En nin­gu­na otra par­te del mun­do,

El es­ti­lo de vi­da de los nó­ma­das si­gue mar­can­do el ca­rác­ter de to­da Mon­go­lia. Ha­ce mi­le­nios que su exis­ten­cia dis­cu­rre den­tro de las yur­tas y en los pas­tos. Pe­ro ca­da vez más jó­ve­nes mon­go­les buscan for­tu­na en las ciu­da­des... Y el mun­do he­re­da­do de sus p

Geo - - SUMARIO ABRIL - Tex­to: Amé­lie Schenk

la vi­da de los nó­ma­das es tan om­ni­pre­sen­te co­mo en Mon­go­lia. Des­de ha­ce mi­les de años vi­ven so­bre los pra­dos en yur­tas, don­de su hos­pi­ta­li­dad an­ces­tral aco­ge a los via­je­ros. Aho­ra su mun­do tra­di­cio­nal em­pie­za a cam­biar.

A HO­RA MON­GO­LIA TAM­BIÉN es su país. Aho­ra, des­pués de ha­ber vis­to tan­to, ya no de­be ol­vi­dar­lo”, me im­plo­ró un jo­ven mon­gol al que co­no­cí du­ran­te mi pri­mer via­je. Eso fue en 1989. Me que­dé. Sus pa­la­bras me im­pac­ta­ron co­mo una fle­cha. Tal vez fue­ra amor a pri­me­ra vis­ta cuan­do, un des­pe­ja­do día de verano, vo­lé des­de la si­be­ria­na Ir­kutsk ha­cia el sur, a Ulán Bator, y con­tem­plé el am­plio pai­sa­je de co­li­nas de Mon­go­lia de­ba­jo de mí, co­mo un pa­raí­so ver­de do­ra­do que bri­lla­ba: na­tu­ra­le­za pu­ra, sin gen­te, co­mo re­cién crea­da.

Des­de en­ton­ces aquel sue­ño se ha des­va­ne­ci­do: mu­chas cos­tum­bres an­ti­guas han si­do aban­do­na­das y hay gran­des con­tras­tes en­tre la vi­da en la ciu­dad y el cam­po, la vi­da de los se­den­ta­rios y los nó­ma­das, co­mo si exis­tie­ran dos épo­cas pa­ra­le­las. La si­mul­ta­nei­dad de si­tua­cio­nes apa­ren­te­men­te in­com­pa­ti­bles sal­ta a la vis­ta en Mon­go­lia y con­tra­di­ce cla­ra­men­te el an­he­lo del via­je­ro eu­ro­peo que sue­ña con ca­ra­va­nas de ca­me­llos, ca­ba­llos ga­lo­pan­do y vas­tos pai­sa­jes vír­ge­nes.

Co­mo si el cam­bio en el po­der político y la eco­no­mía mun­dial no les im­por­ta­ra, los nó­ma­das lu­chan es­toi­cos y tran­qui­los por la su­per­vi­ven­cia, co­mo han he­cho siem­pre. Por­que bajo el du­ro cli­ma de Asia cen­tral, con sus ca­lo­res y fríos ex­tre­mos, y so­bre la vas­ta es­te­pa, so­lo pue­de so­bre­vi­vir la po­bla­ción tras­hu­man­te.

No­ma­dis­mo sig­ni­fi­ca so­bre to­do mi­grar. La na­tu­ra­le­za, ca­pri­cho­sa y gran­de, desafía al ser hu­mano una y otra vez, obli­gán­do­lo a per­ma­ne­cer despierto y ágil. In­mer­so en la na­tu­ra­le­za, de­be tra­ba­jar pri­me­ro con la men­te y des­pués ha­cien­do un gran es­fuer­zo fí­si­co. El co­no­ci­mien­to de la na­tu­ra­le­za y el afán por ver lo que hay de­trás de las co­sas son vi­ta­les. “Nos so­me­te­mos a la na­tu­ra­le­za, así de fá­cil”, me ex­pli­có un vie­jo nómada, que cría ga­na­do co­mo su pa­dre y su abue­lo. “No co­no­ce­mos otra vi­da. Ha­ce­mos ca­so a la na­tu­ra­le­za y nos pre­gun­ta­mos: ¿qué ocu­rri­rá ma­ña­na? Vi­vi­mos por y pa­ra nues­tros ani­ma­les du­ran­te las cua­tro es­ta­cio­nes del año, día y no­che.”

La pri­ma­ve­ra es la épo­ca de ma­yor tra­ba­jo, una tem­po­ra­da par­ca pa­ra hom­bre y ani­mal. Se duer­me po­co por­que día tras día las ove­jas y las ca­bras dan a luz y el ser hu­mano tie­ne que ayu­dar en el par­to. Pa­ra evi­tar que mue­ran de frío, los cor­de­ros o ca­bri­tos na­ci­dos de no­che se tras­la­dan al ca­lor de la yur­ta y por la ma­ña­na se de­vuel­ven a la ma­dre. Una ta­rea di­fí­cil cuan­do han na­ci­do 20 ani­ma­les: hay que evi­tar con­fu­sio­nes. Du­ran­te es­te tiem­po no hay que ha­cer rui­do... se can­tu­rrea, se de­be­ría pen­sar so­lo en co­sas bue­nas y no de­cir na­da ma­lo. “De tal pro­pie­ta­rio, tal ani­mal”, afir­ma un di­cho mon­gol.

En verano, los re­ba­ños son lle­va­dos a nue­vos pas­tos, don­de pue­den acu­mu­lar re­ser­vas de gra­sa pa­ra el in­vierno. Lue­go co­mien­za el pe­rio­do de lac­tan­cia: las mu­je­res, so­bre to­do, or­de­ñan, ha­cen man­te­qui­lla, que­so, re­que­són, ai­rag (le­che de ye­gua fer­men­ta­da) y aco­pian pro­vi­sio­nes pa­ra el in­vierno. Los hom­bres sue­len en­car­gar­se de la lana: es­qui­lar ove­jas es un tra­ba­jo du--

rí­si­mo. Con­vie­ne rea­li­zar­lo en días cá­li­dos sin vien­to; pues los fríos ven­da­va­les en­du­re­cen la gra­sa, y la lana se vuel­ve re­bel­de, de mo­do que hay un gran ries­go de he­rir al ani­mal. El es­qui­leo es un tra­ba­jo en equi­po y du­ra has­ta tres se­ma­nas, tiem­po du­ran­te el que tam­bién hay que cas­trar a las crías ma­cho.

EL OTO­ÑO ES LA ÉPO­CA DE CA­ZA y co­se­cha: hay que pre­pa­rar pro­vi­sio­nes de heno pa­ra tiem­pos de es­ca­sez, aun­que los nó­ma­das no sue­len man­te­ner a sus ani­ma­les en es­ta­blos: el ga­na­do pas­ta al ai­re li­bre du­ran­te to­do el año y sa­be bus­car hier­ba bajo la nie­ve. An­ta­ño era ha­bi­tual la re­co­lec­ta de ce­bo­llas sil­ves­tres y en al­gu­nos lu­ga­res, de gro­se­llas, es­pino amarillo y se­mi­llas de hier­ba co­mes­ti­bles, tam­bién el cul­ti­vo de pe­que­ñas can­ti­da­des de ce­ba­da. Pe­ro an­tes de con­du­cir los re­ba­ños a otros pas­tos hay que con­ver­tir la lana de las ove­jas en fieltro: los mon­go­les des­co­no­cen el ar­te de te­jer. Mon­go­lia es el país del fieltro por ex­ce­len­cia: los nó­ma­das lle­van fieltro, duer­men so­bre fieltro, les da ca­lor y lo uti­li­zan pa­ra en­vol­ver sus yur­tas con lar­gas ban­das.

Cuan­do lle­ga el in­vierno, re­mien­dan los mu­ros de pie­dra que ro­dean los co­rra­les del cam­pa­men­to y tra­ba­jan pa­ra ha­cer tran­si­ta­bles to­dos los ca­mi­nos. Si las tem­pe­ra­tu­ras ba­jan mu­cho, lle­ga la ho­ra de sa­cri­fi­car a los ani­ma­les: mien­tras los hom­bres los des­pe­da­zan, las mu­je­res lim­pian los in­tes­ti­nos. Des­pués, la car­ne –las pro­vi­sio­nes pa­ra el in­vierno en­te­ro– se al­ma­ce­na al ai­re li­bre en un lu­gar inac­ce­si­ble a los lobos, don­de se con­ge­la rá­pi­da­men­te. Si no hay tor­men­tas, ven­drá un tiem­po tran­qui­lo. Las lar­gas no­ches ofre­cen mu­cho tiem­po pa­ra na­rra­cio­nes: la gen­te se que­da des­pier­ta has­ta des­pués de me­dia­no­che, y to­dos es­cu­chan. En verano las yur­tas pue­den agru­par­se for­man­do asen­ta­mien­tos por­que cre­ce co­mi­da su­fi­cien­te pa­ra el ga­na­do; en in­vierno, sin em­bar­go, de­ben es­tar so­las, pe­ro en lu­ga­res abri­ga­dos.

Mien­tras el hom­bre cui­da el ga­na­do, la mu­jer co­se, re­mien­da, cocina y or­de­ña los ani­ma­les que aún no es­tán en avan­za­do es­ta­do de pre­ñez. Por re­gla ge­ne­ral, las mu­je­res son res­pon­sa­bles del in­te­rior de la yur­ta y la ges­tión del ho­gar; los hom­bres se en­car­gan de to­dos los tra­ba­jos rea­li­za­dos fue­ra. Tra­ba­jan el cuero, lo gol­pean pa­ra ablan­dar­lo, ta­llan la ma­de­ra, for­jan me­ta­les; la mu­jer co­se bo­tas y ro­pa; el hom­bre re­mien­da los apa­re­jos de los ca­ba­llos, re­pa­ra el en­tra­ma­do de ma­de­ras de la yur­ta, lle­va la lana al mer­ca­do.

El año trans­cu­rre con las mis­mas ac­ti­vi­da­des. Hoy co­mo ha­ce mi­les de años. Le­jos de la capital, po­co ha cam­bia­do en la vi­da de los nó­ma­das, que ven la na­tu­ra­le­za y los ani­ma­les co­mo alia­dos.

Sin la yur­ta de fieltro, el ho­gar re­don­do de los nó­ma­das, es­ta vi­da mi­gra­to­ria ja­más ha­bría si­do po­si­ble. Es una obra maes­tra de la téc­ni­ca de los nó­ma­das, fres­ca en verano, ca­lien­te en in­vierno. So­lo tar­dan una ho­ra en des­mon­tar­la y co­lo­car­la a lo­mos de un ca­me­llo. Es co­mo un re­fle­jo del uni­ver­so a pe­que­ña es­ca­la: pa­ra sa­car a un muer­to se al­za el fieltro, y se le em­pu­ja ha­cia afue­ra... La mu­jer fa­lle­ci­da sa­le por el lla­ma­do “la­do de los hom­bres” y el va­rón muer­to por el “la­do de las mu­je­res”. La puer­ta, sin em­bar­go, per­ma­ne­ce ce­rra­da du­ran­te ese tiem­po pa­ra que el fa­lle­ci­do no en­cuen­tre el ca­mino de re­gre­so.

En una yur­ta con­vi­ven pa­dre, ma­dre, hi­jos y abue­los. Es­te lu­gar, don­de de­ben ca­ber to­dos los sen­ti­mien­tos, nos pa­re­ce pe­que­ño. Pe­ro al con­tra­rio de lo que ocu­rre en nues­tras so­cie­da­des, don­de la gen­te bus­ca am­plios es­pa­cios abier­tos, los ha­bi­tan­tes de la es­te­pa su­fren de la vas­te­dad. Los nó­ma­das an­he­lan la cer­ca­nía hu­ma­na, un fue­go que les dé ca­lor en me­dio del clan fa­mi­liar.

En el tra­to con la na­tu­ra­le­za hay una ley no es­cri­ta: “La tie­rra no te per­te­ne­ce a ti; tú per­te­ne­ces a la tie­rra”. Es­te an­ti­quí­si­mo prin­ci­pio lo co­no­cen mu­chos pue­blos pri­mi­ti­vos y es ex­pre­sión de su vo­lun­tad de so­bre­vi­vir. La me­jor prue­ba es el he­cho de que has­ta ha­ce po­co no exis­tían tie­rras de pro­pie­dad pri­va­da. Ape­nas se co­no­cen va­llas que aco­rra­len a los ani­ma­les.

La pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za tie­ne má­xi­ma prio­ri­dad. Cuan­do la fa­mi­lia se tras­la­da, el lu­gar don­de co­lo­có la yur­ta es lim­pia­do de cual­quier desecho. So­lo una hue­lla cir­cu­lar y el pun­to ne­gro don­de es­tu­vo la es­tu­fa re­cuer­dan el cam­pa­men­to. “De­ja­rás una es­te­pa lim­pia: esa es la ba­se de vues­tra vi­da y de vues­tros ani­ma­les, es la pa­tria de tus hi­jos”, di­cen en Mon­go­lia.

La Mon­go­lia de los nó­ma­das aún con­ser­va cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas de las so­cie­da­des pri­mi­ti­vas. La gen­te es re­sis­ten­te y mo­des­ta, vi­ve de las ma­te­rias pri­mas que les brin­dan sus ani­ma­les: cuero, gra­sa, lana, ten­do­nes, hue­sos... Na­da se mal­gas­ta, to­do se apro­ve­cha. Po­cas co­sas hay que com­prar: te­las, ce­rea­les o mu­ni­ción.

En com­pa­ra­ción con las cul­tu­ras se­den­ta­rias, no se co­no­ce ni es­pe­cia­li­za­ción en el tra­ba­jo ni ca­pas so­cia­les. La tri­bu, el clan y la fa­mi­lia de­ter­mi­nan la so­cie­dad. La es­tre­cha con­vi­ven­cia de hom­bre y na­tu­ra­le­za cons­ti­tu­ye la ba­se de to­da su­per­vi­ven­cia. Tam­bién la mú­si­ca y el can­to for­man par­te de ello. “Por­que to­do lo vi­vo se en­ter­ne­ce con el so­ni­do ade­cua­do”, di­cen los vie­jos. El mo­rin juur, ins­tru­men­to de cuer­da muy an­ti­guo, es el más po­pu­lar. Es ca­paz de imi­tar cual­quier so­ni­do: pue­de ba­lar co­mo las ca­bras o las ove­jas, llo­rar co­mo los ca­me­llos. Cuan­do, en la gé­li­da pri­ma­ve­ra, las de­bi­li­ta­das hem­bras re­cha­zan a sus crías re­cién na­ci­das, se to­ca y se can­ta una can­ción a mo­do de con­ju­ro. Y la ma­dre acep­ta a la cría.

A NO­SO­TROS, LA VI­DA DE LOS NÓ­MA­DAS qui­zá nos pa­rez­ca po­bre y apá­ti­ca. Pe­ro en reali­dad es ri­quí­si­ma. Aun­que las mi­gra­cio­nes siem­pre dis­cu­rren por los mis­mos ca­mi­nos con el mis­mo ob­je­ti­vo –bus­car pas­tos y agua–, ca­da día en la es­te­pa es una aven­tu­ra que desafía las fuer­zas del hom­bre. Es­tar a la al­tu­ra de las exi­gen­cias de es­ta vi­da, en­fren­tar­se a las ad­ver­si­da­des y su­pe­rar­las de ma­ne­ra au­tó­no­ma, sir­vién­do­se in­ge­nio­sa­men­te de los me­dios más sen­ci­llos, crea gran­de­za y so­be­ra­nía: el or­gu­llo de ser nómada. In­clu­so aho­ra que más de la mi­tad de los mon­go­les vi­ve en asen­ta­mien­tos, des­pla­zar­se por la gran na­tu­ra­le­za si­gue fas­ci­nan­do a to­dos. Es­ta es la li­ber­tad a la que se re­fie­ren. Pues ca­da mon­gol ama su es­te­pa bajo el al­to cie­lo azul. To­da­vía.

Fo­tos: Brent Stir­ton

TRA­DI­CIÓN con accesorios mo­der­nos: una yur­ta con pa­nel so­lar, mo­to­ci­cle­ta y un to­do­te­rreno ru­so mar­ca UAZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.