UN PÁ­JA­RO RE­ZA­GA­DO

Las aves mi­gra­to­rias dis­po­nen an­tes del ali­men­to pa­ra sus po­llue­los. Pe­ro el pa­pa­mos­cas ce­rro­ji­llo no ade­lan­ta su sa­li­da des­de Áfri­ca.

Geo - - MONGOLIA - Mar­tin Meis­ter

Cer­ca de 400 ca­jas-ni­do cuel­gan de vie­jos ro­bles, abe­du­les y pi­nos en Ruis­sa­lo, is­la del mar del Ar­chi­pié­la­go, cer­ca de Tur­ku, en la pun­ta su­roc­ci­den­tal de la cos­ta fin­lan­de­sa. Es­tán lis­tas pa­ra alo­jar al ma­cho del pa­pa­mos­cas ce­rro­ji­llo cuan­do re­tor­na a fi­na­les de abril de sus cuar­te­les de in­ver­na­da en Áfri­ca a su área de re­pro­duc­ción y crian­za en las am­plias re­gio­nes del nor­te eu­ro­peo.

Pe­ro los emi­gran­tes que re­gre­san no pres­tan aten­ción a es­tas ca­ji­tas, afir­ma To­ni Laak­so­nen. “En cam­bio em­pie­zan a lu­char co­mo en­lo­que­ci­dos por con­quis­tar otras”.

Laak­so­nen, ecó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Tur­ku, lle­va años es­tu­dian­do a es­tos ani­ma­les. Re­gis­tra el mo­men­to de su lle­ga­da des­de el sur, el ini­cio de la tem­po­ra­da de re­pro­duc­ción y crian­za, el ta­ma­ño de la ni­da­da y ano­ta el nú­me­ro en el ani­llo su­je­to a las pa­tas de las aves pa­ra iden­ti­fi­car­las. Los da­tos re­co­gi­dos se en­la­zan con se­ries de ob­ser­va­cio­nes rea­li­za­das en Fin­lan­dia que se re­mon­tan 70 años atrás. Ade­más, por ra­zo­nes prác­ti­cas el cien­tí­fi­co con­si­de­ra al pa­pa­mos­cas –de ta­ma­ño si­mi­lar al de las aves de la es­pe­cie pa­ri­dae– un in­tere­san­te ob­je­to de in­ves­ti­ga­ción: es un pá­ja­ro vis­to­so, de plu­ma­je blan­co y ma­rrón os­cu­ro, que se lo­ca­li­za fá­cil­men­te en las ca­se­tas de ani­dar y no es de­ma­sia­do es­pan­ta­di­zo. Por eso, el Fi­ce­du­la hy­po­leu­ca se ha con­ver-

ti­do pa­ra los bió­lo­gos en una es­pe­cie ideal pa­ra sus es­tu­dios so­bre las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co en las po­bla­cio­nes de es­pe­cies de aves mi­gra­to­rias de pe­que­ño ta­ma­ño.

Más de la mi­tad del año, de sep­tiem­bre a mar­zo, el pa­pa­mos­cas ce­rro­ji­llo re­si­de en Áfri­ca, en las sa­ba­nas ar­bo­la­das y bos­ques que pros­pe­ran jun­to a los ríos al sur del Sáhara. En pri­ma­ve­ra, una alar­ma ge­né­ti­ca le avi­sa del mo­men­to pro­pi­cio pa­ra em­pren­der el gran via­je es­ta­cio­nal al nor­te. Las se­ña­les que de­ter­mi­nan la par­ti­da no se pro­du­cen en un in­ter­va­lo tem­po­ral exac­to, sino apro­xi­ma­do. Por otra par­te, las aves re­si­den­tes –es­pe­cies que no rea­li­zan mi­gra­cio­nes es­ta­cio­na­les– de­pen­den de su sen­si­bi­li­dad pa­ra per­ci­bir los cam­bios at­mos­fé­ri­cos. In­tu­yen con una fa­ci­li­dad sor­pren­den­te el mo­men­to opor­tuno pa­ra co­men­zar con el ri­tual del cor­te­jo se­xual du­ran­te el ce­lo y el ini­cio de la pues­ta. Pe­ro los pa­pa­mos­cas ce­rro­ji­llo de Ul­tra­mar no pue­den pre­sen­tir el tiem­po me­teo­ro­ló­gi­co ac­tual en Eu­ro­pa ni, por su­pues­to, el es­ta­do de la ve­ge­ta­ción en ca­da pri­ma­ve­ra.

Es­te pro­nós­ti­co se­ría fun­da­men­tal pa­ra las aves, ya que en al­gu­nas zo­nas de Eu­ro­pa la pri­ma­ve­ra se es­tá ade­lan­tan­do, las ho­jas bro­tan con an­te­la­ción y sus ye­mas tier­nas en­gor­dan rá­pi­da­men­te a los bi­chi­tos que ser­vi­rán de pa­pi­lla ali­men­ti­cia a los po­llue­los de los pa­pa­mos­cas: las oru­gas. Los hue­vos de es­tos bi­chos –lar­vas de le­pi­dóp­te­ros, co­mo el pi­ral del ro­ble y de la en­ci­na o la ma­ri­po­sa de la es­car­cha– eclo­sio­nan en un cor­to es­pa­cio de tiem­po, so­bre todo a fi­na­les de ma­yo. El ar­te de la in­cu­ba­ción de las aves con­sis­te en sa­ber adap­tar la ac­ti­vi­dad vi­tal a los rit­mos de la na­tu­ra­le­za y apro­ve­char el mo­men­to ál­gi­do de ofer­ta de nu­trien­tes.

El or­ni­tó­lo­go ho­lan­dés Ch­ris­tiaan Both ha es­tu­dia­do las con­di­cio­nes del en­torno que in­flu­yen en la fau­na. Se­gún él, los pri­me­ros in­di­vi­duos de la es­pe­cie pa­pa­mos­cas ce­rro­ji­llo que pa­ran en Ho­lan­da a criar a sus pi­cho­nes aún lle­gan a tiem­po de ali­men­tar­se de esa “pa­pi­lla” de gu­sa­nos. En es­te ca­so, las sus­tan­cias nu­tri­ti­vas que apor­tan a sus crías con­tie­nen un 70% de oru­gas, lo que re­du­ce su ta­sa de mor­ta­li­dad. En cam­bio, los pá­ja­ros jó­ve­nes que rom­pen el cas­ca­rón diez días más tar­de so­lo re­ci­ben un 10% de gu­sa­nos, su sa­lud se re­sien­te y la mor­ta­li­dad au­men­ta.

En 20 años, ca­da vez más pro­ge­ni­to­res de pa­pa­mos­cas ce­rro­ji­llo se han ido con­vir­tien­do en la­te birds (aves re­za­ga­das) en los Paí­ses Ba­jos. Y eso pe­se a que, tras el vue­lo mi­gra­to­rio, co­mien­zan la ac­ti­vi­dad re­pro­duc­to­ra en cuan­to su sis­te­ma hor­mo­nal se lo per­mi­te. Des­de ha­ce tiem­po, los pa­pa­mos­cas an­ti­ci­pan su lle­ga­da y ca­da año arri­ban me­dio día an­tes que el año an­te­rior. Sin em­bar­go, los gu­sa­nos han “ma­dru­ga­do” más que ellos: su ci­clo vi­tal se ade­lan­ta tres cuar­tas par­tes de día por año. Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas de­no­mi­nan a es­te fe­nó­meno mis­match (des­ajus­te).

¿Qué su­ce­de en Fin­lan­dia? To­ni Laak­so­nen y sus co­le­gas cons­ta­tan un cua­dro com­ple­jo: des­de ha­ce tiem­po se ob­ser­va que los pri­me­ros pa­pa­mos­cas lle­gan ca­da vez an­tes, atraí­dos por un abril más cá­li­do en paí­ses co­mo Ale­ma­nia, lo que les ani­ma a con­ti­nuar el via­je más rá­pi­do. Así que el pro­gra­ma ge­né­ti­co de mi­gra­ción de Fi­ce­du­la hy­po­leu­ca su­fre ace­le­ra­cio­nes en el tra­yec­to. Sin em­bar­go, el mes de ma­yo en los paí­ses es­can­di­na­vos si­gue sien­do tan fres­co co­mo an­ta­ño y el ade­lan­to de la flo­ra­ción es­tá más con­te­ni­do. No obs­tan­te, has­ta aho­ra no se ha ve­ri­fi­ca­do que es­ta si­tua­ción ha­ya tras­tor­na­do las cos­tum­bres mi­gra­to­rias del pa­pa­mos­cas ce­rro­ji­llo. “La si­tua­ción en Fin­lan­dia es di­fe­ren­te a la de Eu­ro­pa cen­tral”, afir­ma Laak­so­nen. ¿Cuál es el mo­ti­vo? No en­cuen­tra una ex­pli­ca­ción plau­si­ble. “Hay al­go mis­te­rio­so en es­ta ave”. Otro detalle: cuan­do una hem­bra se acer­ca a un ma­cho, és­te ele­va el tono del can­to o re­cla­mo pa­ra con­quis­tar­la. “Lue­go am­bos sal­tan den­tro de la ca­ja ni­do y en­to­nan sus tri­nos”. La re­so­nan­cia acús­ti­ca de­be de te­ner efec­tos em­bria­ga­do­res pa­ra los pro­pios pá­ja­ros can­to­res.

Zo­na de cría del pa­pa­mos­cas ce­rro­ji­llo: hoy (arri­ba) y pre­vi­sión pa­ra fi­na­les del si­glo XXI (aba­jo), se­gún es­tu­dios de ex­per­tos eu­ro­peos y es­ti­ma­cio­nes cli­má­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Dur­ham.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.