Mik­hail Ka­lásh­ni­kov, el in­ven­tor del AK-47

Geo - - GEOICONO -

Su nom­bre sue­na a le­yen­da. Tan­to es así que re­sul­ta di­fí­cil dis­cer­nir dón­de aca­ba el hom­bre y em­pie­za la má­qui­na. No hay da­tos exac­tos, pe­ro son más de 80 los paí­ses que lo eli­gie­ron pa­ra sus fuer­zas ar­ma­das y se cal­cu­la que se han fa­bri­ca­do unos cien mi­llo­nes de uni­da­des en to­do el mun­do. Ha­bla­mos del mí­ti­co fu­sil AK-47 (acró­ni­mo de Av­to­mat Ka­lásh­ni­kov, mo­de­lo 1947), y tam­bién de su crea­dor. Por­que in­da­gar en los orí­ge­nes de la que es qui­zás el ar­ma de fue­go rá­pi­do más po­pu­lar del mun­do, es ha­blar de su crea­dor, Mik­hail Ka­lásh­ni­kov (19192013). Pa­ra ha­cer­lo de­be­mos re­tro­ce­der al año 1941, con­cre­ta­men­tre a la ba­ta­lla de Bryansk (URSS). Allí, un jo­ven Mik­hail, con­duc­tor de ca­rros de com­ba­te, cae he­ri­do por una bom­ba. Du­ran­te su con­va­le­cen­cia, aler­ta­do por las con­ti­nuas que­jas de sus com­pa­ñe­ros an­te las an­ti­cua­das ca­ra­bi­nas que ma­ne­jan, de­ci­de po­ner­se a tra­ba­jar en el di­se­ño de un pro­to­ti­po que las me­jo­re. En 1942, tras aban­do­nar el hos­pi­tal, es­bo­zó sus pri­me­ras ideas, que ger­mi­na­rían en 1944, pe­ro que no lo­gra­rían su di­se­ño de­fi­ni­ti­vo has­ta 1947. Ese año na­cía el AK-47, un ar­ma que se ha­rá fa­mo­sa por su in­con­fun­di­ble ta­ble­teo al dis­pa­rar y por su se­gu­ri­dad en las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas más ad­ver­sas. Ka­lásh­ni­kov re­ci­bió en 2004 la Or­den al Mé­ri­to Mi­li­tar y en 2009, con 90 años, fue con­de­co­ra­do co­mo Hé­roe de la Fe­de­ra­ción Ru­sa, la más al­ta dis­tin­ción del país. Aun así, po­co an­tes de mo­rir, en una car­ta a la Igle­sia ru­sa, el in­ven­tor ex­pre­sa­ba sus re­mor­di­mien­tos por ha­ber da­do vi­da a un ar­ma tan mor­tí­fe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.