¿POR QUÉ LA SAL IM­PI­DE QUE SE FOR­ME HIE­LO EN LAS CA­RRE­TE­RAS?

Geo - - GEO VISIÓN -

Un grue­so es­cu­do de hie­lo cu­bre la An­tár­ti­da. Pe­ro in­clu­so en los in­vier­nos más fríos, el agua del la­go de Don Juan sue­le per­ma­ne­cer lí­qui­da, por­que su con­cen­tra­ción de sal es ca­tor­ce ve­ces ma­yor que la del mar. El agua dul­ce se hie­la a ce­ro gra­dos cen­tí­gra­dos, mien­tras que la ma­ri­na (si la pro­por­ción sa­li­na se si­túa ha­cia el 3,5%) lo ha­ce a unos dos gra­dos ba­jo ce­ro. El la­go de Don Juan no se con­ge­la has­ta que sus aguas es­tán a me­nos 48 gra­dos cen­tí­gra­dos.

La sal pue­de fun­dir el agua con­ge­la­da. El pro­ce­so de li­cue­fac­ción del hie­lo ocu­rre al es­tar ca­da ca­pa he­la­da en­vuel­ta de una pe­lí­cu­la de agua. ¿Por qué? En el ex­te­rior de un cris­tal de hie­lo, la cohe­sión en­tre las mo­lé­cu­las de agua es me­nor que en el in­te­rior. Por tan­to, es­tas par­tí­cu­las tie­nen dis­po­si­ción a aban­do­nar el blo­que y des­pla­zar­se, es de­cir, trans­for­mar­se en ele­men­to lí­qui­do y des­li­zar­se. Pa­ra des­pren­der­se de la ca­pa, es ne­ce­sa­rio que la mo­lé­cu­la de agua po­sea ener­gía su­fi­cien­te. Al­gu­nas la tie­nen, otras no. Mien­tras la tem­pe­ra­tu­ra no ba­je de me­nos 35 gra­dos cen­tí­gra­dos siem­pre hay una pe­lí­cu­la de agua en la ca­pa de hie­lo.

En los bor­des de un cris­tal de hie­lo hay un in­ter­cam­bio con­ti­nuo y equi­li­bra­do de mo­lé­cu­las: el nú­me­ro de las que aban­do­nan el cris­tal de hie­lo y el que se agre­ga al mis­mo vie­ne a ser igual. El pro­ce­so va­ría si in­ter­vie­ne la sal. En la pe­lí­cu­la de agua se di­suel­ven los gra­nos de clo­ru­ro só­di­co, que que­dan flo­tan­do en­tre las mo­lé­cu­las de agua y blo­quean su pa­so ha­cia el cris­tal de hie­lo. El nú­me­ro de par­tí­cu­las que pa­sa del flui­do al hie­lo es ca­da vez me­nor. En cam­bio, en sen­ti­do con­tra­rio, el nú­me­ro de mo­lé­cu­las si­gue in­va­ria­ble; por tan­to, el cris­tal de hie­lo pier­de pro­gre­si­va­men­te más y más par­tí­cu­las y cre­ce el pro­ce­so de flui­di­fi­ca­ción: el hie­lo se de­rri­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.