ROUS­SI­LLON

ROUS­SI­LLON ATRAE POR EL ES­PLEN­DOR DE SUS

Geo - - GEONOTICIAS -

to­na­li­da­des. Pri­me­ro, a los ro­ma­nos, que lle­ga­ron a Vi­cus Rus­su­lus, la “al­dea ro­ja” al sur de Ga­lia pa­ra ex­plo­tar el mi­ne­ral de ocre. Has­ta ha­ce me­nos de un si­glo, Rous­si­llon vi­vió de sus mo­li­nos de co­lo­res, don­de se ela­bo­ra­ban to­nos na­tu­ra­les, des­de el ama­ri­llen­to has­ta el ro­ji­zo, a ba­se de la tie­rra del en­torno, ri­ca en ocre. Hoy, más de 120.000 vi­si­tan­tes lle­gan ca­da año pa­ra ad­mi­rar el re­sul­ta­do per­ma­nen­te de aque­lla “fie­bre del ocre” en las fa­cha­das de la al­dea. Im­pres­cin­di­ble es la vi­si­ta al Con­ser­va­toi­re des ocres et de la cou­leur, si­tua­do a las afue­ras de la lo­ca­li­dad. Su crea­dor y di­rec­tor, Mat­hieu Ba­rrois, sa­be com­par­tir su pa­sión cro­má­ti­ca con to­dos, in­clu­so con los no ini­cia­dos.

La ins­ti­tu­ción or­ga­ni­za cursos so­bre el uso del tono ocre. Mon­sieur Ba­rrois tam­bién te ayu­da a en­con­trar un lo­cal de al­qui­ler de bi­ci­cle­tas que lle­va los vehícu­los a pe­da­les di­rec­ta­men­te has­ta su mu­seo del co­lor. El ob­je­ti­vo: se­guir la Chaî­ne des Ocres (ca­de­na de ocres) por la ca­rre­te­ra D4 y ad­mi­rar sus can­te­ras de es­te mi­ne­ral abier­tas por los ro­ma­nos y sus su­ce­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.