A BOR­DO TAM­BIÉN HAY DI­VER­SIO­NES PA­RA LAS DOS PE­QUE­ÑAS

Ri­tual a bor­do del Va­ga­bond: pe­sar a las ni­ñas pa­ra ase­gu­rar­se de que cre­cen con nor­ma­li­dad. De­bi­do al frío, su de­man­da de ca­lo­rías es bas­tan­te ele­va­da, por lo tan­to tam­bién las ra­cio­nes que co­men son con­si­de­ra­ble­men­te muy abun­dan­tes.

Geo - - ITALIA -

NIE­BLA, PRE­CI­SA­MEN­TE HOY. Pre­ci­sa­men­te aho­ra. El on­ce de fe­bre­ro, po­co des­pués de las do­ce del me­dio­día, de­be­ría ha­ber sa­li­do de nue­vo el sol. Des­pués de cien días de os­cu­ri­dad po­lar, de­be­ría ha­ber apa­re­ci­do so­bre la ci­ma del gla­ciar, ba­ñan­do con sus ra­yos el fior­do. Así lo cal­cu­la­ron Fran­ce Pin­czon du Sel y Éric Bros­sier con la ayu­da de los da­tos del GPS y de la tra­yec­to­ria so­lar; así se lo con­ta­ron a sus hi­jas Léo­nie, de cua­tro años, y Au­ro­re, de dos.

Pe­ro no. Des­de la ma­dru­ga­da se ex­tien­de el al­go­dón gris de la os­cu­ri­dad por el fior­do Gri­se. Y la fa­mi­lia, a bor­do del bar­co lla­ma­do

Va­ga­bond, atra­pa­do en la ban­qui­sa, ni si­quie­ra pue­de apre­ciar el res­plan­dor ro­sa­do anaran­ja­do en el ho­ri­zon­te que anun­cia con sus vi­vos co­lo­res el gran mo­men­to. ¿Lá­gri­mas en los ojos de las ni­ñas? ¿Los áni­mos de los pa­dres por los sue­los? No, na­da de es­to su­ce­de a bor­do del Va­ga­bond. “Es­pe­ra­re­mos has­ta ma­ña­na y aho­ra sa­li­mos a dar un pa­seo,” pro­po­ne Fran­ce a las ni­ñas, que jue­gan en el ca­ma­ro­te de 25 me­tros cua­dra­dos. Vis­te a sus hi­jas con tres ca­pas de ro­pa in­te­rior, el tra­je de nie­ve, un abri­go adi­cio­nal, guan­tes y bo­tas he­chos de piel de fo­ca, les po­ne lin­ter­nas de ca­be­za, les sube y cie­rra las ca­pu­chas, se echa el fu­sil al hom­bro y sa­le afue­ra, a la ban­qui­sa.

Mien­tras tan­to, Éric ama­sa el pan en la bo­de­ga del bar­co, guar­da los ju­gue­tes, es­cri­be nue­vas en­tra­das en su blog o re­to­ca los apa­ra­tos de la sa­la de má­qui­nas ba­jo cu­bier­ta, los ae­ro­ge­ne­ra­do­res y el tri­neo de mo­tor: todo lo que co­rres­pon­de ha­cer a un pa­dre de fa­mi­lia, a un en­car­ga­do de in­ves­ti­ga­ción y a un ca­pi­tán de ya­te de quin­ce me­tros de es­lo­ra en­ce­rra­do en la ban­qui­sa ca­na­dien­se en el nor­te de la bahía de Baf­fin, a 1.500 ki­ló­me­tros del po­lo Nor­te.

Un día más o me­nos sin la luz del sol, ¿qué im­por­tan­cia tie­ne pa­ra una pa­re­ja que ya ha pa­sa­do sie­te in­vier­nos en el Ár­ti­co y que du­ran­te me­ses vuel­ve a es­tar atra­pa­da por el hie­lo, la nie­ve y la os­cu­ri­dad en su bar­co de ve­la, con las crías aún pe­que­ñas?

El fo­tó­gra­fo Jean Gaumy y yo he­mos que­ri­do co­no­cer a una fa­mi­lia tan pe­cu­liar. Gaumy los vi­si­tó en su bar­co; yo en Bre­ta­ña, don­de Ha­cer un mu­ñe­co de nie­ve en el “jar­dín“es más di­ver­ti­do cuan­do sa­le el sol y en­mar­ca la obra de ar­te. pa­san sus va­ca­cio­nes de ve­rano (¡en no­viem­bre!). Am­bos te­nía­mos las mis­mas pre­gun­tas en la men­te: ¿Có­mo es po­si­ble que una fa­mi­lia fran­ce­sa, acos­tum­bra­do a cli­mas tem­pla­dos, aguan­te tan­to tiem­po en el ex­tre­mo nor­te? ¿Qué les ha lle­va­do has­ta allí? ¿Y có­mo –¡san­to cie­lo!– (so­bre)vi­ven dos ni­ñas pe­que­ñas en las con­di­cio­nes tan ad­ver­sas que ca­rac­te­ri­zan la ban­qui­sa ár­ti­ca?

DOS NI­ÑAS, FRÍO, OS­CU­RI­DAD: ES­TO SE LLA­MA AMOR A LA AVEN­TU­RA

“¿De qué con­di­cio­nes ad­ver­sas me ha­blas?”, di­ce Fran­ce son­rien­do. “Es nor­mal que a par­tir de los 40 gra­dos ba­jo ce­ro uno em­pie­ce a sen­tir­se al­go in­có­mo­do. ¡Pe­ro es­ta mag­ní­fi­ca na­tu­ra­le­za de agua, hie­lo y nie­ve! Es tan her­mo­sa que no nos im­por­ta el frío en ab­so­lu­to.” Tam­bién Éric in­ten­ta dis­per­sar mis du­das: “¿A qué te re­fie­res con os­cu­ri­dad? La luz del nor­te ofre­ce mi­les de ma­ti­ces en­tre cla­ri­dad y os­cu­ri­dad. En lu­gar del sol, aquí bri­llan la lu­na y las es­tre­llas.” Y se en­co­ge de hom­bros. “Era nues­tro sue­ño vi­vir en el Ár­ti­co. Lo he­mos he­cho reali­dad. Todo lo de­más sim­ple­men­te ha sur­gi­do por sí só­lo.”

Pa­ra Fran­ce Pin­czon du Sel el sue­ño empezó en 1999. Na­ci­da en 1970, se gra­duó en la Es­cue­la Su­pe­rior de Be­llas Ar­tes de Mar­se­lla al mis­mo tiem­po que se con­vir­tió en una ex­per­ta na­ve­gan­te pro­fe­sio­nal. En di­ciem­bre de 1999 co­no­ció a Éric Bros­sier du­ran­te el Sa­lón Náu­ti­co de Pa­rís, la fe­ria so­bre bar­cos más gran­de de Fran­cia. Él la con­tra­tó co­mo ayu­dan­te de na­ve­ga­ción pa­ra una ex­pe­di­ción a Groen­lan­dia. Po­co an­tes, el in­ge­nie­ro es­pe­cia­li­za­do en geo­cien­cias ha­bía com­pra­do un pre­cio­so cú­ter de ace­ro de nom­bre Va­ga­bond, bar­co cons­trui­do es­pe­cial­men­te pa­ra na­ve­gar por las zo­nas po­la­res.

“Me enamo­ré de in­me­dia­to de es­te aven­tu­re­ro”, cuen­ta Fran­ce, “aun­que él so­lo te­nía en la ca­be­za su pro­yec­to.” Un pro­yec­to que in­clu­so en el cam­bio de mi­le­nio aún so­na­ba muy van­guar­dis­ta: Éric Bros­sier, más téc­ni­co que teó­ri­co, que­ría con­ver­tir el Va­ga­bond en un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción flo­tan­te en el Ár­ti­co pa­ra geo­cien­tí­fi­cos y cli­ma­tó­lo­gos. Él mis­mo pen­sa­ba ha­cer­se car­go “de to­dos los ser­vi­cios adi­cio­na­les ne­ce­sa­rios pa­ra las ex­pe­di­cio­nes”. Sus fun­cio­nes po­drían ser “ha­cer de con­duc­tor, ho­te­le­ro y por­te­ro, por ejem­plo”.

Me­dio año más tar­de el Va­ga­bond sal­dría de un puer­to en Bre­ta­ña con vul­ca­nó­lo­gos del Ins­ti­tu­to Po­lar Fran­cés a bor­do. Y con la proa car­ga­da has­ta arri­ba con to­ne­la­das de equi­pa­men­to, 2.000 li­tros de car­bu­ran­te y pro­vi­sio­nes de ali­men­tos pa­ra mu­chas se­ma­nas. Du­ran­te me­ses, Bros­sier y Pin­czon du Sel pre­pa­ra­ron jun­tos es­ta ex­pe­di­ción. Pe­ro tu­vie­ron que es­pe­rar a lle­gar a la cos­ta de Groen­lan­dia pa­ra que el ca­pi­tán que­da­ra pren­da­do de su ayu­dan­te. Des­de en­ton­ces na­ve­gan por los ma­res de hie­lo co­mo pa­re­ja. Izan las ve­las rum­bo a Ir­lan­da, de nue­vo a Groen­lan­dia, a la is­la de Spits­ber­gen, uni­dos por su pa­sión por las re­gio­nes más gé­li­das del pla­ne­ta.

En ve­rano de 2002, el Va­ga­bond es el pri­mer bar­co de ve­la que atra­vie­sa el pa­so del No­roes­te, des­de el mar de Ba­rents has­ta el mar de Be­ring, en una so­la tem­po­ra­da. Y jus­to al año si­guien­te, la tri­pu­la­ción lo­gra re­gre­sar por el mis­mo si­tio dan­do la vuel­ta com­ple­ta. Por en­ton­ces, la pa­re­ja de na­ve­gan­tes ha ad­qui­ri­do ya tan­ta fa­ma que su

sue­ño se ha­ce reali­dad: el Ins­ti­tu­to Po­lar Fran­cés en­car­ga al Va­ga

bond la mi­sión de vol­ver a Spits­ber­gen y que­dar­se allí, atra­pa­do en el hie­lo, du­ran­te cua­tro años con­se­cu­ti­vos con sus in­vier­nos, al igual que lo ha­rán más tar­de en el fior­do ca­na­dien­se Gri­se.

Du­ran­te los cor­tos ve­ra­nos, Fran­ce y Éric na­ve­gan con cien­tí­fi­cos bor­dean­do las cos­tas y los ice­bergs, se en­car­gan del fun­cio­na­mien­to de los mo­to­res, los tri­neos y la co­ci­na, ayu­dan a me­dir gla­cia­res u ob­ser­var osos po­la­res y re­co­pi­lan da­tos que ser­vi­rán a los cli­ma­tó­lo­gos pa­ra ex­traer in­di­cios so­bre las cau­sas y con­se­cuen­cias del des­hie­lo ár­ti­co: el gro­sor de la ca­pa de hie­lo, las co­rrien­tes ma­rí­ti­mas, la sa­li­ni­dad del agua. Tam­po­co ol­vi­dan otro tra­ba­jo ex­tra: ha­cer de guar­daes­pal­das. Cuan­do un oso po­lar se acer­ca de­ma­sia­do a un in­ves­ti­ga­dor, hay que ahu­yen­tar­lo con pe­tar­dos o un dis­pa­ro al ai­re del fu­sil que lle­van con­si­go a to­das par­tes.

Du­ran­te los in­vier­nos lar­gos y os­cu­ros, an­clan el bar­co en un fior­do gua­re­ci­do del vien­to y re­co­pi­lan da­tos des­de allí. Ca­da dos o tres se­ma­nas cru­zan el hie­lo has­ta el pue­blo más pró­xi­mo. El res­to del tiem­po se que­dan so­los, sal­vo los en­cuen­tros es­po­rá­di­cos con al­gún oso po­lar. Has­ta que el 27 de fe­bre­ro de 2007 na­ce su hi­ja Léo­nie y via­jan ape­nas diez días a la clí­ni­ca más cer­ca­na, en Trom­sø (No­rue­ga). “Ha­ga ca­so a su ins­tin­to y todo irá bien,” les di­jo la ma­tro­na. Así fue. Año y me­dio des­pués es­pe­ra­ban a su se­gun­da hi­ja, Au­ro­re. En es­te pun­to de la his­to­ria –así lo sa­be ya el ma­tri­mo­nio–, las reac- cio­nes de la ma­yo­ría de los oyen­tes os­ci­lan en­tre la in­cre­du­li­dad y la des­apro­ba­ción: ¿es ne­ce­sa­rio vi­vir con dos be­bés en la ban­qui­sa? ¿No es de­ma­sia­do pe­li­gro­so? O bien: ¡qué irres­pon­sa­bles! ¡Po­bres ni­ñas!

En el fior­do Gri­se, don­de se tras­la­da la fa­mi­lia en el ve­rano del 2011, na­die les po­ne re­pa­ros. De ahí que se sien­tan tan a gus­to en­tre los 150 inuits cu­yas ca­ba­ñas for­man el asen­ta­mien­to más sep­ten­trio­nal de Ca­na­dá. “Pa­ra las fa­mi­lias de allí lo nor­mal es criar a sus hi­jos en el hie­lo”, afir­ma Fran­ce.

La nor­ma­li­dad co­mien­za tras una ex­pe­di­ción de va­rias se­ma­nas por la bahía de Baf­fin, jun­to con unos ex­per­tos en cli­ma­to­lo­gía y unos bió­lo­gos que quie­ren es­tu­diar los so­ni­dos que emi­ten las morsas, in­ves­ti­ga­ción que en­tu­sias­ma a las ni­ñas. Fi­nal­men­te, en sep­tiem­bre, la fa­mi­lia echa el an­cla en un fior­do es­tre­cho, a 50 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia del pue­blo inuit. Po­co des­pués se cie­rra la ca­pa de hie­lo en­ci­ma del fior­do: el bar­co se con­vier­te en una fi­gu­ra de nie­ve.

Pa­ra no es­tar com­ple­ta­men­te per­di­dos en ca­so de pro­du­cir­se un in­cen­dio a bor­do o cual­quier otro contratiempo, Fran­ce y Éric cons­tru­yen un re­fu­gio, don­de tie­nen una es­tu­fa, man­tas, ali­men­tos y un te­lé­fono sa­té­li­te: la di­fe­ren­cia en­tre la vi­da y la muer­te en ca­sos de emer­gen­cia. Com­pran un tri­neo de mo­tor con re­mol­que pa­ra las crías, ade­más de cua­tro pe­rros es­qui­ma­les pa­ra pro­te­ger­se de los osos po­la­res. Y mien­tras Éric se ocu­pa de la ins­ta­la­ción de la es­ta­ción me­teo­ro­ló­gi­ca y po­ne en fun­cio­na­mien­to su red de es­ta­cio­nes, Fran­ce

se en­car­ga de la ma­nu­ten­ción de la pe­que­ña tri­pu­la­ción. Des­de que na­cie­ron las ni­ñas, no hay otro po­si­ble re­par­to de ta­reas.

Pa­ra ob­te­ner agua po­ta­ble, Fran­ce se sir­ve de los gla­cia­res más cer­ca­nos. Al mis­mo tiem­po, ins­ta­la re­des en los agu­je­ros por don­de las fo­cas sa­len a res­pi­rar. Así las ca­za y apro­ve­cha su car­ne pa­ra ali­men­tar a los pe­rros. Y pre­pa­ra jue­gos a las ni­ñas cuan­do su ma­ri­do es­tá de ex­cur­sión por en­car­go de la cien­cia. Den­tro del bar­co las en­tre­tie­ne ha­cien­do re­pos­te­ría o le­yen­do cuen­tos. En el ex­te­rior tie­ne a su dis­po­si­ción todo lo que ofre­ce el lar­go in­vierno: hie­lo pa­ra una pe­que­ña pis­ta de pa­ti­na­je don­de Léo­nie y Au­ro­re in­ten­tan sus pri­me­ros gi­ros, nie­ve pa­ra ti­rar­se en tri­neo por las cues­tas de las mo­rre­nas. Pa­ra el cum­plea­ños de Au­ro­re ins­ta­lan un columpio en el más­til.

Cuan­do des­apa­re­ce el sol es 27 de oc­tu­bre, y con el frío ca­da vez más in­ten­so las ex­cur­sio­nes ape­nas son fac­ti­bles. Hay que es­tar aten­tos cons­tan­te­men­te, uno en­ci­ma del otro siem­pre. ¿No pier­den la pa­cien­cia? ¿No se ago­bian las ni­ñas? “No, ellas ado­ran la os­cu­ri­dad por­que el in­te­rior se ha­ce en­ton­ces es­pe­cial­men­te aco­ge­dor”, afir­ma Fran­ce. “Y Éric lo to­le­ra bien, pues sa­le más a me­nu­do: arre­gla apa­ra­tos o in­ter­pre­ta pa­ra sus clien­tes los úl­ti­mos da­tos so­bre la ban­qui­sa.”

“Es­tos da­tos de­be­rían de­pri­mir­me”, in­te­rrum­pe Éric a su mu­jer. “Nun­ca an­tes la ca­pa de hie­lo ár­ti­ca ha si­do más fi­na y que­bra­di­za que en el ve­rano de 2012. ¡So­lo 3,4 millones de ki­ló­me­tros cua­dra­dos del océano Ár­ti­co es­tán cu­bier­tos por una ca­pa de hie­lo! Es la mi­tad de la su­per­fi­cie que se mi­dió ha­ce 30 años, cuan­do se rea­li­za­ron las pri­me­ras me­di­cio­nes. Es­to no apa­re­cía ni en los peo­res pro­nós­ti­cos cli­má­ti­cos.” Fran­ce con­ti­núa: “Uti­li­zo es­tos re­sul­ta­dos co­mo dis­cul­pa pa­ra mis pe­que­ñas cri­sis. Por­que las ten­go de vez en cuan­do, co­mo cual­quier otra ma­dre a tiem­po com­ple­to”.

Sin ami­gas, sin ci­ne, sin po­si­bi­li­dad de fu­gar­se. ¿Qué ha­ce cuan­do lle­ga la cri­sis? “Pin­to, me tran­qui­li­za”, ex­pli­ca Fran­ce, “y cuan­do es gra­ve, co­jo el fu­sil, bus­co un agu­je­ro de fo­ca en el fior­do y ca­zo. Cuan­do vuel­vo con una bue­na pre­sa, el mun­do no me pa­re­ce tan os­cu­ro.” Ade­más es­tán las sa­li­das al pue­blo, ca­da quin­ce días más o me­nos. Unas dos ho­ras tar­da la fa­mi­lia en lle­gar allí con el tri­neo de mo­tor, un tra­yec­to en­tre hie­los, fo­sas pro­fun­das y re­mo­li­nos de nie­ve. Pe­ro la ca­lu­ro­sa re­cep­ción en el pue­blo com­pen­sa los es­fuer­zos.

Aun así, el tiem­po se ha­ce lar­go sin la luz del sol. El quin­ce de fe­bre­ro de 2012, cua­tro días des­pués de la fe­cha pre­vis­ta, Éric Bros­sier es­cri­be en su blog ca­da vez más im­pa­cien­te: “El sol se ha­ce es­pe­rar aún más. Hoy ca­si sa­lió, las ci­mas de los gla­cia­res a lo le­jos em­pe­za­ron a te­ñir­se de un ro­sa­do te­nue. Pe­ro lue­go vol­vió a nu­blar­se”.

Cua­tro días más tar­de, a me­dio­día, las ni­ñas jue­gan fue­ra con la pe­lo­ta, cuan­do de re­pen­te Léo­nie se pro­te­ge los ojos con la mano. “¿Qué des­lum­bra tan­to?”, ex­cla­ma. Y Au­ro­re res­pon­de: “Es la lu­na, ¡tú ya lo sa­bes!” La ni­ña de ape­nas dos años se ha ol­vi­da­do de la exis­ten­cia del sol tras tan­tos me­ses de au­sen­cia. Co­mo en el Ár­ti­co una bue­na no­ti­cia no sue­le lle­gar so­la, po­co des­pués las ni­ñas ven acer­car­se una ca­ra­va­na de tri­neos que va ha­cia el Va­ga­bond: su abue­la “pos­ti­za” vie­ne a vi­si­tar­les por pri­me­ra vez. Jun­tos dis­fru­tan del pri­mer ba­ño de sol del año, a 40 gra­dos ba­jo ce­ro: un pla­cer es­pe­cial.

Una se­ma­na más tar­de Léo­nie cum­ple cin­co años. Y sus pa­dres le ha­blan por pri­me­ra vez de los cam­bios que ha­brá en su vi­da de aquí en ade­lan­te: la fa­mi­lia se mu­da­rá a un pue­blo inuit pa­ra que la ni­ña pue­da asis­tir a la es­cue­la. Sa­ca­rán el bar­co Va­ga­bond del agua a tie­rra fir­me y lle­va­rán una vi­da se­den­ta­ria, al me­nos du­ran­te el in­vierno. “Cuan­do es­tá­ba­mos los dos so­los, siem­pre dis­fru­tá­ba­mos mu­cho de la so­le­dad”, afir­ma Fran­ce. “Pe­ro pa­ra las ne­nas ha lle­ga­do el mo­men­to de vi­vir otra co­sa.” G

Ir a bus­car agua con el pi­cahie­lo: Éric y Fran­ce Bros­sier se sir­ven de los gla­cia­res más cer­ca­nos pa­ra con­se­guir agua dul­ce.

Ju­gar, ti­rar, vi­gi­lar: los pe­rros es­qui­ma­les ca­na­dien­ses for­man par­te de la fa­mi­lia y pro­te­gen a pa­dres e hi­jas de los osos po­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.