Los me­jo­res fo­tó­gra­fos de Eu­ro­pa se fi­jan en las aves

A fi­na­les del in­vierno, la vi­da vuel­ve a re­vo­lo­tear por los aires: re­gre­san a bos­ques y jar­di­nes los pá­ja­ros can­to­res, mien­tras las ra­pa­ces ace­chan de nue­vo a sus pre­sas. GEO pu­bli­ca las más her­mo­sas imá­ge­nes de aves, pre­mia­das en el con­cur­so Fo­tó­gra­fo Eu

Geo - - PORTADA - Pål Her­man­sen - No­rue­ga

Ataque sor­pre­sa

Los ga­vi­la­nes, ca­za­do­res muy ági­les, son ca­pa­ces de gi­rar en­tre 90 y 180 gra­dos en pleno vue­lo y en un es­pa­cio mí­ni­mo. Cuan­do se acer­ca volando a una po­si­ble pre­sa, la ra­paz apro­ve­cha las con­di­cio­nes del te­rreno con maes­tría pa­ra pa­sar des­aper­ci­bi­da. En la fo­to: un ma­cho ata­ca a un arren­da­jo en el mo­men­to que va a co­mer. Es­te pá­ja­ro co­lo­ri­do tie­ne fa­ma de es­tar siem­pre aten­to; sus gri­tos de alar­ma ad­vier­ten a mu­chos ani­ma­les sal­va­jes de que se ave­ci­na un pe­li­gro. El ju­ra­do del pre­mio otor­gó a es­ta ima­gen del fo­tó­gra­fo no­rue­go Pål Her­man­sen una men­ción es­pe­cial.

El re­gre­so del gi­gan­te

Un pi­gar­go eu­ro­peo abre sus enor­mes alas de­lan­te de la cos­ta no­rue­ga. La en­ver­ga­du­ra de la ma­yor ra­paz diur­na del nor­te de Eu­ro­pa pue­de lle­gar a ser de 2,50 me­tros. Ha­ce cien años es­ta­ba al bor­de de la ex­tin­ción, hoy en día mi­les de ejem­pla­res vuel­ven a po­blar las cos­tas ma­rí­ti­mas y los la­gos del con­ti­nen­te, un au­tén­ti­co éxi­to gra­cias a las me­di­das de pro­tec­ción na­tu­ral. Es­tas ra­pa­ces se ali­men­tan prin­ci­pal­men­te de pe­ces, y en in­vierno tam­bién co­men aves acuá­ti­cas, ma­mí­fe­ros pe­que­ños y ca­rro­ña.

Un be­llo plu­ma­je a ve­ces in­vi­si­ble

Des­de es­ta ra­ma flo­re­ci­da de en­drino, un he­rre­ri­llo co­mún se dis­po­ne a al­zar el vue­lo. A co­mien­zos de la pri­ma­ve­ra los pá­ja­ros pe­que­ños se vuel­ven más ac­ti­vos y duer­men has­ta cin­co ho­ras me­nos que en in­vierno. Su plu­ma­je lu­mi­no­so, se­ñal de sa­lud y ener­gía, les ayu­da a bus­car pa­re­ja al ser­vir­les de re­cla­mo, pues el co­lo­ri­do se re­fle­ja con gran in­ten­si­dad en el es­pec­tro de la luz ul­tra­vio­le­ta, que re­sul­ta in­vi­si­ble pa­ra el ojo hu­mano.

Au­dun Ri­kard­sen - No­rue­ga

Da­niel Gar­cía Pe­li­llo - Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.