Ser­vi­cios de sal­va­men­to

Res­ca­te con un equi­po de emer­gen­cia

Geo - - SUMARIO FEBRERO -

ES UN BE­LLO DÍA DE sep­tiem­bre en la cos­ta me­ri­dio­nal de Is­lan­dia, un tar­dío re­ga­lo del ve­rano: el cie­lo azul y el ver­dor in­ten­so ba­jo la des­lum­bran­te luz del sol. Unos ki­ló­me­tros al es­te de la lo­ca­li­dad de He­lla, el agua re­lu­cien­te se des­pe­ña des­de la mon­ta­ña. So­lo hay nie­ve en lo al­to de los gla­cia­res. La des­gra­cia pa­re­ce le­ja­na.

A las 14.10 ho­ras sue­na el mó­vil de Ste­fán Smá­ri Ás­mun­dar­son, re­pre­sen­tan­te co­mer­cial que hoy dis­fru­ta de un día li­bre. Pe­ro la cen­tral de emer­gen­cias le co­mu­ni­ca: hay tu­ris­tas atra­pa­dos en la ca­rre­te­ra. En las tie­rras al­tas, a unos 200 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, una pa­re­ja se ha que­da­do atas­ca­da en la nie­ve. Adiós al tiem­po li­bre de es­te jo­ven de 23 años y pe­lo ra­pa­do, que aho­ra se di­ri­ge al cen­tro de res­ca­te es­cu­chan­do du­ros rit­mos de rap en la ra­dio del co­che. Flugb­jör­gu­nars­vei­tin se lee en el blan­co edi­fi­cio de ura­li­ta a las afue­ras de la lo­ca­li­dad de He­lla: sig­ni­fi­ca Aso­cia­ción de Res­ca­te Aé­reo y es una de las pa­la­bras is­lan­de­sas más “sen­ci­llas”, aun­que quien ne­ce­si­ta ayu­da no tie­ne que re­cor­dar­la, pues en todo el país se lla­ma al mis­mo nú­me­ro: 112.

En­tre 1.200 y 1.500 lla­ma­das al año re­gis­tra ICE-SAR, la fe­de­ra­ción de las al­re­de­dor de cien aso­cia­cio­nes de res­ca­te is­lan­de­sas, en­tre ellas, Flugb­jör­gu­nars­vei­tin. La na­tu­ra­le­za ex­cep­cio­nal de la is­la obli­ga a los vo­lun­ta­rios a rea­li­zar una am­plia ga­ma de ta­reas: ser­vi­cio de ca­rre­te­ras, ayu­dan­tes en ca­so de ave­rías y so­co­rris­tas de mar y mon­ta­ña. Tam­bién sir­ven de Pro­tec­ción Ci­vil cuan­do un vol­cán en­tra en erup­ción o un río des­tru­ye puen­tes. Sa­len en uni­da­des de has­ta cien hom­bres pa­ra bus­car ca­mi­nan­tes per­di­dos

La ma­yo­ría de los tu­ris­tas ama las pis­tas de las tie­rras al­tas, pe­ro so­lo una mi­no­ría con­du­ce lo su­fi­cien­te­men­te bien

en las gé­li­das cue­vas, acordonan vol­ca­nes en erup­ción con­tra los cu­rio­sos o sa­can vehícu­los atra­pa­dos en el barro.

Un detalle in­tere­san­te: la ma­yo­ría de sus mi­sio­nes tie­ne co­mo ob­je­ti­vo au­xi­liar a ex­tran­je­ros. Na­die quie­re sa­ber cuál es el por­cen­ta­je exac­to, na­die con­ta­bi­li­za la na­cio­na­li­dad de los que ne­ce­si­tan ayu­da; pa­re­ce que los so­co­rris­tas no quie­ren re­ve­lar has­ta qué pun­to la im­pru­den­cia de los tu­ris­tas man­tie­ne ocu­pa­da es­ta tro­pa de apro­xi­ma­da­men­te 3.000 so­cios. Tal vez el ca­rác­ter bon­da­do­so de los is­lan­de­ses les prohí­be mo­far­se o mos­trar­se su­pe­rio­res fren­te a sus vi­si­tan­tes, por muy ne­gli­gen­te­men­te que se com­por­ten... a me­nu­do, con con­se­cuen­cias dra­má­ti­cas.

To­dos los años mue­ren vi­si­tan­tes que es­tán mal pre­pa­ra­dos y sub­es­ti­man los pe­li­gros is­le­ños. La lista de his­to­rias de ho­rror so­lo en el área de la cen­tral de res­ca­te de He­lla es lar­ga: en 2004, en ve­rano y con muy buen tiem­po, un jo­ven is­rae­lí em­pren­dió una caminata cer­ca de las fuen­tes de Land­man­na­lau­gar, con va­que­ros y cha­que­ta. Dos ho­ras des­pués le sor­pren­dió una ven­tis­ca de nie­ve; a las cua­tro de la tar­de, cuan­do lla­mó al 112, ca­si no te­nía fuer­zas pa­ra ha­blar. Cuan­do los res­ca­ta­do­res lo en­con­tra­ron a la una de la no­che ha­bía muer­to de frío.

En esa mis­ma área cua­tro per­so­nas se han aho­ga­do des­de 2005, to­das se ha­bían per­di­do e in­ten­ta­do atra­ve­sar gran­des ríos. En la pri­ma­ve­ra de 2010, cuan­do to­da Is­lan­dia pe­re­gri­na­ba al ar­dien­te Ey­jaf­ja­lla­jö­kull y los res­ca­ta­do­res tu­vie­ron mu­cho tra­ba­jo coor­di­nan­do el flu­jo de vi­si­tan­tes, tres ha­bi­tan­tes de Reikiavik se que­da­ron atas­ca­dos con el co­che al ha­ber co­gi­do el ca­mino equi­vo­ca­do al vol­cán. Dos aban­do­na­ron el vehícu­lo, se per­die­ron y mu­rie­ron de frío. En agos­to de 2011, un au­to­bús to­do­te­rreno se hun­dió en el la­go Blau­tu­lón por una im­pru­den­cia, se­gún los lo­ca­les, al atra­ve­sar­lo por ese pun­to del agua. El con­duc­tor sal­vó a los on­ce pa­sa­je­ros. Ese mis­mo mes, el río Skyn­di­dal­sá arras­tró a una pa­re­ja sui­za en su co­che de al­qui­ler; los dos lo­gra­ron su­bir­se al te­cho y lla­mar al 112: un equi­po de so­co­rro los res­ca­tó.

Es­ta tar­de, Ste­fán sa­be que le es­pe­ra una mi­sión de re­mol­que sen­ci­lla. Eso sí, el via­je du­ra­rá tres ho­ras. Con una pro­vi­sión de cho­co­la­ti­nas a sus pies, se aco­mo­da en el asien­to del co­pi­lo­to de un po­de­ro­so pick-up, con rue­das enor­mes. Al vo­lan­te va Va­lur Ha­ralds­son, un ve­te­rano de pe­lo gris con 40 años de ex­pe­rien­cia, que pi­sa el ace­le­ra­dor del vehícu­lo de 300 ca­ba­llos con san­da­lias. El ca­mino lle­va por la Ring Road (ca­rre­te­ra de cir­cun­va­la­ción) ha­cia el oes­te; pe­ro pron­to gi­ra­mos a la de­re­cha aden­trán­do­nos en la F 26, una po­pu­lar ru­ta que re­co­rre las tie­rras al­tas: la Spren­gi­san­dur. La F de­lan­te del nú­me­ro de ca­rre­te­ra de­be­ría ser una ad­ver­ten­cia pa­ra cual­quier via­je­ro, pues sig­ni­fi­ca Fja­lla­ve­gur y así se lla­man las pis­tas ale­ja­das de la Ring Road que atra­vie­san el in­te­rior del país y so­lo son ac­ce­si­bles con vehícu­los to­do­te­rreno. Mu­chos de es­tos tra­yec­tos re­quie­ren ha­bi­li­da­des de con­duc­ción es­pe­cia­les en nie­ve, barro y hie­lo, in­clui­da la tra­ve­sía de ríos. Las ru­tas de las tie­rras al­tas so­lo es­tán abier­tas du-

ran­te dos me­ses al año; qui­zá por eso sean el desafío pre­fe­ri­do de los cen­troeu­ro­peos que prac­ti­can tu­ris­mo de aven­tu­ra.

El pick-up pa­ti­na en ca­da cur­va de la pol­vo­rien­ta pis­ta. Va­lur con­du­ce ca­lla­do y con una cal­ma es­toi­ca. Nos ro­dean ro­cas y de­sier­to has­ta don­de lle­ga la vis­ta y el via­je de tres ho­ras por el pá­ra­mo ma­rrón pa­re­ce eterno; no hay ni un al­ma. No hay na­da que pue­da ayu­dar­te en ca­so de emer­gen­cia: ni

pos­tes de so­co­rro, ni ga­so­li­ne­ras y los es­ca­sos cam­pings es­tán ce­rra­dos en sep­tiem­bre. Y el ulu­lar del vien­to ex­pli­ca por qué Ste­fán lle­va sus pan­ta­lo­nes tér­mi­cos de co­lor ro­jo.

En el ho­ri­zon­te, las gé­li­das mon­ta­ñas com­ple­tan el pa­no­ra­ma. La ca­rre­te­ra dis­cu­rre en­tre los gla­cia­res de Vat­na­jö­kull y Hofs­jö­kull, pri­me­ro y ter­ce­ro del país en ta­ma­ño. La vis­ta es es­pec­ta­cu­lar. Aún más im­pre­sio­nan­te es ver có­mo cam­bia brus­ca­men­te el am­bien­te me­dia ho­ra an­tes de lle­gar a nues­tro destino. El cie­lo se os­cu­re­ce adop­tan­do un pro­fun­do gris, una re­pen­ti­na ven­tis­ca nu­bla la mi­ra­da y las blancas y po­de­ro­sas mon­ta­ñas ins­pi­ran mie­do. Un río lo­do­so flu­ye a tra­vés de la ca­rre­te­ra co­mo una im­pre­sio­nan­te de­mos­tra­ción es­pon­tá­nea del ca­pri­cho­so po­der de la na­tu­ra­le­za. Va­lur guía el vehícu­lo len­ta­men­te por el agua y Ste­fán di­ce sin la me­nor sor­pre­sa: “Así son las co­sas en Is­lan­dia. Tie­nes que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra todo.”

Mu­chos via­je­ros no lo es­tán. Al cru­zar un río, por ejem­plo, la pru­den­cia es fun­da­men­tal. Un clá­si­co error de prin­ci­pian­te, se­gún Ste­fán, es que­rer sa­lir lo más rá­pi­do po­si­ble de la si­tua­ción, ya sea por mie­do o desa­tino.

Unos ki­ló­me­tros más ade­lan­te, una ca­pa de nie­ve cu­bre la ca­rre­te­ra; se­gún los res­ca­tis­tas, ca­yó ha­ce dos o tres días. Des­pués de tres ho­ras de via­je lle­gan a su me­ta: un

Que­dar­se atas­ca­do en la nie­ve y pi­sar el ace­le­ra­dor es un error de prin­ci­pian­te con gra­ves con­se­cuen­cias si no se es­tá lo­ca­li­za­do

To­yo­ta Land Crui­ser de 190 ca­ba­llos y con trac­ción en las cua­tro rue­das que pue­de atra­ve­sar ca­si cual­quier te­rreno. Al me­nos teó­ri­ca­men­te. El co­che es­tá pa­ra­do en me­dio de la pis­ta, con los neu­má­ti­cos en­te­rra­dos; jun­to a él, una jo­ven pa­re­ja neer­lan­de­sa.

“¡Por fin!”, ex­cla­ma la mu­jer, que vis­te pan­ta­lo­nes va­que­ros y un anorak. “¡Por fin ha­béis lle­ga­do!” Su voz de­la­ta ale­gría y tam­bién asom­bro. La es­pe­ra de cua­tro ho­ras le ha pa­re­ci­do lar­ga, sin sa­ber que ella y su no­vio son unos ne­cios afor­tu­na­dos: pri­me­ro, por­que su te­lé­fono te­nía co­ber­tu­ra en el lu­gar don­de se que­da­ron atas­ca­dos; se­gun­do, por­que ha si­do fá­cil en­con­trar­los, di­rec­ta­men­te en la ca­rre­te­ra F 26. Tam­po­co sa­ben que re­co­rrer es­ta ca­rre­te­ra en sep­tiem­bre su­po­ne ya un ries­go por­que los equi­pos de res­ca­te des­ple­ga­dos en los me­ses de ju­lio y agos­to en las tie­rras al­tas ya han re­gre­sa­do a las ba­ses de sus res­pec­ti­vas lo­ca­li­da­des.

Exal­ta­da, la jo­ven ex­pli­ca lo que les ha ocu­rri­do: de re­pen­te apa­re­ció to­da esa nie­ve, mu­cho más pro­fun­da que an­tes, y ella lo in­ten­tó todo pa­ra sa­lir. Mi­ran­do el vehícu­lo de los is­lan­de­ses, aña­de rien­do: “Con un co­che co­mo el vues­tro, no ha­bría ha­bi­do pro­ble­ma.” Su com­pa­ñe­ro se ha que­da­do apar­ta­do, mi­ran­do a la le­ja­nía, co­mo in­di­fe­ren­te. Pa­re­ce aver­gon­za­do no so­lo por la si­tua­ción, sino tam­bién por el com­por­ta­mien­to de su no­via, que char­la con los is­lan­de­ses jo­vial­men­te. El chi­co se en­fa­da. No co­no­cía el plan, di­ce, todo fue idea de ella, que or­ga­ni­zó el via­je pa­ra dar­le una sor­pre­sa.

Los dos is­lan­de­ses per­ma­ne­cen im­pa­si­bles, sin de­cir pa­la­bra, y mon­tan la cuerda de re­mol­que. Cin­co mi­nu­tos des­pués, el co­che de los tu­ris­tas es­tá li­be­ra­do. 50 .000 co­ro­nas (unos 310 eu­ros) cos­ta­rá el res­ca­te; el im­por­te de­pen­de del ca­mino de ida y del es­fuer­zo. Cuan­do hay gen­te en pe­li­gro, los so­co­rris­tas tra­ba­jan gra­tui­ta­men­te. La pa­re­ja cuen­ta su di­ne­ro con de­dos ate­ri­dos, no tie­nen ni idea de la mo­ne­da ex­tran­je­ra, cal­cu­lan, se que­jan y lle­gan a la con­clu­sión de que en ese mo­men­to, los fon­dos del via­je no les lle­gan. Les dan 5.000 co­ro­nas co­mo pri­mer pla­zo y pro­me­ten pa­gar el res­to cuan­do lle­guen a He­lla en unos días. Los res­ca­tis­tas no pre­gun­tan, fo­to­gra­fían la ma­trí­cu­la del co­che de al­qui­ler y apun­tan el te­lé­fono de la chi­ca.

La pa­re­ji­ta quie­re re­co­rrer Is­lan­dia en co­che de al­qui­ler du­ran­te diez días, es la pri­me­ra vez que es­tán aquí. ¿Se han pre­pa­ra­do pa­ra el re­co­rri­do? Cla­ro que sí, el tou­ro­pe­ra­dor de los Paí­ses Ba­jos les ase­gu­ró que con es­te co­che se po­día re­co­rrer el tra­yec­to pre­vis­to sin pro­ble­mas, res­pon­de la con­duc­to­ra sin va­ci­lar. ¿Tie­ne ex­pe­rien­cia en con­duc­ción con trac­ción en las cua­tro rue­das y las di­fí­ci­les con­di­cio­nes de la ca­rre­te­ra? ¡Có­mo no!, di­ce, via­jo ca­da in­vierno a Aus­tria a es­quiar.

Las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas y, so­bre todo, el es­ta­do de las ca­rre­te­ras se pue­den con­sul­tar por in­ter­net en Is­lan­dia, los da­tos se ac­tua­li­zan a dia­rio. Pe­ro la me­jor in­for­ma­ción no sir­ve de na­da cuan­do uno so­bre­es­ti­ma sus ha­bi­li­da­des. Mu­chos tu­ris­tas que

Ya sea hie­lo, ce­ni­za o barro, el vehícu­lo “ga­to de nie­ve” su­pera cual­quier te­rreno.

Fo­tos: Hei­ke Ollertz Tex­to: Mar­ti­na Wim­mer

Ho­lan­de­ses en apu­ros (aba­jo): la pa­re­ja “en­ca­lló” las rue­das de su Land Crui­ser al atra­ve­sar una zo­na de nie­ve. El res­ca­ta­dor

Ste­fán los atien­de con ama­bi­li­dad.

Ste­fán ama los via­jes por las tie­rras al­tas al vo­lan­te de un po­de­ro­so Unimog: “¿Dón­de si no es aquí vas a po­der con­du­cir se­me­jan­tes co­cha­zos?”

Ayu­dar es un hobby: pa­ra jó­ve­nes co­mo Ste­fán y Ká­ri (aba­jo), par­ti­ci­par en el equi­po de res­ca­te es una cues­tión de ho­nor. De pa­so se di­vier­ten en el ta­ller de co­ches (iz­da) y ha­cen via­jes de ex­plo­ra­ción don­de asan sal­chi­chas so­bre la­va (aba­jo iz­da).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.