Sub­sue­lo en mo­vi­mien­to

Mien­tras un fren­te de 400 sis­mó­gra­fos re­co­rre el con­ti­nen­te, los da­tos ob­te­ni­dos por las me­di­cio­nes re­ve­lan los fun­da­men­tos de la tie­rra fir­me es­ta­dou­ni­den­se. Los nue­vos co­no­ci­mien­tos po­drían ayu­dar a ex­pli­car me­jor los te­rre­mo­tos y el vul­ca­nis­mo.

Geo - - GEONOTICIAS - In­fo­gra­fía: Mar­tin Küns­ting

Es­te cor­te trans­ver­sal de Nor­tea­mé­ri­ca a lo lar­go de los 42 gra­dos de la­ti­tud re­pre­sen­ta el sub­sue­lo has­ta una pro­fun­di­dad de 1.800 ki­ló­me­tros. La ima­gen mues­tra los frag­men­tos fríos de la pla­ca Fa­ra­llon (azul), que des­apa­re­ció en la pro­fun­di­dad fren­te a la cos­ta oes­te y se hun­dió en el man­to te­rres­tre. Sus res­tos se en­cuen­tran in­clu­so de­ba­jo de Nue­va York. Has­ta aho­ra, los geó­lo­gos pen­sa­ban que era im­po­si­ble que las pla­cas su­mer­gi­das re­vol­vie­ran tan­to las ca­pas mi­ne­ra­les del man­to te­rres­tre.

1 Ye­llows­to­ne

Por pri­me­ra vez se pue­de ex­pli­car la ac­ti­vi­dad del sub­sue­lo de Ye­llows­to­ne. El Par­que Na­cio­nal se en­cuen­tra so­bre un hue­co de las par­tes de la pla­ca por el que as­cien­de mi­ne­ral ca­lien­te que ali­men­ta la cá­ma­ra de mag­ma sub­te­rrá­nea del su­per­vol­cán.

2 Zo­na sís­mi­ca de Nue­va Ma­drid

¿Por qué ocu­rrie­ron en­tre 1811 y 1812 los gra­ves te­rre­mo­tos de Nue­va Ma­drid? Du­ran­te mu­cho tiem­po, fue to­do un mis­te­rio pa­ra los geó­lo­gos. En 2011, USA­rray en­con­tró en las pro­fun­di­da­des un hot spot.

1 Las on­das sís­mi­cas re­co­rren el glo­bo y tam­bién pue­den ser me­di­das por los sis­mó­gra­fos le­jos del te­rre­mo­to.

2 Los da­tos de las on­das de va­rios te­rre­mo­tos pro­ce­den­tes de va­rias di­rec­cio­nes per­mi­ten lle­gar a con­clu­sio­nes so­bre el sub­sue­lo. Cuan­do las on­das son más rá­pi­das (ro­jo) de­ben de ha­ber atra­ve­sa­do zo­nas más frías.

3 Cuan­tas más es­ta­cio­nes, más pre­ci­sa la ima­gen: los da­tos mues­tran tam­bién que el ca­mino no es­tá obs­trui­do por un frag­men­to gran­de de la pla­ca sino por dos frag­men­tos de me­nor ta­ma­ño.

lo­gos pue­den de­mos­trar la pre­sen­cia de frag­men­tos de la an­ti­gua pla­ca –pe­da­zos de cien­tos de ki­ló­me­tros de lon­gi­tud– de­ba­jo de la cor­te­za te­rres­tre del con­ti­nen­te, a es­ca­sa pro­fun­di­dad e in­clu­so por de­ba­jo de la ciu­dad de Nue­va York.

An­tes, la ma­yo­ría de los in­ves­ti­ga­do­res pen­sa­ba que ta­les pla­cas, for­man­do una so­la pie­za, siem­pre se su­mer­gían en el man­to te­rres­tre. Pe­ro na­die ha­bía sos­pe­cha­do que se rom­pen y flo­tan en frag­men­tos de­ba­jo del con­ti­nen­te, lo que pa­re­ce ser el ca­so (ver ilus­tra­ción de la pá­gi­na an­te­rior).

ADE­MÁS SE SOS­PE­CHA QUE los frag­men­tos po­drían des­es­ta­bi­li­zar en al­gún mo­men­to el con­ti­nen­te y cau­sar te­rre­mo­tos en la cos­ta es­te de Es­ta­dos Uni­dos e in­clu­so des­per­tar al­gu­nos vol­ca­nes. Co­mo la su­mer­sión de las pla­cas, co­no­ci­da co­mo sub­duc­ción, es un pro­ce­so fre­cuen­te en la Tie­rra, los geó­lo­gos de to­do el mun­do tie­nen que re­plan­tear­se mu­chas co­sas. Al pa­re­cer, lo que ocu­rre de­ba­jo de nues­tros pies es mu­cho más caó­ti­co de lo que se pen­sa­ba has­ta aho­ra.

No me­nos es­pec­ta­cu­la­res son los des­cu­bri­mien­tos re­la­cio­na­dos con el su­per­vol­cán sub­te­rrá­neo del Par­que Na­cio­nal de Ye­llows­to­ne, en el Es­ta­do fe­de­ral de Wyo­ming. Por pri­me­ra vez ha que­da­do cla­ro có­mo se ali­men­ta: una ar­dien­te co­rrien­te de mi­ne­ral as­cien­de des­de el man­to te­rres­tre, a más de mil ki­ló­me­tros de pro­fun­di­dad, por un es­tre­cho ca­nal en­tre los fríos y só­li­dos escombros de la pla­ca tec­tó­ni­ca y desem­bo­ca en una cá­ma­ra de mag­ma de ocho ki­ló­me­tros de pro­fun­di­dad.

Aho­ra que se ha de­mos­tra­do por pri­me­ra vez la pre­sen­cia de tal co­rrien­te de mag­ma, ¿no es po­si­ble pen­sar que es­tas chi­me­neas tam­bién ali­men­ten otros vol­ca­nes, co­mo por ejem­plo, los de Ha­wai?

Al sur de Nevada, los in­ves­ti­ga­do­res se han tro­pe­za­do con otra sor­pre­sa. Con­cre­ta­men­te, con un enor­me frag­men­to de pie­dra en­fria­da que cuel­ga co­mo una go­ta de­ba­jo del oes­te es­ta­dou­ni­den­se y se va su­mer­gien­do po­co a po­co en el man­to te­rres­tre. Es­ta for­ma­ción nun­ca ha­bía si­do per­ci­bi­da con otro ti­po de me­di­cio­nes.

“Al­gu­nos co­le­gas nos cuen­tan que han sus­pen­di­do la ex­plo­ra­ción de sus te­rre­nos has­ta que USA­rray ha­ya atra­ve­sa­do la zo­na com­ple­ta­men­te”, di­ce Wood­ward, el je­fe de la red. “Es­tán en te­la de jui­cio mu­chos re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos an­te­rior­men­te a lo lar­go de sus ca­rre­ras.” Por eso, los ex­per­tos es­pe­ran con gran cu­rio­si­dad el avan­ce del pro­yec­to ha­cia el es­te de Es­ta­dos Uni­dos, una re­gión geo­ló­gi­ca­men­te muy po­co ex­plo­ra­da. El área tie­ne su­fi­cien­tes mis­te­rios que ofre­cer. Por ejem­plo, al­re­de­dor de Nue­va Ma­drid.

Ha­ce apro­xi­ma­da­men­te dos si­glos, va­rios te­rre­mo­tos de­vas­ta­do­res sa­cu­die­ron es­ta pe­que­ña ciu­dad del Es­ta­do de Mis­sou­ri sin que na­die pu­die­ra ex­pli­car por qué los sis­mos se des­car­ga­ron con­cre­ta­men­te en es­ta re­gión tan ale­ja­da de to­dos los fo­cos co­no­ci­dos de ac­ti­vi­dad geo­ló­gi­ca.

Se es­pe­ra que USA­rray so­lu­cio­ne es­te mis­te­rio con su ra­dio­gra­fía del sub­sue­lo. Y que ayu­de a en­ten­der me­jor, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, có­mo na­cen los gran­des te­rre- mo­tos, y per­mi­ta un nue­vo ma­peo de las zo­nas de ries­go del pla­ne­ta.

CER­CA DE BIS­MARCK, DAKOTA DEL

Nor­te, agu­je­ro E27A. “Has pi­sa­do la cin­ta mé­tri­ca”, di­ce Bob Pier­ce a su ayu­dan­te, al que sue­le mo­les­tar amis­to­sa­men­te, “trae­me una bol­sa de plás­ti­co.” Ins­ta­lar una es­ta­ción sis­mo­ló­gi­ca con­ven- cio­nal sue­le du­rar me­ses, los téc­ni­cos co­mo Bob Pier­ce so­lo dis­po­nen de un día o dos. Pier­ce tie­ne ex­pe­rien­cia con mi­sio­nes que no per­do­nan el me­nor error. Cuan­do trabajó al ser­vi­cio de las fuer­zas aé­reas ins­ta­ló sen­so­res pa­ra prue­bas nu­clea­res y exa­mi­nó si­los de mi­si­les bus­can­do fu­gas ra­dio­ac­ti­vas. A sus 49 años, Pier­ce tie­ne re­glas ina­mo­vi­bles: no de­jar ba­su­ra, no fu­mar y ser pun­tual. Y tam­bién: no mo­les­tar ani­ma­les, lla­mar al pro­pie­ta­rio por te­lé­fono la no­che an­te­rior a la ins­ta­la­ción. Es­ta vez le to­có gri­tar. “Pro­pie­ta­rio du­ro de oí­do, gri­tar”, po­nía el in­for­me.

Si­guien­do una co­reo­gra­fía prac­ti­ca­da cien­tos de ve­ces y con la ayu­da de una brú­ju­la, Pier­ce co­lo­ca el de­tec­tor so­bre la ba­se de hor­mi­gón en di­rec­ción nor­te-sur. Co­lo­ca ca-

bles pa­ra la trans­mi­sión de los da­tos. Me­te la bol­sa de plás­ti­co cui­da­do­sa­men­te de­ba­jo de los pies del apa­ra­to y la sube por to­dos la­dos. Lo cu­bre to­do con un tu­bo y lo ator­ni­lla al sue­lo. Lue­go, pa­ra ais­lar el sen­sor, lle­na la bol­sa con are­na y la re­mue­ve con la mano pa­ra que los gra­nos se asien­ten. Cu­bre el apa­ra­to con una ca­pa de pro­tec­ción tras otra. Ta­la­dra, mar­ti­llea, im­per­mea­bi­li­za. Y, por úl­ti­mo, lo co­nec­ta to­do con la ba­te­ría y las cé­lu­las so­la­res. Hoy, E27A que­da­rá re­gis­tra­do en la red de USA­rray, en­via­rá su pri­me­ra se­ñal de vi­da y aus­cul­ta­rá la pro­fun­di­dad des­de es­te mo­men­to. Se­rá par­te de una gi­gan­tes­ca ma­qui­na­ria que trans­mi­te las 24 ho­ras del día gi­gan­tes­cas can­ti­da­des de da­tos al oes­te, al ANF de San Die­go, el pun­to de in­ter­sec­ción don­de coin­ci­den to­dos los hi­los de la red.

ARRAY NET­WORK FA­CI­LITY (ANF), en San Die­go, Ca­li­for­nia. So­bre el mo­ni­tor de Lu­cia­na As­tiz se des­pla­zan ba­rras den­ta­das amarillas; ca­da una co­rres­pon­de a uno de los sen­so­res de la red. Tan­to si la Tie­rra tiem­bla a gran­des pro­fun­di­da­des, co­mo si al­guien es­ta­cio­na un co­che di­rec­ta­men­te al la­do de uno de los sen­so­res y de­ja el mo­tor en­cen­di­do: la for­ma de las ba­rras re­ve­la a As­tiz cual­quier ave­ría o al­te­ra­ción. To­do de­ja hue­llas sís­mi­cas, in­clu­so las olas que ba­ñan el con­ti­nen­te ame­ri­cano, y to­dos los da­tos con­flu­yen en la ANF.

Si la red de de­tec­to­res fue­ra al­go or­gá­ni­co, la ANF se­ría el ce­re­bro que ad­mi­nis­tra, al­ma­ce­na y ana­li­za to­dos los es­tí­mu­los del te­ji­do ner­vio­so de la ma­triz. Lu­cia­na As­tiz, de 53 años, se­ría al­go así co­mo la neu­ró­lo­ga je­fe. La cien­tí­fi­ca, na­ci­da en Mé­xi­co, exa­mi­na el flu­jo de se­ña­les y en­cuen­tra erro­res, crea cons­tan­te­men­te nue­vos mé­to­dos de diag­nós­ti­co.

Cuan­do As­tiz des­cu­bre irre­gu­la­ri­da­des, bus­ca las cau­sas. ¿Fun­cio­na el su­mi­nis­tro eléc­tri­co? ¿Hay de­ma­sia­da hu­me­dad al­re­de­dor del de­tec­tor? ¿Se han des­pla­za­do los sen­so­res ca­li­bra­dos con tan­to es­me­ro de los sis­mó­me­tros?

El pro­yec­to con­lle­va la mul­ti­pli­ca­ción de un pro­ble­ma: ins­tru­men­tos al­ta­men­te sen­si­bles, so­los en ple­na na­tu­ra­le­za. Y to­do ello mul­ti­pli­ca­do por 400. Va­rios me­tros de nie­ve en­tie­rran las cé­lu­las so­la­res en Mon­ta­na, Was­hing­ton o Idaho. Los la­dro­nes ro­ban las cé­lu­las so­la­res, con cier­ta re­gu­la­ri­dad. O unos ván­da­los las acri­bi­llan a balazos. Se apa­gan los sa­té­li­tes que trans­mi­ten los da­tos. Los roe­do­res se co­men los ca­bles, los agu­je­ros se lle­nan de agua, las bom­bas no bom­bean, los en­chu­fes se des­co­nec­tan. Cuan­do la ba­se de una es­ta­ción se in­cli­na im­per­cep­ti­ble­men­te, cam­bia la orien­ta­ción del sen­sor. Un di­mi­nu­to error en el mon­ta­je –por ejem­plo, una cin­ta ad­he­si­va pegada en un án­gu­lo equi­vo­ca­do so­bre una ta­pa– cau­sa que el sen­sor se in­cli­ne unas frac­cio­nes de mi­lí­me­tro.

En­ton­ces, As­tiz ca­li­bra los sen­so­res por or­de­na­dor des­de su ofi­ci­na en los acan­ti­la­dos de la cos­ta ca­li­for­nia­na. Cuan­do no lo­gra ha­cer na­da, es­cri­be co­rreos elec­tró­ni­cos al centro de lo­gís­ti­ca en Nue­vo Mé­xi­co. A lo lar­go de la jor­na­da, cin­co es­ta­cio­nes han de­ja­do de fun­cio­nar has­ta aho­ra, na­da fue­ra de lo nor­mal. Pe­ro pe­se a to­dos los pro­ble­mas, ca­si el cien por cien de los sen­so­res en­vía per­ma­nen­te­men­te da­tos, di­ce As­tiz.

Ar­kan­sas. En ca­sa de los Ber­tschy, Ba­sil Mi­ller ha ter­mi­na­do su pre­sen­ta­ción y mira al pú­bli­co. So­lo se oye el zum­bi­do del ven­ti­la­dor que pen­de so­bre las ca­be­zas. Apar­te de eso, si­len­cio. Mi­ller ha con­se­gui­do 17 per­mi­sos pa­ra USA­rray en Ar­kan­sas, aho­ra es­pe­ra que lle­gue el 18. Se­rá el úl­ti­mo.

“¿Hay pro­ble­mas con el ga­na­do?”, pre­gun­ta Doug Ber­tschy, el je­fe de la fa­mi­lia. “De nin­gu­na ma­ne­ra”, res­pon­de Mi­ller. Po­co des­pués, cuan­do el geo­fí­si­co cla­va un pos­te en el sue­lo de­trás de la ca­sa pa­ra mar­car el lu­gar, su co­le­ga Bob Pier­ce, a 1.300 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia en Dakota del Nor­te, ha pro­te­gi­do la ins­ta­la­ción con la úl­ti­ma ta­pa y un can­da­do y lo ha en­te­rra­do to­do de­ba­jo de un mon­tícu­lo de tie­rra. En la pan­ta­lla de Lu­cia­na As­tiz, en San Die­go, un sím­bo­lo comunica que la nue­va es­ta­ción de me­di­ción E27A es­tá ope­ra­ti­va.

To­dos los sis­te­mas fun­cio­nan per­fec­ta­men­te. Los te­rre­mo­tos de to­do el mun­do

CER­CA DE GRA­VET­TE,

han si­do re­gis­tra­dos en el centro de con­trol; sus on­das sís­mi­cas han re­co­rri­do el sub­sue­lo ame­ri­cano y han de­ja­do mu­chas hue­llas en for­ma de da­tos que aña­den unos pí­xe­les más a la ima­gen que la cien­cia tie­ne de las pro­fun­di­da­des del con­ti­nen­te. Ba­sil Mi­ller en­cien­de su GPS, mi­de la po­si­ción del pos­te y la apun­ta pa­ra el in­for­me. Unos me­tros más allá, ya­ce el es­que­le­to de una res. “Ya es­tá. Mag­ní­fi­co”, di­ce y se me­te en su co­che. USA

rray si­gue en mo­vi­mien­to. Mar­zo de 2014. La red de sis­mó­gra­fos ha lle­ga­do a la cos­ta es­te. Du­ran­te el ca­mino, la idea que los geó­lo­gos han ob­te­ni­do de la pro­fun­di­dad se ha he­cho ca­da vez más pre­ci­sa. Los fo­cos de gran­des te­rre­mo­tos, por ejem­plo, se han lo­ca­li­za­do con más pre­ci­sión que nun­ca. Y de­ba­jo de la re­gión pro­pen­sa a temblores cer­ca de Nue­va Ma­drid, los cien­tí­fi­cos des­cu­brie­ron un hot spot, una zo­na de mi­ne­ral ca­lien­te. Tal vez la cau­sa de los fuer­tes te­rre­mo­tos del pa­sa­do.

A par­tir de aho­ra un nue­vo desafío es­pe­ra a los in­ves­ti­ga­do­res de USA­rray: to­do es­tá lis­to pa­ra que em­bar­quen sus sis­mó­gra­fos ha­cia Alas­ka. Allí ex­plo­ra­rán tam­bién ese Es­ta­do fe­de­ral has­ta el año 2017, en me­dio de la os­cu­ri­dad in­ver­nal y las tem­pe­ra­tu­ras gé­li­das. Aun­que to­da­vía es so­lo una po­si­bi­li­dad, tam­bién se ba­ra­ja la op­ción de lle­var el “ob­ser­va­to­rio” pos­te­rior­men­te a Áfri­ca, tal vez in­clu­so al Hi­ma­la­ya, Groen­lan­dia o la An­tár­ti­da. En­ton­ces la ma­triz es­ta­ría en vías de me­dir me­dio mun­do.

Pa­ra pro­fun­di­zar en el te­ma, el re­dac­tor de GEO Jörg Auf dem Kam­pe (fo­to) re­co­rrió Es­ta­dos Uni­dos en ocho días. Por su par­te, el fo­tó­gra­fo Geor­ge Stein­metz, fa­mo­so por sus fo­tos de pai­sa­jes des­de un pa­ra­pen­te, re­tra­tó es­ta vez la ex­plo­ra­ción del sub­sue­lo.

Fuen­te: Ka­rin Si­gloch, Lud­wi­gMa­xi­mi­li­ans. Uni­ver­si­dad de Mu­nich

1

Te­rre­mo­tos

2

3

San Fran­cis­co

1 Es­ta­cio­nes de

me­di­ción

Te­rre­mo­tos

2

Cor­te has­ta 1.800 km

Cor­te­za man­to su­pe­rior man­to in­fe­rior nú­cleo ex­terno nú­cleo in­terno

Nue­vaYork

has­ta 40 km

has­ta 720 km

has­ta 2.900 km

has­ta 5.150 km

has­ta 6.371 km

Lis­to pa­ra fun­cio­nar: du­ran­te dos años, el apa­ra­to de­be trans­mi­tir da­tos des­de la na­tu­ra­le­za sal­va­je, pro­te­gi­do se­gún unas re­glas pre­via­men­te es­ta­ble­ci­das y exac­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.