¿QUIÉN LE HA IN­VI­TA­DO?

Has­ta aho­ra la exis­ten­cia de las en­fer­me­da­des tro­pi­ca­les se co­no­cía so­bre todo por los re­la­tos de via­je­ros. Con la in­tro­duc­ción del mos­qui­to ti­gre en Eu­ro­pa todo po­dría cam­biar.

Geo - - ITALIA - An­dreas We­ber

El des­cu­bri­mien­to más es­pec­ta­cu­lar de Pao­la An­ge­li­ni tu­vo lu­gar en el apar­ta­men­to de una ami­ga en Bo­lo­nia, de­co­ra­do con plan­tas. En­tre ellas ha­bía un ar­bus­to de bam­bú cu­yas raí­ces sue­len hun­dir­se en agua es­tan­ca­da.

An­ge­li­ni, en­to­mó­lo­ga del Ser­vi­cio de Sa­lud Pú­bli­ca de la re­gión ita­lia­na de Emi­lia Ro­ma­ña, mi­ra­ba el lí­qui­do de la ma­ce­ta. De pron­to se so­bre­sal­tó al ver mo­ver­se unos se­res di­mi­nu­tos con as­pec­to de gu­sano en el agua. “¡Es­tás crian­do mos­qui­tos ti­gre!”, alar­mó a su ami­ga, ig­no­ran­te de que es­tos mos­qui­tos sa­len de unas lar­vas de as­pec­to inofen­si­vo. “¿Esos bi­chos? ¡Pe­ro si no pi­can!”

Pao­la An­ge­li­ni coor­di­na los tra­ba­jos de un gru­po de in­ter­ven­ción que com­ba­te al in­sec­to tro­pi­cal in­tru­so. Ca­da pri­ma­ve­ra ella y sus coegas dis­tri­bu­yen mi­les de “tram­pas pa­ra hue­vos” de mos­qui­to en la lla­nu­ra del río Po con el fin de eva­luar has­ta qué pun­to se han ex­pan­di­do es­tos in­sec­tos. El mos­qui­to ti­gre,

Ae­des al­bo­pic­tus, es ori­gi­na­rio del sud­es­te de Asia, de las zo­nas cá­li­das y hú­me­das de Tai­lan­dia, Viet­nam y Myan­mar. Es una de esas es­pe­cies in­va­so­ras que se ha pro­pa­ga­do por el mun­do con el trans­por­te de per­so­nas y mer­can­cías. Pri­me­ro por Áfri­ca, lue­go por Amé­ri­ca y fi­nal­men­te lle­gó a Eu­ro­pa.

Co­mo aquí los in­vier­nos ca­da vez son más be­nig­nos de­bi­do al cam­bio cli­má­ti­co, el in­sec­to ha so­bre­vi­vi­do y crea­do sus pro­pias po­bla­cio­nes eu­ro­peas. “En Ita­lia de­tec­ta­mos por pri­me­ra vez es­ta es­pe­cie en 1998; es­ta­ba in­fil­tra­da en pe­que­ños res­tos de agua acu--

gó en 2012. Hoy, Ae­des via­ja ha­cia el nor­te so­bre todo por las au­to­pis­tas eu­ro­peas y en bre­ve sal­ta­rá la ba­rre­ra de los Al­pes. Al­gu­nos ejem­pla­res han si­do de­tec­ta­dos en Ale­ma­nia.

En cuan­to se creen las con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles pa­ra su re­pro­duc­ción mer­ced al cons­tan­te au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras, la pre­sen­cia de Ae­des se­rá ha­bi­tual en la vi­da dia­ria: “Mu­chos agen­tes trans­mi­so­res de en­fer­me­da­des per­ma­ne­cen en es­ta­do la­ten­te”. El in­sec­to sor­pren­de con su gran ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción. A di­fe­ren­cia del mos­qui­to trom­pe­te­ro o co­mún ( Cu­lex pi­piens), Ae­des no ne­ce­si­ta pa­ra po­ner sus hue­vos más que un de­pó­si­to de agua mi­núscu­lo, co­mo el pla­to de de­ba­jo de una ma­ce­ta, cual­quier res­qui­cio en la cu­bier­ta de un bar­co o los re­si­duos lí­qui­dos de la ca­na­li­za­ción ur­ba­na. Y los hue­vos re­sis­ten lar­gos pe­rio­dos de se­quía. El in­sec­to re­cién sa­li­do del cas­ca­rón pue­de vo­lar y bus­car su pri­me­ra in­ges­ta de san­gre a unos me­tros de don­de eclo­sio­nó el hue­vo. El ci­clo re­pro­duc­ti­vo pue­de desa­rro­llar­se en una co­ci­na po­co hi­gié­ni­ca. “El mos­qui­to ti­gre es una es­pe­cie ur­ba­na”, afir­ma Pao­la An­ge­li­ni. “No te ator­men­ta cuan­do te tum­bas en un pra­do, sino en las me­tró­po­lis”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.