"La vi­da y la ale­gría so­bre­vi­vie­ron a los ho­rro­res del si­glo XX"

“Una no­ve­la de su­per­vi­ven­cia”, así ca­li­fi­ca el es­cri­tor fran­cés su úl­ti­mo li­bro, La co­ci­ne­ra de Himm­ler, una his­to­ria que tran­si­ta por la bar­ba­rie del si­glo pa­sa­do.

Geo - - GEOENTREVISTA - Ma­ría Lui­sa Fuen­tes

Humor, se­xo y ven­gan­za son los in­gre­dien­tes de la fe­li­ci­dad. La re­ce­ta es de Ro­se, pro­ta­go­nis­ta de La co­ci­ne­ra de Himm­ler, una di­ver­ti­da an­cia­na de 105 años, re­bo­san­te de ener­gía, ra­bia y pa­sión, que ha so­bre­vi­vi­do a tres de las gran­des ma­sa­cres del si­glo XX: el ge­no­ci­dio ar­me­nio, el na­zis­mo y el maoís­mo. En el res­tau­ran­te que re­gen­ta en Mar­se­lla, los re­cuer­dos de su epo­pe­ya vi­tal se mez­clan con los aro­mas del pla­ki, gui­so que le en­se­ñó su abue­la. El op­ti­mis­mo de Franz-Oli­vier Gies­bert no tie­ne na­da que en­vi­diar a su per­so­na­je (“La vi­da es una tar­ta de man­za­na, que hay que co­mer en­te­ri­ta”), de ahí que char­lar con él re­sul­te tan de­li­cio­so co­mo via­jar con Ro­se por las 322 pá­gi­nas de su bio­gra­fía.

¿Es po­si­ble con­ser­var la ale­gría tras ha­ber si­do víc­ti­ma de la bar­ba­rie, co­mo Ro­se?

–Cuan­do es­ta­ba ges­tán­do­se la no­ve­la en mi ca­be­za, vi­ví un mo­men­to im­por­tan­te: es­ta­ba en un res­tau­ran­te con un ami­go y a nues­tro la­do ha­bía un gru­po de per­so­nas ma­yo­res ha­blan­do y rien­do a car­ca­ja­das. Nos re­co­no­cie­ron a mi ami­go –tam­bién pe­rio­dis­ta– y a mí y nos uni­mos a su fies­ta. Nos con­ta­ron que per­te­ne­cían a la Aso­cia­ción de An­ti­guos De­por­ta­dos Ju­díos. Por aza­res de la vi­da he co­no­ci­do a mu­chos su­per­vi­vien­tes, al­gu­nos ami­gos, y he en­tre­vis­ta­do a per­so­nas que han vi­vi­do atro­ci­da­des... y mu­chas de ellas han desa­rro­lla­do una gran ale­gría de vi­vir y sen­ti­do del humor. Se­gu­ra­men­te eso les ayu­dó. No quie­ro de­cir que no ten­gan me­mo­rias te­rri­bles, las tie­nen, pe­ro aman tan­to la vi­da...

El li­bro reivin­di­ca la fe­li­ci­dad aun en los peo­res momentos de la his­to­ria.

–En efec­to. En los momentos más di­fí­ci­les de la hu­ma­ni­dad la gen­te tie­ne una es­pe­cie de fuer­za de vi­vir, de reír; na­cen ni­ños... Con el li­bro quie­ro de­mos­trar que in­clu­so du­ran­te ese si­glo XX tan ho­rri­ble, uno de los peo­res de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, con mi­llo­nes de muer­tos, la gen­te ha vi­vi­do, ama­do, be­bi­do vino y se ha di­ver­ti­do, pe­se a las atro­ci­da­des. En los pe­rio­dos más du­ros te­ne­mos de­re­cho a pen­sar que to­do aca­ba­rá, y si to­do va mal hoy, ma­ña­na pue­de me­jo­rar.

Su pa­dre par­ti­ci­pó en el des­em­bar­co de Nor­man­día y su­frió la cruel­dad de la gue­rra. ¿Fue un ejem­plo ins­pi­ra­dor?

–Mi pa­dre des­em­bar­có en Omaha, en una de las pri­me­ras olea­das de la in­va­sión, don­de mu­rie­ron to­dos los de su ba­ta­llón me­nos él. Vol­vió de la gue­rra sien­do dis­tin­to. Ha­bía si­do muy ale­gre y se con­vir­tió en una per­so­na te­ne­bro­sa y vio­len­ta. Pa­ra mi no­ve­la no co­gí su mo­de­lo. Hay su­per­vi­vien­tes que sa­len des­trui­dos por­que el ro­di­llo de la his­to­ria a ve­ces pa­sa y arra­sa con to­do. Con Ro­se que­ría ejem­pli­fi­car lo con­tra­rio: a pe­sar de las ca­tás­tro­fes, po­de­mos se­guir lu­chan­do. Así lo de­mues­tran su sen­ti­do del humor,

te­na­ci­dad, va­len­tía y esa fa­ce­ta es­ca­bro­sa y di­ver­ti­da que tie­ne.

Pa­ra Ro­se la ven­gan­za, a ve­ces cruel, es fuen­te de jus­ti­cia y sa­tis­fac­ción. ¿Hay co­sas que nun­ca pue­den per­do­nar­se?

–En efec­to. Hay co­sas que yo no po­dré per­do­nar nun­ca. A per­so­nas que in­clu­so no co­noz­co. Es­toy en con­tra de la pe­na de muer­te pe­ro siem­pre he vis­to co­mo al­go na­tu­ral que de vez en cuan­do una ba­la per­di­da im­pac­te en un tirano. Cuan­do vi lo que le pa­só a Ga­da­fi, que fue ho­rri­ble, no llo­ré por él, in­clu­so me hi­zo bien. A ve­ces ha­ce fal­ta un po­co de jus­ti­cia, la ley del ta­lión, por­que hay gen­te que ha he­cho co­sas inacep­ta­bles, in­so­por­ta­bles. Me atre­vo a de­cir que a mí me po­nes a un dig­na­ta­rio na­zi de­lan­te, me das una pis­to­la y le dis­pa­ro. Me ale­gra­ría aca­bar con él, aun­que lue­go me es­con­de­ría. Los gran­des cri­mi­na­les de gue­rra se han sal­ta­do los lí­mi­tes de la hu­ma­ni­dad. Es­toy in­ter­pre­tan­do el pen­sa­mien­to de Ro­se, que es si­mi­lar al mío.

Us­ted mis­mo se ven­ga en la no­ve­la de al­gu­nos in­te­lec­tua­les fran­ce­ses, co­mo Jean Paul Sar­tre y Si­mo­ne de Beau­voir. ¿Es­cri­bir pue­de ser tam­bién una for­ma de ven­gan­za?

–Se­gu­ro. Cuan­do yo era es­tu­dian­te, ha­bía tan­tos in­te­lec­tua­les maoís­tas en Fran­cia, que no tie­nen ex­cu­sa por­que sa­bían y veían lo que pa­sa­ba. Co­no­cía­mos El li­bro ro­jo de Mao Tse Tung y los abu­sos del es­ta­li­nis­mo. No ha­bía ex­cu­sas. Es ver­dad que en la no­ve­la, de pa­sa­da, me di­vier­to y pang, pang, les pe­go

"Sé que vie­nen años com­pli­ca­dos pa­ra Eu­ro­pa, pe­ro la úni­ca so­lu­ción es re­for­zar la uni­dad, sin con­ce­sio­nes a la xe­no­fo­bia y los na­cio­na­lis­mos"

dos ti­ros y si­go con la his­to­ria. En mi fa­ce­ta de pe­rio­dis­ta de vez en cuan­do me he vis­to co­mo jus­ti­cie­ro, sí, con un re­vól­ver pa­ra res­ta­ble­cer el or­den, y en las no­ve­las tam­bién lo ha­go.

Re­fe­ren­cias a las re­ce­tas cu­li­na­rias de Ro­se y a sus lecturas sal­pi­men­tan la no­ve­la. ¿Son la cocina y la li­te­ra­tu­ra re­fu­gios en tiem­pos di­fí­ci­les?

–Son pi­la­res ex­tra­or­di­na­rios pa­ra vi­vir bien. Per­te­nez­co a una ge­ne­ra­ción que leía mu­chí­si­mo de jo­ven, lo que me ha da­do una fuer­za inau­di­ta, es­ta ale­gría de vi­vir y op­ti­mis­mo. Cuan­do en­tré en la vi­da qui­zá ya ha­bía vi­vi­do mil años por la lec­tu­ra. La cocina tam­bién es cru­cial pa­ra mí. Yo ten­go una fór­mu­la: si to­do va bien be­bo, y si va mal be­bo. Siem­pre hay una bue­na ra- zón pa­ra be­ber: hay que be­ber­se la vi­da has­ta el fi­nal, aca­bar­se la bo­te­lla y pe­dir otra.

En sus 105 años, Ro­se re­si­de en Tre­bi­son­da, Pa­rís, Ber­lín... pe­ro en los pue­blos pro­ven­za­les y Mar­se­lla vi­ve sus días más fe­li­ces. ¿Un pa­raí­so?

–Uno es­tá más cer­ca del pa­raí­so en Pro­ven­za que en Pa­rís. So­bre to­do por el sol y por la gen­te. Hay una ale­gría de vi­vir y una fe­li­ci­dad in­creí­bles. Tie­ne al­go...

¿Có­mo ve el fu­tu­ro de Eu­ro­pa?

–Soy op­ti­mis­ta, aun­que sé que vie­nen años com­pli­ca­dos. La úni­ca so­lu­ción es re­for­zar la uni­dad, sin ha­cer con­ce­sio­nes a la xe­no­fo­bia y los na­cio­na­lis­mos, que pa­ra mí, has­ta el fin de mis días, siem­pre se­rán idio­te­ces.

FRANZ-OLI­VIER GIES­BERT

na­ció en De­la­wa­re, Es­ta­dos Uni­dos (1949), pe­ro con tres años se ins­ta­ló en Nor­man­día. Co­mo pe­rio­dis­ta ha si­do co­rres­pon­sal de L'Ex­press,

Le Fi­ga­ro y Le Nou­vel Ob­ser­va­teur. Hoy di­ri­ge el se­ma­na­rio

Le Point. Ha es­cri­to va­rias no­ve­las y las bio­gra­fías de Jac­ques Chi­rac, Fra­nçois Mi­te­rrand y Ni­co­las Sar­kozy.

LA HIS­TO­RIA CO­MO TE­LÓN DE FON­DO

Hein­rich Luit­pold Himm­ler (1900- 1945), co­man­dan­te de las SS, mi­nis­tro del In­te­rior de Hitler y uno de los má­xi­mos res­pon­sa­bles del ho­lo­caus­to ju­dío (aba­jo), es un per­so­na­je his­tó­ri­co que apa­re­ce en la no­ve­la. Iz­da: des­em­bar­co en la pla­ya de Omaha, Nor­man­día, en 1944, du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

PER­SO­NA­JES NO­VE­LA­DOS

In­te­lec­tua­les fran­ce­ses, co­mo

los es­cri­to­res Jean-Paul Sar­tre

y Si­mo­ne de Beau­voir, acu­den en la fic­ción al

res­tau­ran­te mar­se­llés que

re­gen­ta la pro­ta­go­nis­ta de La co­ci­ne­ra de

Himm­ler.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.