DES­DE SU DES­TE­TE, LOS MAS­TI­NES SE CRÍAN CON EL RE­BA­ÑO QUE VAN A PRO­TE­GER

JUAN ES CA­PAZ DE LEER EN LOS OJOS DE SUS PE­RROS SI LOS LO­BOS AN­DAN CER­CA

Geo - - COMPROMISO VERDE -

PUE­BLOS RE­MO­TOS DE ar­qui­tec­tu­ra ne­gra, lar­gos in­vier­nos de tem­pe­ra­tu­ras ba­jo ce­ro, pai­sa­jes des­po­bla­dos y mon­tes re­ple­tos de cor­zos. Así es el no­roes­te de la pro­vin­cia de Gua­da­la­ja­ra, una zo­na pro­te­gi­da en la ac­tua­li­dad por el Par­que Na­tu­ral de la Sie­rra Nor­te, don­de se en­cuen­tra el ha­ye­do de la Te­je­ra Ne­gra, el más me­ri­dio­nal de nues­tro país, un bos­que hú­me­do des­ga­ja­do de la cor­di­lle­ra Can­tá­bri­ca que sur­ge por sor­pre­sa en el cen­tro de Es­pa­ña. Así es la pro­vin­cia de Gua­da­la­ja­ra. A pe­sar de su pro­xi­mi­dad a Ma­drid, el des­po­bla­mien­to ru­ral, los mon­tes fra­go­sos y so­li­ta­rios y la gran ri­que­za ani­mal son par­te de su esen­cia.

A los na­tu­ra­lis­tas que he­mos re­co­rri­do es­tos pa­ra­jes des­de ha­ce dé­ca­das, siem­pre nos ha pa­re­ci­do que las in­hós­pi­tas la­de­ras de pi­za­rra, los ás­pe­ros bre­za­les y las pa­ra­me­ras de­sier­tas –tan pa­re­ci­das a los mon­tes za­mo­ra­nos o las mon­ta­ñas can­tá­bri­cas– cons­ti­tu­yen el pro­to­ti­po del pai­sa­je lo­be­ro.

Sin em­bar­go, los lo­bos han es­ta­do au­sen­tes de es­tas tie­rras du­ran­te mu­chas dé­ca­das. En el si­glo XX, la úl­ti­ma ca­ma­da que se re­cuer­da en la pro­vin­cia da­ta de los años cin­cuen­ta, una épo­ca de fe­roz per­se­cu­ción de es­te ma­mí­fe­ro car­ní­vo­ro, eli­mi­na­do de nues­tros mon­tes con to­dos los me­dios dis­po­ni­bles, in­clu­yen­do por su­pues­to la es­tric­ni­na, que es­tu­vo a pun­to de bo­rrar­lo de la geo­gra­fía es­pa­ño­la al igual que a va­rias es­pe­cies de ra­pa­ces. En la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, la pre­sen­cia del lo­bo ha si­do es­po­rá­di­ca, con al­gún ejem­plar que se ma­ta­ba de cien­to en vien­to en las ba­ti­das de ja­ba­lí y por el que los ca­za­do­res y ga­na­de­ros lo­ca­les mos­tra­ban ex­tra­ñe­za y cu­rio­si­dad al ha­ber per­di­do ya la me­mo­ria de la es­pe­cie Ca­nis lu­pus.

Pe­ro nues­tra re­la­ción con los lo­bos empezó a cam­biar a fi­na­les del si­glo XX, la per­se­cu­ción im­pla­ca­ble se fue re­du­cien­do y los lo­bos cas­te­llano-leo­ne­ses se ex­pan­die­ron ha­cia el sur y atra­ve­sa­ron el río Due­ro con el cam­bio de si­glo. En el año 2000, se ma­ta ile­gal­men­te un lo­bo en­tre Col­me­nar de la Sie­rra y Co­rra­le­jo, en el ex­tre­mo no­roc­ci­den­tal de Gua­da­la­ja­ra, pe­ro al con­tra­rio que otras ve­ces, que pa­sa­ban años des­de la muer­te de un lo­bo has­ta que otro ocu­pa­ba su lu­gar, en es­te ca­so pron­to apa­re­cie­ron otros, y la es­pe­cie man­tu­vo su pre­sen­cia en­tre Atien­za y Sigüenza y tam­bién en las pro­xi­mi­da­des de Molina de Aragón, al su­r­es­te de la pro­vin­cia, ya en las pro­xi­mi­da­des del Al­to Ta­jo. Ha­bía co­men­za­do la re­co­lo­ni­za­ción de la pro­vin­cia de Gua­da­la­ja­ra. En los dos años si­guien­tes los avis­ta­mien­tos y los da­ños se ex­ten­die­ron por gran par­te de la pro­vin­cia e in­clu­so la re­ba­sa­ron, y en 2002 lle­ga­mos a de­tec­tar su pre­sen­cia en las pro­vin­cias de Cuen­ca, Te­ruel y Za­ra­go­za, en lo que pa­re­cía el anun­cio de una ra­pi­dí­si­ma re­co­lo­ni­za­ción lo­bu­na del Sis­te­ma Ibé­ri­co.

Pe­ro tal re­co­lo­ni­za­ción nun­ca se pro­du­jo. Por el con­tra­rio, a par­tir de 2003, los lo­bos, tal co­mo ha­bían ve­ni­do, fue­ron des­apa­re­cien­do de Gua­da­la­ja­ra, y ex­cep­tuan­do dos ejem­pla­res que se es­ta­ble­cie­ron du­ran­te un año en los al­re­de­do­res de Sae­li­ces de la Sal, la cal­ma chi­cha se adue­ñó de la pro­vin­cia has­ta el año 2007.

En esos años, la po­bla­ción de lo­bos se ha­bía ido con­so­li­dan­do en el su­r­es­te de Se­go­via, so­bre todo en las pa­ra­me­ras de tie­rras ro­jas y en las mon­ta­ñas cu­bier­tas de me­lo­ja­res de los al­re­de­do­res de Ria­za. Inevi­ta­ble­men­te, en 2007, los lo­bos re­apa­re­cen por el ex­tre­mo no­roc-

ci­den­tal de Gua­da­la­ja­ra, en las pro­xi­mi­da­des del ha­ye­do de la Te­je­ra Ne­gra, y a par­tir de 2008 se for­ma una ma­na­da que ha per­ma­ne­ci­do en la zo­na al me­nos has­ta 2012. En 2011 y 2012 hay in­di­cios de una se­gun­da ma­na­da en el no­roes­te de Gua­da­la­ja­ra, for­man­do un nú­cleo pe­que­ño pe­ro apa­ren­te­men­te es­ta­ble, y lo que es más im­por­tan­te, en con­ti­nui­dad con las po­bla­cio­nes lo­be­ras de Se­go­via y del res­to de Cas­ti­lla y León. Es­to nos ha­ce ver su fu­tu­ro con cier­to op­ti­mis­mo.

PE­RO CON LOS LO­BOS HAN APA­RE­CI­DO tam­bién los da­ños a los re­ba­ños, la zo­zo­bra de los ga­na­de­ros an­te la ame­na­za del de­pre­da­dor y el con­flic­to so­cial que con­lle­va la apa­ri­ción del lo­bo en zo­nas don­de es­ta­ba au­sen­te. Es­tos pro­ble­mas que­dan en par­te com­pen­sa­dos por el pa­go de los da­ños por par­te de la ad­mi­nis­tra­ción re­gio­nal. Y la con­jun­ción de lo­bos y ga­na­do ha de­vuel­to a los cam­pos de Gua­da­la­ja­ra una ra­za de pe­rro que es­ta­ba ca­si ol­vi­da­da. Se tra­ta del mas­tín, el me­jor alia­do del ga­na­de­ro pa­ra ha­cer fren­te a los ata­ques de los lo­bos. La ad­mi­nis­tra­ción de Cas­ti­lla-La Man­cha ha fo­men­ta­do el em­pleo de mas­ti­nes, y en­tre los pro­gra­mas que ha sub­ven­cio­na­do fi­gu­ra la in­tro­duc­ción de ca­cho­rros pro­ce­den­tes de las tie­rras al­tas de León, don­de nun­ca han fal­ta­do lo­bos y los mas­ti­nes han acom­pa­ña­do du­ran­te si­glos a los pas­to­res. Pe­ro el uso de mas­ti­nes exi­ge una téc­ni­ca es­pe­cial. Des­de su des­te­te a los dos me­ses, de­ben criar­se con los re­ba­ños que van a pro­te­ger, y así, los mas­ti­nes aca­ban cre­yén­do­se ove­jas y las ove­jas con­si­de­ran a los pe­rros co­mo uno de los su­yos. Al­gu­nos ga­na­de­ros de Gua­da­la­ja­ra han al­can­za­do la maes­tría en el uso de los mas­ti­nes. Es­te es el ca­so de Juan Are­nas, que ha con­se­gui­do que sus ex­ce­len­tes pe­rros pro­te­jan a su re­ba­ño de más de mil ove­jas cuan­do duer­me a la in­tem­pe­rie en pleno te­rri­to­rio de lo­bos en las pro­xi­mi­da­des del ha­ye­do de Te­je­ra Ne­gra. Es­te ga­na­de­ro em­ble­má­ti­co del no­roes­te de Gua­da­la­ja­ra co­no­ce el al­ma de los mas­ti­nes, sa­be có­mo tra­tar­los pa­ra con­se­guir su má­xi­mo ren­di­mien­to, tie­ne buen cui­da­do en evi­tar la en­do­ga­mia en­tre sus pe­rros y ayu­da a los ga­na­de­ros ve­ci­nos a cons­truir su pro­pia ca­ba­ña de mas­ti­nes. Juan es ca­paz de leer en la mi­ra­da de sus pe­rros y en la ac­ti­tud de sus ove­jas si los lo­bos me­ro­dean por la zo­na o se en­cuen­tran le­jos, y cons­ti­tu­ye una ayu­da im­pres­cin­di­ble pa­ra los bió­lo­gos que nos de­di­ca­mos al es­tu­dio del lo­bo en la pro­vin­cia.

En 2010 y 2011, en un pro­yec­to aus­pi­cia­do por la Ad­mi­nis­tra­ción de Me­dio Am­bien­te de Gua­da­la­ja­ra, mar­ca­mos con un ra­dio-co­llar a una lo­ba re­pro­duc­to­ra en el Par­que Na­tu­ral de la Sie­rra Nor­te. Las se­ña­les de su co­llar GPS nos re­ve­la­ron sus es­con­di­tes más se­cre­tos y nos per­mi­tie­ron co­no­cer sus an­dan­zas. La pri­me­ra sor­pre­sa fue que la lo­ba –a pe­sar de es­tar ama­man­tan­do a los ca­cho­rros en ve­rano– te­nía un área de cam­peo enor­me, de más de 1.100 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, que se ex­ten­día de oes­te a es­te en­tre el ha­ye­do de la Te­je­ra Ne­gra y Al­co­lea de las Peñas (53 ki­ló­me­tros), y de nor­te a sur en­tre Mon­te­jo de Tier­mes (So­ria) y Val­ver­de de los Arro­yos (25 ki­ló­me­tros).

Pu­di­mos com­pro­bar có­mo la lo­ba es­con­día a sus ca­cho­rros en mon­tes re­cón­di­tos, don­de pa­sa­ban inad­ver­ti­dos a los ca­za­do­res más ave­za­dos. Cuan­do las crías te­nían me­nos de tres me­ses, la lo­ba las tras­la­dó unos sie­te ki­ló­me­tros du­ran­te un via­je noc­turno has­ta unas ove­jas muer­tas de las que se ali­men­ta­ron. Por el ra­dio-co­llar su­pi­mos que la hem­bra per­ma­ne­cía dor­mi­da ca­si todo el día al abri­go de los es­pe­sos pi­na­res, pe­ro que, al caer la os­cu­ri­dad, cuan­do los pas­to­res y los ve­ci­nos de los pue­blos se re­clu­yen en sus ca­sas, co­men­za­ba sus co­rre­rías, que la lle­va­ban a des­pla­zar­se más de 26 ki­ló­me­tros de me­dia ca­da no­che, con un ré­cord de más de 45 en una so­la jor­na­da, de­mos­tran­do que el hom­bre man­da en los cam­pos du­ran­te el día, pe­ro los mon­tes en la no­che per­te­ne­cen al lo­bo.

Los mas­ti­nes in­tro­du­ci­dos en la pro­vin­cia de Gua­da­la­ja­ra pa­ra el cui­da­do de los re­ba­ños pro­ce­den de las tie­rras al­tas de León. Pá­gi­na si­guien­te: el ga­na­de­ro Juan Are­nas, cu­yos pe­rros pro­te­gen un re­ba­ño de más de mil ove­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.