UN NUE­VO ROS­TRO PA­RA MAR­SE­LLA Tex­to: Karl Heinz Göt­ze

En 2013 fue Capital Cul­tu­ral Eu­ro­pea, lo que tra­jo mu­cho di­ne­ro a la ciu­dad me­di­te­rrá­nea, que hoy se es­fuer­za por sus­ti­tuir su tra­di­cio­nal ima­gen de vie­ja metrópoli por­tua­ria por la de una po­bla­ción re­no­va­da. Pe­ro to­da­vía que­da mu­cho por re­ma­tar.

Geo - - GEONOTICIAS -

AHO­RA SÉ QUE ES MÁS DI­FÍ­CIL es­cri­bir tres pá­gi­nas so­bre Mar­se­lla que un li­bro so­bre Flo­ren­cia”, es­cri­bió el fi­ló­so­fo alemán Wal­ter Ben­ja­min. Te­ner ex­pe­rien­cia no sim­pli­fi­ca la ta­rea. Lle­vo más de 20 años vi­vien­do en la re­gión de Mar­se­lla, en Ai­xen-Pro­ven­ce, y de­be­ría ha­ber­me mu­da­do a Mar­se­lla ha­ce tiem­po por­que pre­fie­ro la vi­da en una caó­ti­ca metrópoli a las be­llas y bur­gue­sas villas uni­ver­si­ta­rias. Mi de­ci­sión de no ha­cer­lo tie­ne mo­ti­vos prác­ti­cos, aun­que no ex­clu­si­va­men­te. Pe­ro me­jor nos ate­ne­mos a ellos, que son más fá­ci­les de cap­tar.

Pri­me­ro: es di­fí­cil lle­gar a Mar­se­lla. Du­ran­te las ho­ras punta, la au­to­pis­ta siem­pre es­tá atas­ca­da. La co­mu­ni­ca­ción por fe­rro­ca­rril es­tá al ni­vel del si­glo an­te­pa­sa­do. Y tam­bién en la mis­ma Mar­se­lla, el trans­por­te pú­bli­co es es­ca­so. So­lo hay dos lí­neas de me­tro en es­ta ciu­dad de ca­si un mi­llón de ha­bi­tan­tes. Mu­cho des­pués de Es­tras­bur­go, tam­bién Mar­se­lla co­men­zó a cons­truir tran­vías, con el efec­to de que, en un pri­mer mo­men­to, los atas­cos se hi­cie­ron aún más in­so­por­ta­bles. Has­ta aho­ra exis­ten 11,5 ki­ló­me­tros, pe­ro las ru­tas con­ti­núan si­guien­do a las del me­tro.

Es­tos pro­ble­mas real­men­te pue­den qui­tar­te las ga­nas de vi­vir en una ciu­dad. Un co­le­ga que se com­pró una ca­si­ta ha­ce so­lo tres años ya es­tá pen­san­do en vol­ver a mu­dar­se. Otro co­le­ga, de ori­gen alemán, fue du­ran­te lar­go tiem­po un apa­sio­na­do par­ti­da­rio de “su” ciu­dad, os­ten­to­so con­su­mi­dor de pas­tis (anís fran­cés) y seguidor del equi­po de fút­bol lo­cal y to­do eso. Pe­ro des­pués de la gran huel­ga de ba­su­re­ros de 2010, cuan­do do­ce mi­llo­nes de ki­los de pes­ti­len­tes desechos pa­ra­li­za­ron la ciu­dad du­ran­te quin­ce días, ya no ig­no­ra que so­lo la mi­tad de los pa­que­tes de li­bros pe­di­dos por in­ter­net le lle­gan. Cuan­do le di­ces que su en­tu­sias­mo se ha en­fria­do, te con­tes­ta mal­hu­mo­ra­do que aho­ra sí es un ver­da­de­ro mar­sei­llais, pues es­tos, se­gún él, siem­pre se que­jan de su ciu­dad.

Es­te en­fria­mien­to del en­tu­sias­mo ini­cial no es un fe­nó­meno es­pe­cí­fi­co de mis co­no­ci­dos. En los años no­ven­ta, la in­te­gra­ción de la ciu­dad en la red del TGV atra­jo a de­ce­nas de mi­les de nue­vos ha­bi­tan­tes; los tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad so­lo tar­dan unas tres ho­ras en recorrer los ca­si 800 ki­ló­me­tros a Pa­rís. El al­cal­de los re­ci­bió con gran eco me­diá­ti­co. Pe­ro cer­ca de la mi­tad de esos nue­vos mo­ra­do­res ha de­ja­do la ciu­dad des­de en­ton­ces. Por los mo­ti­vos ha­bi­tua­les: pro­me­sas de la ad­mi­nis­tra­ción que no se cum­plie­ron, es­ca­sa ofer­ta cul­tu­ral, ace­ras su­cias, una ac­ti­tud de es­pe­ra ge­ne­ra­li­za­da. Mar­se­lla mira a Bar­ce­lo­na, pe­ro se pa­re­ce mu­cho a Ná­po­les.

Des­de ha­ce 2.600 años, in­nu­me­ra­bles gen­tes han lle­ga­do des­de to­das par­tes a es­ta ciu­dad abier­ta. Du­ran­te el si­glo pa­sa­do fue­ron

so­bre to­do los ita­lia­nos –cor­sos–; des­pués de la in­de­pen­den­cia ar­ge­li­na, los fran­ce­ses de Ar­ge­lia; des­pués los ar­ge­li­nos en bus­ca de tra­ba­jo, los ma­rro­quíes o los co­mo­ren­ses. Pe­ro quien pu­do se tras­la­dó a otro lu­gar. Mar­se­lla es una ciu­dad de “trán­si­to”, co­mo re­za el tí­tu­lo de la me­jor no­ve­la ale­ma­na que se es­cri­bió so­bre es­ta ciu­dad, de An­na Seg­hers. La tra­ma se desa­rro­lla a prin­ci­pios de los años cua­ren­ta, cuan­do bue­na par­te de los li­te­ra­tos ale­ma­nes dig­nos de men­ción es­tu­vie­ron en Mar­se­lla y al­re­de­do­res, bus­can­do una úl­ti­ma sa­li­da de la tram­pa que era la Eu­ro­pa na­cio­nal­so­cia­lis­ta. Nin­guno re­gre­só des­pués del exilio. Cla­ro. In­clu­so los fran­ce­ses que es­pe­ra­ban por en­ton­ces una opor­tu­ni­dad de sa­lir, des­pués de la gue­rra re­gre­sa­ron a Pa­rís, no a Mar­se­lla.

No, no soy el úni­co que du­da de si de­be­ría asen­tar­se en Mar­se­lla. Un mo­ti­vo tal vez sea que Mar­se­lla no tie­ne centro, tam­po­co geo­grá­fi­co. Y eso que su ubi­ca­ción fi­gu­ra in­du­da­ble­men­te en­tre las más be­llas del Me­di­te­rrá­neo sep­ten­trio­nal. Al nor­te se en­cuen­tra l’És­ta­que, aquel lu­gar con­si­de­ra­do cu­na del ar­te mo­derno, don­de Bra­que, Cé­zan­ne y Dufy crea­ron al­gu­nas de sus pin­tu­ras más be­llas. Pe­ro ca­si na­die lo sa­be, pues du­ran­te mu­cho tiem­po Mar­se­lla no se preo­cu­pa­ba de la pro­mo­ción de sus ar­tis­tas mo­der­nos.

El nor­te siem­pre ha si­do po­pu­lar des­de que se con­vir­tió en ciu­dad: ca­sas mo­des­tas, pe­que­ñas em­pre­sas y, más tar­de, gran­des na­ves in­dus­tria­les. Es aquí don­de des­pués na­cie­ron las ci­tés, ha­bi­ta­das por in­mi­gran­tes ma­yo­ri­ta­ria­men­te ma­gre­bíes, atraí­dos por la es­pe­ran­za (en­ga­ño­sa ya en los años se­ten­ta) de en­con­trar tra­ba­jo. Cuan­do hoy tras­la­dan a un jo­ven pro­fe­sor a es­tos ba­rrios, pa­ra él es al­go así co­mo an­ta­ño la ga­le­ra.

EL SUR, AL CON­TRA­RIO, con su cer­ca­nía al Par­que Na­cio­nal de las Ca­lan­ques, es más bien bur­gués. Y en­tre esos dos ex­tre­mos hay po­co. ¿Po­co? Si en el centro te­ne­mos el Vieux Port, el puer­to vie­jo, el nú­cleo na­tu­ral de la ciu­dad. ¡La Bon­ne Mè­re, la pa­tro­na de Mar­se­lla, lo mira des­de lo al­to de su san­tua­rio!

¡Y en el vie­jo puer­to es don­de desem­bo­ca la ave­ni­da más sun­tuo­sa, la Ca­ne­biè­re! ¡Y jun­to al puer­to es­tá el ba­rrio de Le Pa­nier, don­de se en­cuen­tran las raí­ces de la ciu­dad! ¡Y Saint Vic­tor, una igle­sia ro­má­ni­ca en­can­ta­do­ra! ¡Tam­bién el Ayun­ta­mien­to ba­rro­co de Pu­get! ¿Y qué de­cir del ferry boat cir­cu­lan­do en­tre una ori­lla y la otra, el tras­bor­da­dor que de­be su fa­ma al es­cri­tor Mar­cel Pag­nol?

SÍ, PE­RO EL CENTRO ES­TÁ ex­tra­ña­men­te va­cío. Cuan­do mi­ras fo­to­gra­fías vie­jas de la épo­ca, cuan­do Mar­se­lla aún te­nía uno de los ma­yo­res puer­tos del mun­do, ves in­con­ta­bles más­ti­les de gran­des ve­le­ros, ves las hu­ma­re­das de los bu­ques de va­por más po­de­ro­sos, ves an­chos mue­lles don­de des­car­gan los bar­cos. Pe­ro el puer­to lo tras­la­da­ron, en par­te, al ve­cino ba­rrio de La Jo­liet­te, jus­to en la ori­lla del mar; y la par­te más im­por­tan­te, a Fos, don­de ama­rran los gran­des pe­tro­le­ros. So­lo que­dan tras­bor­da­do­res pa­ra tu­ris­tas y cien­tos de pe­que­ños bar­cos de es­par­ci­mien­to.

Por lo me­nos el ferry fun­cio­na aho­ra con ener­gía so­lar. ¿Por lo me­nos? Pues bien, hay más co­sas que han me­jo­ra­do. Don­de an­ta­ño so­lo ha­bía apar­ca­mien­tos en­con­tra­mos hoy las me­sas de los fre­cuen­ta­dí­si­mos ca­fés del Cours d’Es­tien­ne d’Or­ves. Las fa­cha­das de la Ca­ne­biè­re se han res­tau­ra­do; la es­ta­ción de fe­rro­ca­rril de la mag­ní­fi­ca es­ca­li­na­ta se ha so­me­ti­do a una mo­nu­men­tal am­plia­ción; y han tras­la­da­do la au­to­pis­ta que se ha­bía in­ter­pues­to en me­dio de los bo­ni­tos al­ma­ce­nes his­tó­ri­cos. Y los edi­fi­cios de la an­ti­gua­men­te tan or­gu­llo­sa rue de la Ré­pu­bli­que, de­caí­dos y con­ver­ti­dos en au­tén­ti­cos tu­gu­rios, se han sa­nea­do con fon­dos in­ter­na­cio­na­les, atraí­dos por las ven­ta­jas fis­ca­les que la ciu­dad ga­ran­ti­zó a los in­ver­so­res. Aho­ra el me­tro cua­dra­do cues­ta unos 5.000 eu­ros. Eso sí, las obras se han que­da­do pa­ra­das, pues no hay su­fi­cien­tes com­pra­do­res pu­dien­tes.

Así son mu­chas co­sas en Mar­se­lla: se in­ten­ta ha­cer cambios que se atas­can a me­dio ca­mino. En los dis­tri­tos de Le Pa­nier, Noai­lles, Bel­sun­ce y Cha­pi­tre, mu­chos edi­fi­cios se es­tán des­mo­ro­nan­do, ca­bles suel­tos cuel­gan de las pa­re­des, los só­ta­nos es­tán hú­me­dos, y la pin­tu­ra se des­con­cha. El des­em­pleo se acer­ca al 30%, los al­qui­le­res y los pre­cios de los apar­ta­men­tos son ba­jos. No sé si ha­brá otra metrópoli eu­ro­pea cu­yo centro sea tam­bién un nú­cleo de po­bre­za.

La po­bla­ción de la ciu­dad tam­po­co tie­ne mu­cho centro, es de­cir, hay me­nos ca­pas in­ter­me­dias que en otros lu­ga­res. Mu­chas per­so­nas adi­ne­ra­das se mu­dan de la ciu­dad y se cons­tru­yen ca­sas de cam­po al es­ti­lo pro­ven­zal. Pa­ra lle­nar el hue­co en­tre las cha­bo­las

y los pa­la­cios que­dan los lla­ma­dos “bo­bos”, una cla­se me­dia ur­ba­na con buenos suel­dos y orien­ta­ción al­go eco­ló­gi­ca. Pe­ro son po­cos.

TAM­BIÉN A NI­VEL POLÍTICO, Mar­se­lla ca­re­ce de centro, de una cul­tu­ra de in­ter­me­dia­ción. La ciu­dad es­tá go­ber­na­da por un pa­triar­ca ba­rro­co, pe­ro po­pu­lar, lla­ma­do Jean-Clau­de Gau­din, que cui­da con es­me­ro su acen­to mar­se­llés. Ese mis­mo pa­pel lo desem­pe­ñó du­ran­te ca­si 30 años Gaston Def­fe­rre, so­cia­lis­ta. El ac­tual con­trin­can­te so­cia­lis­ta de Gau­din se lla­ma Gué­ri­ni y es pre­si­den­te del Con­se­jo Ge­ne­ral. Las com­pe­ten­cias de las ins­tan­cias mu­ni­ci­pa­les y re­gio­na­les se so­la­pan. Eso tie­ne po­co que ver con la po­lí­ti­ca pe­ro, co­mo sue­le ser tra­di­ción en Mar­se­lla, sí con la co­ne­xión en­tre el cri­men or­ga­ni­za­do y la po­lí­ti­ca. El her­mano de Gué­ri­ni pa­só unos me­ses en pri­sión por irre­gu­la­ri­da­des en la ad­ju­di­ca­ción de obras pú­bli­cas y con­tac­tos con ca­ci­ques del ham­pa lo­cal. El pre­si­den­te Gué­ri­ni di­ce no ha­ber sa­bi­do na­da de eso, lo que sa­ca la son­ri­sa a cual­quie­ra.

Cla­ro que eso no es pre­ci­sa­men­te lo más in­di­ca­do pa­ra una ad­mi­nis­tra­ción efi­cien­te. En mu­chos lu­ga­res rei­na el ne­po­tis­mo. ¿Qué tie­ne de sor­pren­den­te? Al­re­de­dor del Me­di­te­rrá­neo, la per­te­nen­cia a un clan es más im­por­tan­te que los víncu­los na­cio­na­les o de la so­cie­dad ci­vil. Y ta­les es­truc­tu­ras no fo­men­tan la crea­ción de una iden­ti­dad ur­ba­na.

Aho­ra quie­ren que la cul­tu­ra lo arre­gle to­do. Ha flui­do mu­cho di­ne­ro: tan so­lo el nom­bra­mien­to de Mar­sei­lle-Pro­ven­ce co­mo Capital Cul­tu­ral Eu­ro­pea 2013 le de­pa­ró 660 mi­llo­nes de eu­ros. Pe­ro al con­tra­rio de lo ocu­rri­do en Li­lle, que lo fue en 2004, no ca­ye­ron so­bre sue­lo fér­til des­de el pri­mer mo­men­to. Mien­tras allí, al no­res­te de Fran­cia, to­da una re­gión es­tu­vo or­gu­llo­sa de lo que ocu­rría, en la po­bla­ción mar­se­lle­sa pre­do­mi­na el es­cep­ti­cis­mo. “¿Qué van a me­ter en to­dos esos mu­seos?” (ta­xis­ta mar­se­llés); “No lo van a con­se­guir ni en bro­ma” (ta­xis­ta de Aix). Mar­se­lla no es una tra­di­cio­nal “ciu­dad cul­tu­ral”. Aquí, la cul­tu­ra po­pu­lar con­sis­te en la do­mi­ni­cal ex­cur­sión fa­mi­liar a la pla­ya y el pes­ca­do asa­do y las char­las que es­to in­clu­ye.

Aho­ra hay al­gu­nos nue­vos mu­seos im­pre­sio­nan­tes, co­mo el MuCEM, cu­yo ex­te­rior se con­clu­yó más rá­pi­da­men­te que la de­ta­lla­da pla­ni­fi­ca­ción de la vi­da in­te­rior. Y mu­chas co­sas aún que­dan por ter­mi­nar. Co­mo se

di­jo en una vi­va dis­cu­sión en­tre ur­ba­nis­tas, Pa­rís es una vi­lle fi­nie (ciu­dad con­clui­da), y na­die osa dar­le un cam­bio ra­di­cal. Pe­ro Mar­se­lla, la se­gun­da ma­yor ciu­dad de Fran­cia, es una vi­lle in­fi­nie (no ter­mi­na­da), y así se­gui­rá du­ran­te mu­cho tiem­po. Tal vez pa­ra siem­pre.

Las ex­cep­cio­nes sí exis­ten: co­sas que son bue­nas pa­ra Mar­se­lla. Lo que ha sa­li­do bien es la trans­for­ma­ción de lo que ya es­ta­ba. Lo más im­pre­sio­nan­te es la Fri­che Be­lle de Mai, en el in­men­so re­cin­to de la Sei­ta, la ma­nu­fac­tu­ra fran­ce­sa de ta­ba­co de tiem­pos de los Gau­loi­ses azu­les. La pro­duc­ción se aca­bó en 1990, y el mun­do crea­ti­vo de Mar­se­lla se ins­ta­ló allí: ci­ne, dan­za, tea­tro, ví­deo ar­tís­ti­co, pe­que­ños ta­lle­res, nu­me­ro­sas aso­cia­cio­nes, un res­tau­ran­te ase­qui­ble, ca­si to­do au­to­ges­tio­na­do. La Fri­che Be­lle de Mai se­gu­ra­men­te hu­bie­ra si­do de­mo­li­da si se hu­bie­ra en­con­tra­do un po­ten­te in­ver­sor. Pe­ro es­ca­sean en Mar­se­lla. Así, en los re­co­ve­cos de la po­de­ro­sa rui­na in­dus­trial, na­ció uno de los lu­ga­res más in­tere­san­tes de la ciu­dad ac­tual.

LOS IM­PUL­SO­RES DE “MAR­SEI­LLE 2013“lo sa­bían, afor­tu­na­da­men­te. No obs­tan­te, uno po­día sen­tir cier­ta in­quie­tud por la renovación. Cuán­tas ve­ces ha ocu­rri­do: po­co a po­co, to­do se vuel­ve ca­da vez más per­fec­to, y la “mu­sea­li­za­ción” aca­ba con aque­llo que so­lía de­fi­nir el ca­rác­ter del lu­gar. La mar­se- lle­sa Be­lle es­ca­pó de se­me­jan­te des­tino. Lo pro­vi­sio­nal no ha des­apa­re­ci­do, ni tam­po­co las ca­pas his­tó­ri­cas y los dis­tin­tos usos. Los ar­qui­tec­tos in­te­gra­ron lo que ha­cía fal­ta, pe­ro ni qui­ta­ron la esen­cia ni la em­be­lle­cie­ron ar­ti­fi­cial­men­te. Des­pués re­ma­ta­ron el com­ple­jo con un gran cu­bo blan­co y trans­pa­ren­te: sa­la de ex­po­si­cio­nes por den­tro; ex­tra­ña es­cul­tu­ra, de le­jos. Aho­ra pue­des ac­ce­der des­de allí al te­cho plano, tan gran­de co­mo un cam­po de fút­bol, que brin­da una am­plia pa­no­rá­mi­ca de la ciu­dad. No es más que una su­per­fi­cie de hor­mi­gón es­truc­tu­ra­da con es­ca­le­ras y ba­ran­di­llas, sin roof-gar­de­ning, sin bo­ni­tas plan­ti­tas. Bru­tal co­mo Mar­se­lla.

La nue­va Mar­se­lla ha in­cor­po­ra­do mu­chos lu­ga­res con raí­ces pro­fun­das en la ciu­dad. Tam­bién el úl­ti­mo han­gar que que­da del puer­to de Jo­liet­te. Co­mo la Be­lle, es in­men­so y fun­cio­nal. En su am­plio in­te­rior, la pri­me­ra gran ex­po­si­ción ca­si se pier­de. Pe­ro la vi­si­ta va­le la pe­na por las vis­tas des­de las ven­ta­nas, a un mar que aquí, al nor­te del puer­to vie­jo, nun­ca fue ac­ce­si­ble por nin­gún la­do.

Al me­nos eso que­da­rá del año co­mo capital cul­tu­ral: la reapertura del ac­ce­so al mar, has­ta aho­ra blo­quea­do en el puer­to nue­vo por rejas, au­to­pis­tas, apar­ca­mien­tos y va­llas. El día de la inau­gu­ra­ción, la ciu­dad es­tu­vo ce­rra­da al trá­fi­co. Bajo la luz azul do­ra­da de aque­lla tar­de de in­vierno, los mar­se­lle­ses ca­mi­na­ron asom­bra­dos por los mue­lles del nue­vo puer­to, el MuCEM, los fuer­tes del puer­to vie­jo y sus en­san­cha­das dár­se­nas y re­con­quis­ta­ron lo que se ha­bían arre­ba­ta­do a sí mis­mos con sus co­ches y va­llas. Jó­ve­nes con su­da­de­ras, fa­mi­lias ára­bes con mu­chos hi­jos, be­lle­zas con al­tos ta­co­nes y muy ma­qui­lla­das, an­cia­nos con­tan­do a sus nie­tos có­mo era to­do ha­ce mu­cho tiem­po. Des­pués, las ca­lles se abrie­ron de nue­vo al trá­fi­co.

YA SE PUE­DE PA­SEAR por una an­cha ex­pla­na­da des­de el an­ti­guo Ayun­ta­mien­to ca­si has­ta la ca­be­ce­ra del puer­to vie­jo, don­de los co­ches ha­bían arrin­co­na­do los pues­tos de pes­ca­do, y ya hay es­pa­cio en el Quai des Bel­ges, don­de los pes­ca­do­res anun­cian por la ma­ña­na a gri­tos lo que han cap­tu­ra­do. Al la­do, el nue­vo y gi­gan­tes­co te­cho me­tá­li­co de Nor­man Fos­ter, una cons­truc­ción que los pes­ca­do­res co­men­tan más bien sin res­pe­to: “¿Re­sis­ti­rá es­ta co­sa a nues­tros mis­tra­les? Vien­tos así no los co­no­cen en su bru­mo­sa In­gla­te­rra”. La gen­te de Mar­se­lla no es fá­cil de im­pre­sio­nar, ni mu­cho me­nos con ar­qui­tec­tos fa­mo­sos. Pe­ro sí se sien­ten un po­co or­gu­llo­sos de po­der vol­ver a ven­der sus pescados en una am­plia pla­za del puer­to y no en una is­la ro­dea­da de trá­fi­co. ¿Se­rá su­fi­cien­te pa­ra in­vo­lu­crar­los y con­ver­tir­los en ac­to­res de la cul­tu­ra de su ciu­dad? G

Los mar­se­lle­ses dis­fru­tan de la re­la­ja­da

vi­da me­di­te­rrá­nea. Y se to­man su tiem­po pa­ra ju­gar a la pe­tan­ca en el

bou­lo­dro­me Les Trois Mages (arri­ba). O pa­ra ha­cer una ex­cur­sión a la Pla­ge du Pra­do, un are­nal ur­bano (arri­ba dcha). Y, sin du­da, pa­ra un ape­ri­ti­vo im­pro­vi­sa­do en la Pla­ce des Pis­to­les

(jun­to a es­tas lí­neas).

¿Un an­gu­lo­so edi­fi­cio sun­tuo­so? Ni mu­cho me­nos. La to­rre que la ar­qui­tec­ta Zaha Ha­did di­se­ñó pa­ra la cor­po­ra­ción de lo­gís­ti­ca CMA CGM en el puer­to de Mar­se­lla es to­do un ejem­plo de or­gu­llo­sa mo­des­tia. La fo­to mues­tra los pi­sos in­fe­rio­res en­tre dos au­to­pis­tas.

En la Ca­ne­biè­re, la ave­ni­da sun­tuo­sa de

Mar­se­lla, se al­za la gran­dio­sa igle­sia Saint-Vin­cent de Paul (de­re­cha). En la

ca­lle, mu­chos fie­les di­ri­gen sus ora­cio­nes a Alá. La pa­rro­quia de los co­mo­ren­ses (aba­jo), pro­ce­den­tes del

océano Ín­di­co, tie­ne unos 80.000 miem­bros y es la ma­yor del mun­do.

Na­bi­la Boud­je­llal ce­le­bra su pró­xi­ma bo­da con ami­gos mu­sul­ma­nes en un ba­rrio cer­ca del puer­to vie­jo (iz­da). Sus pa­dres han ve­ni­do des­de Ar­ge­lia. El ho­gar de Na­bi­la, sin em­bar­go, siem­pre ha es­ta­do en la ori­lla fran­ce­sa del Me­di­te­rrá­neo.

Des­pués de su reha­bi­li­ta­ción, el ba­rrio obre­ro de Le Pa­nier es hoy una atrac­ción tu­rís­ti­ca. Ser­ge, due­ño de un res­tau­ran­te, ha­bla con sus clien­tes so­bre los vie­jos tiem­pos (iz­da). Hay co­sas que no cam­bian, co­mo la re­ce­ta de la fa­mo­sa so­pa de pes­ca­do de Mar­se­lla: la boui­lla­bais­se. Mar­se­lla tie­ne un as­pec­to muy dis­tin­to

al de Pa­rís, capital de las an­chas ave­ni­das y bu­le­va­res. La cén­tri­ca rue Fou­ga­te (dcha), por ejem­plo, una es­tre­cha ca­lle de sen­ti­do úni­co, es tí­pi­ca de la metrópoli me­di­te­rrá­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.