Es­ti­ma­do lec­tor, de­nos su opi­nión...

En­víe sus car­tas a nues­tra di­rec­ción de e-mail: geo@gyj.es o a tra­vés del co­rreo or­di­na­rio: Re­vis­ta GEO. Al­ba­sanz, 15. Edi­fi­cio A. 28037 Ma­drid.

Geo - - GEOCARTAS -

Reali­dad pe­nal en Ugan­da

En­ho­ra­bue­na por su reportaje "Cri­men y cas­ti­go" (nº 322) so­bre el De­re­cho Pe­nal en di­ver­sos paí­ses. Real­men­te es­te ti­po de ar­tícu­los dis­tin­guen a la re­vis­ta GEO de otras pu­bli­ca­cio­nes por la in­for­ma­ción tan com­ple­ta y do­cu­men­ta­da que ofre­cen. Han pues­to la lu­pa so­bre cin­co Es­ta­dos pa­ra ana­li­zar sus có­di­gos pe­na­les, en­tre ellos Ugan­da, tris­te­men­te de ac­tua­li­dad por la apro­ba­ción de la ley an­ti­gay de su pre­si­den­te Yo­we­ri Mu­se­ve­ni, un tex­to que ins­ti­tu­cio­na­li­za la cri­mi­na­li­za­ción de la ho­mo­se­xua­li­dad, am­plía los de­li­tos –in­clu­so ha­blar de ello es­tá cas­ti­ga­do–y en­du­re­ce las pe­nas. Ac­ti­vis­tas pro­de­re­chos hu­ma­nos aler­tan des­de den­tro del país de las ame­na­zas re­ci­bi­das por par­te la so­cie­dad ci­vil, muy ho­mó­fo­ba, y del efec­to con­ta­gio que pue­da te­ner en otros paí­ses, co­mo Ke­nia, don­de al­gu­nos dipu­tados ya han he­cho cam­pa­ña a fa­vor de es­te ti­po de le­yes.

Car­los Suá­rez Pra­do, Ma­drid

Acu­mu­la­ción de da­tos: ¿el fin de la pri­va­ci­dad?

Pro­du­ce es­ca­lo­fríos y al­go de mie­do en­te­rar­se de to­do lo que cuen­ta el reportaje so­bre "Big Da­ta" (nº 321) y la ma­si­va acu­mu­la­ción de da­tos de to­do ti­po que per­mi­ten las nue­vas tec­no­lo­gías. Cier­ta­men­te nues­tra vi­da pri­va­da –re­la­cio­nes per­so­na­les, gus­tos, in­tere­ses, en­fer­me­da­des, des­pla­za­mien­tos, há­bi­tos de con­su­mo...– ha de­ja­do de per­te­ne­cer­nos so­lo a no­so­tros, lo que su­po­ne un cam­bio ra­di­cal con res­pec­to al pa­sa­do y a ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res. Es ver­dad que hay as­pec­tos be­ne­fi­cio­sos en to­do ello, de los que ha­blan en su reportaje, pe­ro ¿qué hay de los ne­ga­ti­vos? Con la re­cien­te com­pra de What­sApp por par­te de Fa­ce­book, los alu­vio­nes de mi­llo­nes de da­tos ma­ne­ja­dos por am­bos gi­gan­tes que­dan en me­nos ma­nos, con lo que la ma­ni­pu­la­ción, el cru­ce de in­for­ma­cio­nes y el con­trol so­bre la per­so­na es ma­yor. El gran desafío so­cial del fu­tu­ro en las so­cie­da­des avan­za­das de­be­rá ser el de pro­te­ger el ám­bi­to pri­va­do, ca­da día más ex­pues­to y ame­na­za­do.

Bár­ba­ra Rin­cón, Bil­bao A pro­pó­si­to de su mag­ní­fi­co reportaje so­bre "Big Da­ta", quie­ro re­fe­rir­me al te­ma de las cá­ma­ras que nos gra­ban por to­das par­tes (ban­cos, al­gu­nas tien­das y ba­res, su­per­mer­ca­dos, mu­seos, al­gu­nas ca­lles...) sin no­so­tros dar­nos cuen­ta. Me pa­re­ce un asal­to al de­re­cho a la pri­va­ci­dad. El pro­ble­ma es que ade­más ca­da vez nos pa­re­ce más nor­mal ver cá­ma­ras por to­das par­tes.

Ma­nue­la Fuen­tes, Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.