Los vi­kin­gos se rein­ven­tan

Cin­co años des­pués de la quie­bra de sus ban­cos, los is­lan­de­ses han des­cu­bier­to, ba­jo los es­com­bros de su in­dus­tria fi­nan­cie­ra, una mi­na de ideas con las que cons­truir el ma­ña­na... Y sa­len de la cri­sis con crea­ti­vi­dad y en­tu­sias­mo por el por­ve­nir.

Geo - - GEO VISIÓN - Tex­to: Til­man Bot­zen­hardt Fo­tos: Lau­ren Green­field

NO­CHE DE SÁ­BA­DO en el cen­tro de Reikiavik: co­pos de nie­ve re­vo­lo­tean so­bre los tran­seún­tes en el Lau­ga­ve­gur, la ma­yor ca­lle co­mer­cial de la ca­pi­tal del país. Pe­se al vien­to gé­li­do, las ace­ras es­tán re­ple­tas de gen­te, un am­bien­te fes­ti­vo flo­ta en el ai­re cris­ta­lino y los ba­res y los res­tau­ran­tes es­tán re­ple­tos. Un cons­tan­te flu­jo de co­ches, mu­chos de ellos fla­man­tes cua­tro por cua­tro, avan­za len­ta­men­te por el as­fal­to con las ven­ta­nas abier­tas y la mú­si­ca a to­pe de vo­lu­men en los al­ta­vo­ces: ver y ser vis­tos. Los pa­sa­je­ros y los pea­to­nes brin­dan, in­ter­cam­bian di­rec­cio­nes y con­se­jos pa­ra sa­lir de mar­cha. Reikiavik se pre­pa­ra pa­ra la vi­da noc­tur­na: los is­lan­de­ses vuel­ven a es­tar de ce­le­bra­ción y tie­nen bue­nos mo­ti­vos.

SO­LO HAN PA­SA­DO CIN­CO AÑOS des­de que en oto­ño de 2008, el en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro, Geir Haar­de, in­for­mó en un dis­cur­so te­le­vi­si­vo de la in­mi­nen­te ban­ca­rro­ta del Es­ta­do... y arro­jó a sus com­pa­trio­tas ha­cia un in­cier­to fu­tu­ro con es­tas pa­la­bras: “Dios ben­di­ga Is­lan­dia”.

Glith­nir, Kaupt­hing y Lands­ban­ki, las tres gran­des ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras del país, que se ha­bían ex­pan­di­do agre­si­va­men­te du­ran­te los años an­te­rio­res, se de­cla­ra­ron in­sol­ven­tes cuan­do los in­ver­so­res re­ti­ra­ron su ca­pi­tal des­pués de la quie­bra de Leh­man Brot­hers. El Go­bierno apro­bó le­yes de emer­gen­cia, mu­chos is­lan­de­ses per­die­ron sus aho­rros, el des­em­pleo –fe­nó­meno bas­tan­te des­co­no­ci­do has­ta en­ton­ces– se cua­dru­pli­có, al­can­zan­do el 9,2%, la in­fla­ción lle­gó al 17%. Ca­si nin­gún país eu­ro­peo sin­tió el im­pac­to de la cri­sis más du­ra­men­te que Is­lan­dia.

Des­de en­ton­ces, la eco­no­mía de la is­la ha lo­gra­do un sor­pren­den­te re­na­ci­mien­to: el Pro­duc­to In­te­rior Bru­to ha cre­ci­do en 2013 por ter­cer año con­se­cu­ti­vo, la ta­sa de des­em­pleo ha vuel­to a caer por de­ba­jo del 6%, la in­fla­ción es mo­de­ra­da, los pre­su­pues­tos del Es­ta­do es­tán ca­si equi­li­bra­dos y la ba­lan­za por cuen­ta co­rrien­te es po­si­ti­va: es de­cir, el país ex­por­ta más de lo que im­por­ta. Cual­quier ex­tran­je­ro eu­ro­peo ad­mi­ra los rá­pi­dos

pro­gre­sos que el ve­cino sep­ten­trio­nal ha­ce por su­pe­rar la cri­sis. Más de uno se pre­gun­ta si la re­ce­ta del éxi­to po­dría ayu­dar a eco­no­mías na­cio­na­les de di­men­sio­nes ma­yo­res. ¿En qué han ac­tua­do di­fe­ren­te los is­lan­de­ses?

LA RES­PUES­TA TIE­NE UN AS­PEC­TO

eco­nó­mi­co y otro psi­co­ló­gi­co. En cuan­to al pri­me­ro, los is­lan­de­ses no han res­ca­ta­do sus ban­cos con di­ne­ro pú­bli­co: la pe­que­ña eco­no­mía na­cio­nal no hu­bie­ra po­di­do ha­cer­lo. Los ban­cos ha­bían acu­mu­la­do una deu­da diez ve­ces ma­yor que la pro­duc­ción del país. El Go­bierno so­lo ga­ran­ti­zó la se­gu­ri­dad de los aho­rros pri­va­dos de los is­lan­de­ses, ha­cien­do un re­fe­rén­dum so­bre la in­dem­ni­za­ción de los acree­do­res ex­tran­je­ros –la ma­yo­ría, ho­lan­de­ses y bri­tá­ni­cos–, y el pue­blo is­lan­dés de­ci­dió por am­plia ma­yo­ría que se que­da­ran con las ma­nos va­cías.

Ade­más, la re­cu­pe­ra­ción de Is­lan­dia fue fa­vo­re­ci­da por la de­va­lua­ción de su mo­ne­da: fren­te al eu­ro, la co­ro­na is­lan­de­sa ha per­di­do ca­si la mi­tad de su va­lor des­de el co­mien­zo de la cri­sis. Eso im­pul­só la re­cu­pe­ra­ción de la in­dus­tria pes­que­ra, es­pi­na dor­sal de la eco­no­mía is­le­ña, orien­ta­da ha­cia la ex­por­ta­ción. Es­te y otros sec­to­res, co­mo la in­dus­tria del alu­mi­nio, ofre­cen sus pro­duc­tos en el mer­ca­do mun­dial a pre­cios mu­cho más eco­nó­mi­cos que an­tes de la cri­sis. Una ayu­da adi­cio­nal es la ri­que­za na­tu­ral de Is­lan­dia, que per­mi­te ge­ne­rar ener­gía ba­ra­ta a ba­se de geo­ter­mia y me­dian­te la fuer­za del agua. Ade­más, el tu­ris­mo ha re­gis­tra­do un gran im­pul­so por la de­va­lua­ción de la co­ro­na: el buen cam­bio ha atraí­do a tan­tos via­je­ros cul­tu­ra­les y aman­tes de la na­tu­ra­le­za que la in­dus­tria del tu­ris­mo ha re­gis­tra­do ta­sas de cre­ci­mien­to de dos dí­gi­tos en los dos úl­ti­mos años y pron­to po­dría re­le­var a la in­dus­tria pes­que­ra co­mo sec­tor eco­nó­mi­co más im­por­tan­te del país.

Los es­tric­tos con­tro­les en la cir­cu­la­ción de ca­pi­ta­les in­tro­du­ci­dos du­ran­te la cri­sis ga­ran­ti­za­ron que el di­ne­ro dis­po­ni­ble de los ban­cos se que­da­ra en el país. Los in­ver­so­res so­lo pue­den in­ver­tir su di­ne­ro en em­pre­sas lo­ca­les, con lo que fo­men­tan la crea­ción de cien­tos de ellas.

Y aquí co­mien­za el as­pec­to psi­co­ló­gi­co de la his­to­ria del éxi­to is­lan­dés. Aun­que du­ran­te la cri­sis nu­me­ro­sos is­le­ños per­die­ron el tra­ba­jo y mu­cho di­ne­ro, y al­gu­nos to­da­vía se en­fren­tan a de­pri­men­tes deu­das, en 2008 co­men­za­ron a rein­ven­tar su so­cie­dad: com­pren­die­ron que la cri­sis era una opor­tu­ni­dad de crear una Is­lan­dia di­fe­ren­te.

“Cuan­do to­dos te­nían di­ne­ro”, di­ce el em­pre­sa­rio Gud­jun Mar Gud­jons­son, crea­dor de la red de fun­da­do­res de em­pre­sas Hou­se

“De­be­ría­mos es­tar agra­de­ci­dos de que ha­ya su­ce­di­do el co­lap­so. Nos

ha sal­va­do de no­so­tros mis­mos”

of Ideas, en Reikiavik, “nues­tra fuer­za de in­no­va­ción es­ta­ba ba­jo mí­ni­mos.” ¿Pa­ra qué in­ven­tar si po­días com­prar tan­tas co­sas? “El boom fi­nan­cie­ro nos hi­zo men­tal­men­te pe­re­zo­sos.” Du­ran­te años, el sec­tor ban­ca­rio ha­bía ab­sor­bi­do las men­tes más lú­ci­das de Is­lan­dia, que aho­ra en­ri­que­cen la is­la con nue­vas ideas de ne­go­cio: fun­dan em­pre­sas de soft­wa­re o in­ter­net, clu­bes de mú­si­ca, re­su­ci­tan an­ti­guas pro­fe­sio­nes ar­te­sa­nas, di­se­ñan mo­da... Des­de la cri­sis, la in­dus­tria crea­ti­va is­le­ña ha flo­re­ci­do –tam­bién gracias a sub­ven­cio­nes– y la ac­ti­tud do­mi­nan­te ha pa­sa­do del “todo se aca­bó” al “todo es po­si­ble”.

Es­te nue­vo es­ta­do de áni­mo pa­re­ce dar alas a mu­chos is­lan­de­ses: sue­len de­cir que no qui­sie­ran re­gre­sar al tiem­po pre­vio a la cri­sis. Al­gu­nos ca­si pa­re­cen ali­via­dos de que el Es­ta­do aban­do­na­ra la vi­sión de con­ver­tir Is­lan­dia en una is­la de ge­nios fi­nan­cie­ros que con­du­cen Pors­ches. “De­be­ría­mos es­tar agra­de­ci­dos de que su­ce­die­ra el co­lap­so”, di­ce Jon Gnarr, al­cal­de de Reikiavik, “¡Nos ha sal­va­do de no­so­tros mis­mos!” Gnarr ad­mi­nis­tra la ca­pi­tal is­lan­de­sa des­de 2010, y su éxi­to es la se­ñal más grá­fi­ca del cam­bio de men­ta­li­dad. En vez de dar el vo­to a los par­ti­dos de siem­pre, cu­yas éli­tes es­ta­ban vin­cu­la­das con los banks­ters de la in­dus­tria fi­nan­cie­ra, los ciu­da­da­nos de Reikiavik eli­gie­ron el Me­jor Par­ti­do ( Bes­ti flok­ku­rinn, en is­lan­dés) de es­te hu­mo­ris­ta y ar­tis­ta de 47 años. Gnarr se pre­sen­tó con le­mas ab­sur­dos, pe­ro no te­nía nin­gu­na co­ne­xión con la mi­se­ria rei­nan­te. Gnarr re­ci­bió el 35% de los vo­tos. Y pro­me­tió un nue­vo es­ti­lo po­lí­ti­co: sin­ce­ro, ho­nes­to y con sen­ti­do del hu­mor.

Se­gún de­cla­ró el al­cal­de tras las elec­cio­nes, Is­lan­dia de­be re­cor­dar sus fuer­tes: “Nun­ca he­mos si­do bue­nos con el di­ne­ro y siem­pre he­mos te­ni­do cul­tu­ra y crea­ti­vi­dad. De­be­ría­mos apos­tar por es­tas co­sas.” Gnarr des­ti­nó millones de co­ro­nas de las ar­cas mu­ni­ci­pa­les a ter­mi­nar la cons­truc­ción de la sen­sa­cio­nal casa de con­cier­tos Har­pa, pa­ra­li­za­da por la cri­sis. Y tam­bién tu­vo que aho­rrar: des­pi­dió a 60 em­plea­dos de la Em­pre­sa Mu­ni­ci­pal de Ener­gía, subió los pre­cios de la elec­tri­ci­dad y el agua y re­cor­tó los fon­dos des­ti­na­dos a es­cue­las y de­por­te.

En vez de in­dig­na­ción, Gnarr co­se­cha res­pe­to por su po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad: por­que se es­fuer­za por in­vo­lu­crar a los ciu­da­da­nos. Guð­mun­dur Hálf­dá­nar­son, ca­te­drá­ti­co de His­to­ria de la Uni­ver­si­dad de Is­lan­dia, ex­pli­ca así su po­pu­la­ri­dad: “Es por su con­duc­ta y la de sus co­le­gas de par­ti­do: no se dis­tan­cian de la gen­te, sino que la to­man en se­rio. Y ha­cen fun­cio­nar la ciu­dad en tiem­pos di­fí­ci­les.”

Que­da por ver si el éxi­to con­ti­nua­rá, pues el fu­tu­ro es in­cier­to: la deu­da de los ho­ga­res es de más de dos sa­la­rios anua­les de me­dia.

Pe­ro el en­tu­sias­mo en­ca­ja con la éti­ca com­ba­ti­va de los is­lan­de­ses que, des­de ha­ce si­glos, sa­ben afron­tar las con­di­cio­nes ad­ver­sas. Aho­ra han vuel­to a to­mar las rien­das de su vi­da y tie­nen mo­ti­vos pa­ra ce­le­brar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.