NEU­RO-JUS­TI­CIA

Geo - - GEONOTICIAS -

El

abo­ga­do de­fen­sor es­tá al­te­ra­do. Pul­sa dos ve­ces su lá­piz de im­pre­sión en 3D y en la pa­red de la sa­la 708 del Tri­bu­nal Re­gio­nal de Ber­lín apa­re­ce un ho­lo­gra­ma, una ima­gen tri­di­men­sio­nal. “Se­ño­rías, es­tán vien­do el ce­re­bro del acu­sa­do”, afir­ma el to­ga­do. Se acer­ca a la ima­gen y en cier­tas par­tes mar­ca círcu­los en lá­piz. “Aquí pue­den ver la cor­te­za ce­re­bral, es­to es la amíg­da­la. El te­ji­do ner­vio­so pa­re­ce nor­mal”, con­ti­núa, “pe­ro ob­ser­ven de­te­ni­da­men­te es­te test so­bre con­trol de emo­cio­nes que le es­tán rea­li­zan­do al acu­sa­do en es­te mo­men­to en el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Neu­ro­ló­gi­cas y Cien­cias Fo­ren­ses”.

Por pri­me­ra vez se apli­ca la téc­ni­ca de pre­sen­ta­ción en vi­vo en un pro­ce­so pe­nal en Ale­ma­nia: una co­ne­xión on­li­ne con un ins­ti­tu­to del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de la Cha­ri­té (Ber­lín), don­de el en­cau­sa­do –au­tor del ase­si­na­to bru­tal de su es­po­sa– es­tá sien­do exa­mi­na­do en el tu­bo de prue­bas diag­nós­ti­cas. Los ma­gis­tra­dos, los ciu­da­da­nos le­gos del ju­ra­do y el fis­cal mi­ran el ho­lo­gra­ma: una luz par­pa­dea, lue­go se apa­ga y es­po­rá­di­ca­men­te cen­te­llean unas pe­que­ñas man­chas.

“Se­ño­rías, ob­ser­ven, mi man­dan­te es­tá sien­do so­me­ti­do a una si­tua­ción muy pro­vo­ca­ti­va”, afir­ma el abo­ga­do de­fen­sor. “Las re­gio­nes ce­re­bra­les res­pon­sa­bles de re­pri­mir los im­pul­sos, en él ape­nas se ac­ti­van”.

Co­mo en la no­che de au­tos, aho­ra el ce­re­bro del en­cau­sa­do no con­tro­la sus emo­cio­nes. En el ho­lo­gra­ma se am­plía un cor­te tri­di­men­sio­nal de su ca­de­na de ADN. El abo­ga­do tra­za en lá­piz un círcu­lo so­bre una zo­na: “Aquí se lo­ca­li­za la mu­ta­ción ge­né­ti­ca, un ti­po de dis­ca­pa­ci­dad con­tra la cual na­da pue­de ha­cer mi man­dan­te. Es­te tri­bu­nal de­be de­cla­rar­le no res­pon­sa­ble de sus ac­tos”. pre­ci­so del ce­re­bro, un ór­gano que nos per­mi­te amar y tam­bién ma­tar. A prin­ci­pios de 2013 la Unión Eu­ro­pea con­ce­dió mil mi­llo­nes de eu­ros a un pro­yec­to cien­tí­fi­co so­bre el ce­re­bro pa­ra cons­truir una si­mu­la­ción fi­de­dig­na de su fun­cio­na­mien­to. Ba­rack Oba­ma tie­ne pre­vis­to in­ver­tir mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra que al­gún día los in­ves­ti­ga­do­res pue­dan ob­ser­var la ac­ti­vi­dad neu­ro­nal. El ce­re­bro po­dría re­ve­lar en de­ta­lle los pro­ce­sos de la men­te y la con­duc­ta.

Pe­ro ¿qué su­ce­de des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co? Tras el atra­co a una tien­da o un ho­mi­ci­dio, ins­pec­cio­nar el in­te­rior del ce­re­bro del su­je­to del de­li­to po­dría ser de­ter­mi­nan­te pa­ra es­ta­ble­cer có­mo de­be en­jui­ciar la so­cie­dad las trans­gre­sio­nes de la ley. El ce­re­bro –una ma­sa de te­ji­do de 1,4 ki­lo­gra­mos de pe­so, con más de 100.000 mi­llo­nes de neu­ro­nas– po­dría ser el ma­te­rial de­ci­si­vo pa­ra impu­tar o ex­cul­par al acu­sa­do.

En los tri­bu­na­les se acep­tan ca­da vez más co­mo prue­bas los es­cá­ne­res

ce­re­bra­les y los aná­li­sis de ADN de ase­si­nos y la­dro­nes: sus ano­ma­lías neu­ro­ló­gi­cas po­drían exo­ne­rar­les

de cul­pa. ¿Re­vo­lu­cio­na­rá la “neu­ro­jus­ti­cia” la ju­ris­pru­den­cia?

El tri­bu­nal no tie­ne que de­ci­dir por­que el pro­ce­so des­cri­to es cien­cia fic­ción. Cuan­do hoy se tie­ne que de­ter­mi­nar si el su­je­to del de­li­to es res­pon­sa­ble de sus ac­tos o no, la al­ta tec­no­lo­gía ce­re­bral no in­ter­vie­ne: los psi­quia­tras analizan la per­so­na­li­dad del de­lin­cuen­te se­gún las re­glas de su dis­ci­pli­na, y des­de un pun­to de vis­ta sub­je­ti­vo. Sin em­bar­go, los la­bo­ra­to­rios de los neu­ro­cien­tí­fi­cos apor­tan nue­vos pro­ce­di­mien­tos úti­les a las sa­las de jus­ti­cia: “El diag­nós­ti­co psi­quiá­tri­co ofre­ce da­tos sus­cep­ti­bles de ser in­ter­pre­ta­dos, pe­ro un es­cá­ner ce­re­bral no mien­te”, ase­gu­ra Ruben Gur, di­rec­tor del Centro de In­ves­ti­ga­ción del Ce­re­bro y la Con­duc­ta de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia (EE UU).

La “neu­ro­jus­ti­cia” es­tá al al­can­ce de la mano. Ana­li­zar las com­ple­ji­da­des ce­re­bra­les, afir­man al­gu­nos neu­ró­lo­gos, des­cu­bri­ría al ver­da­de­ro ase­sino: quien no pro­ce­de por vo­lun­tad pro­pia no es res­pon­sa­ble de sus ac­tos.

Así las co­sas, el prin­ci­pio de cul­pa­bi­li­dad, pi­lar de la con­vi­ven­cia hu­ma­na, se ha­lla­ría an­te un cam­bio de pa­ra­dig­ma im­por­tan­te.

Ca­da año, mi­les de ex­pe­ri­men­tos neu­ro­cien­tí­fi­cos sus­ci­tan el de­ba­te. La in­ves­ti­ga­ción ofre­ce un co­no­ci­mien­to ca­da vez más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.