Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL -

No me di­ga que no da mie­do. A mí so­lo de pen­sar­lo se me eri­za el ve­llo. Me re­fie­ro a la po­si­bi­li­dad de que un día, sea por las ra­zo­nes que sea, de­je de creer que soy res­pon­sa­ble de las de­ci­sio­nes que to­mo o de las ac­cio­nes que em­pren­do. Y lo que es peor (y aún me da más mie­do, pa­ra qué men­tir­le), que los de­más de­jen de creer­lo res­pec­to a las su­yas. Le plan­teo es­ta par­ti­cu­lar re­fle­xión al hi­lo de un te­ma del que se­gu­ro ha­brá oí­do ha­blar –y si no, lo ha­rá muy pron­to– y en el que he­mos que­ri­do in­da­gar en es­te nú­me­ro de la re­vis­ta. Me re­fie­ro a la neu­ro­jus­ti­cia, pa­la­bre­ja no sé si acep­ta­da por la RAE pe­ro que me sir­ve pa­ra des­cri­bir –sin áni­mo de ofen­der– la irrup­ción del ce­re­bro en los tri­bu­na­les, de los neu­ró­lo­gos y sus téc­ni­cas de eva­lua­ción y diag­nós­ti­co en las sa­las de jus­ti­cia. Dé­je­me mos­trar­le un par de ca­sos reales que qui­zá per­mi­tan vi­sua­li­zar me­jor lo que quie­ro con­tar­le. Me re­fie­ro a los ca­sos de Alex y Do­mé­ni­co. Alex era una per­so­na dis­cre­ta, con unos há­bi­tos de vi­da tan nor­ma­les co­mo los su­yos o los míos. Do­mé­ni­co era un pe­dia­tra de repu­tación in­ta­cha­ble. Un día, sin sa­ber por qué, am­bos em­pe­za­ron a desa­rro­llar un in­te­rés de­sen­fre­na­do por la por­no­gra­fía in­fan­til. Nun­ca an­tes ha­bían da­do mues­tras de tan mal­sa­nas pre­fe­ren­cias. Al prin­ci­pio sa­cia­ron su ape­ti­to con fo­to­gra­fías y ví­deos, pe­ro des­pués ne­ce­si­ta­ron más. Mu­cho más. Alex lle­gó a in­ten­tar abu­sar de su hi­jas­tra. Sin dar­se cuen­ta (o qui­zá sí), am­bos se ha­bían con­ver­ti­do en pe­li­gro­sos de­pre­da­do­res se­xua­les. Fue­ron de­nun­cia­dos y de­te­ni­dos. Sin em­bar­go, el día an­te­rior a su in­gre­so en pri­sión, Alex se sin­tió mal. Te­nía fuer­tes do­lo­res de ca­be­za. Acu­dió a ur­gen­cias y le en­con­tra­ron un tu­mor ce­re­bral. Fue in­ter­ve­ni­do y sal­vó su vi­da. Al mis­mo tiem­po ocu­rrió tam­bién al­go ex­tra­or­di­na­rio: las in­cli­na­cio­nes pe­dó­fi­las des­apa­re­cie­ron. Alex vol­vió a ser una per­so­na nor­mal. Un año des­pués el tu­mor re­gre­só, y con él la en­fer­mi­za ob­se­sión. A Do­mé­ni­co tam­bién le en­con­tra­ron un tu­mor ce­re­bral. Hoy su de­fen­sa tra­ta de de­mos­trar que fue es­ta la cau­sa de su tras­torno por­que, al igual que los aná­li­sis de ADN son de­fi­ni­ti­vos, los es­cá­ne­res ce­re­bra­les no mien­ten. Si con su frial­dad cien­tí­fi­ca de­ter­mi­nan que al­guien no ac­túa por vo­lun­tad pro­pia, sino, di­ga­mos, co­mo con­se­cuen­cia de un tu­mor ce­re­bral que afec­ta a su con­duc­ta, se­rá di­fí­cil exi­gir­le res­pon­sa­bi­li­da­des. O di­cho de otro mo­do y for­mu­la­do en for­ma de pre­gun­ta: ¿es lí­ci­to juz­gar a una per­so­na men­tal­men­te ines­ta­ble por sus ac­tos y no ser in­jus­tos por ello? Tó­me­se su tiem­po y pién­se­lo bien, por­que si su res­pues­ta es ne­ga­ti­va, sur­ge otra pre­gun­ta aún más in­quie­tan­te: ¿dón­de po­ne­mos el lí­mi­te a esa su­pues­ta ines­ta­bi­li­dad? Se­gu­ro que us­ted y yo coin­ci­di­mos al pen­sar que la ca­pa­ci­dad de nues­tro ce­re­bro pa­ra ejer­cer el au­to­con­trol pue­de ver­se afec­ta­da por múl­ti­ples fac­to­res; pue­de que tam­bién lo ha­ga­mos en el he­cho de que gra­cias a la neu­ro­cien­cia po­dre­mos ex­pli­car (y en­ten­der) los com­por­ta­mien­tos cri­mi­na­les. Pe­ro, y es aquí don­de qui­zás sur­jan las divergencias, ¿de­be­mos acep­tar que nues­tros com­por­ta­mien­tos es­tán so­lo re­gu­la­dos por la fi­sio­lo­gía y por tan­to jus­ti­fi­ca­dos por es­ta? De ser así, es­ta­ría­mos afir­man­do que so­mos es­cla­vos de nues­tra bio­lo­gía. Y eso, que­ri­do lec­tor, eso sí que da mie­do.

¿De­be­mos acep­tar que nues­tros com­por­ta­mien­tos es­tán so­lo re­gu­la­dos por la fi­sio­lo­gía y por tan­to jus­ti­fi­ca­dos por es­ta? De ser así, es­ta­ría­mos afir­man­do que so­mos es­cla­vos de nues­tra bio­lo­gía. Y eso, que­ri­do lec­tor, eso sí que da mie­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.