"Vi­vi­re­mos un po­co más, pe­ro so­bre todo vi­vi­re­mos me­jor"

Ex­per­to en mi­cro­bio­lo­gía, sus es­tu­dios de las bac­te­rias por me­dio del ADN abren vías pa­ra el de­sa­rro­llo de nue­vos fár­ma­cos que me­jo­ra­rán la ca­li­dad de vi­da.

Geo - - GEOENTREVISTA - ALE­JAN­DRO MI­RA

Ale­jan­dro Mi­ra es, ade­más de uno de los cu­rrí­cu­lum más bri­llan­tes y pro­me­te­do­res de la cien­cia es­pa­ño­la, un pio­ne­ro. Y co­mo tal, se aden­tra en te­rre­nos des­co­no­ci­dos en bus­ca de nue­vos mun­dos. Has­ta aho­ra cuen­ta sus in­cur­sio­nes por éxi­tos: a él –y a su equi­po– se de­be el que se­rá el pri­mer yo­gur an­ti­ca­ries del mer­ca­do; tam­bién, ca­si con se­gu­ri­dad, la pri­me­ra le­che de fór­mu­la con con­te­ni­do bac­te­rio­ló­gi­co. Sus in­ves­ti­ga­cio­nes le han lle­va­do a des­cu­brir nue­vos an­ti­bió­ti­cos na­tu­ra­les pro­du­ci­dos por el ser hu­mano, así co­mo al de­sa­rro­llo de un nue­vo mé­to­do pa­ra me­dir el cre­ci­mien­to en tiem­po real de bac­te­rias en ca­té­te­res e im­plan­tes mé­di­cos, lo que su­pon­drá un gran aho­rro eco­nó­mi­co al sis­te­ma de sa­lud.

Dí­ga­me doc­tor Mi­ra, ¿qué es eso de que en nues­tro cuer­po con­vi­ven un gran nú­me­ro de bac­te­rias y que ello guar­da re­la­ción di­rec­ta con nues­tra ca­li­dad de vi­da?

–Nues­tro cuer­po con­tie­ne en­tre 1,5 y 2 ki­lo­gra­mos de bac­te­rias. De he­cho, con­te­ne­mos diez ve­ces más bac­te­rias que cé­lu­las, y sus ge­nes son al me­nos 100 ve­ces más nu­me­ro­sos que el pro- pio ge­no­ma hu­mano. Es­tas bac­te­rias son be­ne­fi­cio­sas y nos ayu­dan a ha­cer la di­ges­tión, evi­tan que se ins­ta­len bac­te­rias que cau­san in­fec­cio­nes, eliminan toxinas, sin­te­ti­zan vi­ta­mi­nas y nu­trien­tes de los que nos ali­men­ta­mos, y re­gu­lan nues­tro sis­te­ma in­mu­ne. Sin ellas, nues­tro cuer­po no fun­cio­na­ría co­rrec­ta­men­te.

Afir­ma us­ted que el ser hu­mano no es un in­di­vi­duo, sino una co­lec­ti­vi­dad, un su­per­or­ga­nis­mo. ¿Es así?

–Creo que ese con­cep­to es real. Al igual que los ri­ño­nes, los ojos o los pul­mo­nes cum­plen su fun­ción, es­tas bac­te­rias tam­bién la cum­plen, co­mo si se tra­ta­ra de un ór­gano más. El pro­ble­ma es que las he­mos ig­no­ra­do du­ran­te mu­cho tiem­po y es­ta­mos per- dien­do mu­chas de ellas an­tes de co­no­cer cuál es su fun­ción.

¿Es es­ta con­vi­ven­cia una sim­ple co­exis­ten­cia?

–Es di­fí­cil que dos or­ga­nis­mos co­exis­tan me­ra­men­te, sin más. Hay un in­ter­cam­bio de fun­cio­nes; es­tas bac­te­rias, por ejem­plo, nos ayu­dan a vi­vir me­jor, y a cam­bio ellas en­cuen­tran tam­bién un si­tio óp­ti­mo pa­ra vi­vir. En­ten­der el cam­bio de esa con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca a la agre­sión que su­po­ne una in­fec­ción es una de las prio­ri­da­des de los bac­te­rió­lo­gos, y el es­tu­dio del ADN es­tá per­mi­tien­do en­ten­der ese sal­to.

Us­ted ha­bla de bac­te­rias bue­nas y ma­las. ¿Qué po­der tie­nen unas y otras?

–Apar­te de las fun­cio­nes que he des­cri­to, las bac­te­rias bue­nas cu­rio­sa­men­te nos pro­te­gen con­tra las ma­las. Por ejem­plo, pro­du­cen an­ti­bió­ti­cos na­tu­ra­les que ma­tan a los pa­tó­ge­nos y ocu­pan el ni­cho im­pi­dien­do que se es­ta­blez­can las bac­te­rias ma­las o vi­ru­len­tas. Sin el de­sa­rro­llo de

ALE­JAN­DRO MI­RA OBRA­DOR

(El­da, Alicante, 1972) es in­ves­ti­ga­dor ti­tu­lar del Cen­tro Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­ción en Sa­lud Pú­bli­ca (CSISP) de la Fun­da­ción FI­SA­BIO, doc­tor en Bio­lo­gía y más­ter en Mi­cro­bio­lo­gía y Evo­lu­ción por la Uni­ver­si­dad de Ox­ford. Es uno de los fun­da­do­res de la Red Na­cio­nal de Ge­nó­mi­ca Bac­te­ria­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.