MOUS­TIERS-SAIN­TE-MA­RIE

DES­DE 1981 MOUS­TIERS-SAIN­TE-MA­RIE

Geo - - GEONOTICIAS -

fi­gu­ra ofi­cial­men­te en­tre las “al­deas más bo­ni­tas de Fran­cia”... y tam­bién es fa­mo­sa por su ce­rá­mi­ca. El ori­gen de Mous­tiers se re­mon­ta a los mon­jes que se asen­ta­ron en la tem­pra­na Edad Me­dia en gru­tas ru­pes­tres si­tua­das a gran al­tu­ra. 1.500 años más tar­de, una da­ma re­su­me en la ofi­ci­na de tu­ris­mo lo­cal: “La igle­sia, la mu­ra­lla, la ca­pi­lla, el acue­duc­to, las fuen­tes, los co­lo­res pas­tel de las tejas y los mu­ros de to­ba: to­dos for­man una uni­dad ho­mo­gé­nea y al mis­mo tiem­po vi­va”.

En reali­dad, Mous­tiers-Sain­te-Ma­rie no ne­ce­si­ta pu­bli­ci­dad. En verano, la al­dea de 700 al­mas, si­tua­da cer­ca de la fa­mo­sa gar­gan­ta de Ver­don, re­ci­be una ava­lan­cha de más de 3.000 vi­si­tan­tes dia­rios. Mu­chos vie­nen por la fa­yen­za (ce­rá­mi­ca de aca­ba­do ví­treo)... y por eso, aun­que in­di­rec­ta­men­te, por Luis XIV. Co­mo ya no po­día fi­nan­ciar sus gue­rras, el Rey Sol obli­gó a la no­ble­za a fun­dir to­das sus va­ji­llas de oro y pla­ta. Sa Ma­jes­té pre­di­có con el ejem­plo y mar­có la pau­ta en lo que se re­fe­ría a las nue­vas va­ji­llas de los ri­cos: ¡por­ce­la­na! De es­ta ma­ne­ra, Mous­tiers –cu­ya ar­te­sa­nía ce­rá­mi­ca siem­pre fue pun­te­ra– se hi­zo ri­quí­si­ma al po­co tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.