OPE­RA­CIÓN SA­LI­DA

En di­ciem­bre de 2014 con­clu­ye la mi­sión de la Fuer­za In­ter­na­cio­nal de Asis­ten­cia pa­ra la Se­gu­ri­dad (ISAF) en AF­GA­NIS­TÁN. Ar­ma­men­to y ejér­ci­tos han de vol­ver a sus paí­ses de ori­gen: una ta­rea lo­gís­ti­ca de ti­ta­nes, so­bre todo pa­ra Es­ta­dos Uni­dos.

Geo - - GEO VISIÓN - Tex­to: Jan Hen­ne Fo­tos: Yu­ri Kozy­rev

Ha­ce do­ce años que la Fuer­za In­ter­na­cio­nal de Asis­ten­cia pa­ra la se­gu­ri­dad (ISAF) des­ple­gó sol­da­dos por todo Af­ga­nis­tán. Allí se han le­van­ta­do cam­pa­men­tos, cons­trui­do hos­pi­ta­les, ofi­ci­nas, gim­na­sios, igle­sias y la­van­de­rías. Se han lle­va­do ca­rros de com­ba­te y ar­mas, ade­más de te­lé­fo­nos, me­sas, si­llas, inodo­ros... En on­ce me­ses la mi­sión ha­brá ter­mi­na­do y todo ten­drá que ser tras­la­da­do de vuel­ta, un pla­zo muy cor­to pa­ra re­ti­rar las tro­pas de una lar­ga con­tien­da que du­ra más que las dos gue­rras mun­dia­les jun­tas.

A fi­na­les de 2014, las tro­pas in­ter­na­cio­na­les de la ISAF –con los 70.000 vehícu­los y 120.000 con­te­ne­do­res es­ta­cio­na­dos allí– de­be­rán ha­ber de­ja­do el país. Una em­pre­sa lo­gís­ti­ca de di­men­sio­nes gi­gan­tes­cas aguar­da, so­bre todo, a Es­ta­dos Uni­dos, la na­ción que ha li­de­ra­do la in­ter­ven­ción mi­li­tar y que más equi­pa­mien­to ha acu­mu­la­do.

En la ba­se aé­rea de Ba­gram, don­de se ini­ció el des­em­bar­co de las tro­pas en oto­ño de 2001, es­tán api­la­dos y ali­nea­dos nu­me­ro­sos con­te­ne­do­res de co­lo­res. Ocu­pan ki­ló­me­tros. Una bue­na par­te del equi­pa­mien­to mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se que de­be ser “des­lo­ca­li­za­do” –co­mo se de­sig­na en jer­ga mi­li­tar el tras­la­do de ma­te­rial bé­li­co de una zo­na de con­flic­to– se con­cen­tra aquí, en la ba­se más im­por­tan­te de la re­gión orien­tal de Af­ga­nis­tán, a 65 ki­ló­me­tros de Ka­bul. En apar­ca­mien­tos del ta­ma­ño de una ciu­dad pe­que­ña de­ben re­unir­se mi­les de vehícu­los. Una vez allí se re­ti­ra­rá de su in­te­rior la ar­ti­lle­ría, se pro­ce­de­rá a su de­sin­fec­ción, des­mon­ta­je y pre­pa­ra­ción pa­ra el trans­por­te a la pa­tria de ori­gen. Los cen­tros de trán­si­to, los ser­vi­cios de lim­pie­za, el cuer­po de ins­pec­ción, los mon­ta­do­res de vehícu­los y los con­duc­to­res de ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras tra­ba­jan en tur­nos de 24 ho­ras sin in­te­rrup­ción en la ma­yor ope­ra­ción de trans­por­te de la his­to­ria mi­li­tar de la era mo­der­na.

Un so­lo ca­rro an­ti­mi­nas cons­ta de 17 com­po­nen­tes –des­de la to­rre­ta de vi­sión pa­no­rá­mi­ca al or­de­na­dor de a bor­do– y ca­da par­te si­gue su pro­pio ca­mino den­tro de la ca­de­na lo­gís­ti­ca. En es­te pun­to se con­cen­tran más de un mi­llón de pie­zas me­cá­ni­cas y a dia­rio lle­gan mi­les de nue­vos ele­men­tos des­de al­gu­na otra pe­que­ña ins­ta­la­ción mi­li­tar en Ba­gram. Lo mis­mo su­ce­de en Ma­zar-e Sa­rif, cen­tro de co­ne­xión lo­gís­ti­ca de la mi­sión ale­ma­na en el nor­te de Af­ga­nis­tán.

Los equi­pos del CENTCOM Ma­te­riel Re­co­very Ele­ment (CMRE), uni­dad de lo­gís­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos, de­ci­den qué de­be en­viar­se de re­gre­so, qué ma­te­ria­les se dan al ejér­ci­to af­gano, cuá­les pue­den ven­der­se a los co­mer­cian­tes lo­ca­les o de­ben desechar­se co­mo cha­ta­rra. Son de­ci­sio­nes fi­nan­cie­ras. Lo que su­pon­ga un gas­to que no

com­pen­se, se que­da­rá en Af­ga­nis­tán. Aun así, el cos­te to­tal del trans­por­te de los equi­pos es­ta­dou­ni­den­ses no ba­ja­rá de los seis millones de dó­la­res, ci­fra que, su­ma­da a la del res­to de paí­ses, as­cien­de a unos 36 millones de dó­la­res.

El sar­gen­to Eric Hill, fun­cio­na­rio del CMRE, ins­pec­cio­na los vehícu­los y re­qui­sa ar­mas y mu­ni­cio­nes. Cual­quier des­cui­do po­dría re­te­ner un car­ga­men­to lis­to pa­ra trans­por­tar en el si­guien­te pues­to adua­ne­ro. Pa­ra evi­tar com­pli­ca­cio­nes, Hill tra­ba­ja con ri­gor: me­te su cá­ma­ra en­dos­có­pi­ca en ca­da hue­co o ren­di­ja, re­gis­tra la car­ga con su lin­ter­na, sa­cu­de ca­bles por si hay al­go de­trás. Pa­ra él, ca­da re­gis­tro sig­ni­fi­ca re­mo­ver un “pe­da­zo” de his­to­ria. Al fin y al ca­bo, los vehícu­los es­tu­vie­ron out-si­de the wi­re (“en me­dio del cam­po de ba­ta­lla”, en len­gua­je ci­vil). “Ca­da car­tu­cho que en­con­tra­mos en­tre los per­tre­chos tie­ne su pro­pia his­to­ria”, afir­ma Hill.

“En Irak en 2011 ob­tu­vi­mos nues­tro gra­do en lo­gís­ti­ca. En Af­ga­nis­tán con­clui­re­mos el doc­to­ra­do”, agre­ga el ge­ne­ral de bri­ga­da Lee Levy, coor­di­na­dor de los trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos. Cuan­do las tro­pas aban­do­na­ron aquel país, ha­bían ce­sa­do las hos­ti­li­da­des. Pe­ro aquí si­guen los en­fren­ta­mien­tos en el Hindu Kush: el desafío es ma­yor.

Re­ti­rar­se de un país no pa­ci­fi­ca­do es un jue­go de ma­la­ba­ris­mos: los co­man­dan­tes de­ben pro­por­cio­nar el ar­ma­men­to su­fi­cien­te pa­ra que los sol­da­dos pue­dan eje­cu­tar sus mi­sio­nes de com­ba­te, pe­ro al mis­mo tiem­po han de pen­sar en el cro­no­gra­ma del re­plie­gue. Los pro­ble­mas geo­grá­fi­cos y po­lí­ti­cos aña­den más com­ple­ji­dad. En Irak po­día des­em­bar­car­se el ma­te­rial a tra­vés de los puer­tos del ve­cino Ku­wait, pe­ro un Es­ta­do sin li­to­ral co­mo Af­ga­nis­tán no ofre­ce esa sa­li­da. Otras di­fi­cul­ta­des son la oro­gra­fía mon­ta­ño­sa del país, so­bre todo en el es­te, y una red de ca­rre­te­ras más de­fi­cien­te que la ira­quí. El ma­te­rial bé­li­co ex­plo­si­vo, que in­clu­ye las ar­mas, se tras­la­da por vía aé­rea. Pe­ro los vue­los son ca­ros y la ca­pa­ci­dad de car­ga de los avio­nes li­mi­ta­da, in­clu­so pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, cu­yas fuer­zas cuen­tan con una flo­ta de trans­por­te aé­reo muy po­ten­te. Así, bue­na par­te de los im­ple­men­tos mi­li­ta­res sal­drán del país en ca­mión o fe­rro­ca­rril. Pe­ro la cir­cu­la­ción por los ca­mi­nos de Af­ga­nis­tán y los paí­ses de la zo­na en­tra­ña gran­des pe­li­gros. La ru­ta más di­rec­ta de sa­li­da al mar pa­sa por el puer­to de Ka­ra­chi, en Pa­kis­tán, don­de vehícu­los y con­te­ne­do­res po­drían ser em­bar­ca­dos. Pe­ro el Go­bierno de Islamabad

or­de­na el cie­rre de fron­te­ras con fre­cuen­cia. Des­pués de que va­rios miem­bros del cuer­po de se­gu­ri­dad pa­quis­ta­ní mu­rie­ran en un ata­que aé­reo de la OTAN en no­viem­bre de 2011, el país blo­queó las en­tra­das du­ran­te ocho me­ses. Los acuer­dos son po­co fia­bles.

Que­da la ru­ta nor­te que atra­vie­sa Uz­be­kis­tán, que usa el ejér­ci­to ale­mán pa­ra una pe­que­ña par­te de sus trans­por­tes. Des­de Ma­zar-e Sa­rif cir­cu­la una lí­nea de fe­rro­ca­rril ha­cia Asia cen­tral, por don­de pue­de con­ti­nuar­se la ex­pe­di­ción a tra­vés de Uz­be­kis­tán y Ru­sia has­ta los puer­tos del mar Bál­ti­co, pre­vio pa­go de ele­va­das su­mas de di­ne­ro.

Los con­tin­gen­tes nor­te­ame­ri­ca­nos es­tán es­ta­ble­ci­dos en los lu­ga­res más ale­ja­dos del nor­te de Af­ga­nis­tán. Pa­ra lle­gar allí sus con­vo­yes de­ben atra­ve­sar el pa­so de Sa­lang, una vía con un tú­nel a 3.400 me­tros de al­ti­tud que cru­za las mon­ta­ñas del Hindu Kush. Du­ran­te la re­ti­ra­da de las tro­pas so­vié­ti­cas en 1989 es­te fue un lu­gar ideal pa­ra las em­bos­ca­das de los gru­pos re­bel­des. Ade­más, en in­vierno las ca­rre­te­ras sue­len es­tar he­la­das y las ava­lan­chas de nie­ve son fre­cuen­tes. Ha­ce cua­tro años mu­rie­ron 166 per­so­nas a cau­sa de un te­rri­ble alud.

“Del 85 al 90% de nues­tro equi­pa­mien­to es­tá al sur y al es­te del tú­nel”, co­men­tó al pe­rió­di­co The New York Ti­mes el ge­ne­ral de di­vi­sión nor­te­ame­ri­cano Kurt Stein, res­pon­sa­ble de lo­gís­ti­ca de Orien­te Me­dio y su­r­oes­te de Asia. Y los man­dos mi­li­ta­res ja­más se arries­gan por una ru­ta so­li­ta­ria y vul­ne­ra­ble, fá­cil pa­ra un ata­que fu­nes­to.

¿El ca­mino de re­gre­so ha de ser por Pa­kis­tán? Es­ta­dos Uni­dos pla­nea tras­la­dar en ca­mio­nes por vías te­rres­tres af­ga­nas al me­nos el 60% de su ma­te­rial. El destino se­ría el puer­to de Ka­ra­chi. Pe­ro la si­tua­ción de se­gu­ri­dad se con­si­de­ra crí­ti­ca. En el pa­sa­do, las ofen­si­vas de re­bel­des pro­ta­li­ba­nes con­tra los con­vo­yes mi­li­ta­res que atra­ve­sa­ban el te­rri­to­rio li­mí­tro­fe en­tre Af­ga­nis­tán y Pa­kis­tán eran fre­cuen­tes. Es im­pen­sa­ble que no va­yan a pro­du­cir­se más. El cru­ce de la fron­te­ra en el im­por­tan­te pa­so Jái­ber, un des­fi­la­de­ro al no­res­te de Af­ga­nis­tán, es muy pe­li­gro­so. Es­ta ru­ta cru­za las áreas tri­ba­les pa­quis­ta­níes, don­de son fuer­tes los ta­li­ba­nes, y el ejér­ci­to de Pa­kis­tán no con­tro­la la zo­na.

La re­ti­ra­da de Af­ga­nis­tán por te­rri­to­rios no pa­ci­fi­ca­dos ha aca­ba­do en desas­tre mu­chas ve­ces: en el úl­ti­mo mes y me­dio del re­plie­gue so­vié­ti­co mu­rie­ron 60 hom­bres por ata­ques de mu­yahi­di­nes o alu­des de nie­ve. Más gra­ve fue la tra­ge­dia de los bri­tá­ni­cos ha­ce más de un si­glo. En enero de 1842 el ge­ne­ral de di­vi­sión Wi­lliam Elp­hins­to­ne re­ti­ró de Ka­bul la ex­pe­di­ción mi­li­tar a su man­do. Un con­voy de 17.000 per­so­nas –sol­da­dos, mu­je­res, ni­ños y per­so­nal de apo­yo– de­bía cru­zar el pa­so Jái­ber has­ta Ja­la­la­bad. So­lo unos cuan­tos lo lo­gra­ron. El res­to mu­rió vio­len­ta­men­te por el ca­mino.

“Exis­ten bue­nas ra­zo­nes pa­ra com­pren­der por qué se ha de­fi­ni­do la re­ti­ra­da de Af­ga­nis­tán co­mo una pe­sa­di­lla lo­gís­ti­ca”, afir­ma el fo­tó­gra­fo Yu­ri

Kozy­rev, tras pre­sen­ciar in si­tu los tra­ba­jos du­ran­te diez días. Kory­rev ha­bía vi­si­ta­do el país al co­men­zar la gue­rra. Des­pués vi­vió nue­ve años en Bag­dad.

Los ma­cu­tos es­tán lis­tos: en una ba­se de Es­ta­dos Uni­dos, los sol­da­dos aguar­dan la lle­ga­da del avión de trans­por­te que los de­vol­ve­rá a su país. En su ho­ja de ser­vi­cios fi­gu­ra la par­ti­ci­pa­ción en mi­sio­nes de com­ba­te du­ran­te nue­ve me­ses en la pro­vin­cia de Lo­gar, al es­te de Af­ga­nis­tán.

Con­duc­to­res af­ga­nos trans­por­tan ma­te­rial has­ta los cen­tros de tras­bor­do.

Los ope­ra­rios des­mon­tan del tan­que la ma­lla de de­fen­sa an­ti­ata­ques.

Los sol­da­dos ame­ri­ca­nos cons­tru­yen mu­ros an­ti­ata­ques con ayu­da lo­cal.

Des­pe­di­da: los af­ga­nos se ha­cen car­go de la ba­se de Al­ti­mur.

En fe­bre­ro de 2014, 32.000 sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses de­be­rán ha­ber aban­do­na­do ya el país.

En las tien­das de Ba­gram se mez­clan los sou­ve­nirs y las ar­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.