Es­ti­ma­do lec­tor,

No pue­do de­jar de pen­sar si no es­ta­re­mos ado­ran­do a un be­ce­rro de oro, si la ava­lan­cha de da­tos di­gi­ta­les que nos in­va­de con sus pro­me­sas de un mun­do me­jor, de un am­bien­te más lim­pio, de unos cuer­pos más sa­nos, de un com­por­ta­mien­to más in­te­li­gen­te, no es

Geo - - EDITORIAL - Ju­lián Due­ñas Di­rec tor de G E O. jdue­nas@gyj.es

llá­me­me us­ted bas­tar­do, mes­ti­zo si lo pre­fie­re. Sea cual sea su elec­ción, am­bos tér­mi­nos son apro­pia­dos. Lo son por­que per­te­nez­co a una ge­ne­ra­ción que ha vi­vi­do a ca­ba­llo en­tre dos mun­dos –el analó­gi­co y el di­gi­tal– sin sen­tir­se par­te de nin­guno de ellos. Qui­zá por eso me con­si­de­ro au­to­ri­za­do pa­ra ha­blar de am­bos sin ser­vi­dum­bres afec­ti­vas. Cre­cí en una Es­pa­ña don­de los jó­ve­nes apren­día­mos a es­cri­bir a má­qui­na y es­cu­chá­ba­mos dis­cos de vi­ni­lo. No, a gua­te­ques no fui, por­que ni soy tan ma­yor ni el tér­mino se ma­ne­ja­ba ya en mi ju­ven­tud. De he­cho, mi ge­ne­ra­ción de­bió de ser de las pri­me­ras en prac­ti­car lo que aho­ra lla­ma­mos eu­fe­mís­ti­ca­men­te el bo­te­llón, que en­ton­ces no era otra co­sa que so­cia­li­zar en la ca­lle con los ami­gos. Fui­mos tam­bién de los pri­me­ros –si no los pri­me­ros– en to­mar la me­rien­da fren­te al or­de­na­dor. La no­ci­lla de en­ton­ces es la no­ci­lla de hoy. Aún re­cuer­do (y con­ser­vo) el pri­mer or­de­na­dor Spec­trum que tra­jo mi pa­dre a casa. Lo com­pró en Ale­ma­nia y le cos­tó 25.000 ptas (150 €), una in­ver­sión jus­ti­fi­ca­da ba­jo la fir­me con­vic­ción de que tras aque­llas com­ple­jas ma­qui­ni­tas se di­bu­ja­ría al­gún día el fu­tu­ro de nues­tras vi­das. Con él, mis her­ma­nos y yo mis­mo nos ini­cia­mos en los pri­me­ros len­gua­jes de pro­gra­ma­ción –en reali­dad ellos, por­que yo es­co­ra­ba ya ha­cia las le­tras y me con­for­ma­ba con te­clear load ““, má­gi­ca fór­mu­la que nos per­mi­tía “car­gar” unos ru­di­men­ta­rios jue­gos, em­brio­nes de las ac­tua­les

playstation e igual de adic­ti­vos, fas­ci­nan­tes y en­tre­te­ni­dos que es­tas–. Por aquel en­ton­ces, el mun­do in­te­li­gen­te que se ave­ci­na­ba era, in­clu­so pa­ra los iniciados, un es­pe­jis­mo, una fi­gu­ra de bor­des di­fu­sos que se per­fi­la­ba tem­blo­ro­sa en el ho­ri­zon­te. Años más tar­de, cuan­do in­ter­net era to­da­vía una ilu­sión en nues­tro país, ya re­ci­bía al­gu­nas de mis cla­ses ame­ri­ca­nas por email. Co­mo pe­rio­dis­ta nun­ca usé má­qui­na de es­cri­bir (esas que tan­to fas­ci­nan aho­ra a mi hi­ja, na­ti­va di­gi­tal) y siem­pre tra­ba­jé con or­de­na­do­res. Ten­go iPod, iPad y to­das las i que pue­da us­ted ima­gi­nar. Ma­ne­jo las re­des so­cia­les (por ne­ce­si­dad más que por con­vic­ción), ten­go ins­ta­la­do what­sapp en el mó­vil (por el mis­mo mo­ti­vo) y lle­gué a mon­tar mi pro­pia pá­gi­na web. Y aún así, a pe­sar de no ser ajeno en ab­so­lu­to al mun­do di­gi­tal, de mo­ver­me en él con na­tu­ra­li­dad, mi par­te analó­gi­ca me lle­va a pre­gun­tar­me si no es­ta­re­mos ado­ran­do a un be­ce­rro de oro. Si es­te alu­vión de da­tos di­gi­ta­les que hoy nos arras­tra –y de cu­yas con­se­cuen­cias y pers­pec­ti­vas fu­tu­ras ha­bla­mos en un in­tere­san­te re­por­ta­je in­te­rior–, con to­das sus pro­me­sas de un mun­do me­jor, de un am­bien­te más lim­pio, de unos cuer­pos más sa­nos, de un com­por­ta­mien­to más in­te­li­gen­te, no es sino una nue­va fe que, re­ves­ti­da con la apa­rien­cia de la sen­ci­llez y la sim­pli­ci­dad, anu­la nues­tra in­di­vi­dua­li­dad co­mo pa­so pre­vio al so­ca­va­mien­to de nues­tra li­ber­tad. Su bri­llo –re­co­noz­cá­mos­lo– es tan per­tur­ba­dor, sus ten­tácu­los tan lar­gos, sus pro­me­sas tan reales que no hay cien­cia, in­dus­tria o per­so­na que pue­da o quie­ra re­sis­tir­se a ella. Es na­tu­ral. Si gracias a tan­to da­to y tan­ta tec­no­lo­gía lo­gra­mos que los Go­bier­nos ha­gan po­lí­ti­cas más in­te­li­gen­tes o que el trá­fi­co sea más flui­do, des­de lue­go no se­ré yo quien se opon­ga. Ve, ya se lo de­cía, mi na­tu­ra­le­za es bas­tar­da, mes­ti­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.