Trans­pa­ren­cia al ser­vi­cio de la ver­dad

Geo - - GEO VISIÓN -

No le mo­ti­va la ob­se­sión por con­tro­lar­lo todo, sino la cu­rio­si­dad: ¿quién soy yo des­de el pun­to de vis­ta de los da­tos? ¿Qué pue­do lle­gar a ser gracias a ellos? De ahí que, por así de­cir­lo, re­co­pi­le Big Da­ta so­bre sí mis­mo. Es su pro­pia mi­na de da­tos. Per­te­ne­ce a un mo­vi­mien­to mun­dial lla­ma­do Quan­ti­fied Self: el yo cuan­ti­fi­ca­do.

En­tu­sias­tas de la “au­to­ob­ser­va­ción” co­mo Belusa son so­lo la van­guar­dia de una es­pe­ran­za mu­cho ma­yor: se lla­ma “me­di­ci­na per­so­na­li­za­da”. Pa­ra evi­tar ma­len­ten­di­dos: la me­di­ci­na in­di­vi­dua­li­za­da aún no exis­te, al me­nos no en di­men­sio­nes dig­nas de men­ción. Pe­ro in­clu­so co­mo ejer­ci­cio men­tal de­la­ta mu­cho so­bre có­mo la gra­nu­la­ri­dad de los da­tos cam­bia­rá nues­tro mun­do.

“Con­ta­mos hoy con la tec­no­lo­gía pa­ra di­gi­ta­li­zar a cual­quier per­so­na en al­tí­si­ma re- so­lu­ción”, ex­pli­ca el mé­di­co es­ta­dou­ni­den­se Eric To­pol, uno de los pio­ne­ros de la nue­va me­di­ci­na. Des­de el la­ti­do del co­ra­zón has­ta el ni­vel de co­les­te­rol, del ge­no­ma al ries­go por el de­por­te que prac­ti­ca al­guien, ca­da per­so­na, con su ti­po­lo­gía úni­ca, pue­de ser me­di­da, in­clu­so en tiem­po real, gracias a sen­so­res.

To­pol va­ti­ci­na que igual de úni­cas se­rán las te­ra­pias: los me­di­ca­men­tos se do­si­fi­ca­rán in­di­vi­dual­men­te, los um­bra­les se ajus­ta­rán in­di­vi­dual­men­te. El 12,8% de gra­sa cor­po­ral en el uno, el 21,3% en el otro. Tam­bién aquí: ha lle­ga­do el fi­nal del pro­me­dio.

Sue­na pro­me­te­dor. Y es una pe­sa­di­lla pa­ra la cien­cia y los mé­di­cos: “Ha­bría que re­es­cri­bir el sis­te­ma de los diag­nós­ti­cos mé­di­cos”, di­ce To­pol. ¿Có­mo se­ría es­te sis­te­ma nue­vo si nin­gún cuer­po ya se pa­re­ce al otro? To­pol exi­ge una “cien­cia de la in­di­vi­dua­li­dad”, aun- que se­ría una cien­cia que no po­dría ge­ne­ra­li­zar­se por­que so­lo se en­fren­ta­ría a en­fer­me­da­des ra­ras (pues son in­di­vi­dua­les).

¿Vol­ve­rán a en­con­trar los in­ves­ti­ga­do­res nue­vos ras­gos co­mu­nes de la gen­te, de­trás de ca­da in­di­vi­dua­li­dad? ¿Nue­vos pro­me­dios que sean más so­fis­ti­ca­dos? La res­pues­ta a día de hoy es: ni idea.

Em­pre­sas “lí­qui­das”

Lo úni­co que se pre­vé es que to­das las ins­ti­tu­cio­nes que se guían por pro­me­dios se en­fren­ta­rán a desafíos ex­tre­mos: ase­gu­ra­do­ras, hos­pi­ta­les, ins­ti­tu­tos de in­ves­ti­ga­ción, tal vez las au­to­ri­da­des fis­ca­les y, se­gu­ra­men­te, los co­le­gios. Tie­nen que en­con­trar nue­vos pro­ce­di­mien­tos pa­ra los da­tos “gra­nu­la­dos”. Y re­mo­de­lar­se a fon­do. Ben Wa­ber ya es­tá co­men­zan­do con la re-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.