Na­ran­jas es­pa­ño­las pa­ra el gin to­nic

So­lo se uti­li­za la cor­te­za, pe­ro son fun­da­men­ta­les pa­ra su ela­bo­ra­ción.

Geo - - GEO VISIÓN -

Sevilla vi­ve es­tos días im­preg­na­da de un olor a cí­tri­co in­con­fun­di­ble. Su pro­ce­den­cia, co­mo bien sa­ben sus ve­ci­nos, no es otra que los cen­te­na­res de na­ran­jos que em­be­lle­cen sus ca­lles. Los ser­vi­cios de lim­pie­za y ajar­di­na­do se apres­tan ya a ini­ciar su re­co­gi­da, pe­ro di­cho pro­ce­so es­con­de un se­cre­to que muy po­cos co­no­cen: el destino fi­nal de las na­ran­jas. Le­jos del tó­pi­co que con­si­de­ra es­tos fru­tos desecha­bles por su amargo sa­bor, las na­ran­jas de las ca­lles se­vi­lla­nas po­nen rum­bo a Gran Bre­ta­ña con una do­ble fi­na­li­dad: de un la­do, ser­vir de in­gre­dien­te pa­ra la rea­li­za­ción de mer­me­la­das; y de otro, mu­cho más ren­ta­ble y hoy día sin du­da me­jor re­ci­bi­do, en­trar a for­mar par­te del pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de una de las be­bi­das más de mo­da en nues­tro país en los úl­ti­mos años: el gin to­nic. La mar­ca Bee­fea­ter, la gi­ne­bra más pre­mia­da del mun­do, uti­li­za las cás­ca­ras de las na­ran­jas se­vi­lla­nas pa­ra dar­le ese to­que su­til a cí­tri­co que tie­ne su be­bi­da. Las can­ti­da­des ex­por­ta­das con es­ta fi­na­li­dad no al­can­zan unos nú­me­ros muy lla­ma­ti­vos – al­gu­nos años la ci­fra to­tal no pa­sa de ser sim­bó­li­ca–, pe­ro aún así son fun­da­men­ta­les pa­ra dar el ca­rác­ter de­fi­ni­ti­vo y el se­llo de iden­ti­dad de la gi­ne­bra lon­di­nen­se. Jun­to a las se­vi­lla­nas, las na­ran­jas y li­mo­nes mur­cia­nos tam­bién son em­plea­dos por Bee­fea­ter, que re­co­ge es­tos fru­tos a mano y los de­ja se­car al sol du­ran­te cin­co días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.