EL CA­LOR AFEC­TA A LOS ANI­MA­LES

En el ma­ci­zo de Al­tái cre­cen plan­tas her­bá­ceas que ocul­tan el bo­tín pre­di­lec­to de los hal­co­nes sa­cros, mien­tras el es­pa­cio na­tu­ral don­de ha­bi­tan las ove­jas sal­va­jes ar­ga­li dis­mi­nu­ye ca­da año.

Geo - - RUSIA - Da­nil Lit­vin­tsev

Un ave de co­lor pardo se lan­za ha­cia el sue­lo. Con su pi­co cur­vo atra­pa dos ca­be­zas de ga­lli­na de un pla­to y regresa al ni­do, don­de dos po­llue­los le re­cla­man co­mi­da. Es un hal­cón sa­cre, ave sa­gra­da en la mi­to­lo­gía egip­cia y aún hoy co­di­cia­da por ca­za­do­res de Asia y Orien­te Pró­xi­mo.

Pa­wel Kon­nov, que ha pues­to el re­ci­pien­te con co­mi­da en la jau­la avia­rio, no es ce­tre­ro, sino or­ni­tó­lo­go. Tra­ba­ja pa­ra la su­per­vi­ven­cia de es­ta por­ten­to­sa ave en la es­ta­ción de cría de ani­ma­les sil­ves­tres Al­tai Fal­con, en la ciu­dad si­be­ria­na de Bar­naul. La prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta del pro­yec­to es una hem­bra de hal­cón que ali­men­ta a po­llue­los aje­nos, al tiem­po que a los pro­pios. Un año trans­cu­rre des­de que las bo­li­tas de plu­mas sa­li­das del cas­ca­rón se con­vier­tan en aves adul­tas y há­bi­les ca­za­do­ras, tan adap­ta­das al ca­lor del de­sier­to co­mo al frío si­be­riano. En­ton­ces es­ta­rán lis­tas pa­ra ser re­in­tro­du­ci­das en la na­tu­ra­le­za. Ya en li­ber­tad per­se­gui­rán a sus pre­sas –gran­des roe­do­res y otras aves–, y se lan­za­rán en pi­ca­do so­bre el bo­tín des­de las al­tu­ras a más de 200 ki­ló­me­tros por ho­ra:

Fal­co che­rrug es una de las aves más ve­lo­ces de la Tie­rra. Y de las más ra­ras. En las úl­ti­mas dos dé­ca­das la po­bla­ción de hal­co­nes sa­cre se ha re­du­ci­do un 50% en el mun­do. En la ac­tua­li­dad su cen­so no su­pera las 15.000 pa­re­jas re­pro­duc­to­ras. Es­te re­tro­ce­so en Si­be­ria se atri­bu­ye a la pro­pa­ga­ción de plan­tas en apa­rien­cia inofen­si­vas: las hier­bas. “Ha­ce unos diez años los pas­tos co­men­za­ron

a pro­li­fe­rar en al­gu­nos va­lles mon­ta­ño­sos”, co­men­ta Ta­tia­na Jas­hi­na, di­rec­to­ra de la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en la Re­ser­va Na­tu­ral de Ka­tun, en las tie­rras al­tas de Al­tái, 500 ki­ló­me­tros al su­r­es­te de Bar­naul. Los hal­co­nes sa­cros rehú­yen lu­ga­res así, por­que don­de cre­ce la al­ta ve­ge­ta­ción las aves ra­pa­ces tie­nen di­fi­cul­tad pa­ra de­tec­tar roe­do­res, uno de sus ali­men­tos pre­di­lec­tos. “Co­mo con­se­cuen­cia del cam­bio cli­má­ti­co ca­da vez se ex­tien­de más rá­pi­do un man­to ver­de so­bre las tie­rras del ma­ci­zo de Al­tái”. En me­nos de 50 años, se han de­rre­ti­do 77 pe­que­ños gla­cia­res. Ca­da vez son más fre­cuen­tes las se­quías, las llu­vias to­rren­cia­les y los in­cen­dios fo­res­ta­les. Y las tem­pe­ra­tu­ras me­dias anua­les au­men­tan: en los úl­ti­mos 50 años, 1,2 gra­dos cen­tí­gra­dos en las tie­rras al­tas, y 3,5 gra­dos en los va­lles. Des­de 2004 la Re­ser­va Na­tu­ral de Ka­tun par­ti­ci­pa en el pro­yec­to in­ter­na­cio­nal GLO­RIA, coor­di­na­do por la Uni­ver­si­dad de Vie­na, que ha­ce un se­gui­mien­to de los sis­te­mas al­pi­nos y los efec­tos del ca­len­ta­mien­to glo­bal en la flo­ra pla­ne­ta­ria. “El au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras ame­na­za a las plan­tas de al­ta mon­ta­ña adap­ta­das al frío in­ten­so”, con­clu­ye Ta­tia­na Jas­hi­na. La­de­ra aba­jo son des­pla­za­das de la zo­na bos­co­sa por la ve­ge­ta­ción que re­quie­re más ca­lor. A más al­tu­ra tie­nen nue­vos obs­tácu­los: la ma­yo­ría de las cum­bres no su­pera los 3.000 me­tros de al­ti­tud y es­tán ocu­pa­das por pra­de­ras al­pi­nas. Otros ani­ma­les se con­vier­ten en víc­ti­mas po­ten­cia­les del cam­bio cli­má­ti­co: al­gu­nos un­gu­la­dos, por ejem­plo, cer­ca de 4.500 ar­ga­lis que ha­bi­tan las tie­rras fron­te­ri­zas en­tre

Ru­sia, Mon­go­lia, Ka­za­jis­tán y Chi­na. El ar­ga­li, es­pe­cie de ove­ja sal­va­je o mu­flón gran­de, se ali­men­ta de pas­tos al­pi­nos en la es­te­pa fría (tun­dra) a al­ti­tu­des de en­tre 2.200 y 3.500 me­tros. El mu­flón asiá­ti­co evi­ta las pra­de­ras don­de pa­ce el ga­na­do va­cuno, así co­mo el mon­te ba­jo y el ma­to­rral don­de po­dría ser pre­sa de lo­bos y osos. Se­gún los pro­nós­ti­cos, has­ta 2080 el lí­mi­te del bos­que en la cor­di­lle­ra de Al­tái re­tro­ce­de­rá en­tre 50 y 100 me­tros, y en la zo­na de ma­to­rral subal­pino en­tre 100 y 200 me­tros mon­te arri­ba. El há­bi­tat del ar­ga­li se re­du­ci­rá. “El ar­ga­li y el hal­cón sa­cro son ani­ma­les em­ble­má­ti­cos del ma­ci­zo de Al­tái”, afir­ma Ta­tia­na Jas­hi­na. Ha­bría que to­mar me­di­das de pro­tec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.