Re­glas pa­ra hus­mea­do­res es­ta­ta­les

Geo - - GEO VISIÓN - Ch­ris­toph Kuc­klick

Los ser­vi­cios se­cre­tos uti­li­zan a sus an­chas los da­tos re­co­pi­la­dos por las em­pre­sas pri­va­das, una prác­ti­ca que de­be­ría ter­mi­nar.| La NSA –Au­to­ri­dad Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad de Es­ta­dos Uni­dos– es­cu­cha con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas y exa­mi­na co­rreos elec­tró­ni­cos. El ser­vi­cio se­cre­to bri­tá­ni­co –GCHQ– re­co­ge da­tos de in­ter­net di­rec­ta­men­te de los ca­na­les prin­ci­pa­les. El Go­bierno ale­mán quie­re in­ver­tir más en la vi­gi­lan­cia de los da­tos, lo que so­lo es po­si­ble por­que mi­les de em­pre­sas de in­ter­net son obli­ga­das a ha­cer ac­ce­si­bles sus exis­ten­cias de Big Da­ta. ¿Es­tá na­cien­do una in­dus­tria del con­trol, una alian­za en­tre el Es­ta­do y la eco­no­mía pri­va­da que pul­ve­ri­za nues­tra es­fe­ra per­so­nal?

Hay re­me­dios. Uno es la efec­ti­va pro­tec­ción de los da­tos en las em­pre­sas pri­va­das. Los da­tos se pue­den do­mi­nar.

La Unión Eu­ro­pea ha avan­za­do en es­te ca­mino. Una nue­va di­rec­ti­va, apro­ba­da por el Par­la­men­to Eu­ro­peo en oc­tu­bre de 2013, pre­vé am­plios de­re­chos pa­ra los ciu­da­da­nos y obli­ga­cio­nes pa­ra los pro­ce­sa­do­res de da­tos. Se­gún el do­cu­men­to, pen­dien­te de aprobacion por los 28 paí­ses miem­bros, los ciu­da­da­nos de la UE ten­drán por pri­me­ra vez el de­re­cho al ol­vi­do: ser bo­rra­dos de to­dos los da­tos al­ma­ce­na­dos, ba­jo pe­ti­ción. Las em­pre­sas ten­drían que pe­dir el vis­to bueno de los usua­rios pa­ra cual­quier da­ta mi­ning, in­clu­so la fu­ga de da­tos más di­mi­nu­ta ha­bría que co­mu­ni­car­la de in­me­dia­to. En ca­so de vul­ne­ra­cio­nes ha­bría mul­tas dra­co­nia­nas de has­ta el 2% de la ci­fra de ne­go­cios anual mun­dial de la em­pre­sa que in­frin­ja la ley. En el ca­so de Google po­dría ser de 500 millones de eu­ros.

Pro­ba­ble­men­te la di­rec­ti­va no se im­ple­men­ta­rá con tan­ta du­re­za, pe­ro in­clu­so una ver­sión me­nos se­ve­ra pue­de ase­gu­rar la pri­va­ci­dad elec­tró­ni­ca. Y ya que las le­yes eu­ro­peas ri­gen pa­ra to­das las em­pre­sas –tam­bién las ex­tran­je­ras– que quie­ran ha­cer ne­go­cios en el vie­jo con­ti­nen­te, “se con­vier­ten en nor­ma en la ma­yo­ría de los paí­ses del mun­do”, se­gún el ca­te­drá­ti­co aus­tra­liano de De­re­cho Graham Green­leaf. Sin em­bar­go, el bo­rra­dor de la di­rec­ti­va eu­ro­pea tam­bién li­mi­ta fuer­te­men­te el pro­fi­ling, que po­dría con­ver­tir Big Da­ta en al­go muy útil: la ge­ne­ra­ción y el pro- nós­ti­co de pa­tro­nes de com­por­ta­mien­to so­lo a ba­se de al­go­rit­mos.

No se sa­be con qué ri­gor la Unión Eu­ro­pea in­ter­pre­ta­rá es­ta prohi­bi­ción, pe­ro es po­si­ble que si fue­ra muy es­tric­ta, tam­bién li­mi­ta­ría apli­ca­cio­nes úti­les, por ejem­plo, en me­di­ci­na. Y qui­zá tam­bién prohi­bi­ría lo que hi­zo ha­ce po­co la Agen­cia Ale­ma­na de Tra­ba­jo: ana­li­zar los da­tos de des­em­plea­dos y pro­gra­mas de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra en­fo­car me­jor sus me­di­das, lo que le ha per­mi­ti­do aho­rrar mi­les de millones de eu­ros, re­du­cir la du­ra­ción del des­em­pleo y me­jo­rar el ser­vi­cio.

Pe­ro es lla­ma­ti­vo que el bo­rra­dor de la Unión Eu­ro­pea exi­ma a mu­chas au­to­ri­da­des es­ta­ta­les, so­bre todo po­li­cia­les, de los es­tán­da­res de pro­tec­ción de da­tos. Es­te es el ver­da­de­ro pro­ble­ma: in­clu­so si se con­tro­la a las em­pre­sas pri­va­das: ¿quien con­tro­la al Es­ta­do?

En Es­ta­dos Uni­dos, la le­gis­la­cion im­pi­dió du­ran­te años que el pú­bli­co su­pie­ra has­ta qué pun­to el Es­ta­do vi­gi­la la co­mu­ni­ca­ción. Las re­ve­la­cio­nes de Snow­den, em­plea­do de la NSA hui­do y asi­la­do en Ru­sia, mos­tra­ron al mun­do en ju­nio de 2012 las prác­ti­cas de los ser­vi­cios se­cre­tos es­ta­dou­ni­den­ses. In­clu­so se pin­cha­ron los telefonos de alia­dos po­li­ti­cos co­mo el pre­si­den­te fran­cés Ho­llan­de y la can­ci­ller ale­ma­na Mer­kel, an­te lo que reac­cio­na­ron con fuer­tes pro­tes­tas di­plo­má­ti­cas.

No obs­tan­te, las em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses si­guen obli­ga­das a di­se­ñar sus apa­ra­tos y su soft­wa­re de ma­ne­ra que el FBI y otras au­to­ri­da­des pue­dan pin­char fá­cil­men­te las co­mu­ni­ca­cio­nes. La ba­se le­gal es una di­rec­ti­va de 1995 lla­ma­da CALEA. Se­gun los pla­nes mas re­cien­tes, se pre­vé am­pliar­la a cual­quier comunicacion por in­ter­net.

Otras mu­chas le­yes per­mi­ten al Es­ta­do es­cru­tar la vi­da de los ciu­da­da­nos. Eso so­lo pue­de com­ba­tir­se con una ac­ti­tud vi­gi­lan­te. Por­que aun­que en mu­chos de­ba­tes so­bre pro­tec­ción de da­tos los ma­los de la pe­lí­cu­la sean Google, Fa­ce­book y otros, la ver­da­de­ra ame­na­za es el Big

Brot­her es­ta­tal, tam­bién en el si­glo XXI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.