Las mu­chas fa­ce­tas de la metrópoli a ori­llas del Me­di­te­rrá­neo

Geo - - GEONOTICIAS - Sil­ke We­ber

La Bon­ne Mè­re

La ba­sí­li­ca No­tre-Da­me de la Gar­de, o La Bon­ne Mè­re –la bue­na ma­dre–, co­mo los mar­se­lle­ses la de­no­mi­nan, ve­la por es­ta ur­be ex­plo­si­va des­de la cumbre de una co­li­na ca­li­za de 161 me­tros de al­tu­ra. Quien quie­ra com­pren­der bien Mar­se­lla de­be­ría co­men­zar la vi­si­ta su­bien­do a es­ta igle­sia pa­ra ob­te­ner una pa­no­rá­mi­ca del con­jun­to (au­to­bús nú­me­ro 60 en el puer­to vie­jo). Des­de arri­ba se dis­fru­ta de una pa­no­rá­mi­ca de 360 gra­dos de la Capital Cul­tu­ral Eu­ro­pea: des­de las is­las de Mar­se­lla has­ta el mo­derno ba­rrio re­si­den­cial Ci­té Ra­dieu­se. A los pies de la Bon­ne Mè­re se ex­tien­de el puer­to vie­jo, con su fir­me re­no­va­do, y so­bre él, el ba­rrio más vie­jo: Le Pa­nier, tam-- Mar­se­lla tam­bién es fa­mo­sa por lo que su­pues­ta­men­te no cam­bia, co­mo los pes­ca­do­res que re­mien­dan sus re­des en el puer­to. bién aci­ca­la­do. De­trás co­mien­za la Mar­se­lla nue­va: el ba­rrio Ci­té de la Mediterranée. Lo que no se ve a pri­me­ra vis­ta y lo que po­cos sa­ben es que en el co­me­dor de la ba­sí­li­ca No­tre-Da­me de la Gar­de, las mon­jas sir­ven un menú a me­dio­día. An­tes de su­bir las es­ca­le­ras del tem­plo, tuer­za us­ted a la iz­quier­da y to­me el as­cen­sor al ter­cer pi­so. Allí es­tá el L‘Eau-Vi­ve, un res­tau­ran­te sin ín­fu­las de gran­de­za: man­te­les sin­té­ti­cos de flo­res y cocina sim­ple; el menú del día (en­tran­te, pla­to y pos­tre) cues­ta so­lo do­ce eu­ros. Los miér­co­les, las her­ma­nas sir­ven chu­crut; los jue­ves, cus­cús; y los vier­nes,

grand aïo­li, tí­pi­co pla­to mar­se­llés con pa­ta­tas, za­naho­rias, ju­días ver­des, bacalao, ca­ra­co­les ma­ri­nos y maho­ne­sa de ajo. ¡No se lo pier­da! Y si lle­ga a tiem­po, qui­zá con­si­ga una de las co­di­cia­das me­sas jun­to a la ven­ta­na con una ver­ti­gi­no­sa vis­ta de Mar­se­lla.

La nue­va Mar­se­lla

En la Ci­té de la Mé­di­te­rra­née hay un edi­fi­cio que com­pi­te en al­tu­ra con la Bon­ne Mè­re: la to­rre de vi­drio de Zaha Ha­did tie­ne 147 me­tros. Con­vie­ne co­men­zar el pa­seo por la nue­va Mar­se­lla en la es­ta­ción de me­tro de La Jo­liet­te. Des­de allí se atra­vie­sa la pla­za ho­mó­ni­ma en di­rec­ción al mue­lle del puer­to in­dus­trial o, ha­cia la de­re­cha, al Quai du La­za­ret. Ca­mi­nan­do por di­cha ca­lle se tar­dan quin­ce mi­nu­tos has­ta el nue­vo ba­rrio de los ne­go­cios, con los di­ques, y al Si­lo d‘Arenc, el an­ti­guo al­ma­cén. Ha­cia la iz­quier­da, el Quai de Jo­liet­te lle­va al J 1. El vie­jo han­gar al­ber­ga ga­le­rías de ar­te, una bi­blio­te­ca, un ca­fé y, jun­to a la co­lum­na de hor­mi­gón nú­me­ro diez, un fo­to­ma­tón. Al mi­rar las ti­ras de fo­tos en blan­co y ne­gro se oyen ri­sas en la ca­bi­na... ¡re­cuer­dos que que­dan! Más al sur im­pre­sio­nan, por su ar­qui­tec­tu­ra y ex­po­si­cio­nes, el Mu­sée des Ci­vi­li­za­tions de l‘Eu­ro­pe et de la Mediterranée (MuCEM), el Mu­seé Re­gards de Pro­ven­ce y la Vi­lla Mé­di­te­rra­née, centro de cul­tu­ra di­se­ña­do por el ita­liano Ste­fano Boe­ri, cu­ya mi­tad su­pe­rior so­bre­sa­le co­mo un tram­po­lín so­bre­di­men­sio­na­do de una enor­me pis­ci­na. El nue­vo ba­rrio lin­da con el fuer­te de Saint-Jean (si­glo XVII).

El ba­rrio más vie­jo de la ciu­dad

En­tre La Jo­liet­te y el fuer­te de Saint-Jean se al­za una de las ca­te­dra­les más lla­ma­ti­vas de la ciu­dad: La Ma­jor, cu­yos 142 me­tros de lon­gi­tud

su­pe­ran a No­tre-Da­me de Pa­rís. La igle­sia neo­rro­má­ni­ca-bi­zan­ti­na del si­glo XIX pre­si­de la en­tra­da oc­ci­den­tal del vie­jo ba­rrio obre­ro Le Pa­nier, con sus es­tre­chas ca­lles y con­tra­ven­ta­nas azul ce­les­te. En me­dio del ba­rrio es­tá la Viei­lle Cha­ri­té, un an­ti­guo hos­pi­cio de po­bres. Hoy, sus tres pi­sos de ar­ca­das al­ber­gan mu­seos (por ejem­plo, de­di­ca­dos a la ar­queo­lo­gía del Me­di­te­rrá­neo o al ar­te afri­cano), un centro de poe­sía, el ci­ne Le Mi­roir o el ca­fé Le Cha­ri­té a la de­re­cha de la ca­pi­lla ba­rro­ca. El vie­jo hos­pi­cio es el or­gu­llo de los ha­bi­tan­tes de Le Pa­nier. Co­men­za­do en 1671 y con­clui­do en 1745, fue cons­trui­do por Pie­rre Pu­get, ar­qui­tec­to del Rey Sol al que lla­man el Mi­guel Án­gel de Fran­cia.

La Mar­se­lla mo­der­na

Pa­ra co­no­cer la Mar­se­lla ac­tual y de mo­da, suban des­de el puer­to por el bu­le­var La Ca­ne­biè­re (del pro­ven­zal ca­ne­be: cuer­da de cá­ña­mo) y lue­go a la de­re­cha has­ta la pla­za de No­tre-Da­me du Mont, en la que se al­za la igle­sia ho­mó­ni­ma. Allí co­mien­za el Cours Ju (Cours Ju­lien), don­de los “bo­bos“( bour­geo­is

bohé­miens) fre­cuen­tan nu­me­ro­sos ba­res, bou­ti­ques o tien­das de di­se­ño. Allí las li­bre­rías y pe­que­ñas sa­las de con­cier­tos se co­dean con bis­trós fran­ce­ses y res­tau­ran­tes li­ba­ne­ses o ma­rro­quíes. Pa­ra pro­bar cus­cús: Mi­na Kouk (21, rue Fon­tag­ne). Doc­to­ra en Quí­mi­ca, Mi­na Roua­bah-Roux pre­pa­ra pla­tos fran­co­ma­gre­bíes en un res­tau­ran­te de co­lor ro­sa. Ade­más, hay di­ver­sos mer­ca­dos ma­ti­na­les en el Cours Ju: flo­res fres­cas, li­bros de se­gun­da mano y se­llos pos­ta­les. Aquí, la no­che es igual de ani­ma­da que el día, so­lo a la ho­ra de la sies­ta rei­na la tran­qui­li­dad. Al pie del Cours Ju se en­cuen­tra el –in­jus­ta­men­te– me­nos co­no­ci­do Pa­lais des Arts. Es la úl­ti­ma obra del ar­qui­tec­to mar­se­llés Hen­ri-Jac­ques Es­pé­ran­dieu, au­tor de los em­ble­má­ti­cos tem­plos La Ma­jor y La Bon­ne Mè­re. A su de­re­cha se en­cuen­tra el Bou­lo­dro­me, uno de los mu­chos cam­pos de bou­le (de­por­te de bo­las) de Mar­se­lla. Des­de el

Cour Ju so­lo hay tres pa­ra­das de me­tro (M 2 has­ta Rond-Point du Pra­do) a la Ci­té Ra­dieu­se, el blo­que de vi­vien­das de Cor­bu­sier con la azo­tea tal vez más po­pu­lar del si­glo XX, que se pue­de visitar gra­tui­ta­men­te, co­mo el edi­fi­cio. Co­mo en un gi­gan­tes­co ca­len­da­rio de ad­vien- to, sus puer­tas de co­lo­res pa­re­cen ocul­tar se­cre­tos. Con al­go de suer­te, la an­cia­na se­ño­ra del se­gun­do pi­so le en­se­ña­rá su apar­ta­men­to pri­va­do (te­ner pre­pa­ra­dos seis eu­ros). Tam­bién se pue­den re­ser­var vi­si­tas guia­das en la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo, que in­clu­yen tam­bién la ha­bi­ta­ción mo­de­lo 643.

El puer­to vie­jo y las is­las

Si us­ted quie­re ver có­mo los pes­ca­do­res re­gre­san al puer­to por la ma­ña­na: ma­dru­gue y co­mien­ce el día en el puer­to vie­jo. Los pes­ca­do­res ven­den ra­ya, bacalao o pul­po por ki­los. ¡Ojo!, no tro­pie­ce en la pla­ca de la ins­crip­ción his­tó­ri­ca que hay en la ca­be­ce­ra del puer­to: allí se lee que Mar­se­lla fue fun­da­da por na­ve­gan­tes grie­gos 600 años an­tes de Cris­to. A la iz­quier­da es­tán las na­vet­tes o bar­cos que le lle­van al ar­chi­pié­la­go Frioul con el Châ­teau d‘If, el Al­ca­traz fran­cés. Los bar­cos cir­cu­lan des­de las 6.30 ho­ras, si la ta­qui­lla es­tá ce­rra­da, pue­de es­pe­rar de­trás de la ba­rre­ra y com­prar­le el bi­lle­te al bar­que­ro (no se preo­cu­pe por el le­tre­ro que di­ce “So­lo pa­ra re­si­den­tes”); des­pués, el bar­co pa­sa­rá en­tre un sin­nú­me­ro de ve­le­ros y bar­cos pes­que­ros. Por cier­to, el ar­chi­pié­la­go Frioul tie­ne más que ofre­cer que so­lo If: por ejem­plo, Po­mè­gues, la ma­yor, la más ven­to­sa y, se­gún sus ha­bi­tan­tes, la más be­lla de las is­las Frioul. Na­da más sa­lir del bar­co, di­rí­ja­se ha­cia la iz­quier­da y des­pués, de nue­vo a la iz­quier­da. Si si­gue por el ca­mino a la de­re­cha has­ta el se­map­ho­re (te­lé­gra­fo óp­ti­co), po­drá dis­fru­tar de una em­bria­gan­te pa­no­rá­mi­ca de Mar­se­lla, si­tua­da a unas tres mi­llas ma­rí­ti­mas de dis­tan­cia. Al­go más le­jos, des­pués de una ca­mi­na­ta de 45 mi­nu­tos, en­con­tra­rá en el ex­tre­mo sur de la is­la la for­ta­le­za Bat­te­rie de Ca­vaux. A la iz­quier­da co­mien­za un sen­de­ro muy es­tre­cho que des­cien­de en­tre oli­vos, atra­vie­sa una ro­ca que for­ma una puer­ta y, pa­san­do una rui­na, gi­ra a la iz­quier­da: allí con­tem­pla­rá La Pis­ci­ne, una ca­la ro­co­sa cir­cu­lar, se­gu­ra­men­te el lu­gar más be­llo pa­ra ba­ñar­se en Mar­se­lla.

El nue­vo pa­be­llón del puer­to vie­jo se al­za co­mo un bal­da­quino en el que se re­fle­jan los vi­si­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.