BO­LI­VIA, UN PRO­YEC­TO CO­MÚN

El país vi­ve in­mer­so en un pro­ce­so de re­cam­pe­si­ni­za­ción. Mi­les de emi­gra­dos a las ciu­da­des quie­ren re­gre­sar al cam­po, pe­ro no pue­den ha­cer­lo al ca­re­cer de los me­dios de pro­duc­ción y ac­ce­so a los mer­ca­dos. La ONG Ma­nos Uni­das apo­ya nu­me­ro­sos pro­yec­tos agrí

Geo - - GEONOTICIAS - Tex­to: Joa­quim M. Pu­jals Fo­tos: Amy­cos ONGD-Luis Me­na/Ma­nos Uni­das-Nuria Igle­sias

Tie­rra y te­rri­to­rio son dos con­cep­tos in­di­so­lu­bles en las cul­tu­ras de los pue­blos de Bo­li­via. El pri­me­ro ha­ce re­fe­ren­cia al me­dio de pro­duc­ción, agrí­co­la o ga­na­de­ro. El se­gun­do, y más im­por­tan­te, a un es­pa­cio geo­grá­fi­co y emo­cio­nal en el que una co­mu­ni­dad desa­rro­lla su vi­da co­lec­ti­va y sus tra­di­cio­nes en equi­li­brio con la na­tu­ra­le­za, que en es­te país al­can­za uno de los ma­yo­res ni­ve­les de biodiversidad del pla­ne­ta. Una y otro no pue­den des­li­gar­se. Pe­ro, des­de ha­ce si­glos, la ma­yo­ría de cam­pe­si­nos y miem­bros de las 36 et­nias bo­li­via­nas se han que­da­do sin la una y sin el otro.

Aun­que bajo el do­mi­nio co­lo­nial se man­tu­vie­ron al­gu­nos sis­te­mas de co­pro­pie­dad co­mu­nal, he­ren­cia de los ai­llus in­cas, la Ley de Ex-Vin­cu­la­ción de Tie­rras de 1874 pu­so la ma­yo­ría en ma­nos pri­va­das. Y en muy po­cas. En las de te­rra­te­nien­tes se­mi­feu­da­les. Es­ta si­tua­ción se pro­lon­gó has­ta 1953, cuan­do una Re­for­ma Agra­ria, bajo el le­ma Tie­rras al in­dio y mi­nas al Es­ta­do, re­par­tió al cam­pe­si­na­do tí­tu­los de pro­pie­dad, so­bre to­do en el al­ti­plano y los va­lles an­di­nos. Pe­ro tra­tan­do de so­lu­cio­nar un pro­ble­ma se creó otro: se pa­só de la con­cen­tra­ción del la­ti­fun­dio a la ato­mi­za­ción del mi­ni­fun­dio, mien­tras las gran­des ex­ten­sio­nes tro­pi­ca­les del orien­te bo­li­viano si­guie­ron –y si­guen– bajo el con­trol de una mi­no­ría. La ges­tión de Evo Mo­ra­les ha apor­ta­do avan­ces, co­mo una apues­ta por la pro­pie­dad co­lec­ti­va y la li­mi­ta­ción de la po­se­sión de la tie­rra pri­va­da a 5.000 hec­tá­reas co­mo má­xi­mo.

Enor­mes su­per­fi­cies agrí­co­las de Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca del Sur son ad­qui­ri­das por fon­dos de in­ver­sión, go­bier­nos ex­tran­je­ros o gran­des gru­pos agroin­dus­tria­les que cultivan en ellas pa­ra la ex­por­ta­ción: es lo que se lla­ma aca­pa­ra­mien­to de tie­rras. El pre­cio del sue­lo no de­ja de su­bir, y cien­tos de mi­les de cam­pe­si­nos se es­tán que­dan­do sin ac­ce­so a una par­ce­la que les dé de co­mer, un fe­nó­meno pre­sen­te en Su­da­mé­ri­ca y que co­mien­za a ma­ni­fes­tar­se en Bo­li­via.

El país no ha es­ca­pa­do a es­te fe­nó­meno, y es in­va­di­do por in­men­sas plan­ta­cio­nes de so­ja o de ca­ña de azú­car des­ti­na­das a la ela­bo­ra­ción de bio­com­bus­ti­bles. La pri­va­ti­za­ción de es­pa­cios na­tu­ra­les pa­ra su con­ser­va­ción li­mi­ta to­da­vía más las op­cio­nes de los agri­cul­to­res sin tie­rras.

“En la ac­tua­li­dad, un 10% de la po­bla­ción, los gru­pos de la éli­te, po­see el 90% de las tie­rras cul­ti­va­bles. Pa­ra el 90% de la po­bla­ción que­da el 10% res­tan­te”, se la­men­ta Fer­nan­do Al­va­ra­do, di­rec­tor na­cio­nal de ACLO (Ac­ción Cul­tu­ral Lo­yo­la), or­ga­ni­za­ción de apo­yo a unas co­mu­ni­da­des campesinas e in­dí­ge­nas que no al­can­za­ron el de­re­cho al vo­to y a la edu­ca­ción pri­ma­ria has­ta los años se­sen­ta del pa­sa­do si­glo.

En al­gu­nos lu­ga­res del es­te del país los cam­pe­si­nos to­da­vía vi­vían ha­ce diez años si­tua­cio­nes que Clau­dio Pin­to, mbu­ri­vi­cha gua­su (au­to­ri­dad tra­di­cio­nal gua­ra­ní) no du­da en ca­li­fi­car co­mo “es­cla­vi­tud”: tra­ba­ja­ban y vi­vían en las ha­cien­das por suel­dos mi­se­ra­bles, cuan­do no inexis­ten­tes, con una co­mi­da al día, li­mi­ta­ción de mo­vi­mien­tos e in­clu­so prohi­bi­ción de con­tac­tar con fo­rá­neos. Un pro­yec­to de la ONG de Desa­rro­llo es­pa­ño­la Ma­nos Uni­das, acom­pa­ñó a la or­ga­ni­za­ción gua­ra­ní, en co­la­bo­ra­ción con el Centro de In­ves­ti­ga­ción y Pro­mo­ción del Cam­pe­si­na­do (CIPCA), en el pro­ce­so de reivin­di­ca­ción de tie­rra y el es­ta­ble­ci­mien­to de me­dios de sub­sis­ten­cia y ac­ce­so a ser­vi­cios a 282 fa­mi­lias de los mu­ni­ci­pios de In­gre y Hua­ca­re­ta.

BO­LI­VIA ES EL PAÍS MÁS PO­BRE

de Amé­ri­ca del Sur, y el que tie­ne un ma­yor por­cen­ta­je de po­bla­ción in­dí­ge­na (41%). Un ter­cio de los diez mi­llo­nes de bo­li­via­nos vi­ve en la po­bre­za, un por­cen­ta­je que as­cien­de has­ta los dos ter­cios en el ca­so de los in­dí­ge­nas bi­lin­gües (que ha­blan español y su len­gua pro­pia, el que­chua y el ay­ma­rá), y has­ta las tres cuar­tas par­tes en el ca­so de los mo­no­lin­gües en idio­ma na­ti­vo, se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO).

El mo­do de me­dir esa po­bre­za la aso­cia in­de­fec­ti­ble­men­te con el mun­do ru­ral. “Un ha­bi­tan­te de la ciu­dad que vi­ve en un cuar­to de 20 me­tros cua­dra­dos, con pi­so de ce­men­to, agua y elec­tri­ci­dad, es me­jor ca­li­fi­ca­do

Ma­nos Uni­das apo­ya nu­me­ro­sos pro­yec­tos agrí­co­las en Bo­li­via. Ad­quie­re tie­rras, apor­ta ca­pa­ci­ta­ción téc­ni­ca,

fi­nan­cia in­fra­es­truc­tu­ras e in­tro­du­ce nue­vos cul­ti­vos. So­bre es­tas lí­neas, tra­ba­jos en las co­mu­ni­da­des de Chut´o Or­qo y Huaj­cha Ma­yu, en el mu­ni­ci­pio de Mo­ro­cha­ta,

en Co­cha­bam­ba.

que un cam­pe­sino que dis­po­ne de 20 hec­tá­reas y un río lim­pio al la­do de ca­sa”, cues­tio­na Óscar Ba­zo­berry, coor­di­na­dor ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to pa­ra el Desa­rro­llo Ru­ral de Su­da­mé­ri­ca (IPDRS), con se­de en La Paz, la ur­be si­tua­da a ma­yor al­ti­tud del pla­ne­ta.

Ba­zo­berry con­si­de­ra que pa­ra com­ba­tir la po­bre­za ha­cen fal­ta po­lí­ti­cas que fa­ci­li­ten el ac­ce­so a la tie­rra a un cam­pe­si­na­do que su­po­ne el 35% de la po­bla­ción ac­ti­va y que cu­bre el 60% del con­su­mo de un país don­de no hay ham­bre, pe­ro sí una die­ta po­co equi­li­bra­da pa­ra la ma­yo­ría y por­cen­ta­jes muy ele­va­dos de des­nu­tri­ción in­fan­til en zo­nas ru­ra­les que fa­vo­re­cen el avan­ce de la tu­bercu­losis y otras en­fer­me­da­des li­ga­das a la po­bre­za. Y que de­be im­por­tar ali­men­tos, in­clu­so

El 10% de la po­bla­ción po­see el 90% de las tie­rras

las pa­pas que ha­ce cin­co si­glos sa­lie­ron de sus va­lles pa­ra in­cor­po­rar­se a los me­nús del mun­do en­te­ro.

Bo­li­via en par­ti­cu­lar, y Su­da­mé­ri­ca, en ge­ne­ral, asis­ten a un pro­ce­so que Ba­zo­berry de­fi­ne co­mo “re­cam­pe­si­ni­za­ción”: mi­les de emi­gra­dos a las ciu­da­des quie­ren re­gre­sar al cam­po pa­ra re­ti­rar­se, o por­que de­sis­ten ya de pros­pe­rar en las áreas ur­ba­nas. Pe­ro no en­cuen­tran dón­de cul­ti­var. Pa­ra im­pul­sar es­te re­torno, el IPDRS ha lan­za­do el Mo­vi­mien­to Re­gio­nal por la Tie­rra, que ha ana­li­za­do un mi­llar de ca­sos en to­do el sub­con­ti­nen­te.

Hay que man­te­ner ca­na­les abier­tos pa­ra que pue­dan re­gre­sar, así co­mo sua­vi­zar las li­mi­ta­cio­nes sa­ni­ta­rias y fis­ca­les que im­pi­den a la agri­cul­tu­ra co­mu­ni­ta­ria y fa­mi­liar co­mer­cia­li­zar sus pro­duc­tos. Es­tán en jue­go “in­cre­men­tar la so­be­ra­nía ali­men­ta­ria del país” y “ge­ne­rar una fuer­za la­bo­ral no afec­ta­da por las gran­des cri­sis fi­nan­cie­ras”, ad­vier­te.

AYU­DAR A LA GEN­TE

a vol­ver al cam­po con­tri­bui­ría a erra­di­car la po­bre­za, for­ta­le­cer las co­mu­ni­da­des campesinas e in­dí­ge­nas y con­ser­var el me­dio am­bien­te. Pe­ro tam­bién a “com­ba­tir la de­lin­cuen­cia y el nar­co­trá­fi­co”, apun­ta Al­va­ra­do. “No po­de­mos de­jar so­lo en ma­nos del mer­ca­do la asig­na­ción del re­cur­so tie­rra”, pro­cla­ma Ba­zo­berry.

In­clu­so una vez con­se­gui­da la tie­rra, con­ti­núan los pro­ble­mas: hay que con­se­guir ren­di­mien­tos, lo que no re­sul­ta fá­cil en de­par­ta­men­tos co­mo Chu­qui­sa­ca o Ta­ri­ja, en el al­ti­plano, a más de 4.000 me­tros de al­ti­tud, don­de la oro­gra­fía es muy ac­ci­den­ta­da, las llu­vias es­ca­sean y la ero­sión ha es­te­ri­li­za­do las la­de­ras de los va­lles, lo que los cam­pe­si­nos re­me­dian me­dian­te sis­te­mas de cul­ti­vo en te­rra­zas que fue­ron idea­dos por los in­cas.

Ma­nos Uni­das apo­ya nu­me­ro­sos pro­yec­tos agrí­co­las ad­qui­rien­do tie­rras, apor­tan­do ca­pa­ci­ta­ción téc­ni­ca a los cam­pe­si­nos, fi­nan­cian­do in­fra­es­truc­tu­ras (so­bre to­do de rie­go) e in­tro­du­cien­do nue­vos cul­ti­vos que me­jo­ren la die­ta. Uno de ellos, que se desa­rro­lla en 17 co­mu­ni­da­des del mu­ni­ci­pio de Pad­ca­ya, en el de­par­ta­men­to de Ta­ri­ja, con un 88% de po­bla­ción po­bre, ha me­jo­ra­do sen­si­ble­men­te las con­di­cio­nes de vi­da de 172 fa­mi­lias.

Pe­ro en re­gio­nes don­de im­pe­ra el anal­fa­be­tis­mo, to­da­vía re­sul­ta más im­por­tan­te el “ayu­dar a for­mar a la ciu­da­da­nía, in­for­mar­les de sus de­re­chos, de qué le­yes les am­pa­ran, de qué pue­den re­cla­mar a las ins­ti­tu­cio­nes”, apun­ta Nuria Igle­sias, coor­di­na­do­ra de Bo­li­via y Pa­ra­guay en la ONG, que desa­rro­lla unos 550 pro­yec­tos en 56 paí­ses de cua­tro con­ti­nen­tes.

“Hay que trans­for­mar la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar”, sen­ten­cia Al­va­ra­do. La FAO, que cal­cu­la que es­te sec­tor su­po­ne el 75% del to­tal de ex­plo­ta­cio­nes mun­dia­les (más del 90% en al­gu­nos paí­ses), ha de­cla­ra­do 2014 co­mo Año In­ter­na­cio­nal de la Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar.

Pa­ra Ma­nos Uni­das, es una par­te fun­da­men­tal de su cam­pa­ña con­tra el ham­bre Un mun­do nue­vo, pro­yec­to

co­mún, con la que quie­re sen­si­bi­li­zar acer­ca del oc­ta­vo de los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo del Mi­le­nio (ODM) sus­cri­tos por los lí­de­res mun­dia­les en 2000: “Fo­men­tar una alian­za mun­dial por el desa­rro­llo”, que erra­di­que la po­bre­za ex­tre­ma del pla­ne­ta en 2015. A un año de la fe­cha fi­ja­da, di­cho lo­gro no pa­re­ce cer­cano, pe­ro mu­cha gen­te tra­ba­ja en Bo­li­via y en el res­to de paí­ses pa­ra ha­cer­lo po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.