Un ver­te­de­ro que vuel­ve a la vi­da

La La­gu­na Lar­ga de Vi­lla­ca­ñas (To­le­do), que lle­gó a acu­mu­lar cien­tos de to­ne­la­das de es­com­bros y desechos, re­cu­pe­ra su ri­ca bio­di­ver­si­dad gracias a un pro­yec­to de res­tau­ra­ción de los hu­me­da­les de Cas­ti­lla-La Man­cha.

Geo - - GEO VISIÓN - Tex­to: Joa­quim M. Pu­jals Fo­tos: Glo­bal Na­tu­re

EN LOS AÑOS NO­VEN­TA, Vi­lla­ca­ñas lle­gó a ser uno de los pue­blos más ri­cos de La Man­cha, y tal vez de Es­pa­ña. A re­mol­que de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, la in­dus­tria ma­de­re­ra lo­cal lle­gó a pro­du­cir un mi­llón de puer­tas al año. Cu­brían el 70% de la de­man­da na­cio­nal. Los 10.000 ha­bi­tan­tes de la lo­ca­li­dad des­co­no­cían el pa­ro. Los ele­va­dos sa­la­rios atraían a tra­ba­ja­do­res de otras co­mar­cas y los con­ce­sio­na­rios lle­ga­ron a ven­der has­ta una vein­te­na de co­ches de ga­ma al­ta al mes.

El es­ta­lli­do de la bur­bu­ja en 2007 aca­bó con es­te sue­ño. En cin­co años, el mu­ni­ci­pio to­le­dano pa­só del pleno em­pleo a un 23% de de­socu­pa­dos. La ma­yor par­te de la vein­te­na de fá­bri­cas de su po­lí­gono in­dus­trial ce­rra­ron, em­bar­ga­das por los ban­cos. Muy po­cos de sus 4.000 ope­ra­rios han con­ser­va­do el tra­ba­jo. Vi­lla­ca­ñas se hun­dió en una pro­fun­da cri­sis de la que to­da­vía hoy no ha lo­gra­do re­cu­pe­rar­se.

En los años de opu­len­cia, mien­tras se ge­ne­ra­ba una ri­que­za, se des­truía otra. Bue­na par­te de las 300 hec­tá­reas de la­gu­nas de aguas sa­lo­bres que ro­dean el nú­cleo ur­bano, uno de los bio­to­pos más va­lio­sos de la cuen­ca al­ta del Gua­dia­na, se con­vir­tie­ron en ver­te­de­ros y es­com­bre­ras a los que iban a pa­rar los desechos de la prós­pe­ra so­cie­dad.

“La La­gu­na Lar­ga de Vi­lla­ca­ñas era tal vez la más con­ta­mi­na­da de la Pe­nín­su­la. Es­ta­ba lle­na de des­per­di­cios, y re­ci­bía las aguas re­si­dua­les del pue­blo”, re­cuer­da Santos Ci­ru­jano, bió­lo­go del Real Jar­dín Bo­tá­ni­co (CSIC), au­tor de es­tu­dios pa­ra la ges­tión de su flo­ra. “Se sa­ca­ron más de mil me­tros cú­bi­cos de es­com­bros y ba­su­ras, y se ne­ce­si­ta­ron tre­ce ca­mio­nes de tie­rra ve­ge­tal pa­ra cu­brir el res­to. Se ha­cían bo­te­llo­nes y has­ta ca­rre­ras de mo­to­cross”, pre­ci­sa Aman­da del Río, coor­di­na­do­ra del Pro­yec­to Hu­me­da­les de La Man­cha de la Fun­da­ción Glo­bal Na­tu­re, que tra­ba­ja en su re­cu­pe­ra­ción. ES DI­CIEM­BRE. UNA NU­TRI­DA ban­da­da de fla­men­cos al­za el vue­lo des­de la La­gu­na Lar­ga, don­de han es­ta­do fil­tran­do el agua en bus­ca de in­ver­te­bra­dos, con las ca­sas de Vi­lla­ca­ñas co­mo te­lón de fon­do. Ci­güe­ñas, fo­chas y azu­lo­nes se ali­men­tan tam­bién en la lá­mi­na de agua de bue­na ca­li­dad que lle­na de nue­vo la cu­be­ta. Al­go más al sur, las gru­llas han ele­gi­do un año más la La­gu­na de Pe­ña Hue­ca co­mo uno de sus prin­ci­pa­les cen­tros de cría en la re­gión.

El re­gre­so de es­tas aves mi­gra­to­rias es el re­sul­ta­do más vi­si­ble de quin­ce años de tra­ba­jo de Glo­bal Na­tu­re, es­pe­cia­li­za­da des­de ha­ce dos dé­ca­das en la re­cu­pe­ra­ción de hu­me­da­les de la Pe­nín­su­la, y que ha re­ci­bi­do por ello uno de los pre­mios a la Con­ser­va­ción de la Bio­di­ver­si­dad que con­ce­de la Fun­da­ción BBVA. Has­ta aho­ra ha res­ca­ta­do 2.700 hec­tá­reas de unas 90 zo­nas hú­me­das in­te­rio­res y cos­te­ras en Cas­ti­lla-La Man­cha, Cas­ti­lla y León, Ga­li­cia, Ex­tre­ma­du­ra y la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na.

Pe­ro no to­da la ri­que­za bio­ló­gi­ca de Vi­lla­ca­ñas re­sul­ta tan vis­to­sa co­mo las for­ma­cio­nes de aves pa­ti­lar­gas. Las pie­zas más va­lio­sas pa­san inad­ver­ti­das pa­ra los pro­fa­nos. Plan­tas es­te­pa­rias del gé­ne­ro li­mo­nium, al­gu­nas en­dé­mi­cas de las es­te­pas man­che­gas, el car­no­so co­ra­li­llo o la mar­ga­ri­ta de las es­te­pas, e in­ver­te­bra­dos co­mo el gri­llo cas­ca­bel de pla­ta son ver­da­de­ras jo­yas que de­pen­den de la sa­lud de es­tas la­gu­nas pa­ra no des­apa­re­cer del pla­ne­ta.

Du­ran­te si­glos, los hu­me­da­les in­te­rio­res y las es­te­pas sa­li­nas que los ro­dean fue­ron con­si­de­ra­dos te­rre­nos bal­díos, eria­les sin va­lor eco­nó­mi­co ni eco­ló­gi­co al­guno, in­clu­so fo­cos de pro­pa­ga­ción de en­fer­me­da­des co­mo la ma­la­ria. Por ello, fue­ron sis­te­má­ti­ca­men­te dre­na­dos y sus te­rre­nos ya se­cos, ro­tu­ra­dos o sim­ple­men­te aban­do­na­dos a la ero­sión. Hoy sa­be­mos que, pe­se a su as­pec­to aus­te­ro, son ri­cos eco­sis­te­mas en los que pros­pe­ra la vi­da ani­mal y ve­ge­tal.

De he­cho, de ellos de­pen­de el 40% de las es­pe­cies ame­na­za­das de la Pe­nín­su­la. Aves es­te­pa­rias co­mo el cer­ní­ca­lo pri­mi­lla, el agui­lu­cho ce­ni­zo, el al­ca­ra­ván, los si­so­nes, las alon­dras o las ca­lan­drias tie­nen aquí al­gu­nas de sus úl­ti­mas po­bla­cio­nes en la Eu­ro­pa oc­ci­den­tal. La mi­tad de las avu­tar­das del mun­do, im­po­nen­tes con sus on­ce ki­los de pe­so, re­sis­ten en­tre no­so­tros. Y la sal­va­ción de sus bio­to­pos po­dría ser uno de los ejes de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de pue­blos co­mo Vi­lla­ca­ñas gracias al eco­tu­ris­mo.

Glo­bal Na­tu­re ad­quie­re te­rre­nos pú­bli­cos o pri­va­dos al­re­de­dor de los hu­me­da­les y se po­ne ma­nos a la obra pa­ra res­tau­rar sus va­lo­res me­dioam­bien­ta­les y pai­sa­jís­ti­cos. Hay que re­ti­rar o cu­brir re­si­duos de todo ti­po, ta­par zan­jas de dre­na­je, reinun­dar las cu­be­tas ins­ta­lan­do fil­tros ver­des pa­ra re­cu­pe­rar la ca­li­dad del agua, re­plan­tar la ve­ge­ta­ción aso­cia­da re­co­lec­tan­do se­mi­llas de ejem­pla­res su­per­vi­vien­tes (no exis­ten vi­ve­ros de es­tas es­pe­cies), con­tro­lar ac­ti­vi­da­des co­mo el pas­to­reo y la ex­trac­ción de sal y ha­bi­li­tar ca­mi­nos e in­fraes­truc­tu­ras pa­ra su dis­fru­te (co­mo mi­ra­do­res pa­ra la fau­na).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.