­tes de las ban­das des­ti­la­ban al­cohol y lo dis­tri­buían en el mer­ca­do ne­gro, in­tro­du­cían mer­can­cía de con­tra­ban­do des­de Gran Bre­ta­ña y Ca­na­dá, la­va­ban di­ne­ro ne­gro, so­bor­na­ban a po­li­cías, jue­ces y po­lí­ti­cos co­rrup­tos y com­ba­tían a sus com­pe­ti­do­res. Los cla­nes se con­vir­tie­ron en or­ga­ni­za­cio­nes con ga­nan­cias mi­llo­na­rias.

La ri­va­li­dad en­tre pa­triar­cas per­ju­di­ca­ba los ne­go­cios. Cuan­do en 1930 el ca­be­ci­lla de un clan ita­liano de Har­lem del Es­te se eri­gió en je­fe de los ma­fio­sos de Nue­va York y exi­gió tri­bu­to al res­to, de­cla­ró la gue­rra con­tra otra de las ban­das cu­yo je­fe se ne­gó a pa­gar.

El con­flic­to du­ró año y me­dio y mu­rie­ron unos ca­tor­ce ma­fio­sos, así co­mo un tran­seún­te ajeno a la lu­cha. Ni si­quie­ra so­bre­vi- vió el que se ha­bía au­to­pro­cla­ma­do “je­fe de je­fes”, que mu­rió en abril de 1931, víc­ti­ma de un com­plot ur­di­do por un su­bor­di­na­do.

El ma­qui­na­dor del ase­si­na­to es el jo­ven de 34 años Char­les Lucky Lu­ciano, un ti­po anal­fa­be­to, de sem­blan­te fe­roz y lleno de cicatrices. Lle­gó a Amé­ri­ca con nue­ve años des­de Pa­ler­mo y se ga­nó la vi­da co­mo car­te­ris­ta. Fue de­te­ni­do a me­nu­do por atra­cos a mano armada, po­se­sión de ar­mas, ne­go­cio ilí­ci­to de jue­gos de azar y co­mer­cio de dro­gas, y una vez, con­de­na­do a ocho me­ses de pri­sión.

En el Lo­wer East Si­de tra­ba amis­tad con cri­mi­na­les ju­díos. Lle­ga a la cum­bre co­mo tra­fi­can­te de he­roí­na y se con­vier­te en uno de los hom­bres cla­ve del clan de uno de los dos ca­pos que lu­chan por el po­der en 1930.

A di­fe­ren­cia de su je­fe, arrai­ga­do a las tra­di­cio­nes de la Ma­fia si­ci­lia­na, Lu­ciano cre­ció en Es­ta­dos Uni­dos y se ma­ne­ja en in­glés. Se da cuen­ta de la rui­na que su­po­ne pa­ra los ne­go­cios la cons­tan­te lu­cha en­tre vie­jos pa­triar­cas: las cruen­tas que­re­llas aler­tan a la po­li­cía y la Jus­ti­cia. Ade­más, le irri­ta la opo­si­ción de su pa­triar­ca al trá­fi­co de dro­gas y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.