Co­ra­zo­nes que la­ten al uní­sono

El can­to pro­mue­ve el bienestar emo­cio­nal. ¿A qué se de­be?

Geo - - GEO VISIÓN -

¿Có­mo in­flu­ye la es­truc­tu­ra mu­si­cal en el rit­mo car­dia­co de los co­ris­tas? Un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Go­tem­bur­go (Sue­cia) ha me­di­do la fre­cuen­cia res­pi­ra­to­ria y el nú­me­ro de con­trac­cio­nes del co­ra­zón por uni­dad de tiem­po cuan­do el co­ro can­ta. El ex­pe­ri­men­to con­sis­tió en tres ejer­ci­cios: pri­me­ro, emi­tir un zum­bi­do; se­gun­do, can­tar un himno sue­co, y ter­ce­ro, en­to­nar un man­tra len­to. ¿Re­sul­ta­do? Can­tar al uní­sono el himno y vo­ca­li­zar un man­tra pro­vo­can la sin­cro­ni­za­ción del rit­mo car­dia­co. No ocu­rre igual con el zum­bi­do por­que ca­re­ce de una es­truc­tu­ra a la que acom­pa­sar la res­pi­ra­ción. És­ta se aco­pla a la va­ria­ción del rit­mo car­dia­co, que au­men­ta y dis­mi­nu­ye se­gún la ca­den­cia mu­si­cal: can­tar su­po­ne una res­pi­ra­ción más len­ta de lo nor­mal, lo que re­gu­la la ac­ti­vi­dad del ner­vio va­go ce­re­bral y me­nos pul­sa­cio­nes del co­ra­zón. Al ins­pi­rar en un nue­vo ci­clo, el ner­vio va­go pro­vo­ca un li­ge­ro au­men­to de la ta­sa car­dia­ca y una dis­mi­nu­ción al ex­pul­sar el ai­re. Cuan­do las per­so­nas can­tan jun­tas, es­ta “va­ria­bi­li­dad de fre­cuen­cia“se sin­cro­ni­za: los co­ra­zo­nes la­ten al mis­mo rit­mo y se crea un pa­trón emo­cio­nal po­si­ti­vo.

Co­ro de ni­ños en Ale­ma­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.