CA­SOS PA­RA MÁS ADE­LAN­TE

La cri­mi­na­li­dad dis­mi­nu­ye, el ha­ci­na­mien­to car­ce­la­rio per­sis­te.

Geo - - GEONOTICIAS -

El sis­te­ma ju­di­cial ugan­dés se ba­sa en el De­re­cho an­glo­sa­jón o com­mon law, un sis­te­ma en el que los jue­ces de­fi­nían las ofen­sas cri­mi­na­les. Hoy, es­ta fun­ción re­cae en los le­gis­la­do­res, tal y co­mo de­ter­mi­na el sis­te­ma de De­re­cho con­ti­nen­tal ( con­ti­nen­tal

law) que se apli­ca en Es­pa­ña. Re­li­gión y tra­di­ción in­flu­yen mu­cho a la ho­ra de con­si­de­rar pu­ni­ble o no una ac­ción. La pros­ti­tu­ción y al­gu­nas prác­ti­cas se­xua­les “con­tra­na­tu­ra­les” e “im­pú­di­cas” se ca­li­fi­can co­mo “de­li­tos con­tra la mo­ral”. En 2009, un pro­yec­to de ley pro­po­nía la pe­na de muer­te pa­ra la con­duc­ta ho­mo­se­xual. Gra­cias a las pre­sio­nes in­ter­na­cio­na­les, en 2012 se re­du­jo la san­ción a ca­de­na per­pe­tua, lo que im­pli­ca la pri­va­ción de li­ber­tad de por vi­da. En otros paí­ses se con­tem­pla que los con­de­na­dos a “pre­si­dio per­pe­tuo” sal­gan tras cum­plir en­tre 15 y 25 años de cár­cel.

El procedimiento pe­nal se ba­sa en el “prin­ci­pio de con­tra­dic­ción” e im­pli­ca una con­tro­ver­sia en­tre las dos par­tes –fis­ca­lía (de­man­dan­te) y de­fen­sa (de­man­da­do)– an­te un juez im­par­cial que dic­ta sen­ten­cia.

Des­de 2006 el ín­di­ce de cri­mi­na­li­dad ha dis­mi­nui­do. Los de­li­tos más fre­cuen­tes son el ro­bo a mano ar­ma­da, el alla­na­mien­to de mo­ra­da, el ro­bo de vehícu­los y las sus­trac­ción de car­te­ras. Las vi­vien­das pri­va­das son los lu­ga­res me­nos se­gu­ros. Quien pue­de se pro­te­ge con pe­rros o vi­gi­lan­tes ar­ma­dos.

La jus­ti­cia ado­le­ce de fal­ta de per­so­nal, por ello, más de la mi­tad de los pre­sos son pre­ven­ti­vos. Otro pro­ble­ma es el ha­ci­na

mien­to: en pri­sio­nes con ca­pa­ci­dad pa­ra 15.000 reos hay cer­ca de 38.000. La ta­sa de en­car­ce­la­dos es uno de ca­da mil ha­bi­tan­tes, pro­me­dio bajo si se com­pa­ra con el mun­do.

Ugan­da fue el pri­mer país que ex­pa­trió a uno o más de sus pro­pios ciu­da­da­nos (lí­de­res del Ejér­ci­to Lord’s Re­sis­tan­ce) a la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal, la ma­yor par­te acu­sa­dos de crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad. Los pre­sos con­de­na­dos a muer­te van ves­ti­dos de blan­co. Las úl­ti­mas eje­cu­cio­nes de pre­sos ci­vi­les con­de­na­dos a la pe­na capital en Ugan­da se pro­du­je­ron en 1999, el úl­ti­mo ajus­ti­cia­mien­to de mi­li­ta­res, en 2003.

Mba­ra­ra: los efec­tos per­so­na­les de los más de mil re­clu­sos de la pri­sión de la ciu­dad se al­ma­ce­nan en la re­cep­ción. Tres cuar­tas par­tes de los pre­sos son pre­ven­ti­vos.

Kam­pa­la: per­so­nal de vi­gi­lan­cia en la sa­la de vi­si­tas del mó­du­lo de pre­ven­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.