"Con Ma­rrue­cos nos que­da la po­si­bi­li­dad de un fu­tu­ro co­mún"

En su li­bro Sie­te ciu­da­des en Áfri­ca, el es­cri­tor Lo­ren­zo Sil­va em­pren­de un es­pe­ran­za­dor via­je a la me­mo­ria co­mún que com­par­ten es­pa­ño­les y ma­rro­quíes.

Geo - - GEO ENTREVISTA - Ju­lián Due­ñas

El es­tre­cho de Gi­bral­tar no es un ta­bi­que que se­pa­ra una casa de otra casa; es, al con­tra­rio, una puer­ta abier­ta pa­ra po­ner en co­mu­ni­ca­ción dos ha­bi­ta­cio­nes de una mis­ma casa". El es­cri­tor Lo­ren­zo Sil­va se sir­ve de la fra­se del po­lí­ti­co Joa­quín Cos­ta pa­ra ini­ciar Sie­te ciu­da­des en Áfri­ca. His­to­rias del Ma­rrue­cos es­pa­ñol (Fun­da­ción José Ma­nuel La­ra), un li­bro con el que em­pren­de un re­co­rri­do his­tó­ri­co por los años en los que los en­cla­ves de Ceu­ta, La­ra­che, Te­tuán, Xauen, Me­li­lla, Na­dor y Al­hu­ce­mas com­par­tie­ron por úl­ti­ma vez un destino co­mún. Hoy, dos de ellos son es­pa­ño­les y el res­to ma­rro­quíes. Pe­ro si bien es­tán se­pa­ra­dos, aún son mu­chos los la­zos que los unen.

Sin de­ma­go­gia ¿el nor­te de Áfri­ca y la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca son los ex­tre­mos de una mis­ma co­sa?

– No es de­ma­go­gia, es sim­ple geo­gra­fía. Ca­tor­ce ki­ló­me­tros no son na­da. Lo úni­co es que al nor­te del es­tre­cho pe­só más la in­fluen­cia oc­ci­den­tal y al sur la orien­tal, pe­ro am­bas es­tán tam­bién sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te pre­sen­tes en la ori­lla opues­ta.

En 2012 se cum­plió el cen­te­na­rio del tra­ta­do por el cual se es­ta­ble­cía el Pro­tec­to­ra­do his­pano-fran­cés en Ma­rrue­cos. A cien años vis­ta, ¿qué re­fle­xio­nes po­de­mos ex­traer de aquel pe­río­do? –Por un la­do, que los es­pa­ño­les de­ja­mos bas­tan­te que desear a la ho­ra de le­van­tar ac­ta de nues­tros gran­des acon­te­ci­mien­tos co­lec­ti­vos: el Pro­tec­to­ra­do so­bre Ma­rrue­cos fue una em­pre­sa na­cio­nal de enor­me tras­cen­den­cia que los es­pa­ño­les de hoy ig­no­ran por­que ape­nas se nos ha con­ta­do. Por otro, una pa­ra­do­ja: un país tra­ta de in­fluir en el cur­so de la his­to­ria de otro, pro­te­gién­do­le, y re­sul­ta que el efec­to de­ci­si­vo, y dra­má­ti­co, se pro­du­ce en el país "pro­tec­tor".

¿A qué pue­de de­ber­se ese des­co­no­ci­mien­to ac­tual? –Ne­gli­gen­cia de to­dos. De los his­to­ria­do­res (due­le lo po­co que lo han es­tu­dia­do, sal­vo ex­cep­cio­nes), de los es­cri­to­res (la ma­yo­ría bur­gue­ses, y por tan­to exen­tos de ir al fren­te) y de unos po­lí­ti­cos siem­pre mio­pes res­pec­to del nor­te de Áfri­ca, cuan­do no in­tere­sa­dos en ocul­tar se­gún qué co­sas.

¿Qué per­se­guía Es­pa­ña al em­pren­der es­ta ac­ción afri­ca­na? ¿Qué le im­pul­só a ejer- cer una ac­ción de pro­tec­ción? –Es­pa­ña era en­ton­ces un ré­gi­men en des­com­po­si­ción, la ca­ci­quil mo­nar­quía al­fon­si­na. Co­mo to­dos los re­gí­me­nes en des­com­po­si­ción, bus­ca­ba una aven­tu­ra ex­te­rior que lo re­di­mie­ra de sus fra­ca­sos in­ter­nos. Y co­mo sue­le su­ce­der cuan­do se sa­le de aven­tu­ra con esas pre­mi­sas, la co­sa aca­bó mal pa­ra el ré­gi­men en cues­tión. Apar­te de eso, hu­bo no po­cos es­pa­ño­les de bue­na vo­lun­tad que qui­sie­ron

coope­rar al de­sa­rro­llo de los ma­rro­quíes. Así lo hi­cie­ron y al­go lo­gra­ron.

Es­pa­ña se lle­vó la peor par­te del pas­tel y, aún así, los lo­gros de nues­tro país fue­ron muy sig­ni­fi­ca­ti­vos. –Fue­ron sig­ni­fi­ca­ti­vos por dos ra­zo­nes bas­tan­te com­pren­si­bles: una, la pro­xi­mi­dad geo­grá­fi­ca e his­tó­ri­ca, que lle­va­ba a que los es­pa­ño­les tu­vie­ran mu­cho más que ver con los ma­rro­quíes que los fran­ce­ses; otra, el ca­rác­ter mu­cho más be­li­co­so y dís­co­lo de la po­bla­ción de la zo­na es­pa­ño­la, que lle­vó a una lar­ga y cruen­ta gue­rra que los fran­ce­ses so­lo vi­vie­ron cuan­do se re­vol­vió con­tra ellos.

Al con­tra­rio que los fran­ce­ses, los es­pa­ño­les sí ejer­cie­ron una la­bor ci­vi­li­za­do­ra. ¿Por qué es­ta vi­sión es­tá siem­pre en en­tre­di­cho? –Por la di­men­sión bé­li­ca, que fue muy in­ten­sa, por mo­men­tos sal­va­jes (co­mo el em­pleo de ar­mas químicas prohi­bi­das) e in­clu­so bas­tan­te vil, y que con­su­mió quin­ce de los cua­ren­ta y po­cos años de Pro­tec­to­ra­do.

El his­to­ria­dor ma­rro­quí M. Ibn Az­zuz Ha­kim, ex­per­to en el es­tu­dio del pe­río­do co­lo­nial es­pa­ñol (ver GEO nº 260), con­clu­yó que la la­bor mo­ral es­pa­ño­la no tie­ne pa­ran­gón con la fran­ce­sa. ¿Que opi­na? –Co­noz­co los tra­ba­jos de Ibn Az­zuz Ha­kim, y creo que su apor­ta­ción es muy in­tere­san­te, no so­lo pa­ra reivin­di­car esa la­bor ci­vil del Pro­tec­to­ra­do (he­cha ade­más des­de el res­pe­to a la idio­sin­cra­sia ma­rro­quí, su re­li-

"Es sim­ple geo­gra­fía. Ca­tor­ce ki­ló­me­tros no son na­da. Am­bas par­tes del es­tre­cho es­tán sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te pre­sen­tes en la ori­lla opues­ta"

gión, len­gua, cul­tu­ra e ins­ti­tu­cio­nes, y no des­de una con­si­de­ra­ción más hi­pó­cri­ta, co­mo po­día ser la fran­ce­sa), sino tam­bién pa­ra reivin­di­car el le­ga­do an­da­lu­sí en Ma­rrue­cos.

Ma­ria Ro­sa de Ma­da­ria­ga, en­tre­vis­ta­da a pro­pó­si­to de su úl­ti­mo li­bro so­bre el Pro­tec­to­ra­do es­pa­ñol (ver GEO nº 313), ma­ni­fes­tó que fue una zo­na rui­no­sa y de gran co­rrup­ción. ¿Qué hay de cier­to? –Mu­cho. Ma­ria Ro­sa de Ma­da­ria­ga ha­bla des­de una im­pre­sio­nan­te la­bor his­to­rio­grá­fi­ca y de do­cu­men­ta­ción. Hu­bo co­rrup­ción en el ejér­ci­to, hu­bo co­rrup­ción en las al­tas es­fe­ras del po­der (ha­ce po­co me mos­tra­ron la fac­tu­ra de la Com­pa­ñía de las Mi­nas del Rif co­rres­pon­dien­te a la com­pra de un ca­ba­llo pu­ra san­gre pa­ra Su Ma­jes­tad), y el ba­lan­ce eco­nó­mi­co del Pro­tec­to­ra­do, me­di­do en re­cur­sos in­ver­ti­dos y re­torno eco­nó­mi­co ob­te­ni­do, fue desas­tro­so.

¿Qué que­da hoy de nues­tra pre­sen­cia allí? –Que­dan edi­fi­cios, ca­rre­te­ras, ciu­da­des, al­go del idio­ma (me­nos de lo desea­ble), la me­mo­ria de los an­cia­nos. Que­da, tam­bién, la po­si­bi­li­dad de re­co­no­cer­se en un fu­tu­ro co­mún, por­que más allá de la hue­lla de las gue­rras y los muer­tos, per­du­ra la sim­pa­tía que uno ex­pe­ri­men­ta ha­cia quien sien­te afín. En ese sen­ti­do, los es­pa­ño­les, si so­mos lo bas­tan­te in­te­li­gen­tes co­mo pa­ra apro­ve­char­lo, ju­ga­re­mos siem­pre con ven­ta­ja en Ma­rrue­cos.

LO­REN­ZO SIL­VA (Ma­drid, 1966) ha re­ci­bi­do, en­tre otros ga­lar­do­nes, el premio Na­dal 2000 y el Pla­ne­ta 2012. No es es­ta su pri­me­ra in­cur­sión en el nor­te de Áfri­ca. Ya lo hi­zo an­tes con sus no­ve­la El nom­bre

de los nues­tros y el li­bro de

via­jes Del Rif a Ye­ba­la.

HE­REN­CIA CON­SER­VA­DA Te­tuán, lla­ma­da la "blan­ca paloma" y si­tua­da a tan so­lo 40 ki­ló­me­tros de Tán­ger, fue la ca­pi­tal del Pro­tec­to­ra­do y su cen­tro ad­mi­nis­tra­ti­vo. Los res­tos de la pre­sen­cia es­pa­ño­la son to­da­vía cla­ra­men­te vi­si­bles en sus ca­lles. Ba­jo es­tas lí­neas, Lo­ren­zo Sil­va en Si­di Dris du­ran­te uno de sus via­jes al otro la­do del es­tre­cho.

VI­GÍA DEL ES­TRE­CHO

Vis­ta de la ciu­dad de Ceu­ta.

El en­cla­ve es te­rri­to­rio es­pa­ñol

des­de 1640, mo­men­to en el

que la ciu­dad de­ci­dió no se­guir

al reino de Por­tu­gal en su se­ce­sión de la co­ro­na es­pa­ño­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.