La pér­fi­da ca­za del mar­fil

En Zim­ba­bue, los fur­ti­vos en­ve­ne­nan a cien­tos de ani­ma­les. Las du­ras pe­nas de pri­sión pre­ten­den ser di­sua­so­rias.

Geo - - GEONOTICIAS - Fo­to: Sun­day Te­le­graph Lon­don; Ni­krea­tes/Alamy;Ser­gey Skryl/Alamy

Cuan­do des­de el he­li­cóp­te­ro avis­tan el ca­dá­ver de una hem­bra de ele­fan­te sin col­mi­llos, to­dos se te­men lo peor. Es uno de los mi­les de dra­mas que ocu­rren ca­da año al sur de Áfri­ca: los fur­ti­vos han aba­ti­do un ele­fan­te pa­ra ha­cer­se con el mar­fil y ven­der­lo a los con­tra­ban­dis­tas. Es­ta vez, sin em­bar­go, el ca­so es aún más de­tes­ta­ble. Po­co a po­co, el tu­ris­ta eu­ro­peo que so­bre­vue­la el Par­que Na­cio­nal de Hwan­ge (Zim­ba­bue) con una li­cen­cia de ca­za ofi­cial, va des­cu­brien­do otros ca­dá­ve­res. Él y sus guías na­ti­vos cuen­tan has­ta 300 ele­fan­tes muer­tos, mu­chos ya des­com­pues­tos, to­dos sin col­mi­llos y –eso es lo sor­pren­den­te– sin he­ri­das de ba­la. Vue­lan al cam­pa­men­to, aler­tan a los ran­gers del par­que y re­gre­san en co­che. Así des­cu­bren a un hom­bre que es­tá echan­do una sus­tan­cia en for­ma de pol­vo en un po­zo de agua. Po­co a po­co caen en la cuen­ta... y una in­ves­ti­ga­ción po­li­cial con­fir­ma la sos­pe­cha: el agua con­tie­ne cia­nu­ro, una sus­tan­cia al­ta­men­te tó­xi­ca, que se uti­li­za en las mi­nas ile­ga­les del país pa­ra la ex­plo­ta­ción de oro y que, por tan­to, es fá­cil de con­se­guir. Du­ran­te tres me­ses, los fur­ti­vos en­ve­ne­na­ron po­zos de agua en el ma­yor Par­que Na­cio­nal de Zim­ba­bue, un es­pa­cio tan gran­de que re­sul­ta ca­si im­po­si­ble de vi­gi­lar. El ataque es aún más pér­fi­do por­que tam­bién ha cos­ta­do las vi­das de cien­tos de ani­ma­les que no in­tere­sa­ban a los fur­ti­vos: leo­nes y an­tí­lo­pes que be­bie­ron el agua, y ca­rro­ñe­ros que co­mie­ron la car­ne de los ca­dá­ve­res.

En una al­dea co­lin­dan­te con el Par­que, las au­to­ri­da­des, que ha­blan ofi­cial­men­te de 90 ele­fan­tes muer­tos, de­tu­vie­ron po­co des­pués a ocho hom­bres en cu­ya po­se­sión se en­con­tra­ron gran­des can­ti­da­des de cia­nu­ro. Se cree que tam­bién di­ver­sos em­plea­dos del par­que po­drían es­tar im­pli­ca­dos. Un juz­ga­do ha con­de­na­do ya a los tres cul­pa­bles prin­ci­pa­les a ca­si 16 años de pri­sión. Con es­ta du­ra sen­ten­cia el Go­bierno es­pe­ra di­sua­dir a otros po­si­bles imi­ta­do­res.

Un ele­fan­te muer­to y sin col­mi­llos cer­ca de un po­zo en­ve­ne­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.