¿SON LOS CRI­MI­NA­LES

VÍC­TI­MAS DE UN DE­FEC­TO BIO­LÓ­GI­CO?

Geo - - GEONOTICIAS -

te de au­to­ri­dad pa­ra los par­ti­da­rios del de­ter­mi­nis­mo? Tam­bién pre­sen­tan de­bi­li­da­des, por­que los im­pul­sos ner­vio­sos in­cons­cien­tes que pre­sun­ta­men­te con­tro­lan nues­tros ac­tos son men­su­ra­bles. Exis­ten real­men­te. Pe­ro vie­nen pre­ce­di­dos por im­pul­sos que se trans­mi­ten de for­ma cons­cien­te. Y la tec­no­lo­gía ac­tual no per­mi­te por aho­ra dis­tin­guir en­tre la cau­sa y el efec­to.

Dos co­rrien­tes irre­con­ci­lia­bles se en­fren­tan. Una afir­ma que la in­ves­ti­ga­ción ce­re­bral pue­de cam­biar nues­tras per­cep­cio­nes. La otra, que no cam­bia na­da. Tal vez se cum­pla el pro­nós­ti­co que Jos­hua Greene anun­ció en 2004: “En ju­ris­pru­den­cia, la in­ves­ti­ga­ción del ce­re­bro lo cam­bia to­do y no cam­bia na­da”. Con es­to que­ría de­cir que los nue­vos co­no­ci­mien­tos pue­den re­la­ti­vi­zar los prin­ci­pios de cul­pa­bi­li­dad y res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro que no tie­ne sen­ti­do mo­di­fi­car de for­ma ra­di­cal la pra­xis del procedimiento pe­nal. ¿ Es po­si­ble uni­fi­car las teo­rías de am­bas es­cue­las?

EL HOM­BRE DE MI­RA­DA FRÍA DE­JA

que la in­ves­ti­ga­do­ra le pon­ga el go­rro con elec­tro­dos que de­tec­ta las se­ña­les EEG (elec-troen­ce­fa­lo­grá­fi­cas) pro­ce­den­tes de la cor­te­za ce­re­bral. Los ca­bles co­nec­tan su crá­neo con un or­de­na­dor. La ex­plo­ra­ción neu­ro­fi­sio­ló­gi­ca re­gis­tra­rá su ac­ti­vi­dad bio­eléc­tri­ca ce­re­bral. El hom­bre (un ase­sino) tie­ne an­te sí la ima­gen de un te­rreno de jue­go y de­be tra­tar de des­pla­zar una pe­lo­ta con la fuer­za men­tal. Cuan­do se ac­ti­va cier­ta área del ce­re­bro, la bo­la va ha­cia arri­ba, ha­cia el ob­je­ti­vo. Si lo­gra im­pac­tar en la dia­na, ob­tie­ne un eu­ro de pre­mio. El jue­go, ba­sa­do en la ener­gía que ge­ne­ran los pen­sa­mien­tos, dis­trae al pre­so de la ru­ti­na car­ce­la­ria. La doc­to­ran­da pre­ten­de de­mos­trar que con en­tre­na­mien­to el ce­re­bro de los psi­có­pa­tas con­tro­la me­jor las emo­cio­nes. Lo que ig­no­ran quie­nes se so­me­ten al test es que ca­da mo­vi­mien­to de la pe­lo­ta ac­ti­va el área ce­re­bral que pue­de ayu­dar­les a do­mi­nar sus im­pul­sos y evi­tar de­li­tos. La jo­ven cien­tí­fi­ca, que de­no­mi­na a es­ta téc­ni­ca neu­ro­feed­back (re­tro­ali­men­ta­ción neu­ro­ló­gi­ca), ha en­tre­na­do a on­ce cri­mi­na­les pe­li­gro­sos. Ca­da uno fue so­me­ti­do a exa­men an­tes y des­pués de los 25 días que du­ra­ron los ejer­ci­cios: “To­dos lo­gra­ron ac­ti­var re­gio­nes ce­re­bra­les an­tes inac­ti­vas”.

La cien­tí­fi­ca se lla­ma Li­lian Ko­ni­car y su di­rec­tor de te­sis, Niels Bir­bau­mer. Los reos son cri­mi­na­les psi­có­pa­tas. Bir­bau­mer es­tá dis­pues­to a co­la­bo­rar con los neu­ro­cien­tí­fi­cos, no so­lo pa­ra ana­li­zar los pro­ble­mas fí­si­co-neu­ro­ló­gi­cos de los de­lin­cuen­tes, sino pa­ra ayu­dar­les a con­tro­lar sus im­pul­sos.

Bir­bau­mer, de ca­si 70 años, per­te­ne­ce al se­lec­to gru­po de co­ri­feos de la in­ves­ti­ga­ción ce­re­bral. Con su es­tu­dio pi­lo­to de al­can­ce mun­dial, quie­re de­mos­trar que la con­cep­ción de­ter­mi­nis­ta del ce­re­bro es fal­sa. Cree que las con­clu­sio­nes de al­gu­nos de­ter­mi­nis­tas, co­mo Sin­ger y Roth, es­tán “traí­das por los pe­los”. Pa­ra Bir­bau­mer, el ser hu­mano no es­tá so­me­ti­do a la dic­ta­du­ra neu­ro­nal. Ellos han cons­ta­ta­do que los pro­gra­mas de en­tre­na­mien­to ce­re­bral me­jo­ran el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes. Ade­más, re­co­no­cen el po­ten­cial de los ex­pe­ri­men­tos de Li­bet co­mo es­tu­dios pi­lo­to en la “neu­ro­jus­ti­cia” fu­tu­ra.

¿No se acer­ca­ría es­te plan­tea­mien­to a la reali­dad? El cien­tí­fi­co re­co­no­ce en su en­tra­da de Wi­ki­pe­dia que de ado­les­cen­te fue je­fe de una ban­da que ro­ba­ba co­ches y aca­bó en un co­rrec­cio­nal de me­no­res por in­frin­gir le­sio­nes a ter­ce­ros. La ame­na­za pa­ter­na de obli­gar­le a ser ta­pi­ce­ro le hi­zo re­for­mar­se.

Bir­mau­mer ca­li­fi­ca de po­co rea­lis­ta la pre­ten­sión de Kent Kiehl de de­mos­trar al­te­ra­cio­nes ce­re­bra­les pa­to­ló­gi­cas en los psi­có­pa­tas: “Hay mi­llo­nes de op­cio­nes po­si­bles pa­ra com­pen­sar los des­equi­li­brios del ce­re­bro”.

En oto­ño de 2011 Bir­bau­mer y Ko­ni­car co­men­za­ron el es­tu­dio pi­lo­to en dos cár­ce­les bá­va­ras con par­ti­ci­pan­tes pe­li­gro­sos. “A un in­di­vi­duo que ha vio­la­do a mu­je­res an­tes de ase­si­nar­las no se le pue­de apli­car una te­ra­pia de gru­po. Hay que lo­grar que re­pri­ma los im­pul­sos cor­po­ra­les en mi­llo­né­si­mas de se­gun­do”, afir­ma el pro­fe­sor, pa­ra quien los psi­có­pa­tas no so­lo no sien­ten mie­do a las con­se­cuen­cias de sus ac­tos, sino que ni si­quie­ra les in­quie­ta la po­si­bi­li­dad de sen­tir­lo.

Los psi­có­pa­tas del ex­pe­ri­men­to re­ci­ben una re­com­pen­sa cuan­do reac­ti­van la sen­sa­ción de mie­do in­hi­bi­do. El en­tre­na­mien­to sur­te el efec­to es­pe­ra­do a los 25 días, y su ac­ción per­du­ra. Los re­sul­ta­dos po­si­ti­vos no jus­ti­fi­can la pues­ta en li­ber­tad pre­ma­tu­ra de los par­ti­ci­pan­tes, ad­vier­te Bir­bau­mer. Pe­ro el en­tre­na­mien­to men­tal po­dría com­ple­men­tar las te­ra­pias de las pri­sio­nes. El in­ves­ti­ga­dor pro­po­ne apli­car mé­to­dos te­ra­péu­ti­cos es­pe­cia­les si la re­tro­ali­men­ta­cion neu­ro­ló­gi­ca no ac­ti­va la sen­sa­ción de mie­do; por ejem­plo, apli­car des­car­gas eléc­tri­cas. “Es­to au­men­ta­ría la efi­cien­cia del en­tre­na­mien­to”.

Por du­ra que pa­rez­ca, la fór­mu­la de Bir­bau­mer po­dría ser la más be­ne­fi­cio­sa de las pro­pues­tas en el de­ba­te so­bre “neu­ro­jus­ti­cia”. Su tra­ba­jo abre una vía en­tre dos pos­tu­ras con­tra­pues­tas: la au­to­no­mía bio­ló­gi­ca y el de­ter­mi­nis­mo. Am­bas se­gui­rán im­pi­dien­do que en los pro­ce­di­mien­tos pe­na­les se uti­li­cen imá­ge­nes de los es­cá­ne­res ce­re­bra­les.

Una vis­ta en un tri­bu­nal de jus­ti­cia im­pre­sio­nó mu­cho a Ch­ris­tian Sch­wä­gerl: el pro­ce­so en Ber­lín con­tra el es­qui­zo­fré­ni­co Or­han S., au­tor del ase­si­na­to bru­tal de su es­po­sa. El re­dac­tor de GEO lle­va más de diez años es­cri­bien­do so­bre in­ves­ti­ga­ción del ce­re­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.