¿POR QUÉ LLUE­VE?

Geo - - GEONOTICIAS - Fo­tos: Blend Images/Alamy; Cour­tesy of Gui­llau­me Gro­noff

Las nu­bes pa­re­cen li­ge­ras, pe­ro in­clu­so los ci­rro cú­mu­los pue­den lle­gar a pe­sar va­rios cien­tos de to­ne­la­das. No obs­tan­te, flo­tan en el cie­lo co­mo si fue­ran in­grá­vi­das. El mo­ti­vo es sim­ple: a gran al­tu­ra, el va­por de agua que as­cien­de des­de la Tie­rra se con­den­sa en pe­que­ñas par­tí­cu­las, por ejem­plo, de pol­vo. Las gotitas que se for­man du­ran­te es­te pro­ce­so so­lo tie­nen un diá­me­tro de 20 mi­cró­me­tros, pe­ro no caen al sue­lo, por­que los vien­tos as­cen­den­tes se las lle­van sin pro­ble­mas.

Pe­ro cuan­do las go­tas, al mez­clar­se con otras, au­men­tan su ta­ma­ño, las nu­bes aca­ban por caer del cie­lo. Y lo ha­cen en for­ma de chu­bas­cos, llo­viz­na, gra­ni­zo o nie­ve. So­lo las ca­pas in­fe­rio­res de las nu­bes con­tie­nen go­tas de agua. En las ca­pas si­tua­das a gran al­ti­tud, la tem­pe­ra­tu­ra des­cien­de de tal mo­do que se for­man cris­ta­les de hie­lo. Allí se de­po­si­tan más gotitas, de ma­ne­ra que los cris­ta­les cre­cen a un rit­mo ver­ti­gi­no­so: al ca­bo de 20 mi­nu­tos pue­den mul­ti­pli­car su ta­ma­ño por 10.000. Cuan­do los fuer­tes vien­tos as­cen­den­tes arras­tran es­tas bo­li­tas a las ca­pas más al­tas de las gran­des nu­bes, don­de rei­nan tem­pe­ra­tu­ras de 40 gra­dos cen­tí­gra­dos bajo ce­ro, los cris­ta­les se en­gru­me­cen, con­vir­tién­do­se en gra­ni­zo. Pe­ro cuan­do las bo­li­tas de hie­lo des­cien­den des­de la zo­na cen­tral, la tem­pe­ra­tu­ra que rei­na de­ba­jo de la nu­be de­ter­mi­na la for­ma en que lle­ga­rán al sue­lo, ya sea co­mo nie­ve o co­mo llu­via.

El vien­to y otras con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas tam­bién de­ter­mi­nan la ma­ne­ra en que cae la llu­via. Cuan­do hay li­ge­ros vien­tos as­cen­den­tes, las go­tas caen con una ve­lo­ci­dad de cin­co me­tros por se­gun­do de pro­me­dio: la llu­via ha­bi­tual en Cen­troeu­ro­pa. Es­ta llu­via pue­de du­rar ho­ras e in­clu­so días, pues las go­tas tie­nen un ta­ma­ño pe­que­ño y una es­ca­sa ve­lo­ci­dad, de ma­ne­ra que las nu­bes tar­dan bas­tan­te tiem­po en sol­tar la llu­via.

Un ni­ño prue­ba el sa­bor de las go­tas de llu­via, que han re­co­rri­do un lar­go tra­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.