Una ciu­dad se po­ne en pie

En Ri­ga, una ge­ne­ra­ción de le­to­nes jó­ve­nes re­des­cu­bre las raí­ces de su cul­tu­ra. Con una ac­ti­tud in­no­va­do­ra y abier­ta, trans­for­man la ciu­dad bál­ti­ca –Capital Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra en 2014– en uno de los fo­cos más crea­ti­vos del con­ti­nen­te.

Geo - - GEONOTICIAS -

El pis­to­le­ta­zo de sa­li­da no fue es­truen­do­so, pe­ro sí sim­bó­li­co: mi­les de ha­bi­tan­tes de Ri­ga es­ta­ban en la ca­lle es­pe­ran­do acom­pa­ñar los te­so­ros cul­tu­ra­les de Le­to­nia a su nue­va ca­sa. Pe­se al frío, la mul­ti­tud se ha­bía reu­ni­do an­te un edi­fi­cio mo­der­nis­ta del centro; for­ma­ron una ca­de­na hu­ma­na por los ca­lle­jo­nes y so­bre el puen­te de pie­dra de 2.014 me­tros de lon­gi­tud has­ta lle­gar a un im­pre­sio­nan­te edi­fi­cio re­cién cons­trui­do al otro la­do del río Dau­ga­va. El 19 de enero a las do­ce en pun­to, em­pe­za­ron con su la­bor: to­mo a to­mo y de mano en mano fue­ron tras­la­dan­do los pri­me­ros vo­lú­me­nes de la co­lec­ción de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal le­to­na a su nue­vo ho­gar. Una mu­dan­za que la Capital Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra-2014 lle­va­ba es­pe­ran­do 95 años, tiem­po en que el le­ga­do es­cri­to de la nación ha­bía es­ta­do dis­per­so por mu­chos si­tios de Ri­ga. Por fin iba a te­ner su pro­pia ca­sa.

El nue­vo edi­fi­cio de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, una mon­ta­ña de hor­mi­gón y cris­tal que cos­tó 266 mi­llo­nes de eu­ros, se ele­va en la ori­lla oes­te del río Dau­ga­va y se lla­ma Gais­mas

Pils –Cas­ti­llo de la Luz–. Cuen­tan que ya a fi­na­les de los ochen­ta un ar­qui­tec­to ame­ri­cano de ori­gen le­tón es­bo­zó la pri­me­ra idea del nue­vo mo­nu­men­to ur­bano sir­vién­do­se de una ser­vi­lle­ta que le die­ron en el avión, co­mo sue­len ha­cer los ge­nios. Le­to­nia aún for­ma­ba par­te de la Unión So­vié­ti­ca y en aquel en­ton­ces, se­gu­ro que ni si­quie­ra los na­cio­na­lis­tas más em­pe­der­ni­dos so­ña­ban con la resurrección de un Es­ta­do pro­pio.

Aho­ra, más de 20 años y una cri­sis eco­nó­mi­ca des­pués, el Cas­ti­llo de la Luz por fin es­tá lis­to pa­ra ser ha­bi­ta­do, y la ciu­dad a ori­llas del mar Bál­ti­co no hu­bie­ra po­di­do en­con­trar me­jor co­mien­zo pa­ra es­te año en que se­rá Capital Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra jun­to con la sue­ca Umeå. Por­que el sim­bo­lis­mo del nue­vo edi­fi­cio re­pre­sen­ta a un pue­blo se­gu­ro de sí mis­mo que ha re­des­cu­bier­to su iden­ti­dad na­cio­nal en los ul­ti­mos años.

Ha llo­vi­do mu­cho des­de que los le­to­nes se de­fi­nían por opo­si­ción a la an­ti­gua po­ten­cia co­lo­nial: las úl­ti­mas tro­pas ru­sas aban­do­na­ron Le­to­nia en 1994, tres años des­pués de que se de­cla­ra­ra la in­de­pen­den­cia.

Hoy, ca­si to­dos los in­tere­sa­dos en el mun­do del ar­te y la cul­tu­ra de la capital dis­cu­ten apa­sio­na­da­men­te so­bre las raí­ces na­cio­na­les, y las en­cuen­tran tan­to en la ar­qui­tec­tu­ra y la mú­si­ca co­mo en la gas­tro­no­mía. Los res­tau­ran­tes ele­gan­tes del cas­co vie­jo apues­tan por los pro­duc­tos re­gio­na­les o sub­ra­yan la cer­ca­nía re­des­cu­bier­ta con Es­can­di­na­via. Co­ci­ne­ros que aca­ban de vol­ver de Londres y ape­nas su­pe­ran los 30 años de edad aña­den es­pino amarillo o arán­da­nos a sus me­nús: cuan­to más chic es el lo­cal, más in­gre­dien­tes lo­ca­les fi­gu­ran en la car­ta.

Ri­ga, que con 700.000 ha­bi­tan­tes es la ma­yor ciu­dad del Bál­ti­co, es­tá ex­pe­ri­men­tan­do un au­ge im­por­tan­te. Quien quie­ra pue­de asis­tir a tres acon­te­ci­mien­tos dis­tin­tos, uno tras otro, en una mis­ma no­che, y ade­más a pie. El centro, un au­tén­ti­co jo­ye­ro de edi­fi­cios his­tó­ri­cos, es com­pac­to y ha si­do de­sig­na­do Pa­tri­mo­nio Mun­dial por la Unesco, al igual que el ve­cino ba­rrio mo­der­nis­ta. A los dis­tri­tos pe­ri­fé­ri­cos lle­ga el tran­vía de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción fa­bri­ca­do en Che­quia.

“Nues­tra ciu­dad se ha qui­ta­do la más­ca­ra gris. Nos he­mos con­ver­ti­do en una par­te in­te­gral del mun­do”, afir­ma Dai­ga Upe­nie­ce, di­rec­to­ra del pro­yec­to La Bol­sa de Ri­ga, una

ga­le­ría de ar­te en la pla­za de la Ca­te­dral: “Las per­so­nas aho­ra es­tán dis­pues­tas a gas­tar en ar­te y cul­tu­ra.” El mu­seo, un pa­la­cio del si­glo XIX al es­ti­lo del re­na­ci­mien­to ve­ne­ciano, se be­ne­fi­cia de es­ta nue­va ten­den­cia: fue res­tau­ra­do en 2011 por 21 mi­llo­nes de eu­ros, y ac­to se­gui­do la Unión Eu­ro­pea le con­ce­dió un pre­mio por ser uno de los tem­plos de ar­te me­jor res­tau­ra­dos en el con­ti­nen­te. Sen­ta­da en su des­pa­cho con vis­tas a la ca­te­dral, Upe­nie­ce afir­ma or­gu­llo­sa: “¿Quién ha­bría ima­gi­na­do que un día lle­ga­ría­mos a rea­li­zar pro­yec­tos con­jun­tos con el Lou­vre de Pa­rís?”

Quién lo ha­bría ima­gi­na­do! Le­to­nia, un país de dos mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, uno y po­co me­nos que Ma­drid, in­de­pen­dien­te des­de 1991 y miem­bro de la OTAN y la UE des­de 2004, es un país in­te­gra­do en la eu­ro­zo­na des­de el ini­cio de 2014. Al pa­sa­do so­vié­ti­co (19401991) so­lo ha­ce re­fe­ren­cia el Mu­seo de la Ocu­pa­ción, don­de se pue­de co­no­cer la ver­sión ofi­cial de su his­to­ria más re­cien­te.

El mu­seo es pri­va­do y se fi­nan­cia gra­cias a do­na­cio­nes de le­to­nes exi­lia­dos. Una ex­po­si­ción po­lí­ti­ca se cen­tra en la his­to­ria na­cio­nal du­ran­te el si­glo XX, su vi­si­ta es par­te del pro­gra­ma de los po­lí­ti­cos ex­tran­je­ros. Las fo­to­gra­fías de personalidades de al­to ran­go cuel­gan jus­to al la­do de la en­tra­da: Isabel II de In­gla­te­rra, An­ge­la Mer­kel... Los vi­si­tan­tes reac­cio­nan de dis­tin­tos mo­dos a la ex­po­si­ción, afir­ma un em­plea­do del mu­seo. En su ma­yo­ría los tu­ris­tas oc­ci­den­ta­les se sor­pren­den y se ho­rro­ri­zan cuan­do se en­te­ran de las de­por­ta­cio­nes ma­si­vas de 1941 y 1949, cuan­do los so­vié­ti­cos tras­la­da­ron a la fuer­za a unos 60.000 le­to­nes a Si­be­ria. En cam­bio, los ru­sos sue­len es­tar muy bien in­for­ma­dos y se mues­tran ávi­dos de ha­blar del te­ma. Has­ta hoy, nin­gún je­fe de Es­ta­do ru­so ha vi­si­ta­do el mu­seo. So­lo el em­ba­ja­dor se pa­só por aquí en una vi­si­ta ex­tra­ofi­cial.

Aun así, el mu­seo es im­por­tan­te pa­ra una ciu­dad cu­ya ca­lle prin­ci­pal se lla­ma bu­le­var de la Li­ber­tad. Y cu­yos ciu­da­da­nos fi­nan­cia­ron con do­na­cio­nes un mo­nu­men­to a la li­ber­tad en los años trein­ta del si­glo pa­sa­do, du­ran­te el pri­mer pe­rio­do de la in­de­pen­den­cia le­to­na de 1918 a 1940: jus­to en el mis­mo lu­gar don­de an­tes se al­za­ba una es­ta­tua ecues­tre del zar Pe­dro el Gran­de. Du­ran­te los úl­ti­mos ochen­ta, el mo­nu­men­to a la li­ber­tad se con­vir­tió en el pun­to de en­cuen­tro del mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta. En­ton­ces, el ca­mino a la li­ber­tad lo mar­ca­ban las cul­tu­ras na­cio­na­les que se ma­ni­fes­ta­ron me­dian­te can­cio­nes fol­cló­ri­cas que dos mi­llo­nes de le­to­nes, es­to­nios y li­tua­nos can­ta­ron jun­tos en agos­to del 1989. Con una ca­de­na hu­ma­na de 600 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud unie­ron las tres ca­pi­ta­les: una pro­tes­ta pa­cí­fi­ca lla­ma­da la “Re­vo­lu­ción Can­ta­da”.

El can­to es­tá aquí li­ga­do ín­ti­ma­men­te a la iden­ti­dad na­cio­nal: tam­bién el pri­mer mo­vi­mien­to por la li­ber­tad le­to­na en el si­glo XIX fue en­sal­za­do por la pa­sión de los co­ros y can­tan­tes le­to­nes. Has­ta hoy, cuan­do el Fes­ti­val Na­cio­nal de Can­to reúne ca­da cin­co años en Ri­ga a de­ce­nas de mi­les de le­to­nes. Los co­ros que lle­gan a la fi­nal con­gre­gan un en­tu­sias­mo tan apa­sio­na­do co­mo so­lo el fút­bol es ca­paz en otros paí­ses. Des­de 2005 el Es­ta­do le­tón se ha com­pro­me­ti­do por ley a man­te­ner la tra­di­ción de es­te fes­ti­val.

Hoy, más de 20 años des­pués de la sa­li­da de los ru­sos, los ocu­pan­tes de an­ta­ño son bien­ve­ni­dos en Ri­ga... co­mo clien­tes pu­dien­tes. Los ru­sos son el co­lec­ti­vo de tu­ris­tas que más se gas­ta: tres ve­ces más que cual­quier otro tu­ris­ta eu­ro­peo, cuen­ta Nils Uša­kovs, el jo­ven al­cal­de de 38 años que es de ori­gen ru­so, co­mo ca­si el 40% de la po­bla­ción ca­pi­ta­li­na. Di­ce que en su pri­mer man­da­to el nú­me­ro de vi­si­tan­tes del país ve­cino se tri­pli­có. No es sor­pren­den­te: Ri­ga, a una ho­ra de vue­lo de Mos­cú, es ba­ra­ta, ama­ble y eu­ro­pea. Se ha­bla de es­cue­las que vuel­ven a in­tro­du­cir el ru­so co­mo pri­mer idio­ma ex­tran­je­ro en lu­gar del in­glés, es­ta vez no por mo­ti­vos po­lí­ti­cos sino eco­nó­mi­cos.

¿Por qué no? En el cas­co his­tó­ri­co abren ho­te­les lu­jo­sos –a 300 eu­ros la no­che–, res­tau­ran­tes coquetos, tien­das de mo­da in­gle­sa y cen­tros co­mer­cia­les fin­lan­de­ses. Cuan­do en verano lle­gan los mos­co­vi­tas a Jur­ma­la –bal­nea­rio a las puer­tas de Ri­ga–, pa­ra asis­tir al fes­ti­val de mú­si­ca pop, al­gún que otro gas--

tró­no­mo agre­ga a su car­ta la mar­ca más ca­ra de cham­pán. “¡Que­re­mos a los mos­co­vi­tas!”, ex­cla­man son­rien­tes gui­ñan­do un ojo.

Con el au­ge tu­rís­ti­co, el cas­co an­ti­guo de Ri­ga es más co­mer­cial, de ahí que la cul­tu­ra al­ter­na­ti­va se re­ti­re. Quien quie­re sa­lir de no­che por lo­ca­les mo­der­nos, se mue­ve fue­ra del centro. Es­tán de mo­da las ca­sas ocu­pa­das por ar­tis­tas du­ran­te la cri­sis de 2008-2009. O los ba­res ori­gi­na­les co­mo el Piens, que se ins­ta­ló en una cer­ve­ce­ría del si­glo XIX.

Mar­tins Mie­lavs, de 32 años y uno de los co­fun­da­do­res del Piens, tie­ne ga­nas de que em­pie­ce el Año Cul­tu­ral 2014. Se en­tu­sias­ma ha­blan­do de las fies­tas ca­lle­je­ras y festivales de mú­si­ca pro­gra­ma­dos. Él or­ga­ni­za­rá dos even­tos en su lo­cal pa­ra es­pí­ri­tus li­bres y jó­ve­nes. Son es­tos pe­que­ños pro­yec­tos ar­tís­ti­cos, “ini­cia­ti­vas de aba­jo”, lo que de­be­ría de­vol­ver a los ciu­da­da­nos la se­gu­ri­dad de desen­vol­ver­se sin el om­ni­pre­sen­te con­trol del Es­ta­do de an­ta­ño. Tam­bién el Ayun­ta­mien­to apues­ta por las “ini­cia­ti­vas de aba­jo”. El al­cal­de Uša­kovs quie­re lle­nar de vi­da las ca­lles de Ri­ga or­ga­ni­zan­do even­tos pú­bli­cos.

Ri­ga quie­re vol­ver­se más me­di­te­rrá­nea, abier­ta, re­la­ja­da, di­ver­ti­da y ale­gre. Se­gún afir­ma Aiva Ro­sen­ber­ga, di­rec­to­ra de pro­gra­ma­ción de even­tos de Ri­ga 2014, lo que cuen­ta en es­te año cul­tu­ral “no es el nú­me­ro de con­cier­tos, festivales y ex­po­si­cio­nes; que­re­mos cam­biar el es­ta­do de áni­mo de la ciu­dad. Que­re­mos que ca­da uno des­cu­bra su po­ten­cial y me­jo­re su vi­da. La cul­tu­ra no es más que la fuer­za mo­triz pa­ra ello”.

Na­die en­car­na me­jor es­te nue­vo es­pí­ri­tu que la ju­ven­tud le­to­na. La en­tra­da en la Unión Eu­ro­pea ha­ce diez años pro­vo­có una olea­da de emi­gran­tes, pe­ro su­pe­ra­da la cri­sis, ca­da vez más jó­ve­nes vuel­ven. Una de ellas es Lai­ma Ru­du­sa, di­rec­to­ra de pro­yec­tos del Kims?, centro de ar­te mo­derno en los an­ti­guos al­ma­ce­nes del Dau­ga­va, don­de es­tá cre­cien­do un nue­vo ba­rrio crea­ti­vo. Lai­ma ha­bla in­glés ame­ri­cano y lle­va ga­fas hips­ter: “Mi ma­dre di­ce que no­so­tros so­mos la pri­me­ra ge­ne­ra­ción li­bre. Y la li­ber­tad trans­for­ma”.

Nues­tro país es tan pe­que­ño que hay que ha­cer al­go ra­ro pa­ra lla­mar la aten­ción más allá de Ri­ga”, afir­ma In­gus Ul­ma­nis, lo­cu­tor de ra­dio y pro­duc­tor de mú­si­ca que des­de ha­ce va­rios años mon­ta el ori­gi­nal pro­yec­to ar­tís­ti­co Sa

la de Con­cier­tos de la Na­tu­ra­le­za. Ca­da verano, en co­la­bo­ra­ción con cien­tí­fi­cos, or­ga­ni­za un con­cier­to al ai­re li­bre en ho­nor de una es­pe­cie bio­ló­gi­ca ra­ra o una épo­ca geo­ló­gi­ca. En el úl­ti­mo, al que acu­die­ron 7.000 per­so­nas, can­ta­ron en ho­nor del sa­po de vien­tre de fue­go eu­ro­peo: Bom­bi­na bom­bi­na. El si­guien­te se­rá el nue­ve de agos­to en Si­gul­da, a 50 ki­ló­me­tros de la capital, en el mar­co del pro­gra­ma de Ri­ga-2014, y hon­ra­rán al pez pla­co­der­mo del De­vó­ni­co. “Los pri­me­ros años de li­ber­tad fue­ron di-

fí­ci­les pa­ra la cul­tu­ra le­to­na”, di­ce Ul­ma­nis. “Des­apa­re­ció el Es­ta­do plu­ri­na­cio­nal so­bre no­so­tros. Te­nía­mos que va­ler­nos por no­so­tros mis­mos. Al prin­ci­pio pen­sa­mos que to­do lo que ha­bía en Oc­ci­den­te era me­jor. Aho­ra em­pe­za­mos a apre­ciar lo nues­tro.”

Ri­ga quie­re po­ner a prue­ba es­ta nue­va au­to­es­ti­ma du­ran­te su año co­mo capital cul­tu­ral con even­tos pe­que­ños y gran­des, con­cier­tos y pro­yec­tos de ar­te. 2014 con­so­li­da­rá tam­bién su in­te­gra­ción eu­ro­pea: a par­tir del uno de enero Le­to­nia ha eli­mi­na­do su mo­ne­da na­cio­nal – lats– en fa­vor del eu­ro.

En la ca­ra de las nue­vas mo­ne­das le­to­nas de uno y dos eu­ros apa­re­ce Mil­da, una fi­gu­ra fe­me­ni­na ale­gó­ri­ca de Le­to­nia, que ador­na­ba las mo­ne­das de cin­co la­ti du­ran­te la pri­me­ra épo­ca de in­de­pen­den­cia de Le­to­nia. En tiem­pos so­vié­ti­cos, las fa­mi­lias las es­con­dían co­mo re­cuer­do de aque­llos tiem­pos. Aho­ra, Mil­da ha vuel­to a unas nue­vas mo­ne­das que ya no hay que ocul­tar.

La nue­va Bi­blio­te­ca Na­cio­nal le­to­na, en la ori­lla oes­te del Dau­ga­va: mi­tad mon­te, mi­tad cas­ti­llo (iz­da). Des­de la úl­ti­ma plan­ta de la ca­fe­te­ría del centro co­mer­cial Ga­lle­ria Ri­ga se di­vi­sa una com­ple­ta pa­no­rá­mi­ca de las to­rres y cú­pu­las del centro ur­bano (dcha).

Los atrac­ti­vos mo­nu­men­ta­les del centro de Ri­ga se con­cen­tran en un área que pue­de re­co­rrer­se a pie.

El Mu­seo del Gue­to, en el “su­bur­bio mos­co­vi­ta”, re­cuer­da a los 70.000 ju­díos le­to­nes ase­si­na­dos du­ran­te el ho­lo­caus­to (iz­da). A la dcha: sa­la del Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te, que ex­po­ne obras de ar­tis­tas le­to­nes e in­ter­na­cio­na­les de di­fe­ren­tes épo­cas.

Jur­ma­la, el bal­nea­rio fren­te al Bál­ti­co, se­du­ce con sol y are­na a so­lo 30 ki­ló­me­tros de las puer­tas de Ri­ga (iz­da). A la dcha: el jar­dín de Wöhr­mann, con su mag­ní­fi­ca fuen­te, es otro centro de tran­qui­li­dad en pleno centro ur­bano.

Vla­di­mir Esi­pov, di­rec­tor de GEORu­sia (dcha), con el al­cal­de de Ri­ga, Nils Uša­kovs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.