Cul­ti­var vino y amis­ta­des

¿In vino ve­ri­tas? Tal vez. Pe­ro pa­ra un pe­que­ño gru­po de vi­ti­cul­to­res pro­ven­za­les, el vino es mu­chí­si­mo más: un mo­ti­vo de amis­tad y el fun­da­men­to de una vi­da con sen­ti­do.

Geo - - SUMARIO MARZO - Fo­tos: Hé­lè­ne Da­vid Tex­to: Mi­chael Stüh­ren­berg

Al­re­de­dor de las sie­te de la tar­de cae una tor­men­ta de gra­ni­zo, comunica el pe­rió­di­co La Pro­ven­ce un día des­pués de la tem­pes­tad, re­cu­rrien­do a un ver­bo en pre­sen­te. Tal vez por­que el sus­to per­du­ra: ¡gra­nos gran­des co­mo hue­vos de pa­lo­ma des­fi­gu­ran las ca­rro­ce­rías y arra­san vi­ñe­dos en­te­ros! Tam­bién el en­torno del Châ­teau de Ro­que­fort, cer­ca del Me­di­te­rrá­neo, pa­re­ce el es­ce­na­rio de una ba­ta­lla. En aque­llos sie­te mi­nu­tos de ju­lio, el gra­ni­zo ani­qui­ló to­da la co­se­cha, se la­men­ta el pro­pie­ta­rio. El hom­bre es­tá aca­ba­do. Fi­ni! Rai­mond de Vi­lle­neu­ve no te­nía ase­gu­ra­dos sus vi­ñe­dos con­tra las in­cle­men­cias del tiem­po, por­que le hu­bie­ra cos­ta­do 10.000 eu­ros al año, una su­ma que po­cos vi­ti­cul­to­res de Pro­ven­za pue­den in­ver­tir. Dos me­ses des­pués. “Rai­mond es nues­tro ami­go”, ex­cla­ma Pie­rre. “¡No po­de­mos de­jar­lo ti­ra­do!” Los otros cua­tro co­men­sa­les que se sien­tan con él al­re­de­dor de la me­sa asien­ten con la ca­be­za. So­lem­nes y de­ter­mi­na­dos, al­zan sus co­pas. “À Rai­mond”, brin­da Ch­ris­tian. “Au Club des Cinq!”, aña­de Syl­vain. Bengt y Pe­ter se su­man al brin­dis en sus res­pec­ti­vas len­guas ma­ter­nas, uno con “Skol!”, el otro con “Prost!”.

Be­ben. Pie­rre, Ch­ris­tian, Syl­vain, Bengt y Pe­ter. Le Club des Cinq (El Club de los Cin­co), co­mo se han bau­ti­za­do a sí mis­mos. La idea es de Syl­vain, ins­pi­ra­da en la co­lec­ción de li­bros in­fan­ti­les de Enid Bly­ton. Pe­ter hu­bie­ra pre­fe­ri­do “Les Mous­que­tai­res”, los mos­que­te­ros. “¡Uno pa­ra to­dos y to­dos pa­ra uno!”, ar­gu­men­tó. “Pe­ro in­clu­so con­tan­do a d’Ar­tag­nan, los mos­que­te­ros so­lo eran cua­tro”, re­pli­có Pie­rre.

Sea co­mo fue­re, aho­ra es­tán be­bien­do. Y cuan­do los vi­ti­cul­to­res be­ben, es co­mo un ri­tual. An­tes de tra­gar se sor­be el cal­do con los la­bios frun­ci­dos. El vino ro­sa­do –“80% Ca­rig­nan, 20% Clai­ret­te”, di­ce Pie­rre, pre­ci­san­do la mez­cla de va­rie­da­des– so­lo po­drá al­can­zar sus gar­gan­tas des­pués de recorrer el es­pa­cio en­tre la len­gua, las en­cías y el pa­la­dar, un pro­ce­so que pro­du­ce so­ni­dos co­mo cuan­do te en­jua­gas la bo­ca des­pués de la­var­te los dien­tes.

Se que­da­rán has­ta al­tas ho­ras de la no­che. Na­da apre­mia. Las úl­ti­mas bo­las de pe­tan­ca vo­la­ron ha­ce ho­ras... cuan­do, en el mo­men­to del ape­ri­ti­vo, el sol se su­mer­gió tras la mon­ta­ña de Con­cors al bor­de de la al­dea, ilu­mi­nan­do bre­ve­men­te la di­mi­nu­ta ca­pi­lla que la co­ro­na. Ma­ña­na no es­pe­ra nin­gu­na ta­rea que no se pue­da pos­po­ner. Aquí, en la re­gión de Cô­teaux d’Aix-en-Pro­ven­ce, la co­se­cha de las pri­me­ras va­rie­da­des de vino tin­to co­men­za­rá, co­mo muy pron­to, den­tro de una se­ma­na.

Lo que ha­rán por el desafortunado Rai­mond de Vi­lle­neu­ve es­tá de­ci­di­do des­de ha­ce tiem­po. “Ca­da uno de no­so­tros en­tre­ga­rá a Rai­mond un 3% de su co­se­cha”, re­su­me Pie­rre. To­dos aga­chan la ca­be­za.

Acor­da­ron es­ta ac­ción de res­ca­te in­me­dia­ta­men­te des­pués de la tor­men­ta de gra­ni­zo. Pa­ra que Rai­mond no tu­vie­ra tiem­po de de­ses­pe­rar­se. La idea del 3% se le ocu­rrió a Pie­rre una tar­de cuan­do los cin­co ami­gos vi­si­ta­ron al dam­ni­fi­ca­do en el Châ­teau de Ro­que­fort. Una vi­si­ta de con­do­len­cia: mi­ra­das de­pri­mi­das a vi­des ro­tas, áni­mos tris­tes, búsqueda de pa­la­bras con­so­la­do­ras. Des­pués, la es­pon­tá­nea idea de Pie­rre, se­gui­da por la aver­gon­za­da res­pues­ta de Rai­mond: “No pue­do acep­tar­lo”. El re­cha­zo fue pro­ba­ble­men­te re­fle­jo del lu­cha­dor so­li­ta­rio que ca­rac­te­ri­za a la ma­yo­ría de los vi­ti­cul­to­res eco­ló­gi­cos de Pro­ven­za, una es­pe­cie de tes­ta­ru­dez gre­mial.

Y eso que so­lo po­día ele­gir en­tre re­ci­bir la ayu­da o re­sig­nar­se a la rui­na. Por eso los cin­co pa­sa­ron en­se­gui­da a la se­gun­da fa­se de su ofen­si­va de so­li­da­ri­dad: Pe­ter, el más co­no­ci­do, in­clu­so el más fa­mo­so de ellos, tra­ta­ría de in­vo­lu­crar a otros vi­ti­cul­to­res en el res­ca­te de Rai­mond. Así ocu­rrió. “En to­tal, 35 vi­ti­cul­to­res se com­pro­me­tie­ron a en­tre­gar par­te de sus uvas a Rai­mond”, di­ce Pe­ter. “Con­se­gui­re­mos re­em­pla­zar­le la co­se­cha per­di­da por com­ple­to.” ¡To­dos pa­ra uno!

Ha­bi­tual­men­te, los vi­ti­cul­to­res de la mis­ma re­gión son com­pe­ti­do­res. Ade­más, Co­teaux d’Aix-en-Pro­ven­ce, cer­ca de 4.000 hec­tá­reas si­tua­das en­tre el ria­chue­lo Du­ran­ce, al nor­te, el Me­di­te­rrá­neo, al sur, el va­lle del Ró­dano, al oes­te, y el Mas­sif Sain­te-Vic­toi­re, al es­te, tie­ne un te­rreno di­fí­cil. El cli­ma es más ex­tre­mo que en el res­to de Pro­ven­za. En in­vierno pue­den rei­nar tem­pe­ra­tu­ras de 10 gra­dos bajo ce­ro por la ma­ña­na y 20 so­bre ce­ro al me­dio­día. A eso se su­ma la es­ca­sez de pre­ci­pi­ta­cio­nes, so­lo en­tre 500 y 600 mi­lí­me­tros al año, ya que los vien­tos a me­nu­do se lle­van las nu­bes: por ejem­plo, el vien­to del es­te que lle­ga del Me­di­te­rrá­neo y pue­de vol­ver­se tor­men­to­so en ma­yo. Y el fres­co mis­tral, que se re­le­va con el tra­mon­ta­ne.

Pe­ro to­do eso no im­por­ta; de to­dos mo­dos, los cin­co son vi­ti­cul­to­res atí­pi­cos. Cua­tro de ellos han lle­ga­do des­de le­jos, no so­lo geo­grá­fi­ca­men­te ha­blan­do, sino tam­bién so­cial y cul­tu­ral­men­te. Y tal vez se lle­van tan bien por­que son muy dis­tin­tos. So­lo pa­re­cen te­ner una co­sa en co­mún: los vi­nos que aman no cons­ti­tu­yen lo esen­cial de sus vi­das. Más bien, un ca­mino ha­cia lo esen­cial.

Ahí es­tá Ch­ris­tian Va­len­si­si, un hom­bre con los pies en la tie­rra: el úni­co pro­ven­zal del gru­po. Ch­ris­tian no se for­mó co­mo vi­ti­cul­tor, sino co­mo agri­cul­tor. Con­du­jo se­ga­do­ras-tri­lla­do­ras tam­bién al ser­vi­cio de los ve­ci­nos. Has­ta que un día se har­tó. Se ba­jó del rui­do­so di­no­sau­rio, se pa­só la mano por la ca­ra, qui­tán­do­se el su­dor mez­cla­do con gran­zas, se acer­có a su mu­jer, que es­ta­ba sen­ta­da bajo un plá­tano de la fin­ca, y di­jo: “J’arrê­te!” ¡Se aca­bó es­ta ton­te­ría! Ch­ris­tian que­ría co­se­char so­lo ma­nual­men­te... y so­lo aque­llo que le gus­ta­ba: to­mi­llo, la­van­da, acei­tu­nas. Y tru­fas; ya en aquel mo­men­to, le gus­ta­ba hus­mear el sue­lo. A ve­ces co­ge un pu­ña­do de tie­rra y me­te la na­riz: “Huelo en­se­gui­da si es sue­lo de tru­fa.” Y que­ría ha­cer vino. Los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios los apren­dió de ma­ne­ra au­to­di­dac­ta. El re­sul­ta­do es el cuvée Car­pe Diem del do­mi­nio de Saint Bac­chi, su vino pre­fe­ri­do co­mo tin­to y ro­sa­do. De él es­tá or­gu­llo­so. Or­gu­llo­so de ha­ber cap­ta­do en bo­te­llas el es­pí­ri­tu de su te­rru­ño, ese sue­lo ca­si sa­gra­do pa­ra él.

Yahí es­tá el ar­tís­ti­co Bengt Sunds­trøm: el se­ñor de Châ­teau Vig­ne­lau­re, que se mue­ve más bien en­tre me­tró­po­lis in­ter­na­cio­na­les que en­tre vi­des, pues es el pro­pie­ta­rio de Lau­ritz.com, la ma­yor ca­sa de subas­tas del nor­te de Eu­ro­pa, con fi­lia­les en Di­na­mar­ca, Sue­cia, Bél­gi­ca y Ale­ma­nia. Una em­pre­sa que subas­ta ca­da año 300.000 pin­tu­ras, es­cul­tu­ras y mue­bles de di­se­ño por in­ter­net. Li­bre de pe­nu­rias fi­nan­cie­ras, Bengt y su es­po­sa em­pren­die­ron la búsqueda del “lu­gar per­fec­to”. De­bía ser más que una con­for­ta­ble man­sión de vacaciones. Más bien un lu­gar ins­pi­ra­dor por su be­lle­za y ple­ni­tud vi­tal, don­de los ar­tis­tas se sin­tie­ran a gus­to. Y, có­mo no, de­bía en­con­trar­se en el sur, fue­ra del al­can­ce de la me­teo­ro­lo­gía del nor­te de Eu­ro­pa. Así en­con­tra­ron en 2007 Vig­ne­lau­re, la ver­sión pro­ven­zal del edén: una ca­sa se­ño­rial del si­glo XVII cu­yas ven­ta­nas dan a una ar­bo­le­da de plá­ta­nos. “To­do fue per­fec­to”, di­ce Bengt. Tan per­fec­to que Vig­ne­lau­re pron­to co­men­zó a cam­biar sus pla­nes. En lu­gar de usar su châ­teau ex­clu­si­va­men­te co­mo re­fu­gio, Bengt fue su­cum­bien­do pro­gre­si­va­men­te a la atrac­ción del vino. Con­tra­tó al pres­ti­gio­so enó­lo­go Phi­lip­pe Bru: en 2012, 200.000 bo­te­llas de vino de ca­li­dad sa­lie­ron al mun­do des­de las bo­de­gas de los Sunds­trøm, mien­tras va­rios ar­tis­tas ami­gos to­ma­ron el ca­mino in­ver­so, via­jan­do a aquel re­cón­di­to rin­cón ver­de jun­to a una ca­rre­te­ra que lle­va de Jou­ques a Rians. Ayu­dan a Bengt a “mez­clar el ar­te y el vino con­vir­tién­do­los en una so­la obra”.

Y ahí es­tá el in­tran­si­gen­te Syl­vain Man­son: a sus 39 años, el más jo­ven del gru­po. Co­men­zó su ca­rre­ra de vi­ti­cul­tor una ma­ña­na en Pa­rís: Syl­vain, que te­nía en aquel mo­men­to 25 años, un co­cha­zo, un suel­da­zo y un buen tra­ba­jo en el sec­tor de la mo­da, se des­per­tó y su mun­do ya no le gus­ta­ba. Le di­jo a Ju­liet­te, el amor de su ju­ven­tud, y pro­ba­ble­men­te, de su vi­da: “¡Ya no me gus­ta Pa­rís! ¡Ya no quie­ro te­ner con­ver­sa­cio­nes su­per­fluas! ¡Quie­ro al­go que per­du­re!” Syl­vain cre­ció en Lyon, no le­jos de los vi­ñe­dos del Beau­jo­lais. Su men­te evo­có re­cuer­dos de aque­llos días cuan­do él y sus com­pa­ñe­ros de co­le­gio se ga­na­ban un di­ne­ri­llo en la vendimia.

Con la ayu­da de cré­di­tos ban­ca­rios ad­qui­rie­ron en 2002 ocho hec­tá­reas de tie­rra en­tre Rians y Bar­jol. Un te­rru­ño ári­do que bau­ti­za­ron Mas Ju­liet­te, en eso in­sis­tió Syl­vain. Des­de en­ton­ces, su vi­da no se ha vuel­to más fá­cil. Por ejem­plo, cuan­do los ban­cos re­cla­man el di­ne­ro pres­ta­do o cuan­do una pia­ra de ja­ba­líes sa­quea sus vi­ñas de Char­don­nay, Gre­na­che y Sy­rah po­co an­tes de la co­se­cha. No im­por­ta: “Du­ran­te la ma­yor par­te de nues­tra vi­da co­ti­dia­na sim­ple­men­te nos sen­ti­mos me­jor.” En­tre otras co­sas, na­tu­ral­men­te, por­que el re­sul­ta­do es un buen vino, por ejem­plo, nues­tro tin­to Loui­se 2009.

Y ahí es­tá el im­pe­tuo­so Pie­rre Mi­che­lland, de 41 años, que di­ce re­co­no­cer­se a sí mis­mo en la ga­vio­ta que flo­ta en la eti­que­ta de su vino No­tre Ro­sé. Su pa­dre fue vi­ti­cul­tor, pe­ro al prin­ci­pio es­te ofi­cio no le in­tere­sa­ba na­da a Pie­rre. Im­pa­cien­te, cam­bia­ba con­ti­nua­men­te de rumbo, crió sal­mo­nes en Es­co­cia y os­tras en Bre­ta­ña. Has­ta que el pa­dre, pro­pie­ta­rio de la Do­mai­ne de la Réal­tiè­re, mu­rió en 2001 en un ac­ci­den­te ocu­rri­do en el pro­pio vi­ñe­do. En ese mo­men­to el hi­jo via­jó a Pro­ven­za con la in­ten­ción de ven­der los vi­ñe­dos. O al me­nos, de po­ner­los en arrien­do. Pe­ro en nin­gún ca­so pa­ra que­dar­se. Su en­ton­ces mu­jer, que era pro­fe­so­ra, tam­po­co te­nía nin­gún in­te­rés en el te­ma del vino. Pe­ro de re­pen­te sus pla­nes cam­bia­ron. El me­jor ami­go de su pa­dre era el ve­cino: Pe­ter Fis­cher. “Me tra­tó co­mo a un hi­jo”, di­ce Pie­rre. Pe­ter le en­se­ñó có­mo se ela­bo­ra un buen vino. Y le trans­mi­tió el con­ven­ci­mien­to de que pue­de va­ler la pe­na per­ma­ne­cer en un lu­gar. Des­de en­ton­ces, el ím­pe­tu de Pie­rre se pa­re­ce más bien al mis­tral, que sí so­pla con fuer­za, pe­ro siem­pre en la mis­ma di­rec­ción, y que per­te­ne­ce in­du­da­ble­men­te a Pro­ven­za. Aho­ra vi­ve con Syl­via, una “fi­lle du sud”( chi­ca del sur). Va­rios vi­nos su­yos han al­can­za­do bas­tan­te re­nom­bre, co­mo por ejem­plo, el blan­co Can­te Gau, que se sir­ve en el res­tau­ran­te mar­se­llés de tres es­tre­llas Petit Ni­ce, al pre­cio de 60 eu­ros la bo­te­lla.

Lue­go es­tá Pe­ter Fis­cher, que des­de su in­fan­cia en la re­gión ale­ma­na de Ba­den, sa­be que to­do ne­ce­si­ta tiem­po pa­ra ma­du­rar. Su bi­sa­bue­lo in­ven­tó un pe­ga­men­to universal que el abue­lo lle­vó al éxi­to co­mer­cial bajo el nom­bre de “Uhu”. A Pe­ter lo en­via­ron a un in­ter­na­do sui­zo y des­pués, a es­tu­diar en Es­ta­dos Uni­dos. Que­ría ser agri­cul­tor, y du­ran­te un tiem­po trabajó co­mo va­que­ro en Flo­ri­da. Des­pués es­tu­dió vi­ti­cul­tu­ra en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia y apren­dió su ofi­cio en So­no­ma Va­lley. En 1985 lle­gó a Pro­ven­za, don­de el pa­tri­mo­nio de Uhu le per­mi­tió la com­pra de Châ­teau Re­ve­let­te: 25 hec­tá­reas pa­ra un jo­ven de 25 años. Y Pe­ter triun­fó en­se­gui­da. Ya sus pri­me­ros vi­nos co­se­cha­ron pre­mios, y le si­guie­ron mu­chos otros. Des­pués se ca­só con Sandra, la hi­ja del an­te­rior pro­pie­ta­rio del Châ­teau Re­ve­let­te. Ha­ce tiem­po que el vi­ti­cul­tor eco­ló­gi­co Pe­ter Fis­cher se ha con­ver­ti­do en una le­yen­da de Pro­ven­za. ¿No lo ha con­se­gui­do to­do? Quie­re te­ner “dis­tan­cia con el mun­do, con la so­cie­dad, pe­ro al mis­mo tiem­po, desea es­tar ac­ce­si­ble a am­bos”. Sus vi­nos los con­si­de­ra co­mo la ex­pre­sión de es­te pen­sa­mien­to, so­bre to­do, el Grand Rou­ge y el Grand Blanc. Eso sí, Pe­ter pien­sa que ha per­di­do un po­co la li­ber­tad de que go­za­ba du­ran­te los años pa­sa­dos: “Ya no ten­go tiem­po su­fi­cien­te pa­ra ha­cer ac­ti­vi­da­des que siem­pre han si­do muy im­por­tan­tes pa­ra mí, co­mo es­cu­char mú­si­ca y es­cri­bir poe­mas”.

Enero de 2013: Le Club des Cinq se ha reu­ni­do en ca­sa de Pie­rre. Tie­nen un mo­ti­vo que ce­le­brar: Grê­le 2012, cal­do pro­du­ci­do por Rai­mond de Vi­lle­neu­ve, el ator­men­ta­do vi­ti­cul­tor de Châ­teau de Ro­que­fort, con las uvas reuni­das por 35 ami­gos. Grê­le sig­ni­fi­ca gra­ni­zo. “Es un vino ex­tra­or­di­na­rio”, pro­cla­ma Pe­ter: “Su sa­bor es una mues­tra re­pre­sen­ta­ti­va de to­da Pro­ven­za. Es el sa­bor de la so­li­da­ri­dad más ab­so­lu­ta”.

Rai­mond, di­ce Syl­vain, so­lo acep­tó la ayu­da a cam­bio de una “sa­gra­da pro­me­sa”: to­dos los vi­ti­cul­to­res que par­ti­ci­pa­ron en la ac­ción pro­me­tie­ron que, en ca­so de ne­ce­si­dad, tam­bién ellos acep­ta­rían la ayu­da de los 35 ami­gos. Y se ha pac­ta­do que así se­rá. “Las com­pa­ñías ase­gu­ra­do­ras es­tán bas­tan­te ca­brea­das”, opi­na Pie­rre con una am­plia son­ri­sa.

Así trans­cu­rrió el pri­mer año de su gran amis­tad. Co­mo en una no­ve­la de Enid Bly­ton: verano, es­pí­ri­tu va­ca­cio­nal, un gru­po que su­pera pe­li­gros. Un ca­so pa­ra los cin­co ami­gos. “¿Y no se­rá más bien que so­mos mos­que­te­ros?”, pre­gun­ta Pe­ter, tes­ta­ru­do.

Mais bon, lo más im­por­tan­te pa­ra los cin­co es que una vez más han des­cu­bier­to lo esen­cial: la amis­tad, la vi­da bue­na y un sen­ti­mien­to de gru­po.

Pa­ra Hé­lè­ne Da­vid, fo­tó­gra­fa mar­se­lle­sa de 41 años, su tra­ba­jo en los vi­ñe­dos cer­ca de Jou­ques ha te­ni­do con­se­cuen­cias. Des­de que lo reali­zó úni­ca­men­te com­pra vino de es­ta re­gión. Tam­bién el au­tor de GEO Mi­chael Stüh­ren­berg ha he­cho ver­da­de­ros ami­gos gra­cias al vino.

La re­gión vi­ní­co­la de Cô­teaux d’Aix-en-Pro­ven­ce es­tá sur­ca­da por co­li­nas que dis­cu­rren pa­ra­le­las a la cos­ta me­di­te­rrá­nea.

El gru­po de vi­ti­cul­to­res Le Club des Cinq, so­li­da­rio en momentos de pe­nu­ria, se reúne aho­ra con re­gu­la­ri­dad. Aun­que no siem­pre opi­nen lo mis­mo, no hay lu­chas en­tre fac­cio­nes. Tam­bién par­ti­ci­pa Phi­lip­pe Bru (iz­da), el ad­mi­nis­tra­dor del Châ­teau Vig­ne­lau­re.

BENGT SUNDS­TRØM En las bo­de­gas de Châ­teau Vig­ne­lau­re, el vino ma­du­ra en 250 ba­rri­cas de ro­ble y 200.000 bo­te­llas.

Los vi­ti­cul­to­res eco­ló­gi­cos se con­si­de­ran ar­te­sa­nos. No de­jan nin­gún tra­ba­jo a las má­qui­nas, y mu­cho me­nos, la co­se­cha.

PE­TER FIS­CHER

CH­RIS­TIAN VA­LEN­SI­SI

PIE­RRE MI­CHE­LLAND La ho­ra de la ver­dad lle­ga al ex­pri­mir el ju­go du­ran­te la pri­me­ra jor­na­da de vendimia. Los vi­ti­cul­to­res mi­den cuán­to azú­car tie­nen, por ejem­plo, las uvas blan­cas de Char­don­nay. Y si han em­pe­za­do a ven­di­miar de­ma­sia­do pron­to o de­ma­sia­do tar­de.

SYL­VAIN MAN­SON

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.