Vol­ca­nes

Los gi­gan­tes ex­plo­si­vos de Is­lan­dia

Geo - - SUMARIO FEBRERO -

Des­de la erup­ción del Ey­jaf­ja­lla­jö­kull, en pri­ma­ve­ra de 2010, los vol­ca­nes de Is­lan­dia son tan famosos co­mo te­mi­dos, so­bre todo, en­tre los via­je­ros que que­da­ron atra­pa­dos en al­gún ae­ro­puer­to por cul­pa de la nu­be de ce­ni­zas. GEO en­tre­vis­ta a la me­teo­ró­lo­ga is­lan­de­sa Si­grún Karls­dót­tir. GEO: Al­gu­nos ex­per­tos opi­nan que la erup­ción del Ey­jaf­ja­lla­jö­kull fue “re­la­ti­va­men­te dé­bil”. ¿Qué pien­sa us­ted?

SI­GRÚN KARLS­DÓT­TIR: Es ver­dad que el vo­lu­men de la nu­be de ce­ni­zas del Ey­jaf­ja­lla­jö­kull fue mu­cho me­nor que, por ejem­plo, la que el Gríms­vötn lan­zó un año des­pués. Pe­ro no lo lla­ma­ría una erup­ción “dé­bil”. ¡Hu­bo 270 millones de me­tros cú­bi­cos de ce­ni­za que pa­ra­li­za­ron 100.000 vue­los! GEO: ¿Qué otras di­fe­ren­cias hay en­tre las erup­cio­nes del Ey­jaf­ja­lla­jö­kull en 2010 y del Gríms­vötn un año des­pués? –Una co­sa es que un vol­cán es­cu­pa du­ran­te unos días; pe­ro si la fa­se al­ta­men­te ex­plo­si­va du­ra 39 días, co­mo fue el ca­so del Ey­jaf­ja­lla­jö­kull, eso ya es otro can­tar. Cuan­do el Gríms­vötn se tran­qui­li­zó des­pués de ru­gir bre­ve pe­ro in­ten­sa­men­te y gran­je­ros y al­dea­nos vol­vie­ron a ver la luz del día, lim­pia­ron las ce­ni­zas y el ca­pí­tu­lo se zan­jó. Tam­bién no­so­tros, los cien­tí­fi­cos, las au­to­ri­da­des de avia­ción y los equi­pos de emer­gen­cia tu­vi­mos una mi­sión in­ten­sa, pe­ro cor­ta. Sin em­bar­go, en el ca­so del Ey­jaf­ja­lla­jö­kull, el per­ma­nen­te cam­bio en­tre fa­ses de erup­ción y fa­ses de cal­ma, aler­ta por ce­ni­zas y le­van­ta­mien­to de la aler­ta, ai­re con­ta­mi­na­do y no con­ta­mi­na­do, se pro­lon­gó du­ran­te un mes. Y eso real­men­te fue muy di­fí­cil pa­ra to­dos los im­pli­ca­dos. GEO: Is­lan­dia es­tá sur­ca­da por 31 sis­te­mas vol­cá­ni­cos ac­ti­vos: ¿có­mo mo­ni­to­rean us­ted y sus co­le­gas es­te ar­dien­te sub­mun­do? –Nues­tra is­la se en­cuen­tra en­ci­ma de los bor­des de frac­tu­ra de las pla­cas Eu­roa­siá­ti­ca y Nor­te­ame­ri­ca­na, en­tre las cua­les se en­cuen­tra la mi­cro­pla­ca Hrep­par, al sur. En reali­dad, siem­pre hay ac­ti­vi­dad a lo lar­go de la fa­lla de va­rios ki­ló­me­tros de an­cho que atra­vie­sa la is­la de su­r­oes­te a no­res­te. He­mos cu­bier­to la zo­na ac­ti­va de rift con una den­sa red de ob­ser­va­ción: con­tro­la­mos con re­gu­la-

ri­dad la fuer­za de los seís­mos en 62 pun­tos, y en unos 70 pun­tos, los da­tos de GPS que cam­bian se­gún la de­for­ma­ción del sue­lo. Ade­más, vi­gi­la­mos seis jun­tas de di­la­ta­ción de la fa­lla y te­ne­mos unas 200 es­ta­cio­nes de me­di­ción me­teo­ro­ló­gi­ca y 160 de me­di­ción hi­dro­ló­gi­ca. Es­tas úl­ti­mas son es­pe­cial­men­te im­por­tan­tes en nues­tra is­la, cu­bier­ta de gla­cia­res, pues cuan­do cam­bia el ni­vel de agua de de­ter­mi­na­dos la­gos o ríos o cuan­do au­men­ta la ve­lo­ci­dad de la co­rrien­te de los arro­yos gla­cia­res, eso in­di­ca que pro­ba­ble­men­te se ha ca­len­ta­do el sub­sue­lo, es de­cir, que hay ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca. Ha­ce po­co co­men­za­mos a exa­mi­nar las emi­sio­nes de gas en al­gu­nos crá­te­res. Hoy te­ne­mos que ca­mi­nar o a ve­ces in­clu­so vo­lar has­ta allí pa­ra leer los da­tos, pe­ro eso pron­to se au­to­ma­ti­za­rá.

Por úl­ti­mo, uti­li­za­mos un ra­dar me­teo­ro­ló­gi­co pa­ra de­tec­tar y ras­trear par­tí­cu­las de ce­ni­za en la at­mós­fe­ra. Es­ta téc­ni­ca la es­tre­na­mos po­cos días an­tes de la erup­ción del He­kla en enero de 1991. Gracias al nue­vo apa­ra­to por pri­me­ro vez pu­di­mos pre­ve­nir a la po­bla­ción del pe­li­gro de una llu­via de ce­ni­zas. Es­to es muy im­por­tan­te pa­ra Is­lan­dia, un país os­cu­re­ci­do du­ran­te la mi­tad del año por días cor­tos o mal tiem­po. GEO: ¿Cuán­tas per­so­nas se de­di­can pro­fe­sio­nal­men­te a los vol­ca­nes en Is­lan­dia? – So­lo en el Ice­lan­dic Me­teo­ro­lo­gi­cal Of­fi­ce (IMO) hay al­re­de­dor de 40 ex­per­tos de­di­ca­dos a los dis­tin­tos fe­nó­me­nos vul­ca­no­ló­gi­cos, que in­clu­yen te­rre­mo­tos, inun­da­cio­nes,

et­cé­te­ra. En la Uni­ver­si­dad de Reikiavik hay otros diez cien­tí­fi­cos, a los que se su­man em­plea­dos de Pro­tec­ción Ci­vil y au­to­ri­da­des de emer­gen­cia. En to­tal, se­rán cien per­so­nas. GEO: Des­de que Is­lan­dia fue po­bla­da, ha­ce unos mil años, se han re­gis­tra­do cer­ca de 250 erup­cio­nes; de me­dia, una ca­da cua­tro o cin­co años. Se sue­le de­cir que es cues­tión de tiem­po el que en­tre en erup­ción uno de los cua­tro vol­ca­nes Katla, He­kla, Ask­ja y Gríms­vötn. ¿Qué hay de eso? –Mis co­le­gas del IMO se es­fuer­zan por iden­ti­fi­car en la zo­na vol­cá­ni­ca­men­te ac­ti­va los in­di­cios que po­drían in­di­car un “cam­bio de com­por­ta­mien­to” de es­tos cua­tro can­di­da­tos. Los cam­bios ex­tra­ños sue­len in­di­car la in­mi­nen­cia de una erup­ción. Los pri­me­ros

in­di­cios de la exis­ten­cia de flu­jos de mag­ma ba­jo el gla­ciar Ey­jaf­ja­lla­jö­kull, por ejem­plo, los des­cu­bri­mos en­tre 1992 y 1994; a me­dia­dos de 2009 la in­ten­si­dad in­cre­men­tó, y en la no­che del 21 de mar­zo de 2010, las pri­me­ras sal­vas de fue­go se lan­za­ron al cie­lo.

El He­kla, a su vez, no fue tan par­si­mo­nio­so. Las fa­ses de avi­so pre­vio fue­ron muy cor­tas, de en­tre una y dos ho­ras, en sus cua­tro erup­cio­nes des­de 1970. En cuan­to a los ac­tua­les pa­tro­nes de ac­ti­vi­dad, tam­bién te­ne­mos in­di­cios de que el He­kla y el Katla se van a mo­ver. En cuan­to al Ask­ja, ya en mar­zo de 2012 se de­rri­tió el hie­lo del la­go gla­ciar en el crá­ter, des­de en­ton­ces, el vol­cán es­tá en in­ten­sa ob­ser­va­ción. Y nues­tros da­tos so­bre el Gríms­vötn mues­tran que el ar­dien­te sub­mun­do del gla­ciar de Vat­na, el ma­yor de Eu­ro­pa, que cu­bre el vol­cán, ha lle­ga­do sin du­da al­gu­na a una fa­se ac­ti­va en la que hay que con­tar con una erup­ción ca­da dos a sie­te años. Es­ta­mos a la ex­pec­ta­ti­va. Pe­ro en nin­gún ca­so pue­des pre­de­cir hoy cuán­do pa­sa­rá qué y con qué vio­len­cia. Lo úni­co se­gu­ro es que no po­de­mos im­pe­dir na­da. GEO: Cuan­do un vol­cán cu­bier­to por un gla­ciar ex­pul­sa mag­ma, ¿cuál es el ma­yor ries­go: la la­va ar­dien­te, las ce­ni­zas o las aguas del la­go gla­ciar que se de­rra­man a to­da ve­lo­ci­dad por la mon­ta­ña? – Es­tos fe­nó­me­nos na­tu­ra­les so­lo son pe­li­gro­sos cuan­do ocu­rren cer­ca de lo­ca­li­da­des o ca­rre­te­ras, aun­que una inun­da­ción cau­sa­da por un gla­ciar –en is­lan­dés, lo lla­ma­mos

jö­kulh­laup– tie­ne una gran fuer­za des­truc­to­ra. Las nu­bes de ce­ni­za pue­den te­ner efec­tos muy no­ci­vos pa­ra el ser hu­mano y los ani­ma­les: pue­den cau­sar as­ma o in­to­xi­ca­cio­nes. Por el con­tra­rio, en re­gio­nes de­sier­tas, los ríos de la­va y los cho­rros ar­dien­tes son fe­nó­me­nos be­llí­si­mos de con­tem­plar y mo­ti­vos fo­to­grá­fi­cos es­pec­ta­cu­la­res.

GEO: ¿Qué ocu­rre en ca­so de emer­gen­cia? –Ca­si todo su­ce­de an­tes: el IMO es­tá en per­ma­nen­te con­tac­to con la au­to­ri­dad de Pro­tec­ción Ci­vil y ges­tión de emer­gen­cias, so­bre todo cuan­do te­me­mos una erup­ción. Pe­rió­di­ca­men­te, sus ex­per­tos rea­li­zan en las al­deas y las gran­jas cer­ca­nas a los vol­ca­nes ca­pa­ci­ta­cio­nes y en­tre­na­mien­tos de eva­cua­ción. Allí ca­da ni­ño sa­be po­ner­se una más­ca­ra res­pi­ra­to­ria, y ca­da adul­to sa­be cuán­do tie­ne que te­ner las ma­le­tas en la puer­ta de casa. Cuan­do la si­tua­ción se po­ne se­ria, ca­da uno re­ci­be un SMS de emer­gen­cia y tie­ne que ir al pun­to de en­cuen­tro en­se­gui­da. Es im­por­tan­te que na­die ol­vi­de mar­car su casa con la pa­la­bra “aban­do­na­da”, pa­ra que los equi­pos de res­ca­te no bus­quen en vano. GEO: ¿Có­mo se en­te­ran los tu­ris­tas de una emer­gen­cia? –Si no es­tán re­co­rrien­do un área de­sier­ta sin te­lé­fono sa­te­li­te, la po­bla­ción lo­cal los in­for­ma­rá. Ade­más, Pro­tec­ción Ci­vil em­pie­za a tra­ba­jar por to­das par­tes, re­par­tien­do ho­jas in­for­ma­ti­vas y col­gan­do car­te­les en to­dos los idio­mas ima­gi­na­bles. Los vi­si­tan­tes no tie­nen que preo­cu­par­se. Al fin y al ca­bo, no­so­tros tam­po­co lo ha­ce­mos.

Di­rec­to­ra del De­par­ta­men­to de Pe­li­gros Na­tu­ra­les del Ice­lan­dic Me­teo­ro­lo­gi­cal Of­fi­ce (IMO), la me­teo­ró­lo­ga Si­grún

Karls­dót­tir tra­ba­ja en Reikiavik, ca­pi­tal de Is­lan­dia.

Fo­tos: Christopher Lund En­tre­vis­ta: Katja Trip­pel

Fies­ta de fue­go a prin­ci­pios de pri­ma­ve­ra: pa­ra ad­mi­rar los cho­rros de la­va del vol­cán Ey­jaf­ja­lla­jö­kull, va­rios aven­tu­re­ros se acer­ca­ron al bor­de de la fa­lla po­co des­pués de la erup­ción del 21 de mar­zo de 2010.

Ener­gía con­cen­tra­da: las di­fe­ren­cias de car­ga eléc­tri­ca den­tro de la nu­be de ce­ni­za son tan in­men­sas que pro­vo­can un ra­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.