La apa­sio­nan­te vi­da de Em­ma For­sayth, la rei­na de los mares

Geo - - PORTADA - Tex­to: Ch­ris­ti­na Krät­zig Fo­tos: De Queen Em­ma, de R.W. Rob­son, Ro­bert Brown & As­so­cia­tes (QLD) Pty Ltd. c.1994; De Bil­der aus der Deu­ts­chen Süd­see, fo­to­gra­fías 1884-1914, Her­mann Jo­seph Hiery, c. 2005 Fer­di­nand Schö­ningh, Pa­der­born

A fi­na­les del si­glo XIX, cuan­do las mu­je­res aún no pue­den vo­tar en Eu­ro­pa, Em­ma For­sayth po­see una flo­ta na­vie­ra y plan­ta­cio­nes en Me­la­ne­sia: es una em­pre­sa­ria millonaria que na­ve­ga con éxi­to por el mun­do de los ne­go­cios. Es­ta es la his­to­ria de una te­rra­te­nien­te co­lo­nial sa­gaz y em­pren­de­do­ra.

agos­to de 1880: un ve­le­ro sur­ca el Pa­cí­fi­co en di­rec­ción a la cos­ta de Nue­va Bre­ta­ña. Es­ta is­la pa­re­ce un lu­gar de en­sue­ño, con sus pla­yas de are­na fi­na y co­co­te­ros en las ori­llas. Pe­ro la jo­ven da­ma que es­tá al man­do de la na­ve no se de­ja en­ga­ñar. El cli­ma hos­til aca­ba de ma­tar uno de sus em­plea­dos. Y los na­ti­vos, con quie­nes el fi­na­do iba a rea­li­zar ne­go­cios en su nom­bre, son ca­za­do­res de es­cla­vos y ca­ní­ba­les. Ha­ce dos años des­cuar­ti­za­ron y asa­ron cua­tro mi­sio­ne­ros, los pri­me­ros hom­bres blan­cos lle­ga­dos a es­tas tie­rras.

El en­cla­ve co­mer­cial pa­re­ce aban­do­na­do. Pe­ro cuan­do Em­ma For­sayth y su gen­te se apro­xi­man a la pla­ya en la bar­ca­za de des­em­bar­co, el pa­trón del bo­te des­cu­bre a unos hom­bres ar­ma­dos en­tre los ma­to­rra­les. Los ma­ri­ne­ros gi­ran el ti­món y re­man con arro­jo ha­cia el bar­co. Una vez a bor­do des­plie­gan las velas rumbo a mar abier­to.

Nin­gu­na ca­noa ha­ce ade­mán de per­se­guir­los. La gen­te de For­sayth se sien­te a sal­vo, pe­ro de pron­to una llu­via de pie­dras im­pac­ta con­tra la cu­bier­ta y las velas, agu­je­rean­do las te­las y per­fo­ran­do el cas­co. Nin­guno de los hom­bres blan­cos ha vis­to ti­ra­chi­nas co­mo los uti­li­za­dos por los agre­so­res en la ori­lla, que ata­can des­de cien me­tros de dis­tan­cia y ha­cen dia­na con ím­pe­tu y pre­ci­sión. La tri­pu­la­ción es­ca­pa con mu­chas pe­na­li­da­des.

La jo­ven em­pre­sa­ria en­vía a su ba­se de ope­ra­cio­nes un nue­vo ad­mi­nis­tra­dor, que mo­ri­rá ase­si­na­do en el pla­zo de un año. Pe­ro For­sayth si­gue con sus pla­nes. Ha de­ci­di­do le­van­tar un im­pe­rio co­mer­cial en la zo­na nor­te de es­ta is­la de ape­nas 600 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud, con monta­ñas de 2.500 me­tros de al­ti­tud y vol­ca­nes que es­cu­pen la­va, y don­de ace­chan los mos­qui­tos de la ma­la­ria,

Se tra­ta de un pro­yec­to tan me­ga­ló­mano co­mo ge­nial, que con­ver­ti­rá a es­ta jo­ven de 30 años en la mu­jer más ri­ca del mun­do, en

la “rei­na de los mares del Sur”, pro­pie­ta­ria de una em­pre­sa de más de mil em­plea­dos, una flo­ta na­vie­ra po­de­ro­sa y de­ce­nas de plan­ta­cio­nes: una da­ma que se ba­ña en cham­pán y to­ca el piano pa­ra de­lei­tar a sus aman­tes.

Una mu­jer de ne­go­cios her­mo­sa e im­pla­ca­ble

A prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1880 po­cos blan­cos se de­di­can al co­mer­cio en Me­la­ne­sia. Prac­ti­can el true­que con aba­lo­rios, te­ji­dos, ha­chas y ta­ba­co. A cam­bio ob­tie­nen el oro ne­gro y blan­co de los mares del Sur. “Oro blan­co” es la co­pra o pul­pa se­ca del co­co, con la que se ha­ce la mar­ga­ri­na en Eu­ro­pa. En los mer­ca­dos de subas­tas de Londres y Ham­bur­go, el va­lor de una to­ne­la­da es de 16 li­bras (unos 2.000 eu­ros de hoy).

Aún más co­di­cia­do es el “oro ne­gro”, nom­bre que se da­ba a los is­le­ños de piel tos­ta­da de esa re­gión del Pa­cí­fi­co: Me­la­ne­sia sig­ni­fi­ca “is­las ne­gras”. En Aus­tra­lia, en las is­las de Sa­moa y Ton­ga, los eu­ro­peos co­mien­zan a ins­ta­lar plan­ta­cio­nes. Son tie­rras fér­ti­les, don­de abun­dan los te­rre­nos pa­ra cul­ti­var. Pe­ro en es­te cli­ma tro­pi­cal es­ca­sean los hom­bres que pue­dan rea­li­zar los des­mon­tes y pre­pa­rar el cam­po. Así, ca­da vez cru­zan el océano más bar­cos car­ga­dos de gen­te dis­pues­ta a ins­ta­lar­se co­mo co­lo­nos en Me­la­ne­sia.

“Las ar­ti­ma­ñas pa­ra atraer allí a los nig­ger (per­so­nas de ra­za ne­gra) es­ta­ban bien idea­das, aun­que no eran muy de­co­ro­sas”, ano­ta un via­je­ro alemán en su dia­rio. Ha­bla de los ca­pa­ta­ces, a quie­nes lla­ma “tra­tan­tes de es­cla­vos”, y re­la­ta sus co­rre­rías por las is­las, con­tac­tan­do con abo­rí­ge­nes que nun­ca han vis­to un blan­co. Ves­ti­dos con sus me­jo­res ga­las, in­vi­tan a los na­ti­vos a su­bir a bor­do, don­de son bien re­ci­bi­dos. Los lle­van con en­ga­ños ha­cia la bo­de­ga, can­tan pa­ra aca­llar el rui­do al le­var el an­cla y se ha­cen a la mar con pre­mu­ra cuan­do los han apre­sa­do. El ham­bre, la sed y los gri­lle­tes de­bi­li­tan a los cau­ti­vos. Un ne­go­cio ver­gon­zo­so. Y el ma­yor pro­ve­cho lo ob­tie­ne una mu­jer: Em­ma For­sayth.

Un via­je­ro aus­tra­liano des­cri­be la en­tra­da de la da­ma en una ce­na or­ga­ni­za­da por dos co­mer­cian­tes de Ham­bur­go en la is­la de Ma­tu­pi: “Una mu­jer muy bo­ni­ta, ves­ti­da de blan­co sa­tén. Su apa­ri­ción no pa­só des­aper­ci­bi­da a na­die. Una tia­ra de diamantes ador­na­ba su ca­be­llo ne­gro azabache”. Seis don­ce­llas sos­tie­nen la co­la del ves­ti­do, le dan ai­re con gran­des aba­ni­cos y lían ci­ga­rri­llos pa­ra ella. “Su por­te es digno de una rei­na”, co­men­ta el cro­nis­ta. Otros tes­ti­gos no mues­tran tan­ta de­vo­ción. La de­nues­tan por su tez bron­cea­da, co­mo las mu­je­res del sur de Eu­ro­pa, y su son­ri­sa in­si­nuan­te, co­mo de “prin­ce­sa ca­ní­bal”. In­clu­so la ta­chan de pros­ti­tu­ta.

Las historias que cir­cu­lan so­bre su es­ti­lo de vi­da, fa­ma y prác­ti­cas co­mer­cia­les per­te­ne­cen al ám­bi­to pri­va­do de ve­la­das don­de se cuen­tan le­yen­das de los mares del Sur.

¿Qué hay de cier­to en es­tos re­la­tos? Es di­fí­cil de de­cir. Ape­nas han lle­ga­do a no­so­tros ma­ni­fes­ta­cio­nes per­so­na­les su­yas. Y al­gún bió­gra­fo, co­mo el es­cri­tor R. W. Rob­son, au­tor del li­bro Queen Em­ma, pu­bli­ca­do en 1965, don­de ha­bla de ella, ape­nas pu­do re­unir in­for­ma­ción so­bre su vi­da.

Em­ma For­sayth he­re­dó el es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro de su pa­dre, el ame­ri­cano Jo­nas Coe, des­cen­dien­te de una fa­mi­lia dis­tin­gui­da. De jo­ven se es­ca­pó de la ca­sa pa­ter­na pa­ra lan­zar­se a la aven­tu­ra en el mar. Con quin­ce años lle­ga a bor­do de un ba­lle­ne­ro a Po­li­ne­sia, ar­chi­pié­la­go re­mo­to al es­te de Me­la­ne­sia. Des­de que el ca­pi­tán Cook ex­plo­ró esas is­las

en el si­glo XVIII, mu­chos las ima­gi­nan co­mo un pa­raí­so con be­llas mu­je­res.

En 1838 Jo­nas Coe aban­do­na el bar­co don­de via­ja­ba pa­ra es­ta­ble­cer­se en Sa­moa. Allí en­gen­dra­rá 18 hi­jos con seis es­po­sas. La vi­da que que­ría pa­ra sí no le pa­re­ce apro­pia­da pa­ra sus hi­jas, a quie­nes obli­ga a ves­tir ro­pa eu­ro­pea, es­tar en la ca­ma a las ocho de la tar­de y ale­jar­se de los na­ti­vos. “No las edu­co pa­ra que se casen con un sa­moano”, de­cla­ra.

A su hi­ja Em­ma, na­ci­da en1850, la en­vía a co­le­gios en Sid­ney y San Fran­cis­co pa­ra apren­der mo­da­les. A los 19 años Em­ma re­gre­sa a la is­la sin el con­sen­ti­mien­to del pa­dre. Vuel­ve lo­cos a los hom­bres. Coe, que ha si­do nom­bra­do cón­sul ame­ri­cano, la ca­sa a to­da pri­sa con el jo­ven es­co­cés Ja­mes For­sayth. Mien­tras el ma­ri­do na­ve­ga, Em­ma se alo­ja en la ca­sa del pa­dre y lle­va la con­ta­bi­li­dad de su em­pre­sa. Su ori­gen mes­ti­zo po­ne en en­tre­di­cho su per­te­nen­cia al mun­do de los blan­cos. De ahí su em­pe­ño vi­tal de ga­ran­ti­zar­se un al­to es­ta­tus so­cial con fa­ma y di­ne­ro.

Así co­mien­za Em­ma For­sayth su ca­rre­ra de mu­jer de ne­go­cios. Via­ja en bar­co con su ma­ri­do a Auc­kland y Sydney, y se in­mis­cu­ye en los asun­tos po­lí­ti­cos de su pa­tria. Sa­moa es un reino in­de­pen­dien­te, pe­ro ame­ri­ca­nos, bri­tá­ni­cos y ale­ma­nes ri­va­li­zan por con­tro­lar­lo. Em­ma, que ha si­do ma­dre de un va­rón, al que en­tre­ga a unos pa­rien­tes, apo­ya a los ame­ri­ca­nos, en es­pe­cial a un apues­to ofi­cial que se con­vier­te en su aman­te. Su es­po­so es­co­cés ha des­apa­re­ci­do en el mar.

Du­ran­te unas re­vuel­tas po­lí­ti­cas, pa­dre e hi­ja pier­den gran par­te de su pa­tri­mo­nio. Jo­nas Coe de­ci­de aso­ciar­se en los ne­go­cios con Tho­mas Fa­rrell, co­mer­cian­te y due­ño de un ho­tel, que vi­ve en Sa­moa. A es­ta ope­ra­ción tam­bién se su­ma su hi­ja. Una no­che, tras asis­tir a una fies­ta, Coe lle­va a su hi­ja ebria al bar­co pro­pie­dad de su nue­vo so­cio. Has­ta la ma­ña­na si­guien­te Em­ma no cons­ta­ta dón­de es­tá. “Se­cues­tra­da por mi pro­pio pa­dre”, re­nie­ga. Lue­go or­de­na que le trai­gan ca­fé e in­ten­ta sa­lir de la si­tua­ción ai­ro­sa.

En los años si­guien­tes Em­ma y Fa­rrell tra­ba­jan pa­ra la ca­sa co­mer­cial de Ham­bur­go, una de las más pu­jan­tes en es­ta zo­na del Pa­cí­fi­co. La fir­ma Go­def­froy po­see una flo­ta de más de cien bu­ques. A me­dia­dos de los años 1860, Em­ma es­ta­ble­ce las pri­me­ras plan­ta­cio­nes de co­co en Sa­moa, pa­ra cu­ya ex­plo­ta­ción re­clu­ta mano de obra en la le­ja­na re­gión de Me­la­ne­sia, a 4.000 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. El éxi­to de los co­mer­cian­tes ham­bur­gue­ses abre los ojos a Em­ma: se da cuen­ta de la gran ri­que­za que dan las plan­ta­cio­nes.

Así ma­du­ra el plan de emu­lar a sus con­tra­tan­tes. Ex­plo­ra el in­men­so te­rri­to­rio des­de Em­ma se en­ri­que­ce con el cul­ti­vo de co­co (iz­da). Es­cla­vi­za a na­ti­vos me­la­ne­sios pa­ra tra­ba­jar en sus plan­ta­cio­nes. So­lo exi­me a los sa­moa­nos, et­nia de su ma­dre (dcha). las is­las del Al­mi­ran­taz­go, en el no­roes­te, has­ta 3.000 ki­ló­me­tros al su­r­es­te, zo­na en torno a Nue­va Ca­le­do­nia. Na­ve­ga de una punta a otra, otea día y no­che cual­quier rin­cón y por las no­ches to­ca el piano en su ca­ma­ro­te.

Aun­que Me­la­ne­sia es muy ex­ten­sa, los ca­mi­nos de los co­mer­cian­tes sue­len cru­zar­se. En cier­ta oca­sión Em­ma y Fa­rrell re­ca­lan en un ato­lón don­de los po­bla­do­res su­fren una ra­ra en­fer­me­dad del sue­ño. Por mie­do al con­ta­gio, Fa­rrell se nie­ga a des­em­bar­car. Pe­ro Em­ma se lo to­ma a bro­ma. “Si es­tán bo­rra­chos”, di­ce se­ña­lan­do unas bo­te­llas con eti­que­tas en alemán. Los her­ma­nos Herns­heim se ha­bían ade­lan­ta­do y arram­pla­do con la co­pra y los tra­ba­ja­do­res más ca­pa­ci­ta­dos.

Em­ma de­ci­de ama­sar una for­tu­na en tie­rras

Otra vez coin­ci­den tres bar­cos en la la­gu­na in­te­rior del ato­lón Ebon, is­la co­ra­li­na a 2.000 ki­ló­me­tros de la tie­rra más pró­xi­ma. Em­ma y Fa­rrell apro­ve­chan el en­cuen­tro pa­ra acla­rar con los her­ma­nos Herns­heim có­mo se dis­tri­bui­rán las is­las. Du­ran­te la ve­la­da, los ale­ma­nes en­tre­cho­can sus co­pas con buenos de­seos. “Un brin­dis por la rei­na de los mares del Sur”, ex­cla­ma Eduard Herns­heim. El tí­tu­lo agra­da a Em­ma y se lo apro­pia.

En 1878 la “rei­na Em­ma” y Tho­mas Fa­rrell se es­ta­ble­cen en Me­la­ne­sia. En la pe­que­ña is­la de Mio­ko, un ki­ló­me­tro cua­dra­do al nor­te de la is­la de Nue­va Bre­ta­ña, la pa­re­ja man­da cons­truir una ca­sa y un edi­fi­cio por­tua­rio co­mo ba­se de ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les. Cer­ca vi­ven ya otros co­mer­cian­tes ale­ma­nes.

En 1880 Em­ma co­mien­za a com­prar te­rre­nos. Los “so­cios lo­ca­les” con los que ne­go­cia –los na­ti­vos– no tie­nen idea del va­lor de sus pro­pie­da­des. Así, ella ad­quie­re tres ato­lo­nes de diez ki­ló­me­tros cua­dra­dos a cam­bio de cua­tro ha­chas y diez li­bras de ta­ba­co, y otro gru­po de is­las de cien ki­ló­me­tros cua­dra-

dos por 50 li­bras (unos 8.000 eu­ros de hoy).

En Nue­va Bre­ta­ña se agen­cia dos ki­ló­me­tros cua­dra­dos de sue­lo cul­ti­va­ble por un ro­llo de te­la y dos ki­los y me­dio de ta­ba­co. Por otros diez ki­ló­me­tros cua­dra­dos de tie­rra pa­ga 200 mar­cos (unos 1.300 eu­ros de hoy) y una pe­que­ña can­ti­dad de con­chas ma­ri­nas, que usan los in­dí­ge­nas pa­ra el true­que.

La “rei­na” ha sa­bi­do dar ga­to por lie­bre

Dos años des­pués los abo­rí­ge­nes la­men­tan no ha­ber com­pren­di­do bien el con­tra­to: creían ha­ber ce­di­do los de­re­chos de uso de sus tie­rras tem­po­ral­men­te, no pa­ra siem­pre.

En 1882 Em­ma pro­po­ne a su her­ma­na me­nor, Phoe­be, y a su ma­ri­do, Ri­chard Par­kin­son, tras­la­dar­se a Mio­ko. Par­kin­son, agri­men­sor, bo­tá­ni­co y et­nó­lo­go, ha tra­ba­ja­do en Sa­moa pa­ra los Go­def­froys y co­no­ce bien có­mo fun­cio­nan las plan­ta­cio­nes. Así se con­ver­ti­rá en el apo­yo más só­li­do de Em­ma.

Jun­tos ex­plo­ran la cos­ta nor­te de Nue­va Bre­ta­ña, la re­gión don­de Em­ma su­frió el ataque in­dí­ge­na con pie­dras. Par­kin­son es­tá en­tu­sias­ma­do con las po­si­bi­li­da­des del país, don­de pros­pe­ra­rá to­do lo que se cul­ti­ve. Pla­nean cons­truir un em­bar­ca­de­ro en la bahía Blan­che, al­ma­ce­nes por­tua­rios, ofi­ci­nas, edi­fi­cios re­si­den­cia­les y jar­di­nes hor­tí­co­las.

En 1883 po­nen en mar­cha su pro­yec­to. Man­dan plan­tar co­co­te­ros, al­go­dón, ca­cao y mi­jo, ex­pe­ri­men­tan con fru­tas tro­pi­ca­les y ad­quie­ren es­que­jes y se­mi­llas en to­do el mun­do. Tam­bién im­por­tan ca­ba­llos, as­nos, bue­yes, ove­jas y ca­bras. Son los pri­me­ros co­lo­nos en afin­car­se; pron­to les se­gui­rán otros.

Los co­mer­cian­tes que re­gen­tan sus ne­go­cios en los mares del Sur re­cla­man al em­pe­ra­dor alemán y a su can­ci­ller, Bis­mark, que ac­túen en de­fen­sa de los in­tere­ses de sus com­pa­trio­tas des­de Ber­lín. Te­men que­dar a la za­ga de ho­lan­de­ses, bri­tá­ni­cos y ame­ri­ca­nos que ya han fun­da­do co­lo­nias en la zo­na.

Pa­ra Em­ma no hay du­da de que una de las po­ten­cias do­mi­na­rá su pa­tria de adop­ción. An­he­la que no sean los bri­tá­ni­cos, pues im­po­nen la es­tric­ta se­gre­ga­ción ra­cial. Mar­tes cua­tro de no­viem­bre de 1884. Des­de la re­si­den­cia de Em­ma en la is­la de Mio­ko se di­vi­san bar­cos de gue­rra ale­ma­nes, en­tre ellos el bu­que de va­por Sa­moa. A bor­do via­ja el ex­plo­ra­dor y co­mi­sio­na­do im­pe­rial de la Com­pa­ñía de Nue­va Gui­nea, Ot­to Finsch. Su mi­sión: to­mar po­se­sión de las tie­rras del li­to­ral sep­ten­trio­nal de Nue­va Gui­nea y del ar­chi­pié­la­go de Bis­marck. El agen­te del can­ci­ller iza en Mio­ko la ban­de­ra im­pe­rial de gue­rra: fran­jas ho­ri­zon­ta­les ne­gra, blan­ca y ro­ja, ador­na­da con el águi­la im­pe­rial.

Me­la­ne­sia es re­bau­ti­za­da co­mo “ar­chi­pié­la­go de Bis­marck” y se con­vier­te en pro­tec­to­ra­do alemán. Es­to sig­ni­fi­ca que Ale­ma­nia re­cla­ma­rá mi­li­tar­men­te su de­re­cho, aun­que ce­da la ad­mi­nis­tra­ción del te­rri­to­rio a una em­pre­sa pri­va­da. A la Com­pa­ñía de Nue­va Gui­nea se le otor­gan am­plios pri­vi­le­gios, co­mo nom­brar fun­cio­na­rios y acu­ñar mo­ne­da.

Uno de los pri­me­ros ac­tos de go­bierno del nue­vo co­mi­sa­rio im­pe­rial Gus­tav von Oer­tzen es ci­tar a Em­ma en su des­pa­cho. El pre­si­den­te de la Com­pa­ñía de Nue­va Gui­nea, Adolph von Han­se­mann, le comunica que no se le re­co­no­cen los de­re­chos de pro­pie-

dad de la tie­rra. La ne­ga­ti­va es fir­me a pe­sar de que ella in­sis­te en que su ha­cien­da fi­gu­ra en los re­gis­tros de la pro­pie­dad in­mo­bi­lia­ria de su país. Él pien­sa que Em­ma se re­fie­re a Sa­moa, is­la in­sig­ni­fi­can­te en el Pa­cí­fi­co. Pe­ro ella le sor­pren­de. En tono im­pa­si­ble le di­ce: “Soy ciu­da­da­na ame­ri­ca­na. Mis ad­qui­si­cio­nes se ins­cri­bie­ron en el re­gis­tro del con­su­la­do ame­ri­cano en Sydney y Sa­moa”.

Los ale­ma­nes ad­mi­ran su sa­ga­ci­dad y ener­gía pa­ra los ne­go­cios

Em­ma ha ac­tua­do con­for­me a la ley con­sue­tu­di­na­ria in­ter­na­cio­nal y no es asun­to ba­la­dí me­nos­ca­bar los de­re­chos le­gí­ti­mos de un ciu­da­dano de una gran po­ten­cia. A re­ga­ña­dien­tes, Han­se­mann da su bra­zo a tor­cer. El co­mi­sa­rio im­pe­rial Oer­tzen de­ci­de zan­jar la cues­tión es­ta­ble­cien­do una nor­ma: en lo su­ce­si­vo, cual­quier com­pra­ven­ta de tie­rras de­be­rá con­tar con su au­to­ri­za­ción.

El co­mi­sa­rio no pue­de con­te­ner el as­cen­so de Em­ma, cu­yo im­pe­rio co­mer­cial se en­san­cha sin freno. Los ale­ma­nes ad­mi­ran su sa­ga­ci­dad y efi­cien­cia en los ne­go­cios.

Sin nin­gún re­ca­to, Em­ma bus­ca un nue­vo aman­te: Sta­lio, un ca­pi­tán na­tu­ral de Dal­ma­cia y se mu­da a una ca­sa en Nue­va Bre­ta­ña, don­de ha­ce os­ten­ta­ción de su ri­que­za or­ga­ni­zan­do ága­pes en pla­tos de oro.

Sus nu­me­ro­sas her­ma­nas y pri­mas, a las que in­vi­ta a ve­nir de Sa­moa, con­tri­bu­yen a au­men­tar la atrac­ción por su es­ti­lo de vi­da. “El re­la­ja­do am­bien­te es un aci­ca­te pa­ra asis­tir a reunio­nes so­cia­les. Aquí lle­ga la ju­ven­tud del país, los so­bri­nos y so­bri­nas de la rei­na. La gen­te se ani­ma y lo pa­sa bien: en­cuen­tra di­ver­sión a rau­da­les”, co­men­ta­rá más tar­de el go­ber­na­dor alemán. Las so­bri­nas de Em­ma con­tri­bu­yen a re­for­zar el es­ta­tus so­cial de su tía al ca­sar­se con 20 ciu­da­da­nos de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des: ale­ma­nes, bri­tá­ni­cos, neo­ze­lan­de­ses, aus­tra­lia­nos y ame­ri­ca­nos.

Di­ciem­bre de 1890. Em­ma es­tá en el ce­nit de su glo­ria. Es el centro de la so­cie­dad del ar­chi­pié­la­go de Bis­marck. Su em­pre­sa flo­re­ce, es­tá con un hom­bre al que ama y la vi­da le sonríe. Pien­sa or­ga­ni­zar una fies­ta fas­tuo­sa en Na­vi­dad a la que in­vi­ta­rá a su gran fa­mi­lia, em­plea­dos, co­mer­cian­tes y ge­ren­tes de plan­ta­cio­nes de is­las le­ja­nas. Su enor­me man­sión se lle­na de ri­sas y al­ga­ra­bía. Pe­ro fal­ta su her­mano John, que vi­ve en las is­las Fead, a 300 ki­ló­me­tros de allí. Los abo­rí­ge­nes han ase­si­na­do a dos co­mer­cian­tes blan­cos. La Na­vi­dad trans­cu­rre sin no­ti­cias de él.

A co­mien­zos de año, Em­ma en­vía a su her­mano Henry a las is­las Fead. Los na­ti­vos le in­vi­tan a un ban­que­te, y mien­tras es­pe­ra los can­tos y la dan­za dos ami­gos le ad­vier­ten: sus an­fi­trio­nes pla­nean apre­sar­le y aho­gar­le, co­mo hi­cie­ron con su her­mano John.

Henry hu­ye, pe­ro re­gre­sa po­co des­pués con 50 hom­bres ar­ma­dos y el aman­te de Em­ma, el ca­pi­tán Sta­lio. La su­pe­rio­ri­dad de fuer­zas del enemigo acon­se­ja al je­fe tribal re­fu­giar­se en una cho­za. Sta­lio le con­mi­na a ren­dir­se y al sa­lir del re­fu­gio le aba­ten a ti­ros. Des­pués mue­ren ellos mis­mos en el ti­ro­teo.

Lle­ga la tra­ge­dia en un con­flic­to que du­ra más de una dé­ca­da. Los blan­cos apre­san a cen­te­na­res de me­la­ne­sios y les fuer­zan a tra­ba­jar en sus plan­ta­cio­nes. Em­ma in­ten­ta in­clu­so “criar” in­di­vi­duos ap­tos pa­ra esas ac­ti­vi­da­des: se­lec­cio­na hom­bres de las tri­bus más se­lec­tas y los en­vía a ato­lo­nes le­ja­nos pa­ra que en­gen­dren hi­jos ro­bus­tos. Otros is­le­ños mue­ren de en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual, vi­rue­la o gri­pe, des­co­no­ci­das en las is­las e in­tro­du­ci­das por el hom­bre blan­co.

No es ex­tra­ño que los me­la­ne­sios arre­me­tan con­tra el pri­mer blan­co que pi­sa la is­la, opi­na al­gún tes­ti­go de la épo­ca. Pe­ro Em­ma y sus ve­ci­nos no co­no­cen la pie­dad. A ca­da ataque res­pon­den con más cruel­dad; que­man al­deas, arra­san cam­pos y asesinan is­le­ños. La pro­pia Em­ma su­fre el asal­to de un gru­po de abo­rí­ge­nes exal­ta­dos. Una mu­jer de su al­dea ha si­do vio­la­da por dos guar­daes­pal­das y aban­do­na­da en­tre ma­to­rra­les. Cuan­do su cu­ña­do con­si­gue li­be­rar­la, sus hom­bres ma­tan a mu­chos in­dí­ge­nas.

Em­ma en­tie­rra a su aman­te en el ce­men­te­rio pri­va­do de las cer­ca­nías de su ca­sa. Ha cum­pli­do 42 años y ha per­di­do un ma­ri­do, tres aman­tes, va­rios em­plea­dos, ve­ci­nos y ami­gos. Tal vez su inago­ta­ble ener­gía es­tá en de­cli­ve. O tal vez pre­sien­te que la so­cie­dad cam­bia. Pri­me­ro lle­ga­ron los fun­cio­na­rios ale­ma­nes, aho­ra sus es­po­sas. La mo­ra­li­dad, el ori­gen y la al­cur­nia ad­quie­ren ma­yor im­por­tan­cia. Aún on­dea la ban­de­ra ame­ri­ca­na en la man­sión de la “rei­na Em­ma”, pe­ro su es­ta­tus so­cial, in­tu­ye Em­ma, co­mien­za a pe­li­grar.

Un día po­co ca­lu­ro­so del año 1893, Em­ma ha­bla con su her­ma­na Phoe­be, que le su­gie­re una so­lu­ción de com­pro­mi­so a sus pro­ble­mas: que se ca­se con el ofi­cial pru­siano Au­gust Karl Paul Kol­be, quin­ce años más jo­ven. Se di­ce que es­tá muy en­deu­da­do pe­ro el ma­tri­mo­nio ga­ran­ti­za­ría a Em­ma una respetable po­si­ción en la co­lo­nia ale­ma­na. La bo­da se ce­le­bra en fe­bre­ro de 1894. Es un ne­go­cio: di­ne­ro a cam­bio de un nom­bre. Em­ma Kol­be es al fin ciu­da­da­na pru­sia­na. Su es­po­so nun­ca lle­ga a ser so­cio de su em­pre­sa.

Kol­be no de­ja de mon­tar es­cán­da­los. En­ga­ña a Em­ma con una de sus her­ma­nas­tras y es con­de­na­do a pri­sión por fal­si­fi­car do­cu­men­tos. No obs­tan­te, el “rei­na­do” de Em­ma en los mares del Sur, co­lo­ni­za­dos por ale­ma­nes, se pro­lon­ga una dé­ca­da más.

El ex­ce­so de cham­pán aca­ba con su vi­da

Mien­tras Em­ma cons­tru­ye un im­pe­rio co­mer­cial flo­re­cien­te, en las is­las pros­pe­ra el pro­tec­to­ra­do, que a par­tir de 1899 se con­vier­te ofi­cial­men­te en co­lo­nia ale­ma­na. En ju­lio de 1900 abre un ho­tel en el ar­chi­pié­la­go de Bis­marck. Ce­le­bra su 50 cum­plea­ños con una me­rien­da en la sel­va, don­de sir­ve car­ne­ro, pes­ca­do, ma­ris­co, ensalada, hortalizas y flan. Por úl­ti­ma vez la co­lo­nia con­ci­be a la ya no tan jo­ven Em­ma Kol­be co­mo su “rei­na”.

Phoe­be des­cu­bre años más tar­de lo que su her­ma­na ocul­ta: “Be­bía mu­cho cham­pán pa­ra ol­vi­dar las preo­cu­pa­cio­nes de su ne­go­cio y po­der dor­mir”. Al fi­nal de su vi­da Em­ma es­ta­ba al­coho­li­za­da y pa­de­cía dia­be­tes. Tu­vo ries­go de per­der la vi­sión y su­frió va­rias ope­ra­cio­nes. A par­tir de 1904 su im­pe­rio es­tá a la venta. En 1909 lle­ga a un acuer­do con el co­mer­cian­te ham­bur­gués Ru­dolph Wah­len, que pa­ga tres mi­llo­nes y me­dio de mar­cos (más de 17 mi­llo­nes de eu­ros de hoy).

Em­ma se tras­la­da a Aus­tra­lia, don­de pa­sa los úl­ti­mos años de su vi­da so­la y en­fer­ma, mien­tras Paul Kol­be se di­vier­te en Eu­ro­pa. Cuan­do se en­te­ra de que Kol­be via­ja con otras da­mas, reúne sus úl­ti­mas fuer­zas pa­ra via­jar en 1913 a Mon­te­car­lo. Se re­gis­tra en el Ho­tel de Londres, don­de se hos­pe­da su ma­ri­do con una ru­bia, que di­ce ser su mu­jer.

Lo que su­ce­dió des­pués se ba­sa en con­je­tu­ras y ru­mo­res. La pren­sa aus­tra­lia­na in­for­ma de que la fa­mo­sa rei­na ha dis­pa­ra­do con­tra su ma­ri­do en un arrebato de ce­los y lue­go se ha sui­ci­da­do. Otros cuen­tan que ella y su ma­ri­do dis­cu­tie­ron a bor­do de un ta­xi y él mu­rió en un ac­ci­den­te cau­sa­do por la dispu­ta. Es po­si­ble que él fa­lle­cie­ra a con­se­cuen­cia de un fallo car­dia­co o una in­su­fi­cien­cia re­nal. Lo que sí es cier­to es que Paul Kol­bes fa­lle­ce el 19 de ju­lio de 1913 y su mu­jer so­lo le so­bre­vi­ve dos días. Em­ma mue­re a con­se­cuen­cia de un co­ma dia­bé­ti­co cau­sa­do por la in­ges­ta de cham­pán. Las ce­ni­zas de am­bos fue­ron se­pul­ta­das ese no­viem­bre en el vie­jo ce­men­te­rio pri­va­do de Nue­va Bre­ta­ña.

Los pa­dres de Em­ma son el co­mer­cian­te ame­ri­cano Jo­nas Coe (iz­da) y la sa­moa­na Le’utu (centro). Coe aban­do­na a su mu­jer y en­gen­dra más hi­jos con otras cin­co mu­je­res. En­vía a Em­ma (iz­da de la fi­la in­fe­rior) a buenos co­le­gios, pa­ra que apren­da mo­da­les.

Ha­cia 1900 las po­ten­cias co­lo­nia­les se han re­par­ti­do las is­las de Ocea­nía, pe­ro Em­ma de­fien­de su tie­rra, por ejem­plo el ar­chi­pié­la­go de Bis­marck, don­de su her­ma­na Phoe­be di­ri­me los con­flic­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.