ÁR­BO­LES CON­TRA LAS CA­TÁS­TRO­FES

Las llu­vias to­rren­cia­les han trans­for­ma­do la­de­ras mon­ta­ño­sas en ava­lan­chas de lo­do y barro. Es ho­ra de apren­der qué con­ven­dría ha­cer en los va­lles en torno a Río de Ja­nei­ro. La his­to­ria nos en­se­ña.

Geo - - BRASIL - Carl D. Goer­de­ler

El ai­re era cá­li­do y fra­gan­te y las go­ti­tas de ro­cío bri­lla­ban so­bre las ho­jas... Con­tem­plar in­sec­tos y pá­ja­ros re­sul­ta­ba fas­ci­nan­te”, es­cri­bía Char­les Dar­win tras su pri­me­ra in­cur­sión en el bos­que tro­pi­cal. Se en­con­tra­ba a dos mi­llas de Río de Ja­nei­ro tran­si­tan­do ha­cia la Flo­res­ta de Ti­ju­ca, un bos­que –hoy par­que na­cio­nal– que per­te­ne­ce al dis­tri­to me­tro­po­li­tano de la ciu­dad. Ha­cia 1832, co­lo­nos fran­ce­ses de la no­ble­za y pro­pie­ta­rios de ha­cien­das ho­lan­de­ses ha­bían co­men­za­do a cul­ti­var ca­fé. Sus es­cla­vos ta­la­ban los bos­ques al­re­de­dor de la ciu­dad pa­ra de­jar el te­rreno ex­pe­di­to a las plan­ta­cio­nes. Ha­cia 1857 un via­je­ro des­cri­be los mon­tes de Ti­ju­ca co­mo un “pai­sa­je ro­co­so es­quil­ma­do y es­té­ril, cu­bier­to de una ra­la ve­ge­ta­ción de he­le­chos y hier­bas de Gui­nea”. Un si­glo y me­dio más tar­de Bra­sil su­fre en la mis­ma sie­rra cos­te­ra, a 50 ki­ló­me­tros del lu- gar re­fe­ri­do por el via­je­ro, el ma­yor desas­tre na­tu­ral por cau­sas me­teo­ro­ló­gi­cas: más de un mi­llar de per­so­nas mue­re en las ria­das y ava­lan­chas de can­tos ro­da­dos y lo­do que pro­vo­ca una tormenta tro­pi­cal. En la no­che del on­ce de enero de 2011, la can­ti­dad de llu­via so­bre la zo­na fue equi­va­len­te a la re­gis­tra­da en Eu­ro­pa cen­tral du­ran­te un año. De las la­de­ras sin ve­ge­ta­ción se des­pren­die­ron millones de to­ne­la­das de tie­rra, que aso­la­ron los es­tre­chos va­lles po­bla­dos y los mu­ni­ci­pios de Te­re­só­po­lis, Nue­va Fri­bur­go y Pe­tró­po­lis. “En­con­tra­mos un col­chón, y de­ba­jo ha­bía un ni­ño...”, re­fie­re Pau­lo Sér­gio Ban­dei­ra.

Es­ta­mos en­tre blo­ques de gra­ni­to, don­de an­tes se al­za­ba la to­rre de la igle­sia de Cam­po Gran­de, arras­tra­da por la ava­lan­cha. Las ex­ca­va­do­ras alla­nan el te­rreno y abren zan­jas pa­ra cons­truir una gran cuen­ca de re­ten­ción de aguas de es­co­rren­tía. ¿Se­rán su­fi­cien­tes es­tos de­pó­si­tos pa­ra es­tan­car el ma­te­rial

arras­tra­do? ¿Bas­ta­rán di­ques, ca­na­les o sis­te­mas de alar­ma pa­ra evi­tar las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les? Ban­dei­ra y su co­le­ga Rai­mun­do Lo­pes, fun­cio­na­rios de la se­cre­ta­ría de Me­dio Am­bien­te en Te­re­só­po­lis, son es­cép­ti­cos. La tra­ge­dia de 2011 po­día ha­ber­se pre­vis­to: las ava­lan­chas de lo­do se pro­du­cen re­gu­lar­men­te en la es­ta­ción de llu­vias. Tam­bién en 2013 ha ha­bi­do 20 muer­tos.

Via­ja­mos al Par­que Na­tu­ral Mu­ni­ci­pal de Mon­tan­has de Te­re­só­po­lis, re­cién inau­gu­ra­do. Des­de la ci­ma se ven las mon­ta­ñas y el área ur­ba­na que se ex­tien­de por los va­lles cer­ca­nos. La con­ser­va­ción de una ba­rre­ra na­tu­ral, co­mo es­te par­que, es un me­dio efi­caz pa­ra evi­tar es­tra­gos. La ca­tás­tro­fe de 2011 pa­re­ce ha­ber mo­vi­do la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de to­mar me­di­das de pre­ven­ción. Por pri­me­ra vez, los res­pon­sa­bles gu­ber­na­men­ta­les re­co­no­cen co­mo una prio­ri­dad la pro­tec­ción de la ciu­da­da­nía fren­te a po­si­bles de­sas­tres na­tu­ra­les. Las au­to­ri­da­des me­dioam­bien­ta­les y nu­me­ro­sas ini­cia­ti­vas ciu­da­da­nas lo­ca­les se coor­di­nan con el mis­mo ob­je­ti­vo. En es­te es­fuer­zo los bra­si­le­ños cuen­tan con el apo­yo de la So­cie­dad Ale­ma­na pa­ra la Coope­ra­ción In­ter­na­cio­nal (GIZ). Se tra­ta de re­co­no­cer el in­cal­cu­la­ble va­lor de un bos­que pri­mi­ge­nio in­tac­to co­mo ba­rre­ra de con­ten­ción y pre­ven­ción de ca­tás­tro­fes cli­má­ti­cas ex­tre­mas, afir­ma In­grid Prem, di­rec­to­ra del Pro­gra­ma de Pro­tec­ción de Bos­ques Tro­pi­ca­les de la GIZ en Bra­sil. Pe­ro las áreas pro­te­gi­das del en­torno de Río de Ja­nei­ro son hoy una mí­ni­ma par­te de la for­ma­ción ve­ge­tal tro­pi­cal que se ex­ten­día en otro tiem­po a lo lar­go del li­to­ral orien­tal de Bra­sil: la Ma­ta Atlán­ti­ca. De es­ta ma­sa fo­res­tal ape­nas se con­ser­va en los 17 Es­ta­dos cos­te­ros el 8% de la su­per­fi­cie ori­gi­nal. Es­tos ves­ti­gios fo­res­ta­les (unos 300.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos) desem­pe­ñan un pa­pel fun­da­men­tal en el ci­clo glo­bal del car­bono, así co­mo en el su­mi­nis­tro de agua po­ta­ble a las ciu­da­des. Mu­chos ha­bi­tan­tes de Río se abas­te­cen de agua del Par­que Na­cio­nal Se­rra dos Ór­gãos, cer­ca de Te­re­só­po­lis. Allí se en­va­sa en bo­te­llas y se co­mer­cia­li­za. La bió­lo­ga Ce­ci­lia Cro­nem­ber­ger de Fa­ria se de­di­ca a es­te ne­go­cio. Es la coor­di­na­do­ra del es­tu­dio in­te­gral so­bre la bio­di­ver­si­dad en el par­que na­cio­nal. Las cum­bres del ma­ci­zo mon­ta­ño­so del par­que ac­túan co­mo una má­qui­na de or­de­ño de las nu­bes. El área pro­te­gi­da es­tá lle­na de vi­da: ca­da cien me­tros de des­ni­vel en al­tu­ra se desa­rro­lla un bio­to­po di­fe­ren­te. Ce­ci­lia y sus co­le­gas se plan­tean pre­gun­tas: ¿cuan­tas es­pe­cies so­bre­vi­ven en una zo­na? ¿Qué ci­clos eco­ló­gi­cos pre­do­mi­nan? ¿Qué efec­tos tie­ne el cam­bio cli­má­ti­co en las di­fe­ren­tes es­pe­cies? ¿Có­mo se pue­de me­dir y qué cos­te su­po­ne? ¿Dón­de se re­co­pi­lan es­tos da­tos pa­ra ser uti­li­za­dos en la to­ma de de­ci­sio­nes de las au­to­ri­da­des na­cio­na­les? Una bue­na ges­tión de los re­cur­sos fo­res­ta­les re­quie­re in­gen­tes me­dios de in­ves­ti­ga­ción, nue­vas so­lu­cio­nes téc­ni­cas y la coope­ra­ción de mu­chos agen­tes. Ce­ci­lia re­bus­ca en su es­cri­to­rio las fo­tos he­chas por las cá­ma­ras-tram­pa que co­lo­ca en lu­ga­res de la jun­gla. Su es­pe­cia­li­dad son los ga­tos mon­te­ses. En el par­que na­cio­nal ha­bi­tan cua­tro fe­li­nos sal­va­jes dis­tin­tos: el pu­ma y tres es­pe­cies de me­nor ta­ma­ño. Ma­ña­na le ayu­da­rán a ras­trear las hue­llas otros dos bió­lo­gos. Pe­ro po­dría llo­ver de nue­vo y eso no fa­ci­li­ta­ría la la­bor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.