"El pro­gre­so lle­ga­rá com­bi­nan­do co­sas que ya exis­ten"

El rit­mo ace­le­ra­do en el que vi­vi­mos tie­ne con­se­cuen­cias. Y no siem­pre po­si­ti­vas. Scaliter pro­po­ne cambios cla­ves pa­ra un óp­ti­mo desa­rro­llo.

Geo - - GEOENTREVISTA - Ju­lián Due­ñas

La sim­bio­sis en­tre cien­cia y tec­no­lo­gía a la que asis­ti­mos en los úl­ti­mos tiem­pos es­tá ge­ne­ran­do cambios en nues­tra so­cie­dad a una ve­lo­ci­dad de vér­ti­go. Es­te pro­gre­so, a to­das lu­ces po­si­ti­vo, pre­sen­ta tam­bién un la­do os­cu­ro: la enor­me bre­cha que se abre en­tre los que tie­nen ac­ce­so a la tec­no­lo­gía y los que no. De la mano de al­gu­nos de los in­ves­ti­ga­do­res más afa­ma­dos del pla­ne­ta, el pe­rio­dis­ta Juan Scaliter nos ex­pli­ca có­mo los ex­tra­or­di­na­rios avan­ces del pre­sen­te con­fi­gu­ra­rán nues­tro fu­tu­ro y qué de­be­mos ha­cer pa­ra adap­tar­nos a ellos.

Con su li­bro afir­ma que­rer dar voz a los cien­tí­fi­cos. ¿Qué tie­nen que con­tar­nos que sea tan im­por­tan­te? –Bá­si­ca­men­te que el mun­do que co­no­ce­mos cam­bia­rá en me­nos de dos dé­ca­das de un mo­do tan ra­di­cal que nos en­fren­ta­rá a di­le­mas pa­ra los que de­be­mos es­tar pre­pa­ra­dos.

Los avan­ces del pre­sen­te con­fi­gu­ra­rán nues­tra vi­da en el fu­tu­ro. Ade­lán­te­nos al­go. –Crear un mo­de­lo del ce­re­bro hu­mano, co­mo pre­ten­de el Pro­yec­to Blue Brain, per­mi­ti­rá se­guir to­dos los pa­sos de cual­quier en­fer­me­dad neu­ro­de­ge- ne­ra­ti­va y pro­bar di­fe­ren­tes me­di­ca­men­tos pa­ra ver sus efec­tos y los re­sul­ta­dos en di­rec­to. Es­to re­du­ci­rá no­ta­ble­men­te la in­ci­den­cia de es­te ti­po de do­len­cias, au­men­tan­do nues­tra ca­li­dad de vi­da. El uso de na­no­tec­no­lo­gía en nues­tro cuer­po se­rá ca­da vez más fre­cuen­te. Y no so­lo pa­ra per­so­nas co­mo Den­nis So­ren­sen (el pri­me­ro en re­ci­bir una mano que sien­te y trans­mi­te el tac­to al ce­re­bro), sino tam­bién en quie­nes uti­li­cen pró­te­sis que au­men­ten su ren­di­mien­to fí­si­co o in­te­lec­tual.

La ma­yo­ría de es­tos avan­ces son pre­de­ci­bles, pe­ro es di­fí­cil an­ti­ci­par cuán­do se pro­du­ci­rán. ¿Por qué? –Hay una co­sa cla­ra: no po­de­mos pre­de­cir el fu­tu­ro sin las he­rra­mien­tas ade­cua­das. Sin em­bar­go, al igual que ocu­rre cuan­do apos­ta­mos, si con­ta­mos con la su­fi­cien­te in­for­ma­ción, es más sen­ci­llo acer­tar. Por eso, da­do que ya exis­ten mi­cro­chips que se im­plan­tan en nues­tro cuer­po y nos de­vuel­ven la vis­ta, ¿qué im­pi­de que ma­ña­na se uti­li­cen pa­ra crear una in­ter­faz or­de­na­dor-ce­re­bro y nos co­nec­te­mos di­rec­ta­men­te a In­ter­net? En cier­to mo­do es lo mis­mo que ocu­rrió con la ma­le­ta con rue­das: es­tas úl­ti­mas exis­ten des­de ha­ce de­ce­nas de mi­les de años y la ma­le­ta tie­ne al me­nos dos si­glos. ¿Por qué no se in­ven­tó an­tes una com­bi­na­ción de am­bas? Por­que no exis­tía la de­man­da. La ma­yor par­te de los pro­gre­sos que ve­re­mos se­rá com­bi­na­ción de co­sas que ya exis­ten... pe­ro que a na­die se le ha ocu­rri­do to­da­vía com­bi­nar.

Us­ted afir­ma que la gé­ne­sis de la in­ves­ti­ga­ción hay que bus­car­la en la fi­lo­so­fía. ¿Có­mo es eso? –Por­que la fi­lo­so­fía es la cien­cia de la ob­ser­va­ción. Gra­cias a ella

co­men­za­mos a pre­gun­tar­nos có­mo fun­cio­na el uni­ver­so, la na­tu­ra­le­za, el cuer­po hu­mano. Es la cien­cia que pro­vo­có las pri­me­ras pre­gun­tas y los in­ten­tos pioneros de res­pon­der­las a par­tir de la ob­ser­va­ción y la ex­pe­ri­men­ta­ción.

Sin em­bar­go, por uti­li­zar un tér­mino que us­ted in­clu­ye en su li­bro, la cien­cia de hoy ha de­ja­do de ser “un tron­co con ra­mas” y se ha con­ver­ti­do en un ar­bus­to don­de to­do se mez­cla. ¿Có­mo in­ter­pre­ta­mos es­ta ana­lo­gía? –En el sen­ti­do de que las dis­ci­pli­nas se sir­ven de des­cu­bri­mien­tos he­chos en ra­mas que pa­re­cen a pri­me­ra vis­ta le­ja­nas, por ejem­plo la na­no­quí­mi­ca, la ar­queo­lo­gía as­tro­nó­mi­ca o la neu­ro­lin­güís­ti­ca. Vi­vi­mos en

una épo­ca de pro­mis­cui­dad en la cien­cia que da­rá mu­chos hi­jos des­co­no­ci­dos aho­ra, pe­ro que se­rán los en­car­ga­dos de re­vo­lu­cio­nar el fu­tu­ro.

¿Por qué es­cu­cha­mos a la cien­cia cuan­do ha­bla de avan­ces y ha­ce­mos oí­dos sor­dos cuan­do avi­sa de ries­gos? –So­mos in­ca­pa­ces de pen­sar a lar­go pla­zo. Los avan­ces se pro­du­cen aho­ra mis­mo y ve­mos sus efec­tos, pe­ro lo que ocu­rri­rá con el pla­ne­ta lle­va otro rit­mo.

Ha­blan­do de rit­mos, ¿a qué se de­be el cam­bio tan ex­tra­or­di­na­rio que ex­pe­ri­men­ta la tec­no­ló­gi­ca ac­tual? –A la com­bi­na­ción de dis­ci­pli­nas. Es­to pro­du­ce que nues­tros co­no­ci­mien­tos se mul­ti­pli­quen de ma­ne­ra ex­po­nen­cial en vez de su­mar­se. Y, cuan­do la cien­cia

"Vi­vi­mos una épo­ca de pro­mis­cui­dad en la cien­cia que da­rá mu­chos hi­jos des­co­no­ci­dos aho­ra. Ellos se­rán los en­car­ga­dos de re­vo­lu­cio­nar el fu­tu­ro"

(que es la se­mi­lla) avan­za, los fru­tos (la tec­no­lo­gía) se ha­ce más pro­di­gio­sa.

Con tan­ta má­qui­na y tan­to avan­ce, ¿hay si­tio pa­ra el ser hu­mano? –To­dos es­tos avan­ces nos per­mi­ti­rán, por un la­do, dis­fru­tar de más tiem­po li­bre y tam­bién nos ha­bi­li­ta­rán nue­vas he­rra­mien­tas con las cua­les tra­ba­jar.

¿Se­gu­ro? La ci­fra de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les co­nec­ta­dos a la red en 2012 su­pera ya a los ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta. ¿De­be­ría preo­cu­par­nos? –De­be­ría­mos asu­mir­lo co­mo una reali­dad. La cien­cia fic­ción an­ti­ci­pa ten­den­cias, no he­chos. Cuan­do los es­cri­to­res ha­bla­ban de un fu­tu­ro lleno de ro­bots, pue­de que se re­fi­rie­ran exac­ta­men­te a es­to. ¿Es po­si­ble una eco­no­mía don­de po­da­mos su­pe­rar el po­der del di­ne­ro? –Da­do que el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co es­tá ca­da vez más en ma­nos pri­va­das, pue­de que la in­for­ma­ción y la tec­no­lo­gía sean la nue­va mo­ne­da de cam­bio.

¿Qué ha­rá la in­ves­ti­ga­ción ge­né­ti­ca por no­so­tros? –Alar­gar­nos la vi­da. Los 60 de hoy se­rán los 100 de ma­ña­na.

¿Y en la edu­ca­ción? –El 70% de los alum­nos de ins­ti­tu­to sa­be más que sus pro­fe­so­res so­bre tec­no­lo­gía. Su ce­re­bro es tri­di­men­sio­nal, pe­ro les in­gre­sa­mos da­tos de for­ma bi­di­men­sio­nal. Les es­ta­mos edu­can­do en un sis­te­ma de eva­lua­ción y no de evo­lu­ción. Es­to de­be cam­biar en el fu­tu­ro.

JUAN SCALITER (Buenos Aires, 1971) em­pe­zó

su ca­rre­ra en la edi­ción ar­gen­ti­na de la re­vis­ta Muy

In­tere­san­te. Co­la­bo­ra en otras pu­bli­ca­cio­nes y pro­gra­mas de

te­le­vi­sión, y es au­tor del blog La Cien­ci­bi­li­dad.

VIA­JE AL MUN­DO DEL SA­BER El au­tor jun­to al en­to­mó­lo­go y bió­lo­go es­ta­dou­ni­den­se E. O. Wil­son, en su des­pa­cho de la Uni­ver­si­dad de Har­vard (iz­da). Pa­ra es­te cien­tí­fi­co, el ma­yor ras­go de in­te­li­gen­cia en un ser hu­mano es el sen­ti­do del humor. Bajo es­tas lí­neas: Juan Scaliter, ca­mino del Centro Eu­ro­peo de In­ves­ti­ga­ción Nu­clear (CERN), en Suiza.

VI­SIÓN ES­PA­CIAL Juan Scaliter jun­to

a la as­tró­no­ma Sa­ra Sea­ger en el

MIT (dcha). Scaliter lle­va en sus ma­nos una de las cá­ma­ras blindadas que la in­ves­ti­ga­do­ra quie­re en­viar al es­pa­cio. Son más eco­nó­mi­cas que un te­les­co­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.