Coim­bra fue cu­na de la pri­me­ra di­nas­tía por­tu­gue­sa

Geo - - PORTUGAL -

COIM­BRA TEM MAIS EN­CAN­TO NA HO­RA DA DES­PE­DI­DA...” La voz diá­fa­na de An­tó­nio Ataí­de des­gra­na las me­lan­có­li­cas es­tro­fas del fa­do al rit­mo de los acor­des de una gui­ta­rra por­tu­gue­sa y otra de Coim­bra, cu­yo ca­be­zal re­ma­ta­do por una lá­gri­ma ne­gra di­ce mu­cho del ca­rác­ter de es­ta mú­si­ca y de las gen­tes que la crea­ron.

Las no­tas re­sue­nan en­tre los mu­ros de À Ca­pe­lla, una pe­que­ña igle­sia del si­glo XIV –Nos­sa Sen­ho­ra da Vi­tó­ria–, si­tua­da en la vie­ja judería de Coim­bra y re­con­ver­ti­da des­de 2003 en tem­plo mu­si­cal pa­ra los aman­tes de un gé­ne­ro que tie­ne en es­ta ciu­dad ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias.

La prin­ci­pal es que, a di­fe­ren­cia de los de Lis­boa, los fa­dos de Coim­bra no pue­den ser in­ter­pre­ta­dos por mu­je­res. En la ciu­dad que­dan ape­nas una vein­te­na de can­tan­tes. Ataí­de, de 44 años, lle­va ac­tuan­do en pú­bli­co des­de los 20 (aun­que en casa ya se lan­za­ba con diez). “El fa­do na­ce del sen­ti­mien­to por la pér­di­da de al­go. El por­tu­gués es me­lan­có­li­co, de­bi­do a que siem­pre tu­vo que via­jar”, ex­pli­ca be­bien­do una co­pa an­tes de su­bir al es­ce­na­rio.

No to­dos sus con­ciu­da­da­nos com­par­ten es­te ai­re de tris­te­za. Unas tre­men­das fa­rras tam­bién han da­do fa­ma a la que fue cu­na de la pri­me­ra di­nas­tía por­tu­gue­sa y ca­pi­tal del país has­ta el si­glo XV. El eje al­re­de­dor del que gi­ra la vi­da de Coim­bra es su uni­ver­si­dad, la más an­ti­gua y du­ran­te lar­gos si­glos la úni­ca del país, y des­de el pa­sa­do ju­nio Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unesco.

Las fies­tas de los 30.000 uni­ver­si­ta­rios (un ter­cio de la po­bla­ción), que con­vi­ven en “re­pú­bli­cas” de nom­bres tan pe­cu­lia­res co­mo “Pa­la­cio de la Lo­cu­ra”, “Ni­do de los Va­gos” o “Re­pú­bli­ca de Ba­co”, sue­len sa­lir­se de lo co­mún. Y una de ellas, la Quei­ma das

Fi­tas, que co­mien­za ca­da pri­mer jue­ves de ma­yo des­de ha­ce más de un si­glo, des­ta­ca so­bre to­das. Los alum­nos de úl­ti­mo cur­so que­man sim­bó­li­ca­men­te las cin­tas con las que se ata­ban los li­bros, de un co­lor dis­tin­to pa­ra ca­da fa­cul­tad. El con­su­mo de al­cohol du­ran­te una de sus rúas se hi­zo acree­dor de una men­ción en el Li­bro Guin­ness de los Ré­cords.

Co­mo sím­bo­lo de su im­por­tan­cia pa­ra Coim­bra, la uni­ver­si­dad co­ro­na el em­pi­na­do cas­co an­ti­guo que se ele­va des­de las ori­llas del río Mondego. Si pa­ra lle­gar a la Sé Vella hay que su­bir 101 es­ca­lo­nes, otros 39 aguar­dan a quien quie­ra al­can­zar la fa­cul­tad de Far­ma­cia. Un ar­chei­ro vi­gi­la la en­tra­da del re­cin­to uni­ver­si­ta­rio. En­tre otras mi­sio­nes, de­be im­pe­dir que na­die cru­ce sus puer­tas con la ca­pa en la mano.

La uni­ver­si­dad se ri­ge por sus pro­pias nor­mas. Co­mo en otros paí­ses, la po­li­cía so­lo pue­de ac­ce­der al cam­pus si lo so­li­ci­ta el rec­tor. Pe­ro aquí per­vi­ve to­da­vía la Guar­da Reial Aca­dé­mi­ca aun­que, por for­tu­na, des­de 1832 ya no fun­cio­na la cár­cel aca­dé­mi­ca. Uno de sus miem­bros, Jo­se de Barros Ta­va­res, de 62 años, se­ña­la que su co­me­ti­do, ade­más de los ce­re­mo­nia­les (cuan­do em­pu­ñan sus se­cu­la­res ala­bar­das), con­sis­te en cui­dar de la se­gu­ri­dad e in­for­mar a los tu­ris­tas, aun­que su prin­ci­pal que­bra­de­ro de ca­be­za son “los guías no ofi­cia­les”.

La jo­ya del re­cin­to es la Bi­blio­te­ca Joa­ni­na, una ver­da­de­ra or­gía del ba­rro­co cons­trui­da por Joao V en el si­glo XVIII con las in­gen­tes ri­que­zas que pro­por­cio­na­ba la co­lo­ni­za­ción de Bra­sil. Más de 70.000 vo­lú­me­nes reunían todo el sa­ber de su tiem­po en los anaque­les, de los que su­ben o ba­jan por las es­ca­le­ras má­gi­cas, que pa­re­cen sus­pen­di­das en el ai­re.

Ade­más de los li­bros, la bi­blio­te­ca tie­ne otros ha­bi­tan­tes: una pe­que­ña co­lo­nia de mur­cié­la­gos que a la caí­da del sol em­pie­zan a so­bre­vo­lar el mo­bi­lia­rio fa­bri­ca­do con ma­de­ra de ja­ca­ran­da, pa­lo ro­sa y ébano de la In­dia. “Siem­pre han es­ta­do aquí. Hay una me­dia do­ce­na. Pro­te­gen los li­bros de los in­sec­tos”, los de­fien­de Jor­ge Jus­to, de 52 años, por­tei­ro des­de 2001, que ca­da tar­de ocul­ta las lu­jo­sas me­sas con tin­te­ros y los va­lio­sos cua­dros ba­jo toa­llas, te­las y pie­les pa­ra pro­te­ger­los de los ex­cre­men­tos de los ma­mí­fe­ros vo­la­do­res que, se­gún el bió­lo­go Jor­ge Pal­mei­rim, son de al me­nos dos es­pe­cies dis­tin­tas.

Si al­go ha dis­tin­gui­do a Por­tu­gal a lo lar­go de la his­to­ria es su vo­ca­ción na­ve­gan­te, pues no se pue­de en­ten­der el país sin aso­mar­se al Atlán­ti­co. En Avei­ro nos to­pa­mos con una de las tan­tas “ve­ne­cias” que hay re­par­ti­das por el mun­do. Du­ran­te si­glos, los por­tu­gue­ses se hi­cie­ron a la mar, des­cu­brie­ron el mun­do pa­ra

Eu­ro­pa y lu­cha­ron, co­mer­cia­ron y pes­ca­ron en to­dos los océa­nos, pe­ro al­gu­nos ma­ri­nos de Avei­ro no tu­vie­ron que ir­se tan le­jos.

La an­cha ría les pro­por­cio­na­ba abun­dan­te pes­ca y mo­liço, unas al­gas em­plea­das co­mo fer­ti­li­zan­te. A su re­co­lec­ción se de­di­ca­ban los pin­to­res­cos bar­cos mo­li­cei­ros, pin­ta­dos de vi­vos co­lo­res y con pa­ne­les en proa y po­pa de­co­ra­dos con es­ce­nas y fra­ses en oca­sio­nes sa­tí­ri­cas o in­clu­so eró­ti­cas. Tam­bién se en­car­ga­ban del trans­por­te de per­so­nas y mer­can­cías.

Con el tiem­po, la acu­mu­la­ción de are­na fue aca­ban­do con la na­ve­ga­ción. Y en los años se­ten­ta tam­bién de­sa­pa­re­ció la in­dus­tria del mo­liço. “Lle­gó a ha­ber un mi­llar de mo­li­cei­ros. Hoy só­lo que­dan 25 o 30”, se la­men­ta Al­fre­do Go­nçal­ves, de 76 años, que pi­lo­ta uno de ellos pa­ra trans­por­tar a tu­ris­tas, la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad de es­tas em­bar­ca­cio­nes apar­te de la re­ga­ta a ve­la que las en­fren­ta una vez al año. Ya só­lo que­da un ar­te­sano que los fa­bri­que, Fe­lis­ber­to Amador, en la cer­ca­na Par­dil­hó.

Mien­tras em­pu­ña el ti­món de un mo­li­cei­ro de ca­tor­ce me­tros de es­lo­ra y cin­co de manga por los ca­na­les de la ciu­dad, Go­nçal­ves pre­su­me de que po­dría ha­cer­lo “con los ojos ce­rra­dos”. Na­ve­gar por la plá­ci­da ría re­sul­ta un jue­go de ni­ños pa­ra es­te ma­ri­ne­ro de ra­za que con quin­ce años se em­bar­có ha­cia Te­rra­no­va y Groen­lan­dia pa­ra pes­car el ba­cal­hau, el rey de la gas­tro­no­mía lu­sa, que “es más ca­ro que la car­ne”, nos re­cuer­da. Du­ran­te dé­ca­das, per­si­guió a los ba­ca­laos por todo el Atlán­ti­co Nor­te, en bar­cos lu­sos o ale­ma­nes. En 1985 re­gre­só a Avei­ro de­jan­do tres hi­jos en tie­rras ger­ma­nas.

En un país pre­do­mi­nan­te­men­te llano y ma­ri­ne­ro, pron­to lla­ma la aten­ción cual­quier mon­ta­ña. Y la Se­rra da Es­tre­la al­ber­ga las ci­mas más al­tas del Por­tu­gal con­ti­nen­tal. Su cús­pi­de, la To­rre, al­can­za los 1.993 me­tros (le aña­die­ron una es­truc­tu­ra ar­ti­fi­cial de sie­te más pa­ra que lle­ga­ra a los 2.000). En­tre es­tos pi­cos na­ce el Mondego, el úni­co río por­tu­gués (to­das las de­más gran­des vías flu­via­les vie­nen de Es­pa­ña) y hay has­ta una es­ta­ción de es­quí.

En sus es­tri­ba­cio­nes orien­ta­les se su­ce­den rús­ti­cas al­deas de gra­ni­to y pi­za­rra, de gran va­lor his­tó­ri­co y ar­qui­tec­tó­ni­co, que des­de los años no­ven­ta han si­do ob­je­to de un pro­gra­ma de res­tau­ra­ción y de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co que las ha res­ca­ta­do de dé­ca­das de aban­dono. Una de ellas, Sor­tel­ha, se en­ca­ja en­tre co­lo­sa­les be­rrue­cos que en al­gu­nos tra­mos re­em­pla­zan a la mu­ra­lla. Belmonte ha re­cu­pe­ra­do su his­tó­ri­ca co­mu­ni­dad ju­día, prohi­bi­da en 1496 y hoy for­ma­da por 300 per­so­nas, que pro­du­ce vi­nos y acei­tes kos­her. Mon­san­to fue dis­tin­gui­da en 1938 co­mo la al­dea más por­tu­gue­sa de Por­tu­gal por su ce­lo en la con­ser­va­ción de las tra­di­cio­nes. Las vi­vien­das ocu­pan los resquicios que les de­jan des­co­mu­na­les pe­ñas­cos –que ha­cen las ve­ces de pa­re­des, sue­lo y has­ta de te­cho– se­gún se as­cien­de por un ce­rro que co­ro­na un castillo inex­pug­na­ble. “Quien con­quis­ta Mon­san­to, con­quis­ta el mun­do”, se de­cía. Pa­re­ce que na­die lo lo­gró.

En la fron­te­ra, a Raia (la Ra­ya), se su­ce­den, uno tras otro, cas­ti­llos y for­ta­le­zas de to­das las épo­cas des­ti­na­das a pro­te­ger­se de un ve­cino po­de­ro­so e his­tó­ri­ca­men­te agre­si­vo. Leo­ne­ses, cas­te­lla­nos y más tar­de es­pa­ño­les gue­rrea­ron con Por­tu­gal des­de su in­de­pen­den­cia en 1143. De he­cho, la úl­ti­ma vez que des­de Ma­drid se es­tu­dió una ac­ción mi­li­tar con­tra Lis­boa fue en 1974, cuan­do un Fran­co ya en las úl­ti­mas se plan­teó in­ter­ve­nir con­tra la triun­fan­te Re­vo­lu­ción de los Cla­ve­les.

La ciu­da­de­la más im­pre­sio­nan­te es la de Al­mei­da, una de las ma­yo­res del mun­do en su gé­ne­ro, obra del pro­lí­fi­co in­ge­nie­ro fran­cés Vau­ban, con for­ma de es­tre­lla de do­ce pun­tas y un pe­rí­me­tro amu­ra­lla­do de dos ki­ló­me­tros y me­dio. So­lo la ex­plo­sión de su pol­vo­rín, que ma­tó a 500 de­fen­so­res, per­mi­tió que la to­ma­ran las tro­pas na­po­leó­ni­cas en 1810 tras un ase­dio de más de 17 días.

Más al sur, el Te­jo, co­mo aquí se lla­ma el Ta­jo, mar­ca el lí­mi­te en­tre la re­gión Cen­tro y el ve­cino Alen­te­jo don­de la Raia pe­ne­tra co­mo una cu­ña es­pa­ño­la en tie­rras lu­sas. Los pue­blos de gra­ni­to se van vien­do sus­tui­tui­dos por otros en­ca­la­dos, an­te cu­ya des­lum­bran­te blan­cu­ra se re­cor­tan las ne­gras ves­ti­men­tas de las an­cia­nas. Y los bos­ques, por dehe­sas de oli­vos y al­cor­no­ques, un ti­po de ex­plo­ta­cio­nes que aquí lla­man mon­ta­dos y don­de Por­tu­gal pro­du­ce más de la mi­tad del cor­cho del mun­do.

En­ca­ra­ma­do en la sie­rra de São Ma­me­de, Mar­vão es tal vez el pue­blo más her­mo­so del re­co­rri­do: me­dia do­ce­na de ca­lle­jas flan­quea­das por ca­so­nas del si­glo XVII abra­za­das por una mu­ra­lla. Son fa­mo­sas sus cas­ta­ñas, aun­que tam­bién vie­ne gen­te de le­jos, in­clu­so de Es­pa­ña, por las olo­ro­sas ho­ga­zas de su pa­na­de­ría.

En Por­ta­le­gre se agol­pan pa­la­cios, igle­sias y con­ven­tos de blan­cos mu­ros en­mar­ca­dos de ocre alen­te­jano y re­ves­ti­dos en su in­te­rior de ta­pi­ces.

A un ti­ro de pie­dra de Ba­da­joz, en El­vas, se al­za uno de los en­tra­ma­dos de­fen­si­vos más po­de­ro­sos del con­ti­nen­te. Fi­nal­men­te ya cer­ca de Évo­ra, el ele­gan­te castillo re­na­cen­tis­ta de Evo­ra­mon­te, de for­mas si­nuo­sas, mi­ra des­de la le­ja­nía ha­cia Olivenza, una lo­ca­li­dad pa­cen­se que Por­tu­gal, en jus­ta con­tra­par­ti­da, nun­ca ha de­ja­do de con­si­de­rar co­mo pro­pia.

La fa­cha­da del Pa­la­cio Du­cal de Vi­la Viço­sa, de 110 me­tros de lar­go, es­tá re­ves­ti­da con el be­llo már­mol ex­traí­do en sus al­re­de­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.